En la fachada de la iglesia de San Nicolás de Corbetta estaba pintada una bella imagen de la Madonna.

Sentada en su trono con el Niño en su falda.

madonna di corbetta

El 17 de abril de 1555 el Niño Jesús dejó el cuadro y bajó a la plaza a jugar con los tres niños.
.
La Madonna, sorprendida por la escapada del Niño, también baja a la plaza, para reprenderlo, como una buena madre.

A partir de ese momento la iglesia se convirtió en un lugar de peregrinación y muchos fueron los milagros.

Por ello el Papa Pablo IV la llamó Nuestra Señora de los Milagros…

Corbetta es una elegante ciudad, signada por la presencia de muchas villas patricias, a una docena de kilómetros de Milán en el camino a Vigevano.

El 17 de abril de 1555, el primer jueves después de Pascua de la Resurrección, dos horas después del mediodía, tres niños jugaban a la pelota sobre la placita delante de la iglesia.

Uno de los tres, de alrededor de diez años, era sordomudo y conocido como tal por toda la ciudad.

Tenía el nombre de Antonio de Della Torre, apodado Novello.

Novello da de repente un grito de sorpresa, y exclamó: “La Virgen, el Niño”.
.
Sus compañeros, sorprendidos por las repentinas palabras del mudo, miran para donde señala.
.
Y ven la figura del Niño Jesús, en forma de un niño vivo, que salió del regazo de su madre, y bajó a la tierra, colocandose en un lugar para observar el juego de los niños.
.
Al verlo, la Virgen Madre sale de su asiento, reprende al Divino Infante y vuelven al lugar donde siempre habían estado.

madonna di corbetta grande

Los muchachos, tomados por sorpresa, dejan el juego y corren a contarlo a sus padres, y la noticia se propagó en un instante en el pequeño pueblo.

La historia maravillosa, como la contaron los niños inocentes, se confirmó por el milagro de la repentina curación del sordomudo, y ganó la sorpresa y emoción en todo el país.

Todo el pueblo abandonó el trabajo y se dirigió a la iglesia a venerar y cantar la Letanía en honor de la bienaventurada Virgen.

Esta noticia, puede considerarse fruto de pura imaginación, si no hubiese tenido el apoyo de datos históricos.

Los tres niños que juegan en la plaza tiene un nombre: Cesare dello Stampino, Antonio della Torre y su hermano Juan Ángel, de diez años, sordomudo de nacimiento, conocido familiarmente como Navello.

Y por la prueba es irrefutable: Navelli habla luego del milagro, mientras que antes era mudo y sordo.

Se trata del primer milagro de una larga serie.
.
En sólo 80 días después de la aparición, se cuenta una cinquentena.
.
De los primeros se recuerda el nombre: Serafino Barchetta 20 de abril, Beltramina Marcotte el 21, Pietro da Siena el 22, Tommaso Ferrario y otros muchos, de modo que la Virgen de Corbetta tomó el nombre de Nuestra Señora de los Milagros.

 

EL SANTUARIO

El santuario fue construido donde antes estaba el oratorio de San Nicolas del siglo XII y donde estaba el fresco de la Virgen con el niño pintado en 1475 por Gregorio Zavattari.

Al año siguiente de la aparición, 1556, el Capitolio de los Cánones, para dar cabida a los numerosos peregrinos y para proteger el cuadro expuesto a la intemperie, decidió construir un santuario, nombrando un comité que seguirá el trabajo.

El trabajo será lento en esos años calamitosos por la presencia, entre las muchas dificultades, de una terrible plaga, y numerosas guerras de invasión.

SantuarioCorbetta

Ya en 1560 la Curia romana inicia el proceso para el examen de la autenticidad de la aparición, y en 1562, a petición del jóven cardenal San Carlo Borromeo, el Papa Pio IV concede una indulgencia plenaria, en forma de Jubileo.

Sólo al final de 1700 el santuario superior quedó completo, pero su fisonomía actual la adquirirá con el trabajo realizado en 1800 y en 1900.

A pesar de la variedad de estilos de arquitectura, la Iglesia tiene una armoniosa belleza.

El interior, de cruz latina, está compuesta por seis capillas laterales dedicadas a diferentes santos, y llenas de obras de arte.

Valiosos son los frescos de la capilla San Antonio, realizados por el pintor Stefano Montalto, el crucifijo de madera del 1600, y los frescos de Giuseppe Reina y Juan Perabo, que representan el milagro.







Por encima del altar central, en una posición elevada, está la pintura del milagro, una obra de refinada elegancia, inspirada en los modelos de la Toscana del 300 de la que es autor Gregorio de Zavatteri.

Después de extensas y costosas renovaciones, el santuario fue consagrado en 1954, año Mariano.

Corriendo en 1955 el cuarto centenario del la aparición, el Capitolio de San Pedro en el Vaticano concede la coronación de la imagen de la Virgen y el Niño.

Las preciosas coronas se colocan sobre la cabeza de la Virgen y el Niño Jesús 17 de abril de ese año, por el Arzobispo de Milán, el cardenal Giovanni Battista Montini, futuro Papa Pablo VI.

 

EL MUSEO

El museo fue fundado a la mitad del ochocientos por el rector, Carlo Chierichetti, historiador del santuario, que se preocupó de reordenar y restaurar las antigüedades en el mismo.

El museo fue concebido como una ruta de peregrinación que ilustra la historia de la religión en Corbetta y su santuario, considerada la aparición milagrosa de la Virgen en 1555.

Los objetos fueron exhibidos en las habitaciones por encima del claustro del siglo XVII anexo al santuario.

fiesta del perdon de corbetta

El museo está formado por pinturas de arte sacro y objetos preciosos donados como exvotos, se reunieron en la capilla de Bendiciones y en el segundo patio claustro.

En la parte superior, también se expuso la “bula de perdón”, del Papa Pio IV (1562) y la concesión de una indulgencia plenaria a los que visiten el santuario de Corbetta el jueves después de Semana Santa.

Existe también conservados una serie de muebles de la iglesia, entre ellos varios retablos de oro y piedras preciosas, tejidos en seda, para el altar mayor de la iglesia inferior de San Nicolas o para capillas devocionales, alfarería liturgica en oro y plata.

Una sección especial también recoge una serie de ornamentos litúrgicos, albas, capas y estolas de los siglos XVIII y XIX.

También hay un precioso cáliz donado por el cardenal Alfredo Ildefonso Schuster durante su visita pastoral de 1935.

En la sección del museo llamado “Habitaciones de San Carlo” hay una serie de reliquias conservadas tradicionalmente como pertenecientes a San Carlo Borromeo, incluida una cama del siglo XVI, que en un tiempo se mantuvo en la villa Fristiani Mereghetti Maggi, donde el santo había dormido en su Visita Pastoral de 1580 y una mitra, una capa de cardenal y algunos autógrafos, expuestos junto con los de otros dirigentes de la Iglesia milanesa, que visitaron el santuario, como Alfredo Ildefonso Schuster, o Giovanni Battista Montini.

 

LAS RELIQUIAS

Una sala del museo está dedicada a las reliquias que se conservan en el santuario, donadas a través de los siglos por personas y las instituciones religiosas.
.
Catalogadas y registradas oficialmente en el siglo XVIII, se conservan en relicarios de diferentes edades y facturas.

cuadro del santuario de corbetta

Ellos son: un fragmento cabello de la Beata Clara Agolanti, un fragmento de la túnica de la Virgen, un hueso de Santa Margarita, un hueso de San Francisco de Sales, un fragmento de la túnica de San Ambrosio, un fragmento del velo de la Madonna di Loreto, cabello de Santa Laura, como un fragmento del vestido de San José, huesos de San Donato, de Santa Teresa, San Mauricio, Santa Lucía, Santa Savina, San Bassiano, San Luigi Gonzaga, San Fermo, San Prudenzio, San Urbano, santa Colomba, Santa María Egiziaca, polvo de huesos de San Nicolás de Bari, San Antonio Abad, San Carlo Borromeo.

Además de estas se conserva un diente de San Mona (donado por el capitolio de la catedral de Milán en 1652), un diente Santa Apollonia, una tibia y un fémur de una de las once mil vírgenes compañeras de Santa Ursula.

 

INDULGENCIAS Y PRIVILEGIOS

Luego de la aparición, San Carlo Borromeo que estaba en Roma, pidió audiencia al Papa para contarle las maravillas que se realizaron en Corbetta, y la afluencia de peregrinos que iban a venerar a la Santísima Virgen.

Obtuvo la indulgencia plenaria para el día de la Natividad de María de 1560. La misma gracia también obtuvo San Carlo los años siguientes, y también para la fiesta de la Asunción durante varios años.

Santuario Corbetta interno

Luego el tesoro de la indulgencia plenaria se extendió a todas las demás celebraciones de Maria SS.







Se diferencia del privilegio particular del altar de la Virgen Milagrosa, que le fue concedida para cada día del año y para cada celebración de la Misa aplicada a los difuntos.

Todos estos favores fueron rodeados por otro aún más grande y es el privilegio de la indulgencia plenaria en forma de Jubileo, de un beneficio cada año a perpetuidad, el primer jueves después de Pascua, que será llamado “el día del Gran Perdón.”

El papa Pio IV, en un breve “Unigeniti Filii Dei”, acordó la gran indulgencia concedida en forma de Jubileo, a la memoria de la aparición y de los milagros que siguieron, y la llamó Nuestra Señora de los Milagros.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: