El estado de Florida, EE.UU, es una de las zonas más castigadas por huracanes devastadores.

Sin embargo los habitantes tienen dos devociones católicas que protegen de estas furias de la naturaleza.

Una es al Sur, en Key West.

Y otra al Noreste, en San Agustín.

La temporada de huracanes va desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre.

gruta de lourdes de key west

En el Sur de la Florida, desde que en 1922 la Hermana M. Louise Gabriel construyera una Gruta de Lourdes para orar, Key West se ha visto libre de huracanes mortíferos. 

Y en San Agustín, en el noreste, una imagen de “The Hurricane Lady” (La Señora del Huracán), que respondió a una oración de marineros ante una tempestad en el mar, también se afirma que es protectora contra estos efectos meteorológicos. 

 

LA PELIGROSIDAD DE LOS HURACANES EN LA FLORIDA ES CALMADA

Florida ocupa el lugar número uno en la lista de los 10 estados más propensos a huracanes en EE.UU. según el Centro Nacional de Huracanes.

El estado ha sido golpeado por 113 huracanes desde 1851.

El Sureste de la Florida es el número uno en la lista de los “puntos calientes para los huracanes”, con los Cayos de la Florida como número dos.

Pero a pesar de estas dificultades, una ciudad en los Cayos parece haber sido protegida por la intervención divina desde 1922: Key West.

Los nativos a Key West creen que la intervención divina se debe, en a la oración de la hermana M. Louise Gabriel, miembro de las Hermanas de los Santos Nombres de Jesús y María, en la Gruta de Key West inaugurada el 25 de mayo de 1922.

La gruta, también conocida como el Santuario la Virgen de Lourdes, se encuentra en el recinto de la Basílica de Santa María Estrella de Mar, la más antigua iglesia católica en la Arquidiócesis de Miami y la tercera más antigua del estado.

El santuario es una réplica del Santuario de Nuestra Señora de Lourdes en Lourdes, Francia, donde la Virgen María se apareció a Santa Bernardita 4 de abril 1864.

Sor Gabriel oraba:

“Mientras permanezca la gruta, Key West nunca más experimentará el peso de un huracán”. 

Noventa y un años más tarde, parece que esta oración sigue protegiendo la isla.

 

SOR GABRIEL EXPERIMENTA LOS HURACANES EN KEY WEST

La hermana M. Louise Gabriel, de las Hermanas de los Santos Nombres de Jesús y María, encabezó la construcción de una gruta en los terrenos de Santa María Estrella del Mar para proteger la isla de huracanes destructivos.

La historia detrás de la gruta es una mezcla de fe y sufrimiento. Sor Gabriel llegó al Convento de María Inmaculada en Key West el 25 de agosto de 1897. 

La chica de  18 años se había convertido en religiosa tan sólo tres semanas antes.

Ella se enteró que el huracán del 5 de octubre de 1844 había causado daños considerables a los Cayos. 

Que el “Gran Huracán” del 11 de octubre de 1846, dejó sólo ocho de cada 600 hogares en Key West en pie.

La tormenta de 1851 fue igual de grave.

Se le dijo acerca de los huracanes “gemelos” en 1870: el primer golpe 8 de octubre, y el segundo se estrelló en Key West el 17 de octubre

El 17 de octubre de 1906, Sor Gabriel experimentó el poder y la fuerza de un huracán de primera mano. 

La tormenta causó 240 víctimas mortales, sin hablar de muchas casas y árboles derribados.

our-lady-key-west

Tres años más tarde, el 11 de octubre de 1909, Key West fue golpeado por un huracán que los periódicos describieron como “el peor en 39 años.”

Cuatrocientos edificios colapsaron o fueron arrastrados al océano. La ley marcial fue declarada.

La isla tuvo un estimado de U$S 22 millones (dólares de 1909) en daños.

Cada muelle en la ciudad fue gravemente dañado, si no borrado.

Muchos barcos se soltaron de sus amarras y chocaron con otros barcos o se hundieron.

La población de Key West, que era de más de 20.000, y la mitad eran empleados en los fabricantes de cigarros, pesqueros de esponjas y empresas de salvamento, vio que todos los negocios fueron diezmados.

Un año más tarde, el 17 de octubre de 1910, Key West fue golpeado por un huracán que duró 36 horas.

La fábrica de tres plantas de la Compañía Havana-Americana, de hormigón armado, que había sobrevivido a la tormenta de 1909, fue destruida por completo.

Casas y negocios fueron arrancados desde sus cimientos.

Key West tuvo un momento de calma en las tormentas hasta el 10 de septiembre 1919, cuando un huracán de categoría 4 azotó los cayos durante cuatro días.

Casi todos los hogares y negocios sufrieron daños graves, con vientos máximos registrados a 150 mph.

El daño se estimó en 22 millones de dólares (Dólares en 1919).

Diez barcos se hundieron durante la tormenta, como el vapor Valbanera en que todas las 488 personas a bordo murieron, sus cuerpos nunca fueron encontrados.

 

LA HERMANA LLAMA A LA INTERVENCIÓN DIVINA

Es entonces cuando la hermana Gabriel supo que era el momento de la intervención de Dios:

“Para Dios, todas las cosas son posibles.”

Para su 25 aniversario como religiosa, se le ofreció un viaje a Roma. 

En cambio, ella pidió que construyera una réplica del santuario de la Virgen de Lourdes en los jardines de Santa María Estrella de Mar. 

Esta sería una forma tangible para que las personas mostraran su devoción a Dios, proporcionando un lugar para la oración, y reforzando la creencia de que Dios está involucrado en los detalles íntimos de la vida de todos.

vidente de lourdes en gruta de key west

La popular hermana recibió financiamiento para la gruta de muchos amigos y contactos.

Los estudiantes recogieron roca de coral de toda la isla para la construcción.

La gruta contiene una estatua de Nuestra Señora de Lourdes y una de Santa Bernardita arrodillada en oración.

El Santuario de la Virgen de Lourdes está abierto todos los días.

La gente puede ir y estar al lado de la estatua de Bernadette y mirar a la estatua de la Virgen María.

Hay un busto de bronce de Sor M. Louise Gabriel con una placa mostrando su oración.

La zona tiene un silencio extraño con una quietud calmante de una manera que es indescriptible.

Velas son encendidas en una zona protegida, pequeños trozos de papel con oraciones garabateados en ellas se colocan con reverencia.

“La gente reza aquí cada día”, explicó el Padre John Baker, rector de la Basílica de Santa María Estrella del Mar.
.
Durante la amenaza de una tormenta, “La gente está aquí todo el día y toda la noche.”
,
Es muy sencillo, dijo: “Creemos en el poder de la oración.”

Recordó con una sonrisa cómo un hombre que estaba de visita en la gruta dijo un día:

“Yo no creo mucho en Dios, pero sí creo en la gruta”

 

LA GRUTA CONTRA LOS HURACANES

¿Ha experimentado Key West el peso de un huracán desde la dedicación de la gruta, el 25 de mayo de 1922, que haya causado la destrucción completa de la mayoría de los hogares y las empresas, o de una considerable pérdida de la vidas como los huracanes antes de 1922?

Comprúebalo tu mismo. Ningún Huracán devastador más.

El 2 de septiembre de 1935, el huracán del Día del Trabajo golpeó el Upper Matecumbe Key.

Más de 200 trabajadores del Florida East Coast Railway murieron. Key West tuvo daños menores.

El 13 de septiembre de 1948, la Hermana Gabriel murió.

Ocho días más tarde, Key West estuvo en el ojo occidental de un huracán de categoría 3.

Dos semanas más tarde, el 5 de octubre de 1948, el “Huracán 8” llegó a la costa de Key West con vientos estimados en 100 mph.

En ambas ocasiones, Key West tuvo daños menores.

Los cayos medios se vieron afectadas por el huracán Donna el 9 de septiembre de 1960; Key West sufrió daños menores.

El huracán Betsy golpeó los cayos  superiores el 8 de septiembre de 1965; se informó de daños menores en Key West.

El huracán Floyd golpeó los cayos inferiores el 12 de octubre de 1987.

El daño total fue de alrededor de $ 500.000 (en dólares de 1987).

No se reportaron víctimas ni heridos.

El huracán Georges alcanzó Key West el 25 de septiembre de 1998.

La tormenta volcó dos barcos, causó algunos daños a más de 1.000 hogares, y destruyó un gran número de casas móviles.

No hubo pérdida de vidas.

El huracán Wilma en el 2005 causó varios pies de agua en las zonas bajas, y el 60 por ciento de los hogares reportó daños por inundaciones.

The Hurricane Lady florida

 

LA IMAGEN QUE PROTEGE DE LOS HURACANES A LA CIUDAD DE SAN AGUSTÍN

La historia que se ha transmitido, es que “The Hurricane Lady” (La Señora del Huracán) fue descubierta en 1850 en un buque de carga que viajaba desde España a San Agustín.

Una tormenta azotó la nave, y el capitán le dijo a la tripulación para comenzar a lanzar carga al mar para aligerar la embarcación, dice Carol López-Bradshaw.

La tripulación encontró una caja que estaba de pie y no había ningún tipo de identificación en ella”, dijo.

La abrieron y vieron la imagen.

“Así que todos se arrodillaron y dijeron una pequeña oración, ‘si consigues llevarnos a salvo al puerto vamos a dar esta estatua a la primera familia cristiana’”, dijeron. 

Los mares se calmaron, los vientos bajaron y entraron en San Agustín.”

El capitán cumplió su promesa, y la estatua permanece hoy en San Agustín.

 

MÁS VENERADA POR LOS MENORQUINES

La estatua original y las imágenes réplicas de la estatua se han convertido en el lugar donde se realizan muchas oraciones para la seguridad durante la temporada de huracanes, especialmente entre la comunidad étnica menorquina de San Agustín.

López-Bradshaw es presidenta de la Sociedad Cultural de Menorca de San Agustín. 

El término se utiliza para describir a un grupo de alrededor de 1.400 colonos que viajaron a Florida en 1768.

El grupo incluía a franceses, italianos, griegos, corsos y los de la isla de Menorca, en las Baleares, en el mar Mediterráneo. 

Después de nueve años en una plantación de añil en lo que hoy es Nueva Smyrna, cerca de 600 personas de ese grupo, finalmente se establecieron en San Agustín.

“Hoy en día, San Agustín y el condado de St. Johns cuenta con más de 25.000 descendientes de estas personas que aún viven aquí”, dijo López-Bradshaw. 

Los menorquines son el único grupo que llegó a este país, como grupo, y se ha mantenido en el mismo lugar.”

Una de las tradiciones que ha permanecido es orar o hablar con la Señora del Huracán para alejar las tormentas.

López-Bradshaw mantiene el cajón donde se encontró la estatua en su sala de estar, y cada mes de junio coloca una foto de la estatua en su manto.

A través de su investigación sobre la estatua, López-Bradshaw dijo que cree que la estatua se basa en una historia del folklore menorquín de un ataque pirata a una mujer que está trabajando un campo de trigo de en la isla.

En la historia de Santa Bárbara, la patrona de Menorca de los pescadores y marineros, la mujer es protegida cuando una nube de tormenta la rodea y un rayo cae sobre el suelo para protegerla.

“Creo que esa es la tradición que vino aquí y se convirtió en la Señora del Huracán”, dijo.

Hurricane Lady

 

LA IMAGEN ES EL CENTRO DE LAS ORACIONES CUANDO LOS HURACANES

Desde 2003, la Señora del Huracán ha estado en exhibición en el Museo de la Casa del Padre Miguel O’Reilly.

Las Hermanas de San José, que han mantenido la estatua desde la década de 1980, consideran que la estatua es una imagen de la Virgen María.

“Hemos puesto la fe en la oración”, dijo la curadora del museo Hermana Thomas Joseph McGoldrick. 

“Oramos por la seguridad, y rogamos a la Santísima Virgen y a la Señora del Huracán, que es uno de los títulos de la Santísima Virgen.”

Ellos vienen cuando hay un huracán que se aproxima, especialmente vienen los menorquines, porque es una estatua de Menorca; es una devoción de Menorca”, dijo la hermana McGoldrick. 

Y vienen después a dar las gracias… en honor a la Santísima Virgen.”

A pesar de la caracterización de la iglesia, Bradshaw-López señaló algunas de las características originales de la estatua que pueden señalar la conexión con Santa Bárbara.

“Ella tiene un halo de metal unido a la cabeza, y tiene picos irregulares, y luego tiene una pequeña flor”, dijo.

“Para mí eso representan los rayos y las flores representan las flores que salen del trigo.”

También señaló que algunos han llamado una daga a lo que tiene en la mano la estatua, que en realidad puede haber sido una herramienta de agricultura, y una Estrella de David colgante que pendía del cuello, elementos que no han sobrevivido a los años.

“Creo que ella representaba a todas las personas que se daban cita en el Mar Mediterráneo”, dijo Bradshaw-Lopez. 

“Definitivamente creo que ella lo hace protegernos.”

Fuentes:

¿Te gusto este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: