El perdón no es una emoción.

Sino que es una decisión.

Dejar pasar nuestras emociones de sentirnos heridos y tener resentimientos.

Para decidir una conducta más razonable para nuestro bien y el de los demás.

nina consolando una estatua

Y es sanador y liberador.
.
Porque nos desapega de las emociones negativas que tenemos como el odio, la intención de venganza y hacer el mal.

Por lo tanto el perdón es un proceso intencional y voluntario.

Por el cual la víctima experimenta un cambio en los sentimientos y la actitud con respecto a una falta.

Y deja ir emociones negativas como la venganza.

Uno de los versos más difíciles en toda la Escritura tiene que haber Mateo 6: 14-15, donde Jesús dijo,

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial os perdonará también.

Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas”.

Este es uno de esos versículos que nunca se verá en una camiseta, en una taza de café, o como fondo de pantalla, porque es doloroso para muchos.

La razón de que este no es un verso popular es que profundiza en las áreas incómodas de nuestras vidas, y nos pide acciones difíciles de nuestra parte.

Pero nos enseña que si vamos a ser receptores de la gracia de Dios, entonces debemos dar gracia a los demás.

Jesús nos pone la prueba de que si no perdonamos a los otros nunca recibiremos realmente el perdón de Dios mismo.

Él nos está enseñando la forma más práctica para mostrar al mundo que entendemos el Evangelio, que es mostrar al mundo que sabemos cómo perdonar.

Entonces, ¿qué es el perdón?

Una buena definición sobre el perdón proviene de Wikipedia,

“El perdón es la acción por la que una persona perdona a otro una acción considerada como ofensa.

Renunciando eventualmente a vengarse, o a reclamar un justo castigo o restitución.

Optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro.

De modo que las relaciones entre ofensor-perdonado y ofendido-perdonante no queden afectadas o queden menos afectadas”.

El perdón trata de sanar mis frustraciones y dolores, y no es necesariamente una forma de liberar al otro.

banner perdona nuestra ofensas

No es un regalo para el otro sino un regalo para uno mismo, para descargar la mochila del odio.
.
Porque la verdad es que la amargura y la ira son una carga pesada y miserable para llevar.

Perdonar no cambia el pasado pero nos poner en una mejor posición para el futuro.

Pero también implica el deseo del bien para la persona que te hizo daño.

Y un indicador es ¿soy capaz de rezar verdaderamente a Dios pidiendo al Señor que bendiga a esa persona?

Es extremadamente difícil, ¿verdad?

Hay historias de nuestras vidas de verdaderas decepciones y victimizaciones.

Y en estos casos el perdón sólo puede venir de Dios, porque se necesita un perdón del tamaño de Dios.

Aquí presentamos cinco razones por las que debemos bendecir a los que nos han hecho daño y 7 errores que se cometen respecto al perdón

juan pablo II perdona a al _agca

Juan Pablo II perdona a Ali Agca que atentó contra su vida

 

5 RAZONES PARA BENDECIR A LOS QUE NOS HAN HECHO DAÑO

 

1 – AMAR A LOS ENEMIGOS COMO CAMINO REVOLUCIONARIO

Este es el camino de un revolucionario Jesús, emulando el ejemplo de nuestro Padre.

El Sermón de la Montaña es la contracultura, es el manifiesto del Reino en que Jesús nos llama a vivir con principios diferentes que el mundo en que vivimos.

Y en el sermón de la montaña, Él dio este mandato explícito:

“Ustedes han oído que se dijo: «Amarás a tu prójimo y no harás amistad con tu enemigo.» 

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y recen por sus perseguidores(Mateo 5:43-44).

Cuando hacemos esto, estamos emulando Dios mismo, que

“Hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:45).

Esto es parte de nuestro llamado a “ser perfectos, como nuestro Padre celestial es perfecto (Mateo 5:48).

 

2 – DONDE ABUNDÓ EL PECADO SOBREABUNDARÁ LA GRACIA

Dios muestra extraordinaria paciencia hacia aquellos que caminan en la ignorancia y la incredulidad.

Hace unos años, hubo una inspiración atea en Internet con miles de personas que registraban pequeños clips de vídeo de ellos mismos afirmando blasfemar contra el Espíritu.

Mientras miraban los clips, muchos cristianos tuvieron la sensación de que en no mucho tiempo a partir de ese momento, muchas de esas personas serían salvadas, y compartirían testimonios de internet y darían gracias a Dios por su misericordia.

Como Pablo explica en 1 Timoteo 1,

Porque yo fui en un comienzo un opositor, un perseguidor y un violento.

Pero él me perdonó porque obraba de buena fe cuando me negaba a creer, y la gracia de nuestro Señor vino sobre mí muy abundante junto con la fe y el amor cristiano.

Esto es muy cierto, y todos lo pueden creer, que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales soy yo el primero.

Por esa razón fui perdonado, para que en mí se manifestara en primer lugar toda la generosidad de Cristo Jesús, y fuera así un ejemplo para todos los que han de creer en él y llegar a la vida eterna”. (1 Tim 1:13, 16).

 

3 – LA BENDICIÓN REBOTA A NOSOTROS

Cuando bendecimos, una bendición es devuelto a nosotros en muchas maneras, cosechamos lo que sembramos, y eso es una de las razones.

Pedro dio esta exhortación a sus lectores:

No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien bendigan, pues para esto han sido llamados; y de este modo recibirán la bendición(1 Pedro 3:9).

¿Qué quieres heredar, bendiciones o maldiciones? Eso es lo que debes hablar con los demás.

predicas-sobre-el-perdon

 

4 – LA PACIENCIA DA BUENOS FRUTOS

Palabras de gracia y paciencia producen más frutos buenos que palabras de enojo y frustración.

Ciertamente, hay momentos en que es correcto corregir e incluso reprender, pero siempre se debe hacer en amor (Efesios 4:15) y con paciencia (2 Timoteo 2:24-26), recordando que,

Una respuesta amable calma la furia, una palabra hiriente hace que aumente la cólera” (Proverbios 15:01).

Realmente no sabemos lo que está pasando en la vida de una persona. 

Hace unos meses una mujer defendió consistentemente aborto en sitios web cristianos, y unos días después que la desafiaron sin agresión, publicó lo siguiente:

Quiero pedir disculpas por escribir comentarios locos de matar a los bebés.

Yo estaba tratando de vivir sin Dios y sus principios en mi vida. Pensé en el momento más feliz de mi vida. 

Fue entonces cuando iba a la iglesia y vivía para Dios. Por favor oren por mí. Gracias”.

Aquí había una mujer sufriendo, con ganas de volver a Dios, pero no teníamos la menor idea de que esto era lo que estaba alimentando su fuego a favor del aborto.

Por desgracia, con demasiada frecuencia, somos culpables de dar respuestas a las personas rápidamente y no pensativamente, con lo que se refuerza su posición en lugar de ayudar a ver su error.

 







5 – ROMPER EL CÍRCULO DE ODIO

Cuando bendecimos a los que nos maldicen, rompemos el ciclo de la ira y el odio.

Este fue el consejo de Pablo a los creyentes de Roma, a raíz de Proverbios 25:21-22:

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber: éstas serán otras tantas brasas sobre su cabeza. 

No te dejes vencer por el mal, más bien derrota al mal con el bien“. (Romanos 12:20-21).

Rompamos el malo ciclo destructivo de la carne y sigamos los pasos de nuestro Señor que perdonó a quienes lo crucificaron.

Es el camino de la vida y la bendición – no sólo para nosotros, sino también para aquellos que se nos oponen.

Para profundizar en lo dicho, deberíamos hacerlo considerando los errores típicos sobre el perdón que nos perjudican, confunden, y nos impiden experimentar la gracia del perdón de Dios.

sacerdotes confesando

 

7 ERRORES SOBRE EL PERDÓN

 

Error 1: El perdón significa que hay que olvidar

Desafortunadamente no tenemos la capacidad de borrar nuestra memoria a nuestro antojo.

Los recuerdos son muy reales, sobre todo si son recuerdos envueltos en dolor.

Ellos siempre pueden estar allí.

Sin embargo, hay una maravillosa oportunidad de decir:

“No he podido olvidar.

Lo recuerdo muy bien, y sin embargo, por la gracia de Dios quiero perdonar”.

 

Error 2: El perdón significa que toleras sus acciones

Muchas veces sentimos que la decisión de perdonar nos está diciendo que lo que nos hizo una persona a nosotros estaba bien.

Sin embargo, esto es un mito.

El perdón es confiar en Dios para sea el último y perfecto juez.

Él sabe cómo resolver nuestras disputas mucho mejor que nosotros.

Después de todo, Él es el experto en tratar con los pecadores y las acciones pecaminosas, no nosotros.

No olvidemos cómo Él ha tratado con nuestras acciones pecaminosas hacia los demás.

 

Error 3: El perdón significa que tienes que ser un felpudo

A menudo estamos aterrorizados por perdonar porque tenemos miedo de ser heridos una y otra vez.

Sin embargo, el perdón no significa que tengo que someterme a estar continuamente abusado y utilizado.

De hecho, podría ser culpable de permitir que la persona me trate como su felpudo, y esto no es una ayuda para ella.

El perdón significa que voy a protegerme y liberarme de no llevar conmigo la amargura causada por esa persona.

 

Error 4: El perdón significa que tenemos que ser amigos

El perdón no significa que tengas que estar en amistad con la otra persona.

A veces lo más sano para dos personas es la distancia.

Estamos mandados por la Escritura a perdonar a los demás, amar a los demás, y ser amables con los demás.

Sin embargo, en ninguna parte la Escritura nos manda ser amigos de todos.

mano con una piedra perdon

 

Error 5: El perdón viene de una disculpa

A veces pensamos que decir “lo siento” cura todas las heridas.

Sin embargo, el verdadero perdón no puede venir de una declaración concisa, sino más bien de un Dios todopoderoso.

Dios debe perdonar primero, es un diálogo con Dios donde le pedimos que nos de la fuerza y la perseverancia de perdonar a la otra persona.

En pocas palabras, el perdón viene de Dios, no nosotros.

 

Error 6: El perdón se basa en el pedido de la otra persona

A menudo la gente dice:

Voy a perdonar a esa persona cuando me lo pida y empiece a hacer cosas para merecer mi perdón”.

Sin embargo esto es un mito ya que Dios nos manda perdonar si alguien lo pide o no.

La victoria en esta área va a venir de la obediencia a Dios y no de las acciones de otras personas.

 

Error 7: El perdón es fácil

Por desgracia el perdón no es fácil; tampoco es difícil; el perdón es realmente imposible; y más perdonar 70 veces 7.

En nuestro estado natural queremos mantener la amargura y rabia porque en algún nivel nos hace sentir en control.

Queremos que a la persona le duela como nos ha herido.

Simplemente no podemos cambiar estos sentimientos por nuestra cuenta.

Sin embargo, la buena noticia es que tenemos un Dios que hace posible lo imposible.

Pero también están las situaciones en que nos piden perdón, y en esos casos debemos actuar de la misma forma.

Esta reflexión sobre el perdón nos trae a la memoria cuando ex detenidos le entregaron al Papa Francisco el “QUESO DEL PERDÓN” como símbolo de la Misericordia de Dios.

queso caciotta stagionata

 

EL QUESO DEL PERDÓN

“No hay santo sin pasado ni pecador sin futuro” dijo el Papa.

El miércoles 24 de febrero de 2016 un grupo de 200 detenidos y voluntarios de la Comunidad fundada por el sacerdote Don Benzi, entregaron al Papa Francisco un queso del perdón.
.
Que es un queso tipo “caciotta”, emblema de la recuperación de los detenidos qué han cometido delitos, se están recuperando, o ya se han recuperado.

El queso se lo entregó Antonio Guadagni, ex detenido, y fue acompañado por la Comunidad Papa Juan XXIII que opera este proyecto, que alcanza a más de 250 detenidos.

Giorgio Pieri, que es el responsable del proyecto, dijo que

Es un queso bueno producido por personas que han hecho mal, y significa que quién ha hecho mal puede hacer algo bueno, hacer el bien”.

176

También dio datos de que el 75% de los que van a la cárcel vuelven a delinquir, en cambio sólo el 10% este proyecto vuelve a delinquir.

Su conclusión es que

La verdadera seguridad no la da una justicia vengativa sino una justicia reeducativa que pasa a través de recorridos de recuperación, porque un hombre recuperado ya no es peligroso”.







Cuando Antonello Guadagni, quesero y ex convicto, entregó el queso al Papa le dijo

“Santo Padre este es el fruto de una obra de misericordia, de la misericordia de Dios en mí”.

Y el papá le replicó

“no hay santo sin pasado ni pecador sin futuro”.

También hay muchísimos testimonios de perdón que inician una sanación, acá traemos uno.

 

UN CASO: VIAJE DE SANACIÓN PARA LOS QUE HAN SUFRIDO DAÑOS SEVEROS

El abuso sexual deja marcas muy fuertes en quienes lo sufrieron y su proceso de sanación es largo.
.
Los abusos sexuales infantiles representan un problema mucho más amplio de lo que se cree. 

Se estima que una de cada 4 niñas y uno de cada 7 niños los sufre antes de cumplir los 17 años de edad, este tipo de maltrato.

Que sucede en todos los niveles sociales y en la mayoría de los casos lo cometen los familiares y allegados, de forma repetida.

Este es, además, el principal motivo que ocasiona que se silencie en un alto porcentaje de los casos, en alrededor del 86 por ciento.

Este es el caso de una chica que comenzó su sanación del abuso sexual a partir de la fe.

Después de sobrevivir a una década de abuso sexual en la infancia, la oradora y autora cristiana Nicole Bromley sabe que nunca hay tanta maldad en este mundo que Dios no pueda usarla para bien, si uno está dispuesto a entregarle el dolor a él.

Bromley es sincera acerca de su infancia aparentemente perfecta que creció en un pequeño pueblo estadounidense por excelencia, como la hija amada de padres cristianos.

Ella había participado en numerosas actividades de la escuela, se desempeñó como presidente del consejo estudiantil, y fue reina de las fiestas.

No había ninguna razón para pensar que algo andaba mal en su vida.

Lo que nadie sospechaba era que detrás de las puertas cerradas, Bromley estaba siendo abusada sexualmente por su padrastro, un hombre respetado en la comunidad, un hombre al que amaba y en el que confiaba. 
.
El abuso comenzó cuando era niña pequeña y cargó con el peso del secreto y la vergüenza hasta que finalmente, a los quince años de edad, reveló el secreto a su madre.

Su madre creyó su historia y de inmediato la reportó a las autoridades después de lo cual la madre y la hija rápidamente pasaron a la clandestinidad, temiendo cómo podría reaccionar hacia ellas.

Una semana después, el padrastro de Bromley se suicidó. 
.
A raíz de la muerte de su padrastro, Bromley se sintió dañada y destruida, culpándose a sí misma por su suicidio.

Se preguntó qué pensaría la gente si el secreto de su abuso fuera descubierto.

Pero también se dio cuenta que esconderlo dentro de sí misma era destructivo.

Bromley dice,

Tenía que ser relevado de mi pasado para poder abrazar mi futuro“.

jesus sana mis heridas

El viaje de sanación comenzó cuando Bromley  profundizó su fe y empezó a contar su historia, comenzando con su joven pastor y consejero de la escuela.

Romper el silencio es el primer paso para la sanación, dice Bromley.

A continuación tuvo la oportunidad para decirle a un grupo de jóvenes en un campamento al que asistió sobre el abuso, obteniendo una respuesta abrumadora.

Numerosas jóvenes le escribieron para decirle que habían pasado por lo mismo y le dieron las gracias por su disposición a abrirse sobre su abuso.

A partir de entonces, Bromley se determinó que era la voz de los sin voz“.

Cuando habla de su pasado, Bromley menudo se pregunta si ella fue capaz de perdonar a su padre por el abuso.

Bromley no duda en afirmar que ella le ha perdonado, pero rápidamente señala que el perdón es un proceso que no debe ser apresurado.

“El perdón trae libertad y la sanación, pero no lo empuje demasiado temprano”, dice ella.
.
“Se trata de una relación con Dios y no con el abusador, desencadenándose uno mismo de sus pecados.”

Ahora, es una oradora internacionalmente reconocida, apreciada experta invitada a varios shows, y autora de dos libros, Bromley regularmente comparte su discurso sobre el abuso sexual que sufrió, en “Our Little Secret”.

Ella también sensibiliza a las víctimas de violación y tráfico sexual.

Junto con su esposo Matt, comenzó una campaña a través de África oriental para acabar con el abuso sexual infantil y el tráfico sexual.

“He visto el corazón de Dios para los que sufren, para la gente que nunca nos sentimos lo suficientemente buenos”, dice Bromley.
.
“Él se preocupa por los que sufren y ve un propósito para ellos.”

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: