Sabemos cómo es el cielo por la Biblia y por visiones místicas.

Y últimamente por las historias de experiencias cercanas a la muerte.

Quienes han tenido experiencias cercanas cuantan cosas que encaja con la idea del Cielo, donde Jesús fue a hacernos un lugar al lado del Padre.

Si esto es así ¿entonces por qué los pastores cristianos, de cualquier denominación, no predican más sobre el cielo?

¿Han escuchado últimamente alguna homilía sobre como es el cielo?

Paraiso

Hoy hay avidez de la gente por saber lo que pasará después de su muerte.
.
Y es un lugar que han ocupado quienes se han encargado de investigar y comunicar experiencias cercanas a la muerte.
.
Que en general vienen más de los ambientes científicos que de los religiosos.

Hay una experiencia impactante que tuvo un sacerdote, hijo espiritual del Padre Pio.

Quien al contarle lo que le sucedió se emocionó por la belleza.

 

UNA EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE DE UN HIJOS ESPIRITUAL DEL PADRE PÍO

Pocos cuentos de los que han regresado de los “muertos” son tan sorprendentes como este que tuvo como a un hijo espiritual del padre Pío.

La figura central es un sacerdote francés llamado Jean Derobert, fallecido en el 2013.

Cuenta que fue fusilado durante la guerra en Argelia, en 1958, cuando era miembro del cuerpo de salud del ejército francés.

Padre Pio y Padre Jean Derobert

Lo escribió en un libro “Saint Pio de Pietrelcina, transparent de Dieu”.

También el del padre Derobert es uno de los principales testimonios sobre cómo era la Misa que celebraba el Padre Pío.

Derobert era un “hijo espiritual” del padre Pío, y recibió de él una carta manuscrita una mañana de agosto de 1958 que no tenía más que dos líneas escritas a mano:

“La vida es una lucha constante pero conduce a la luz” (subrayado dos o tres veces).

Esa misma noche, un comando del Frente de Liberación Nacional de Argelia atacó su aldea, matando a todos a su alrededor, incluyendo aparentemente a Derobert.

Éste inmediatamente tuvo una experiencia de desincorporación, observando su propio cuerpo junto al de los compañeros caídos ensangrentados.

Y luego comenzó una curiosa ascensión a través de una especie de túnel.

En ese “túnel” había caras sombrías que surgían de la niebla.

“Caras de personas que no tenían buena reputación”, señala el religioso.

Pero mientras subía, las caras se volvieron más luminosas.

Derobert se sorprendió al encontrar que ahora podía caminar y también ver todo a su alrededor sin mover la cabeza.

También se sorprendió que cuando sus pensamientos se dirigieron a sus padres, quienes aún vivían, estaba de vuelta en Francia.

Así Derobert se encontró de repente en la sala que habitaban en su casa con sus padres dormidos.

Y notó un mueble que había sido trasladado, lo cual describió más tarde a su madre, que se sorprendió por cómo podía haber sabido eso.

Más interesante aún: cuando pensaba en el entonces Papa Pío XII, se encontró en la habitación del Santo Padre.

Hablamos a través del intercambio de pensamientos, porque él tenía mucha sintonía espiritual”, testificó  Derobert.

Cuanto más alto se iba al más allá, más bello y luminoso era, dijo Derobert.

Hasta que se encontró envuelto en un paraíso de luz azul suave con muchas más almas.

Luego siguió ascendiendo aún más, hasta que perdió toda naturaleza humana y se convirtió en una “gota de luz”.

Él afirmó haber visto a muchos otras “gotas de luz”, y reconoció a San Pedro y al apóstol Juan y Pablo.

Derobert testificó que vio a la Mater “con una luminosidad y belleza plenas” sonriendo “inefable”, con Jesús detrás de ella “luciendo una belleza espectacular”.

“Ahí sentí el cumplimiento total de todo lo que jamás hubiera deseado”, afirmó Derobert

“He experimentado la felicidad perfecta.”

Cuando Derobert regresó al mundo físico se encontraba con su cara en la tierra, alrededor hombres llenos de sangre, y su propia ropa perforada por las balas y lleno de sangre.

Y aún después, cuando dejó el ejército, fue a ver Padre Pio en San Giovanni Rotundo.

El Padre Pío le ofreció una “pequeña muestra de afecto”.

Pio le dijo a Derobert estas simples palabras cuando le contó la experiencia que había tenido:

“¡Oh! ¡realmente me llevaste a dar un paseo en este momento!
.
Lo que viste, era muy bonito, ¿verdad?”

en el cielo

 

ANTES SE PREDICABA SOBRE EL CIELO

El cielo era un misterio, un lugar vislumbrado sólo por los místicos y profetas. 

Pero la cultura popular está llena de relatos de primera mano de todo tipo de personas que dicen que ellos también tienen pruebas de los cielos después de someterse a experiencias cercanas a la muerte.

Sin embargo, la popularidad de estas historias nos lleva a otra pregunta: ¿por qué no hay un discurso de la Iglesia sobre el cielo?

Los predicadores solían hablar sobre calles celestiales de oro, mientras que las congregaciones cantaban himnos alegres al cielo.
.
Pero los relatos más apasionantes del cielo ahora vienen de personas fuera de la iglesia o en sus márgenes.

La mayoría de los seminarios no enseñan cursos sobre el cielo.

Los pastores de renombre no dedican mucha energía para predicar o escribir sobre el tema.

Muchos pastores ordinarios evitan el tema por completo por vergüenza, indiferencia o temor, como los eruditos y pastores dicen.

“La gente dice que la única vez que se enteran de los cielos es cuando van a un funeral”, dijo Gary Scott Smith, autor de “El cielo en la imaginación norteamericana” y profesor de historia en Grove City College en Pennsylvania.

Hablar de los cielos no debería esperar, sin embargo, porque responde a una pregunta universal.

¿Qué sucede cuando morimos?, dice el padre John Price, autor de “Revelando el Cielo”, que ofrece una perspectiva cristiana de experiencias cercanas a la muerte.

“Desde que la gente empezó a morir, las personas se han preguntado, ¿a dónde fueron? 

¿Dónde están ahora? 

¿Es esto lo que me pasará? “, dijo Price, un pastor jubilado y capellán de hospital.

giselle que fue al cielo

 

REVELACIÓN DE UNA NIÑA

Price no siempre pensó que el cielo fuera tan importante.

Se burlaba de los informes de las experiencias cercanas a la muerte, porque pensaba que reducen la religión a historias de fantasmas. 

Además, estaba demasiado ocupado ayudando a las familias en duelo que a especular sobre el más allá.

Su actitud cambió, sin embargo, después que una mujer joven visitó su iglesia un domingo con su hija de 3 años de edad.

Price había visto por última vez a la madre tres años antes. 

Ella había llevado entonces a la hija de 7 semanas de edad a la iglesia para el bautismo. 

Price no había sabido nada de ella desde entonces. Pero cuando reapareció, le dijo a Price una historia asombrosa.

Ella había estado alimentando a su hija una semana después del bautismo cuando la leche goteó de su boca y sus ojos quedaron blanco y fueron hacia atrás.

La mujer corrió con su hija a la sala de emergencia, donde fue reanimada y tratada por una infección respiratoria superior grave.

Tres años más tarde, la madre conducía cerca del mismo hospital con su hija cuando la niña dijo:

“Mira, mamá, ahí es donde Jesús me trajo de nuevo a ti”

“La madre casi chocó su auto”, dijo Price.

“Ella nunca le había dicho a su hija acerca de Dios, Jesús, la experiencia cercana a la muerte, nada. 

Todo esto sucedió cuando la niña tenía 8 semanas de edad. ¿Cómo podía recordar eso?”

Cuando Price empezó a oír experiencias similares de otros feligreses, se sentía como un fraude.

Se dio cuenta de que él no creía en el cielo, a pesar de que era parte de la doctrina cristiana tradicional.

Él empezó a compartir historias cercanas a la muerte que escuchaba con familias en duelo y abatidos trabajadores del hospital que habían perdido a los pacientes.
.
Él les dijo que las personas que morían habían vislumbrado un mundo maravilloso más allá de esta vida.

Las historias ayudaron a la gente, dijo Price, y aquellos que han tenido experiencias similares del cielo deberían “gritarlo a los cuatro vientos”.

He dado vuelta por muchas iglesias para hablar de esto, y el lugar se ha llenado”, dijo. “La gente está realmente hambrienta de esto”.

hombre mirando al cielo

 

POR QUÉ LOS PASTORES TIENEN MIEDO DE LOS CIELOS

Muchos pastores (evangélicos y católicos), sin embargo, no quieren tocar el tema porque es muy peligroso, dice Lisa Miller, autora de “El Cielo: Nuestra perdurable fascinación con la vida futura.”

Hubo un tiempo, sin embargo, cuando la iglesia hablaba mucho más sobre el más allá.

Pastores puritanos en los siglos XVII y XVIII con frecuencia predicaban acerca del cielo, que representaban como un lugar austero donde la gente podía comunicarse con Dios.

Esclavos afro-americanos cantaban espirituales acerca del cielo como “Swing Low, Sweet Chariot”.

Ellos representan a menudo como un lugar del último retorno, donde los esclavos se escapaban de su humillación y, en algunos casos, estaban sobre sus antiguos amos.

La fijación de los Estados Unidos con el cielo puede haber alcanzado su punto máximo alrededor de la Guerra Civil.

El tercer libro más popular en América del siglo XVIII – detrás de la Biblia y “La cabaña del tío Tom” – fue Puertas Entreabiertas”, escrito a raíz de la guerra, dice Miller.

La novela de 1868 giraba en torno a una mujer afligida que perdió a su hermano en la Guerra Civil. 

Una tía simpática le asegura que su hermano está esperando en el cielo, un paraíso bucólico donde la gente come comidas suntuosas, los perros toman el sol en los porches y las personas se ríen con sus seres queridos.

“Esta fue una visión del cielo muy atractiva para cientos de miles de personas que habían perdido a familiares en la guerra civil”, dijo Miller.

Los estadounidenses necesitaban el cielo, porque la vida era muy difícil: Las personas no vivían mucho tiempo, la mortalidad infantil era alta, y la vida cotidiana estaba llena de trabajos forzados.

“La gente que tenía 12 hijos, y sobrevivirían la mitad de ellos”, dijo Smith, autor de “El cielo en la imaginación estadounidense”. 

“La muerte estaba siempre presente.”

La iglesia finalmente dejó de hablar acerca del cielo, sin embargo, por una variedad de razones:
.
el aumento de la ciencia, la aparición del Evangelio Social, una teología que anima a las iglesias a crear el cielo en la tierra luchando por la justicia social y la creciente riqueza de los estadounidenses.
.
Después de todo, ¿quién necesita el cielo cuando usted tiene un televisor de pantalla plana, un teléfono inteligente y un sinfín de diversiones?

Pero entonces, una voz fuera de la iglesia reavivó el interés de los estadounidenses en la otra vida.

Un estudiante de medicina de 23 años de edad, curiosamente ayudaría a hacer el cielo fresco otra vez.

jesus-caminando-tierras-del-paraiso

 

EL PADRE DE LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Raymond Moody había estado interesado en la otra vida mucho antes de que estuviera de moda.

Se crió en un pequeño pueblo de Georgia durante la Segunda Guerra Mundial, donde la muerte siempre parecía a la vuelta de la esquina.

Constantemente se oían historias sobre soldados que nunca regresaron de la guerra. Su padre era un cirujano que le contaba historias de traer de vuelta a los pacientes al borde de la muerte.

En la universidad, fue cautivado al leer uno de los relatos más antiguos de una experiencia cercana a la muerte, la historia de un soldado dicha por Sócrates en “La República” de Platón.

Su fascinación por la otra vida aumentó un día en que oyó a un orador que cambiaría su vida.

El que hablaba era George Ritchie, un psiquiatra. Moody diría más tarde de Ritchie,

“Tenía esa mirada de alguien que acababa de terminar una larga sesión de meditación y no tenía una sola preocupación en el mundo.”

Moody se sentó en la parte trasera del local de la fraternidad cuando Ritchie contó su historia.

Era diciembre de 1943, y Ritchie estaba en formación básica con el Ejército de los EE.UU. en Camp Barkeley, Texas.

Contrajo neumonía y fue colocado en la enfermería del hospital, donde su temperatura subió extremadamente.

El personal médico apiló mantas en la parte superior del cuerpo tembloroso de Ritchie, pero finalmente fue declarado muerto.

Oí al médico dar la orden de prepararme para la morgue, lo que era desconcertante, porque tenía la sensación de estar aún con vida”, dijo Ritchie.

Él se acuerda de levantarse de la camilla del hospital para hablar con el personal del hospital. 

Sin embargo, los médicos y las enfermeras caminaban a través de él cuando él se acercaba a ellos.

Luego vio su cuerpo sin vida en una habitación y comenzó a llorar cuando se dio cuenta que estaba muerto. 

De repente, la habitación se iluminó

“hasta que parecíó como si un millón de antorchas estaban a mi alrededor.”

Dice que se le ordenó pararse porque estaba en la presencia del Hijo de Dios.
.
Allí, vio cada detalle de su vida en en flash, incluyendo su cesárea de nacimiento.
.
Entonces oyó una voz que le preguntó: “¿Qué has hecho con tu vida?”

Después de escuchar la historia de Ritchie, Moody decidió lo que iba a hacer con su vida: investigar la vida futura.

Comenzó a coleccionar historias de personas que habían sido declarados clínicamente muertos, pero más tarde fueron revividas.

Se dio cuenta de que las historias compartían ciertos detalles: viajan a través de un túnel, saludaban a la familia y amigos que habían muerto.
.
Y conocían a un ser luminoso que les daba un examen detallado de su vida y les preguntaba si habían pasado su vida amando a los demás.

Moody llamó a sus historias “experiencias cercanas a la muerte”, y en 1977 publicó un estudio de ellas en un libro, “La vida después de la vida”

Su libro ha vendido un estimado de 13 millones de copias.

Hoy, es un psiquiatra que se hace llamar “un astronauta del espacio interior.”

Se le considera el padre de las experiencias cercanas a la muerte-experiencia.

Él dice que la ciencia, no la religión, resucitó el más allá. 

Los avances en resucitación cardiopulmonar significaron que los pacientes que habían muerto revivieron, y muchos tenían historias para compartir.

Ahora que tenemos los medios para arrebatar la gente de vuelta desde el borde, estas historias son cada vez más increíbles“, dijo Moody, que ha escrito un nuevo libro, “Paranormal: Mi vida en busca de la otra vida.”

“Muchos de los médicos saben de esto por sus pacientes, pero tienen miedo de hablar de ello en público.”

La historia de Ritchie fue dicha a través de un punto de vista cristiano.

Pero Moody dice que las historias sobre el cielo trascienden la religión. 

Las ha recogido de judíos, musulmanes, budistas y ateos.

“Mucha gente habla sobre el encuentro con un ser de luz”, dijo.
.
“Los cristianos le llaman Cristo. Los judíos dicen que es un ángel.
.
He ido a varios continentes, y se puede escuchar lo mismo en China, India y Japón acerca del encuentros con un ser de completo amor y compasión”.

No es sólo lo que la gente ve en la otra vida que hace a estas historias tan poderosas, dice.

Es la forma en que viven sus vidas una vez que sobreviven de una experiencia cercana a la muerte.

Muchas personas nunca son las mismas, dice Moody.
.
Abandonan las carreras que se centran en el dinero o el poder por más actividades altruistas.

“Sea lo que fuere que ellos habían estado persiguiendo, ya fuera el poder, el dinero o la fama, su experiencia les enseña que de lo que se trata (la vida) es de enseñarnos a amar, dijo Moody.

alexander

 

BAJO ‘LA MIRADA DE DIOS’

El Dr. Eben Alexander, autor de “Proof of Heaven”, parece encajar en la descripción de Moody. 

Él es un neurocirujano, pero pasa gran parte del tiempo ahora hablando de su experiencia en lugar de practicar la medicina.

Había oído historias extrañas en los últimos años de pacientes de ataques cardíacos, que revivían, viajando a paisajes maravillosos, hablando con familiares muertos e incluso encontrándose a Dios. 

Pero nunca creyó esas historias.

Él era un hombre de ciencia, un episcopal, que asistía a la iglesia sólo en Pascua y Navidad.

Eso cambió una mañana de noviembre en 2008, cuando fue despertado en su hogar de Lynchburg, Virginia, con una descarga de dolor que lo derribó.

Fue llevado al hospital y le diagnosticaron meningitis bacteriana, una enfermedad tan rara, dice, que afecta a sólo uno de cada 10 millones de adultos.

Después de sus ataques violentos, entró en coma – y había poca esperanza para su supervivencia.

Pero se despertó una semana más tarde con la salud restaurada y una historia que contar.

Dice que lo que experimentó fue “demasiado hermoso para las palabras.”

El cielo que él describe no es incorpóreo.

Es un lugar físico lleno de hermosa música, cascadas, exuberantes campos, niños ríen y corren perros.

En su libro, describe encontrarse con un ser trascendente que él llama alternativamente “el Creador” u “Om”.
.
El dice que nunca vio la cara del ser o escuchó su voz, sus pensamientos estaban de alguna manera hablando con él.

“Entendía a los seres humanos, y poseía las cualidades que poseemos, sólo que en una medida infinitamente mayor. 

Me conocía profundamente y me desbordó con las cualidades que toda mi vida siempre he asociado con los seres humanos: calidez, compasión, pathos… incluso ironía y humor”.

Como se ve, cada uno describe la experiencia de acuerdo a lo que conoce de acuerdo a su religión.

paraiso

 

ALEXANDER DICE QUE NO PUDO OLVIDAR LA EXPERIENCIA

Su esposa dice que:

“Fue conducido a escribir 12 horas al día durante tres años”, dijo. 

“Comenzó como un diario. 

Entonces pensó que iba a escribir un artículo médico, y luego se dio cuenta de que la ciencia médica no puede explicar todo”.

“Proof of Heaven”, debutó en la cima de la lista de bestsellers del New York y ha vendido 1,6 millones de copias, de acuerdo con su editor.

Alexander dice que no sabía cómo lidiar con su viaje a otro mundo al principio.

“Yo era mi peor escéptico”, dijo.

“Pasé una inmensa cantidad de tiempo tratando de encontrar maneras en que mi cerebro podría haber hecho esto.”

La ciencia médica convencional dice que la conciencia tiene su origen en el cerebro, dice Alexander.

Sus registros médicos indicaron que su neocórtex – la parte del cerebro que controla el pensamiento, la emoción y el lenguaje – había dejado de funcionar mientras se encontraba en estado de coma.

Alexander dice que su neocórtex estaba “fuera de línea” y su cerebro “no funcionaba nada” durante su coma.

Sin embargo, él dice que él razonó, experimentó emociones, se embarcó en un viaje, y vio el cielo.

“Esas implicaciones son enormes más allá de toda descripción”, escribió Alexander.
.
“Mi experiencia me enseñó que la muerte del cuerpo y el cerebro no son el final de la conciencia, que la experiencia humana continúa más allá de la tumba.
.
Más importante aún, sigue bajo la mirada de un Dios que nos ama y se preocupa por cada uno de nosotros”.

yendo por el tunel

 

UN NUEVO BOOM EDITORIAL

A partir de las experiencias de los que fueron y volvieron y de sus familiares, se ha creado un nuevo boom editorial que presenta lo que posiblemente experimentemos una vez muertos.

Algunos incluso lo consideran un nuevo género de literatura de viajes, aquel en el que el protagonista visita un lugar especial, distinto, pero sólo que en este caso se puede llegar únicamente después de la muerte.

 

EVE PIPER, LA ESPOSA DEL PASTOR DON PIPER

Eve Piper, por ejemplo, se consideraba una cristiana poco comprometida hasta el accidente que revitalizó su fe y llevó a su esposo, el pastor bautista Don Piper, a convertirse en el autor más vendido gracias a 90 Minutos en el Cielo. Ver aquí la historia.

“No fue sino hasta el accidente de Don que realmente me abrí a una relación más profunda con el Señor, dijo Eve Piper, quien dice que se avergüenza al recordar ahora su anterior fe superficial.

Eve Piper escribe sobre la vida después de la supuesta visita de su marido al cielo en  A Walk Through the Dark (Un camino a través de la oscuridad).

El libro aparece nueve años después de la publicación del libro de su marido, que pasó más de cinco años en la lista de best-sellers del  New York Times.

Las historias sobre visitas al cielo han sido una “bendición” para los editores, pero también han tenido un impacto directo sobre los cónyuges y padres.

Don Piper fue atropellado por un camión mientras conducía a casa, y los médicos lo declararon muerto en la escena. Sin embargo, 90 minutos más tarde, volvió a la vida.

El libro de Eve Piper, que podría entenderse como una guía práctica para cuidadores, recuerda su frustración ante la decepción de su marido por haber “regresado” a la tierra y las largas noches pasadas al lado de las camas de hospital preguntando a Dios “¿Por qué?”.

 

LA TRANSFORMACIÓN DE LA FE

Destacable es también el éxito de El cielo es real una historia que se está adaptando para el cine. Ver aquí la historia.

Todd y Sonja Burpo, los padres del niño de 4 años de edad, Colton, tienen su propio libroEl cielo lo cambia todo, en el que cuentan cómo la experiencia cercana a la muerte de su hijo impactó sus vidas.

El libro original ha vendido más de 7,5 millones de copias después de 22 ediciones.

Otro ejemplo es el del libro escrito por Paula Black que relata la experiencia de su marido, un piloto que sobrevivió a un accidente de avión a los 19 años, en el que pasó por una experiencia similar de visita al cielo.

Paula dice que su marido no estaba inicialmente interesado en ser “una de esas personas” que cuenta algo que no se puede probar.

Sin embargo este relato y experiencia le ha servido, dice, para cambiar su perspectiva de Dios.

“Ha transformado completamente mi fe”, dice Paula, que no supo de este viaje de su marido al cielo hasta 40 años después de los hechos.

Ella cuenta que ahora comprende mejor el concepto de “Dios es amor (…) Cambió mi comprensión de quién es Dios” dice.

Annette Wiese, cuyo marido Bill Wiese escribió  23 Minutos en el Infierno  en 2006, dice que no había pensado mucho en el infierno antes de su publicación.

 

INTERÉS Y TAMBIÉN DUDAS

A pesar de los enfoques positivos y renovados en las creencias, muchos críticos han manifestado sus discrepancias sobre estas experiencias.

La revista Esquire describía a Eben Alexander, autor de La prueba del Cielo  que fue portada en Newsweek, como un hombre que busca reinventarse a sí mismo en la estela de una carrera estancada en el campo de la neurocirugía. Ver quí la historia.

Oliver Sacks, respetado neurólogo, no confía en que estas experiencias sirvan para probar nada.

“Si bien es comprensible que uno podría atribuir valor o construir narrativas de estas experiencias, las alucinaciones no pueden aportar pruebas de la existencia de seres o lugares metafísicos, escribe Sacks.

“Sólo aportan pruebas del poder del cerebro para crearlos”.

Eve Piper dijo que ha recibido algunos correos electrónicos negativospero mucho menos de lo que imaginaba”.

La mayoría de la gente, dijo,

realmente, realmente quieren saber acerca del cielo.

Ellos quieren saber que hay un lugar mejor que el que estamos viviendo ahora”.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: