Según las investigaciones, en el lienzo quedó estampado el rostro de Jesús cuando la Verónica se lo secó camino al Calvario.

El ‘vera icon’ se conservaría en el pueblo de Manoppello.

Luego de haber sido robado de la Basílica de San Pedro.

sagrado rostro de manoppello en el vaticano

Otro hecho significativo, es que el día antes de su muerte, se le vio al Padre Pío en bilocación orando a 200 kilómetros frente al sagrado rostro de Manoppello.

Es una de las tres reliquias más importantes sobre el rostro de Jesucristo, las cuales son:

El lienzo de la Verónica, que a veces se llama sudario, que fue con el que ella limpió la cara de Jesús en la vía dolorosa.

El que estaría en Manoppello y es de lo que habla el artículo. No es el sudario cuando ya estaba muerto.

El sudario que envolvió primeramente la cara de Jesús cuando lo bajaron de la santa cruz.

Y luego se le retiró al envolverlo en la sábana santa, que estaría en Oviedo.

La sábana santa que sería la mortaja con que envolvieron a Jesús en el santo sepulcro, que estaría en Turín.

 

UNA TRADICIÓN QUE SE RELANZA EN EL VATICANO

El sábado 16 de enero de 2016, peregrinos de la ciudad italiana de Manoppello, sede del Santuario de la Santa Faz, volvieron a una antigua procesión que se hizo por primera vez en 808 años en Roma.

Llevando una réplica de la imagen sagrada que los estudiosos creen que es el Velo de la Verónica (vera icon).

El Papa Inocencio III instituyó la procesión en 1208 cuando el Volto Santo –  la Santa Faz – estaba en la basílica de San Pedro, su casa desde 705 hasta el siglo XVI, cuando el emperador Carlos V atacó la ciudad de Roma.

A continuación, el Santo Rostro fue robado, pasando por muchas manos, haciendo la ruta de todas las tabernas de Roma, sin que nadie se diera cuenta de lo que era, según los escritos de la duquesa de Urbino.

Los estudiosos dicen que terminó en el diminuto pueblo de Manoppello donde fue casi olvidado por el mundo exterior durante casi 500 años.

La extraordinaria historia detrás de la Santa Faz ha sido expertamente documentado por Paul Badde, que ha escrito varios libros sobre la imagen cuya historia ha sido comparado con un “thriller cultural”.

No obstante, la imagen del Santo Rostro que se procesionó fue una réplica y no la real, porque el pueblo de Manoppello teme que el Vaticano podría quererlo.

Cuando Benedicto XVI visitó Manoppello para ver la Santa Faz en 2006, en el pueblo se preguntaban si el Vaticano estaba llegando para tomar de nuevo.

 

EL DIVINO ROSTRO DE MANOPPELLO

En el camino al Calvario, según la tradición, Santa Verónica experimentó el dolor y la agonía Nuestro Señor de la misma manera que la Santísima Madre María, cuando vio a Jesús cargando la cruz.

Se apartó de la multitud y le limpió la sangre y el sudor de su rostro con su velo.

Gracias por su bondad, Jesús hizo un milagro y dejó una huella de pintura de su rostro en el velo.

Esta mujer es retratada en la Sexta Estación del Vía Crucis, que se titula ‘Verónica limpiando la cara de Jesús’.

Aunque no habla la Escritura de él, este evento se registra en las visiones de Ana Catalina Emmerich.

De acuerdo con La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo,

“Jesús tomó el velo en su mano, se limpió la cara ensangrentada, y se lo devolvió con un agradecimiento. Verónica besó, y lo colocó debajo de su Manto”

Esa Verónica que limpió el rostro de Cristo ha sido también reconocida, en la historia cristiana temprana de la Iglesia, como la mujer que sanó tocando la túnica de Jesús, también llamada Berenice.

Según la leyenda, la Verónica mantuvo el velo y descubrió sus propiedades curativas.

Se dice que ella curó al emperador Tiberio con el velo, y luego lo dejó a cargo del Papa Clemente (el cuarto Papa) y sus sucesores.

Supuestamente, ha estado en sus manos desde entonces, mantenido bajo llave en la Basílica de San Pedro.

Sin embargo el jesuita Heinrich Pfeiffer, profesor de historia del arte cristiano en la Universidad Gregoriana del Vaticano, dice que el velo en San Pedro es sólo una copia.

El original, dice, misteriosamente desapareció de Roma en 1608 y el Vaticano ha estado pasando copias como el original, para evitar que los peregrinos se decepcionen cuando van a verlo en su exhibición anual.

Es Pfeiffer quien afirma haber redescubierto el auténtico velo en un monasterio capuchino en el pequeño pueblo de Manoppello, Italia.

Según Pfeiffer, la leyenda del velo de Verónica sólo se remonta al siglo IV, y no fue hasta la Edad Media que se unió a la historia de la crucifixión.

El velo original permaneció en el Vaticano desde el siglo XII hasta 1608, donde era venerado por los peregrinos como la imagen real de Cristo.

Cuando el Papa Pablo V ordenó la demolición de la capilla en la que se conservaba el velo, la reliquia fue trasladada a los archivos del Vaticano.

El velo entonces desapareció, dice Pfeiffer.

Los registros guardados en el monasterio de Manoppello revelan que el velo fue robado por la esposa de un soldado que lo vendió a un noble de Manoppello para sacar a su marido de la cárcel.

El noble, a su vez, lo entregó a los monjes capuchinos que lo colocaron dentro de un marco de nogal entre dos hojas de vidrio.

Y ha estado en su monasterio desde entonces.

Sin embargo historiadores escépticos sospechan, sin embargo, que la imagen en el velo fue, de hecho, creada como una copia deliberada de la cara en la Sábana Santa.

Y es por eso que el velo recibió el nombre que dio origen a la leyenda: Verónica (vera-icon) significa “imagen verdadera”.

 

SUS PROPIEDADES

La tela muestra el rostro barbudo de un hombre con rizos judíos (peyes).

Un hombre cuya nariz ha sido destrozada.

La mejilla derecha está hinchada, la barba en parte arrancada.

La frente y los labios tienen en ellos signos de rosáceos, lo que sugiere heridas recién curadas.

Una paz inexplicable llena una mirada de ojos abiertos. Hay asombro, sorpresa, piedad compasiva. No hay desesperación, ni dolor, ni ira.

Es como la cara de un hombre que acaba de despertar a una nueva mañana.

Su boca está medio abierta. Incluso sus dientes son visibles.

Todas las proporciones de la imagen muestran, 1 a 1, las medidas de tamaño natural de una cara humana, en el paño que mide 17 por 24 centímetros.

El velo es transparente, como una media de seda.

La imagen no es como una pintura sino una gran diapositiva fotográfica.

Mirado a la luz, es transparente. En la sombra, sin luz, se vuelve casi gris pizarra.

A la luz de las bombillas eléctricas, el delicado paño es de color oro y miel, al igual que el rostro de Cristo descrito por Gertrud de Helfta en el siglo XIII.

La cara se vuelve invisible dependiendo de cómo la luz la golpea.

“El hecho de que el rostro aparezca y desaparezca según el origen de la luz”, dijo Pfeiffer, “se consideraba un milagro en sí mismo en la época medieval; no se trata de un cuadro”.

“El hecho de que el rostro aparezca y desaparezca según el origen de la luz fue considerado un milagro en sí mismo en la época medieval”, señaló Pfeiffer.

Esto no es una pintura, no sabemos cuál es el material que moldea la imagen”.

Los exámenes ultravioleta de la tela, realizados por el profesor Donato Vittore de la Universidad de Bari, confirman que la imagen no es pintura.

Particularmente son dignas de mención varias manchas pequeñas de color marrón rojizo; presumiblemente gotas de sangre de las heridas causadas por la corona de espinas.

La tela está finamente tejida, tan fina que parece que cabría en una cáscara de nuez si se doblara firmemente.

Una pregunta crucial se refiere a la propia tela.

Por su consistencia parece nylon de color, aunque el nylon no fue inventado hace 400 años.

¿Entonces qué es? ¿Algodón, lana, lino?

No es de ese hilado, todos son demasiado gruesos para permitir esta transparencia inmaterial.

Incluso la seda no lo permite.

Parecería que es de “byssus” un tejido sagrado.

El material se produce a partir de hilos de un cierto tipo de mejillón (pinna nobilis) que se adhiere al suelo.

Cada mayo, algunos se sumergen bajo la luz de la luna a cinco metros de profundidad en el mar para recogerlos y cosecharlos.

Luego se peinan, se hilan y se tejen en un tejido muy preciado.

Byssus fue el tejido más costoso en el mundo antiguo.

Se ha encontrado en las tumbas de los faraones egipcios, y se menciona a menudo en la Biblia, donde se dice que es obligatorio para las alfombras del Santo de los Santos y para el “Efod”, la vestimenta del sumo sacerdote.

Remojado en limón se vuelve dorado. En épocas anteriores, empapado en la orina de la vaca, se volvía más pálido y más brillante.

comparacion sabana santa y manoppello

 

PRUEBAS DE AUTENTICIDAD DEL ROSTRO DE MANOPPELLO

El sitio oficial del Santo Rostro de Manoppello describe

“la imagen de un hombre de cabello largo, con la cara tumefacta, la frente ensangrentada, la nariz contusa” (Mc 15:17 – Mt 27:29) y una mejilla hinchada (Jn 18:22).

También incluye estudios (ver aquí y aquí) del P. Heinrich Pfeiffer, que piensa que es la Verónica Romana.

Robada cuando demolieron la capilla en que se guardaba, y que otros consideran que podría ser además el “sudarium” de Jesús que se encontró en un lugar diferente que las vendas mencionadas en el Evangelio de S. Juan (Jn. 20, 7).

Los pocos que han visto el que está conservado en Roma han dicho que no podían discernir un rostro en el tejido que vieron y no se ha estudiado tanto como el de Mannopello.

El origen no es el único misterio del Santo Rostro.

Según Donato Vittore, catedrático en la Universidad de Bari, que usó un analizador digital de muy alta resolución para estudiar el Velo, “No es una pintura“:

“en el espacio entre el hilo del urdido y el de la trama no hay residuos de color.
.
Tenemos que excluir también el uso de la acuarela porque los contornos de la imagen son muy limpios en el ojo y en la boca, mientras que la acuarela empapa en manera no exacta el hilo provocando aureolas en los detalles.
.
Creer que sea una estampa significa no considerar que la imagen es perfectamente visible desde los dos lados.”

Observaciones bajo luz ultravioleta han confirmado que no hay pintura sobre el Velo.

Añade la iconógrafa Hna. Blandina Paschalis Schlomer al ser entrevistada [en“Averiguación de sor Blandina”] que el Velo:

“tiene una particularidad excepcional: parece una diapositiva estampada en la tela o un negativo fotográfico que se convierte en una pintura transparente.

Vienen a la mente las palabras de San Ireneo: ‘Dios no puede ser visto por nosotros, pero puede ver en el fondo de nuestra alma y decidir mostrarse a cada uno de nosotros de un momento a otro’.”

En su famoso estudio concluye que la imagen del Velo es la misma imagen de Cristo que se ve en la Sábana Santa de Turín.

“El trabajo fundamental ha sido individuar los puntos de convergencia.

Averigué más de diez de ellos: caverna ocular izquierda, caverna ocular derecha con la “pequeña gota” confinada en el ámbito del iris, parte derecha de la nariz sobre el lado vertical, el pequeño círculo encima del labio superior etc. hasta que obtuve la perfecta superposición.”

El P. Andreas Resch llega a la misma conclusión en su artículo: “La Paranormalogía y el Santo Rostro: La perfecta superposición de los dos Rostros ¿es un ‘casualismo’?”.

rostro de manoppello

 

HORAS ANTES DE SU MUERTE EL PADRE PÍO SE BILOCÓ PARA ORAR ANTE EL ROSTRO DE MANOPPELLO

Mientras agonizaba en su lecho fue visto orando ante el Sagrado Rostro de Manoppello a 200 kms. de distancia.
.
Sobre el final de su vida, en su última bilocación, se lo vio orando frente al Jesús vivo del sudario del santo rostro de Manoppello.
.
Y el día anterior a su muerte, sus heridas en manos, pies y costado se cerraron misteriosamente, luego que le acompañaran durante cincuenta años.

Leer también Detalles de cómo fue Perseguido el Padre Pío dentro de la Iglesia 

Comencemos hablando de las heridas del Padre Pío.

Temprano en la mañana del 20 de septiembre de 1918, a la edad de 31 años, Francesco Forgione, conocido en el mundo como el Padre Pío recibió los estigmas de Cristo.

Estaba horrorizado, y le rogó al Señor que lo reconsiderara.

Todas las mañanas, en el mes siguiente, el Padre Pío se despertó con la esperanza de que las heridas se hubieran ido.

Y así empezó todo.
.
Lo que el Padre Pío enfrentó esa mañana de septiembre fueron cinco décadas de sospecha, acusación y denuncia no del mundo secular, sino del mundo católico.

Desde dentro de su propia Iglesia, las heridas visibles del Padre Pío provocaron exactamente lo que temía en su carta suplicando a su director espiritual.

Las heridas significaron en el padre Pío exactamente lo que significaron primero en Cristo: la humillación total.

Al año, cuando las noticias de los estigmas se extendieron por toda la región, la gente empezó a protestar el rumor de que el Padre Pío podría ser trasladado de San Giovanni Rotondo.

Esto trajo un mayor escrutinio dentro de la Iglesia en la medida que las historias de gracias especiales del Padre Pío se extendieron por toda Europa como un reguero de pólvora. 

 

LAS ACUSACIONES

En junio de 1922, sólo cuatro años después de los Estigmas, del Santo Oficio del Vaticano (ahora la Congregación para la Doctrina de la Fe) comenzó a restringir el acceso del público al Padre Pío.
.
Quien fue acusado de auto-infligirse sus propias heridas y abusar sexualmente de penitentes.

Él incluso fue acusado de ser un agitador político de un grupo fascista, y que había ayudado a incitar a un motín.

Sus acusadores, incluidos compañeros frailes, vecinos y sacerdotes, obispos y arzobispos se sentían cada vez más amenazados por la creciente fama del Padre Pío y su influencia.

Un médico y fundador del hospital universitario católico de Roma etiquetó al Padre Pío, a ciegas:

“un ignorante y psicópata que se automutila para explotar la credulidad de la gente”.

De 1924 a 1931, después de las acusaciones, fue investigado por la Santa Sede, que emitió una serie de declaraciones oficiales que negaban el origen sobrenatural de las heridas del P. Pío y la legitimidad de sus dones.

En un momento, la acusación de que sus heridas eran autoinfligidas fue retirada. Varios exámenes legítimos no encontraron pruebas de ello.

Se dijo entonces que las heridas del Padre Pío eran psicológicamente auto-inducidas por su “concentración persistente en la pasión de Cristo”.

Por último, en el único caso en que, en que respondió con exasperación a sus acusadores, el padre Pio dijo:

“Id por todo el campo”, escribió, “y mirad muy de cerca a un toro. Concéntrate en él con todas tus fuerzas.

Haz esto y ve si te crecen cuernos en la cabeza”.

padre pio escribiendo

 

COMIENZA A SER REIVINDICADO

En junio de 1931, el Padre Pío estaba recibiendo cientos de cartas diarias de los fieles pidiendo oraciones.
.
Mientras tanto, la Santa Sede le ordenó desistir de su ministerio público.
.
Se le impidió ofrecer misa en público, fue excluido de las confesiones, se le prohibió cualquier aparición pública, y cargos de abuso sexual en su contra fueron investigados formalmente – de nuevo.

Por último, en 1933, el Papa Pío XI ordenó al Santo Oficio revertir su prohibición de celebración pública del Padre Pío de la Misa, el Santo Padre escribió al cierre de la investigación:

“No he estado mal dispuesto hacia el Padre Pío, sino que me han informado mal”.

Durante el año siguiente sus facultades como sacerdote fueron restaurados progresivamente.

Se le permitió oír confesiones de hombres en marzo de 1934 y confesiones de mujeres dos meses después.

Las acusaciones de abuso sexual, la locura y el fraude no terminaron ahí. Siguieron implacablemente durante años.

En 1960, en Roma, una vez más le fue restringido su ministerio público, citando preocupaciones de que su popularidad había crecido fuera de control.

Un sacerdote de la zona, el padre Carlo Maccari, se sumó al furor acusando al ahora padre Pío de 73 años de edad, de mantener relaciones sexuales con las penitentes femeninas“dos veces a la semana”.
.
El Padre Maccari, que pasó a convertirse arzobispo, luego admitió a su mentira y pidió perdón en una retractación pública en su lecho de muerte.

Cuando el ministerio del Padre Pío fue restaurado de nuevo, las líneas diarias en su confesionario se hicieron más largas, y el clamor de toda Europa en busca de su bendición y sus oraciones se hizo más fuerte. 

 

UNA HISTORIA DE HOSTILIDAD EN LA TIERRA

Fueron las historias de bilocación las que causaron tanta duda escéptica.

En mayo de 1921, el Vaticano comenzó su primera serie de investigaciones sobre la vida del Padre Pío.

El investigador, monseñor Raffaelo Carlo Rossi, trató de rechazar la asignación porque ciertamente entró en ella con un “prejuicio en contra del Padre Pío”.

Después de meses de interrogatorios, declaraciones, entrevistas con otros frailes, y el testimonio de muchos laicos, el archivo de monseñor Rossi fue ordenado que se cerrara, y se mantuvo como un secreto sellado en el Vaticano durante décadas.

El investigador concluyó su archivo:

“El futuro dirá lo que hoy no se puede leer en la vida del Padre Pío de Pietrelcina”.

Este investigador, ahora lo sabemos, salió de San Giovanni Rotondo, sin la menor duda acerca de la verdadera naturaleza del Padre Pío, pero no fue suficiente para reducir los años de sospechas y persecuciones desde dentro de la Iglesia.

La historia del tratamiento del Padre Pío se resume mejor por el Padre Paolo Rossi, ex Postulador General de la Orden Capuchina, y parece un poco familiar:

La gente comprendería mejor la virtud del hombre si supiera el grado de hostilidad que experimentó desde la Iglesia
.
La misma Orden dijo de actuar de una determinada manera sobre el Padre Pío.
.
Así que la hostilidad fue en todo el camino hasta el Santo Oficio y la Secretaría de Estado del Vaticano.

.
Se le estuvo dando Información defectuosa a las autoridades de la Iglesia, y actuaron sobre esa información”

padre pio orando

 

LA ÚLTIMA BILOCACIÓN DEL PADRE PÍO AL DIVINO ROSTRO DE MANOPPELLO Y SIN LOS ESTIGMAS

En la revista Inside the Vatican, el periodista australiano Paul MacLeod realizó un artículo fascinante de revisión de dos libros de Paul Badde, El Rostro de Dios (Ignatius Press 2010) y The True Icon (Ignatius Press 2012).

Los dos libros “se leen como novelas policíacas”, escribió MacLeod, mientras examinan en profundidad dos de los tesoros más venerados de la Iglesia, la Sábana Santa de Turín y el “Santo Volto”, la imagen del Divino Rostro oculto durante 400 años, el Sudario.

Paul MacLeod informó en el artículo que sacerdote capuchino, el padre Domenico de Cese, ex custodio del santuario, fue muerto en un accidente durante una visita a la Sábana Santa de Turín en 1978.

Pero una década antes, sin embargo, el padre Domenico escribió acerca de un suceso bastante extraño.

En la mañana del 22 de septiembre de 1968, el padre Domenico abrió las puertas de la ermita, y se sorprendió al encontrar al Padre Pío arrodillado en oración ante la imagen de la Santa Faz.
.
El Padre Pío estaba al mismo tiempo a 200 kilómetros en San Giovanni Rotondo, gravemente enfermo, y cercano a la muerte.

Fue su última aparición conocida de bilocación, un fenómeno que, al igual que sus heridas visibles, se convirtió en una fuente de escepticismo sobre el Padre Pio, tanto dentro como fuera de la Iglesia.

A las 2:30 am del día siguiente – 23 de septiembre de 1968 – el Padre Pío murió.

Las dos historias colocadas juntas – la muerte del padre Pío y su oración ante el Velo de Manoppello – hacen perfecto sentido.

En las horas previas a su muerte, el Padre Pío contempla el sudario de Cristo.

Después de cincuenta años de soportar las heridas visibles de Cristo, el alma del padre Pío buscó este enlace visible a Jesús más allá de la muerte, no al Jesús crucificado – una realidad que el propio Padre Pío vivió durante cincuenta años – sino con la imagen del rostro de Cristo resucitado.

El Padre Pio parecía reacio a discutir cualquiera de sus heridas o de los incidentes reportados de bilocación.

Parecía vacilante porque en la vida no lo entendió del todo.

De hecho, un investigador del Vaticano analizó que todos los acontecimientos de la bilocación fueron reportados por los demás, y nunca por el propio Padre Pío.

Santuario de Manoppello

No fue sino hasta que se le preguntó directamente por el investigador cuando describió la bilocación:

“Yo no sé cómo es ni la naturaleza de este fenómeno – y desde luego no lo pienso mucho – pero me pasó estar en la presencia de tal o cual persona, o estar en tal o cual lugar, pero no sé si yo estaba allí con mi cuerpo o sin él.
.
Por lo general, ha ocurrido mientras yo estaba orando.
.
Esta es la primera vez que hablo de esto…”
(Padre Pío bajo investigación, Ignatius Press, 2008, p. 208).

Esos días de septiembre anteriores a su muerte, deben haber sido los más extraños de su vida.

Las heridas visibles llegaron a ser tan centrales en su sentido de sí mismo durante medio siglo, que me imagino que tenía dificultades incluso para recordar un momento en que las heridas no estaban presentes.

Como una gran carga llevada por años y años – he aprendido de la manera difícil – que puede convertirse en una parte de quién y qué somos.

No podemos imaginar al Padre Pío sin esas heridas.

Nosotros nunca hemos oído hablar del Padre Pío sin esas heridas.

Así que en ese sentido, las heridas no eran para él, eran para nosotros.

Pero en los días antes de que el Padre Pío muriera, las heridas en las manos, en los pies y en su costado empezaron a cerrarse.
.
Él recibió esas heridas en la mañana del 20 de septiembre de 1918. Cincuenta años después, el 20 de septiembre de 1968, después de algunos días en que las heridas poco a poco disminuyeron, todo rastro de ellas se había ido.
.
Las heridas estaban sólo dentro de Padre Pío.
.
Visibles o no, ellas eran una parte de su propio ser.

Jan S. Jaworski y Giulio Fanti procesaron la imagen en 3 dimensiones al igual que la Sábana Santa de Turín para mostrar que son la misma imagen.

El artículo de Jaworski y Fanti aquí.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: