El vidente hoy sigue cuidando el pobre santuario que construyó.

El 29 de octubre 1945 a las 9, el niño Joseph Vitolo fue testigo de la Virgen flotando sobre el lugar de lo que es el santuario ahora.

La visión catapultó a Vitolo, un hijo de inmigrantes italianos, a los medios de comunicación.

A la aparición de le denominó Nuestra Señora del Universo.

joseph-orando







Estimulado por la cobertura de prensa, más de 30.000 personas llenaron el lugar, al sur de Van Cortlandt Park, con la esperanza de ser tocadas por la presencia celestial que, según se decía, se había sido comunicado con el niño.

 

EL VIDENTE AL FINAL DE LA GUERRA

La visión llegó apenas unos meses después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Botes llenos de soldados estaban felices de regresar a la ciudad desde el extranjero. Nueva York era innegablemente segura.

”Todas las señales eran que sería la ciudad suprema del mundo occidental, o incluso del mundo como un todo”, escribió Jan Morris en su libro “Manhattan ’45?.

Los neoyorquinos, agregó, usando una frase de un folleto comercial optimista de la época, se consideraban un pueblo “para quien nada es imposible.”

En esta particular imposibilidad, la visión, pronto desapareció de los titulares.

La Arquidiócesis de Nueva York se negó a hacer una declaración sobre su validez; en la medida que los días, meses y años pasaron, los católicos locales se olvidaron del “Milagro del Bronx”, como la revista Life lo llamó.

Pero el joven Joseph Vitolo nunca olvidó, ni durante Navidad ni en ninguna otra estación del año.

Visitó el lugar cada noche, una práctica que le separó de amigos en su barrio Bedford Park, que estaban más interesados en ir al Yankee Stadium o a Orchard Beach.

Muchos en el área de clase obrera, incluso algunos adultos, se burlaban de él por su piedad, despectivamente llamándolo “San José”.

A través de años de pobreza, el Sr. Vitolo, un hombre modesto que trabaja como conserje en el Jacobi Medical Center y rezaba para que sus dos hijas mayores encontraran buenos maridos, ha mantenido esta devoción.

Cada vez que intentaba iniciar una vida lejos del lugar de las apariciones – en dos ocasiones trató de convertirse en sacerdote – se sintió atraído al viejo vecindario.
.
Sentado en su chirriante casa de tres pisos, el Sr. Vitolo dijo que el momento cambió su vida, la hizo mejor.
.
Él tiene un libro gordo de recuerdos, atesorado de recortes sobre el evento.
.
Su vida hizo pico a una tierna edad, pero hay un cansancio, un recelo, sobre él, derivado quizá de sus luchas terrenales y de la carga de ser el chico que vio a la Virgen.

Joseph Vitoloy estatua

 

“SE LO QUE VÍ”

¿Alguna vez cuestiona lo que sus ojos vieron?

“Nunca tuve dudas”, dijo. “Otras personas lo hicieron, pero yo no lo hice. Sé lo que vi.”

El cuento increíble comenzó dos noches antes de Halloween. 

Los periódicos estaban llenos de historias sobre la destrucción causada por la guerra en Europa y Asia. William O’Dwyer, de origen irlandés un ex abogado del distrito, estaba a días de ser elegido alcalde.

Los fans de los Yankees se lamentaban del cuarto puesto de su equipo, su mejor bateador fue el segunda base Snuffy Stirnweiss, no exactamente Ruth o Mantle.

Joseph Vitolo, el niño de su familia, pequeño para su edad, jugaba con sus amigos cuando de repente tres chicas dijeron que vieron algo por encima de una colina rocosa detrás de la casa de Joseph, en Villa Avenue, a una manzana del Grand Concourse.

Joseph dijo que no notó nada. Una de las chicas le sugirió que orara.

Susurró un Padre Nuestro. No pasó nada. Luego, con mayor sentimiento, recitó un Ave María.
.
Al instante, dijo, vio una figura flotante, una mujer joven de color rosa que se parecía a la Virgen María.
.
La visión le hizo señas a él llamándolo por su nombre.

“Yo estaba petrificado”, recordó. “Pero su voz me tranquilizó”.

Él se acercó con cautela y escuchó como la visión habló.
.
Ella le pidió que durante 16 noches consecutivas rezara el rosario.
.
Ella le dijo que quería que el mundo orara por la paz.
.
Sin que la vieran los demás niños, la visión desapareció.

Joseph corrió a su casa para decirlo a sus padres, pero ellos ya habían escuchado la noticia.

Su padre, un recolector de basura que era alcohólico, se indignó. Golpeó al niño por decir mentiras.

”Mi padre era muy difícil”, dijo el Sr. Vitolo.

“Él le pegaba a mi madre. Esa fue la primera vez que me pegó a mí.”

La señora Vitolo, una mujer religiosa que había tenido 18 hijos, sólo 11 de los cuales sobrevivieron a la infancia, se mostró más comprensiva con historia de Joseph.

La noche siguiente, acompañó a su hijo al sitio.

cuadro ns deluniverso

 

LA NOTICIA SE PROPAGÓ 

Esa noche, 200 personas se reunieron. 

El chico se arrodilló en el suelo, se puso a rezar e informó de que otra visión de la Virgen María había aparecido, esta vez solicitando que todos los asistentes cantaran himnos.

”Como la multitud adoró al aire libre la noche anterior con velas encendidas en forma de cruz, … por lo menos 50 automovilistas detuvieron sus autos cerca de la escena”, escribió George F. O’Brien, periodista de The News Home, el principal diario de Bronx.

”Algunos se arrodillaron cerca de la acera cuando se enteraron de la ocasión del encuentro.”

El Sr. O’Brien recuerda a sus lectores que la historia de Joseph fue similar a la de Bernadette Soubirous, la pobre chica pastora que afirmó haber visto a la Virgen María en Lourdes, Francia, en 1858.

La Iglesia Católica Romana reconoció sus visiones como auténticas y, finalmente, fue declarada santa, una la película de 1943 que cuenta su experiencia, “Song of Bernadette”, ganó cuatro premios de la Academia. Joseph le dijo al reportero que no había visto la película.

En los próximos días, la historia saltó de lleno al centro de la atención. 

Los periódicos publicaron fotografías de la escena José arrodillado devotamente en la colina.

Reporteros de los periódicos italianos y los servicios internacionales de noticias aparecieron, cientos de artículos circularon por todo el mundo, y la gente ávida de milagros llegaba a la casa Vitolo a todas horas.

”No podía ir a dormir por la noche porque la gente estaba constantemente en la casa” dijo el Sr. Vitolo.

Lou Costello, de Abbott y Costello envió una pequeña estatua encerrada en cristal.
.
Frank Sinatra llevó una gran estatua de María que todavía se encuentra en la sala de estar de Vitolo.

.
El Cardenal Francis Spellman, arzobispo de Nueva York, irrumpió en la casa Vitolo con un séquito de sacerdotes y habló brevemente con el niño.

Incluso padre borracho de Joseph miró a su hijo más pequeño de otra manera.

”Él me dijo: ‘¿Por qué no curas mi espalda? “, el Sr. Vitolo recordó.

“Y puse mi mano en su espalda y le dijo: ‘Papá, tú estás mejor’. El volvió a trabajar al día siguiente“.







Pero el niño estaba abrumado por toda la atención.

“Yo no entendía de qué se trataba todo esto”, dijo el Sr. Vitolo.

“Las personas me estaban buscando por ayuda, buscando para curaciones. Yo era joven y estaba confundido”.

multitud en apariciones de vitolo

 

EN LA SÉPTIMA NOCHE DE LAS VISIONES, MÁS DE 5.000 PERSONAS ESTABAN EN LA ZONA 

El público incluía mujeres de cara triste con chales recitando el rosario, un contingente de sacerdotes y monjas a quienes se les administró un área especial para orar, y parejas bien vestidas que habían llegado de Manhattan en limusinas.

Joseph fue llevado hacia la colina por un vecino voluminoso, que lo protegía de adoradores demasiado ansiosos, algunos de los cuales ya habían arrancado los botones de la chaqueta del chico.

Después de los servicios, lo colocaron sobre una mesa en su sala de estar, una lenta procesión de necesitados desfilaron ante él.
.
Sin saber qué hacer, él puso sus manos sobre la cabeza y recitó una oración.

.
Vio a todos: los veteranos heridos en el campo de batalla, las ancianas que tenían problemas para caminar, los niños con lesiones del patio de la escuela.
.
Era como si una mini-Lourdes hubiera surgido en el Bronx.

Como era de esperar, las historias de milagros rápidamente aparecieron.

El Sr. O’Brien informó sobre el caso de un niño cuya mano paralizada fue curada después de tocar la arena del sitio.

El 13 de noviembre, la penúltima noche de la aparición profetizada, más de 20.000 personas se hicieron presentes, muchos a través de autobuses fletados desde Filadelfia y otras ciudades.

gruta ns del universo

 

LA ÚLTIMA APARICIÓN

La última noche prometía ser la más espectacular. Los periódicos informaban que la Virgen María le había dicho a Joseph que un pozo milagroso aparecería.

La anticipación se encontraba en un punto álgido. Una suave lluvia cayó, y entre 25.000 y 30.000 personas se prepararon para el servicio.

La policía cerró un tramo de Grand Concourse.

Alfombras estaban colocados en el camino que conducía a la colina para evitar que los peregrinos cayeran en el barro.

Entonces Joseph fue puesto en la colina entre un mar de 200 velas encendidas.

Usando un suéter azul sin forma, comenzó a orar. Entonces alguien en la multitud gritó: “¡Una visión!”.

Una oleada de emoción cundió en la reunión, hasta que se descubrió que el hombre había capturado una visión de una mujer espectadora vestida de blanco. Ese fue el momento más apasionante.

La sesión de oración procedió como de costumbre. Cuando terminó, Joseph fue llevado a su casa.

“Recuerdo oír a la gente gritando cuando me llevaban de vuelta”, dijo el Sr. Vitolo.

”Estaban gritando: ‘¡Mira Mira Mira!’. Recuerdo que miré hacia atrás y el cielo se había abierto.

Algunas personas dijeron que vieron a Nuestra Señora de blanco ascendiendo hacia el cielo. Pero yo sólo vi que el cielo se abría”.

Los acontecimientos gloriosos del otoño de 1945 marcaron el fin de la infancia de Joseph Vitolo. 

Ya no era un niño ordinario, tenía que cumplir con la responsabilidad de una persona que había sido agraciada con un espíritu piadoso.

Así que cada noche a las 7, obedientemente iba a la colina para rezar el rosario para una multitud cada vez más pequeña que estaba visitando un lugar que se estaba convirtiendo en un santuario.
.
Su fe era fuerte, pero sus devociones religiosas constantes le hicieron perder amigos y le va mal en la escuela.
.
Él se convirtió en un niño triste y solitario.

gente en la epoca de la aparicion de ns del universo

 

LOS RECUERDOS DE SU VIDA POSTERIOR

El Sr. Vitolo sentado en su sala de estar recordó ese pasado.

En una esquina está la estatua que Sinatra le llevó, una de sus manos está dañada por un pedazo de techo caído.

En la pared hay un cuadro de colores brillantes de María, pintado por el artista de acuerdo con las instrucciones del señor de Vitolo.

“La gente se burlaba de mí”, dijo el Sr. Vitolo sobre su juventud. 

“Caminaba por la calle y los hombres adultos gritanan:” ¡Ahí va, St. Joseph¡!. Dejé de caminar por esa calle. No era un momento fácil. He sufrido”.

Cuando su querida madre murió en 1951, trató de dar otra dirección en su vida estudiando para ser sacerdote.
.
Dejó Samuel Gompers High School Profesional y Técnica, en el sur del Bronx y se matriculó en un seminario benedictino en Illinois.
.
Pero rápidamente se hartó de la experiencia.
.
Sus superiores esperaban mucho de él – él era, después de todo, un vidente – y él se cansó de sus expectativas.

”Eran gente buena, pero me asustaban”, dijo.

Sin método, se matriculó en otro seminario, pero el plan fracasó también.

Luego encontró un trabajo en el Bronx como aprendiz de imprenta y reanudó sus devociones nocturnas en el santuario.

Pero con el tiempo le molestó la responsabilidad, harto de los chiflados, y a veces resentidos.

“La gente me pedía que orara por ellos, y yo estaba buscando de ayudarme a mí mismo”, dijo Vitolo.

”La gente me pedía: ‘Ora para que mi hijo se meta en el cuerpo de bomberos.

Y yo pensaba, ¿Por qué nadie me daba un trabajo en el Departamento de Bomberos?”

entrada al santuario de ns del universo

 

LA ADVOCACIÓN TUVO UNA SEGUNDA PRIMAVERA

Las cosas comenzaron a mejorar en la década de 1960.
.
Un nuevo grupo de fieles se interesó en sus visiones, e inspirado por su piedad, el señor Vitolo volvió su dedicación a su encuentro con lo divino
.

Él se relacionó con una de las peregrinas, Grace Vacca, de Boston, y se casaron en 1963. 

Otro devoto, Salvatore Mazzela, un trabajador de autos, compró la casa al lado del lugar de las apariciones, lo que garantizó la seguridad de los desarrolladores.

El Sr. Mazzela se convirtió en guardián del santuario, plantando flores, construyendo caminos e instalando estatuas.

Él mismo había visitado el santuario durante las apariciones de 1945.

“Una mujer de la multitud me dijo: ‘¿Por qué has venido aquí?’”, recordó el Sr. Mazzela.

”Yo no sabía qué responder”.

Ella dijo: ‘Has venido aquí para salvar tu alma’. Yo no sabía quién era, pero ella me hizo ver. Dios me hizo ver.

casa de joseph vitolo

 

LA ADVOCACIÓN SE VA PERDIENDO OTRA VEZ

Aunque durante los años 1970 y 80, la mayor parte del Bronx fue superado por la decadencia urbana y la delincuencia, el pequeño santuario siguió siendo un oasis de paz. Nunca fue objeto de vandalismo.

Durante estos años, la mayoría de los irlandeses y los italianos que habían frecuentado el santuario se trasladaron a los suburbios y fueron reemplazados por los puertorriqueños, dominicanos y otros católicos recién llegados.

Hoy en día, la mayoría de los transeúntes no saben nada de los miles de personas que se habían reunido una vez allí.

“Siempre me he preguntado de qué se trató”, dijo Sheri Warren, un residente de seis años del barrio, que regresaba de la tienda de comestibles en una tarde reciente.

”Tal vez ocurrió hace mucho tiempo. Es un misterio para mí.”

Hoy, una estatua acristalada de María es pieza central del templo, elevada sobre una plataforma de piedra y establecida exactamente en el lugar donde el señor Vitolo dijo que la visión apareció.
.
Muy cerca se encuentran bancos de madera para los fieles, las estatuas de San Miguel Arcángel y el Niño Jesús de Praga y una señal en forma de tableta con los Diez Mandamientos.

Pero si el santuario siguió siendo vital a través de las décadas, fue porque el Sr. Vitolo luchó. 

Vivió con su esposa y sus dos hijas en la casa destartalada, una chirriante estructura de tres pisos a sólo unas cuadras de la Iglesia de San Felipe Neri, donde la familia siempre ha concurrido.

Trabajó en varios puestos de baja categoría manteniendo a la familia en la pobreza.

En la década de mediados de los 70, trabajó en Aqueduct, Belmont y otros circuitos locales, en la recolección de muestras de orina y sangre de los caballos.

En 1985 se unió al personal de Jacobi Medical Center, en el Bronx del norte, donde sigue trabajando, lava y encera los pisos, y rara vez revela su pasado a sus compañeros de trabajo.

”Tuve bastante ridículo cuando era un niño”, explicó.

Su esposa murió hace unos años, y el Sr. Vitolo ha pasado la última década preocupándose más por las cuentas de la calefacción de la casa, que ahora comparte con una hija, Marie, que sobre el aumento de la asistencia del santuario.

Cerca de la puerta de su casa hay un patio abandonado, lleno de basura, a través de la calle está Jerry Steakhouse, que fue un negocio espectacular en el otoño de 1945, pero que ahora se encuentra vacante, señalado por un letrero de neón oxidado de 1940.

La dedicación del Sr. Vitolo a su santuario persiste, no obstante.

”Yo digo a Joseph que la autenticidad de la capilla es la pobreza”, dijo Geraldine Piva, una creyente devota.

“Él nunca ha hecho ningún dinero del santuario”.

Por su parte, el Sr. Vitolo dice que un compromiso inquebrantable con las visiones da sentido a su vida y le protegió de su padre, que murió en el 1960.
.
Él es energizado cada año, dice, por el aniversario de las apariciones de la Virgen, que está marcado con una misa y celebraciones.
.
Los devotos del santuario, que ahora suman alrededor de 70 personas, viajan de varios estados para asistir.

El envejecido vidente ha coqueteado con la idea de mudarse – tal vez a Florida, donde su hija Ann vive -, pero no puede abandonar su lugar sagrado.

Sus huesos crujen al hacer la caminata hasta el sitio, pero planea hacer la escalada durante todo el tiempo que pueda.

Para un hombre que luchado durante mucho tiempo para encontrar una carrera, las visiones de hace 57 años han resultado ser una vocación.

“Tal vez si pudiera llevar el santuario conmigo, me volvería a mudar”, dijo.

“Pero recuerdo que, en la última noche de las visiones en 1945, la Virgen María no dijo adiós. Ella solo se fue.
.
Entonces, quién sabe, algún día podría estar de regreso. Si lo hace, voy a estar aquí esperándola”.

La dirección del santuario es 3191 Grand Concourse, Bronx, NY 10468

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: