Las adicciones son un gran mal de nuestra época.

Porque la gente busca escapar de una realidad que les resulta dolorosa.

Y una de esas drogas es la pornografía.

La cual refleja la revolución sexual que está cambiando la moralidad cristiana de occidente.

adiccion a la pornografia

La pornografía funciona de la misma forma que las drogas porque actúa sobre las mismas áreas del cerebro que ellas.

Pero además tiene rebotes sociales perversos.
.
Como la insensibilización al placer sexual entre personas, la ruptura de las parejas y familias, está asociada con la pedofilia.
.
Y tiene consecuencias nefastas para la reproducción de las sociedades como está estudiado en Japón.

Lo que veremos que nos muestra Japón es que el mucho sexo conduce a la pornografía y luego al hastío del sexo real, convirtiendo a las sociedades en un páramo del ‘invierno demográfico’.

 

LA INSENSIBILIZACIÓN DEL PLACER SEXUAL

Usualmente la pornografía es censurada y denunciada por la cosificación inmoral del sexo y por la adicción que produce.

Que lleva a que los consumidores se separen de la realidad, presentándose junto a otras adicciones como las drogas y el alcohol.

viendo pornografia

Un estudio ha demostrado que el consumo frecuente de pornografía insensibiliza químicamente al cuerpo, haciéndole incapaz de mantener un placer sexual normal.  

Una investigación muestra que el uso de la pornografía puede causar una disfunción sexual.

Lo que insensibiliza la reacción del cuerpo al placer sexual normal, según un informe publicado en la revista estadounidense en inglés titulada Psychology Today (Psicología Hoy).

Marnia Robinson es la autora del informe, que fue originalmente parte de un libro publicado en inglés de la que ella es coautora, con su esposo, el doctor Gary Wilson.

Un capítulo del libro, objeto del informe, igualmente lleva por título: “Cupid’s Poisoned Arrow: Biology Has Plans for Your Love Life” (El dardo envenenado de Cupido: La biología tiene planes para tu vida amorosa).

Robinson explica que el cerebro puede tornarse insensible a la dopamina, el neurotransmisor que activa la reacción del cuerpo al placer sexual.

Y lo hace por medio del tipo de sobre estimulación que está fácilmente disponible mediante la cultura de la pornografía por la red cibernética.

El resultado es que los usuarios caen dentro de una dependencia química, requiriendo grandes dosis para lograr el mismo efecto. 

Este fenómeno es lo que promueve el mercado para “los géneros extremos” de la pornografía.
.
Y es lo que  reduce la habilidad del adicto para poder reaccionar a los encuentros sexuales en la vida real.

Los hombres que intentan ponerle un paro a una adicción a la pornografía, reportan que sufren de síntomas de retraimiento, tales como una caída temporaria en la libido,  insomnio, irritabilidad, pánico,  dificultad para la concentración, y hasta de síntomas parecidos a los de la gripe.

En otro estudio se ha podio escanear esto en el cerebro.

cerebro y pornografia

 

LA ADICCIÓN A LA PORNOGRAFÍA FUNCIONA FÍSICAMENTE IGUAL QUE EL ALCOHOLISMO Y LAS DROGAS

Un estudio del cerebro acaba de encontrar que la pornografía funciona activando el mismo proceso de dependencia en el cerebro que el alcohol y las drogas.

Repetimos que  sus efectos dañinos para las personas que la consumen, es que deforma su visión del sexo, estimula a los varones a tratar a las chicas como objetos, causa pérdida de memoria corto plazo, disminuye la respuesta sexual a través del tiempo, destruye relaciones y es dañino para el empleo.

La investigadora doctora Valerie Voon de Cambridge estudió a 19 hombres de entre 19 a 34 años que habían intentado dejar la pornografía y fallaron, incluso después de perder relaciones y empleos debido a su hábito de la pornografía.

Voon escaneó los cerebros de los hombres al ver imágenes eróticas y encontró que muestran las mismas respuestas de adicción que los alcohólicos muestran ante anuncios de bebidas alcohólicas, o los drogadictos muestran ante imágenes de distribuidores de drogas.

“Hemos encontrado una mayor actividad en una región del cerebro llamada el estriado ventral, que es un centro de recompensa, que participa en el procesamiento de la recompensa, la motivación y el placer”, dijo Voon al Sunday Times.

Cuando un alcohólico ve un anuncio de una bebida, su cerebro se ilumina de una manera determinada y él será estimulado de una manera determinada. 

Estamos viendo el mismo tipo de actividad en los usuarios de la pornografía”.

En un informe presentado en 2008 en el Congreso de los Estados Unidos, el psiquiatra Jeffrey Satinover había dicho que

“La ciencia moderna nos permite comprender que la naturaleza subyacente de la adicción a la pornografía es química, casi idéntica a una adicción a la heroína.

Sólo el sistema de entrega es diferente”.

Estudios anteriores han demostrado que el uso de la pornografía conduce a una disminución de la respuesta sexual a través del tiempo, junto con la pérdida de memoria a corto plazo.

El estudio de Voon fue parte de un documental británico llamado “Porno en el Cerebro”, que salió al aire en el Canal 4 del Reino Unido.

“La edad de la inocencia ha terminado.
.
Internet es ahora un buffet gratuito de depravación online.
.
Dado que sabemos que la pornografía es adictiva, no ocuparse de ello es como dejar heroína suelta en casa para que los niños tomen”
, afirma Martin Daubney, editor de la revista Loaded, y encargado de presentar en la TV británica el documental elaborado por la doctora Voon.

 

LA PORNOGRAFÍA EN LÍNEA ESTÁ DETRÁS DE LA MITAD DE LOS ABUSOS SEXUALES

El cincuenta por ciento de todos los casos de abusos sexuales de niños están vinculados a la pornografía en línea, según una investigación oficial realizada por el Reino Unido.

Y las víctimas vulnerables no necesariamente son personas problematizadas, sino que vienen de hogares estables y amorosos, y de todos los sectores.

pornografia niños

Es tal la polución pornográfica en nuestra cultura y en los medios de comunicación, que tarde o temprano nuestros hijos y los hijos de amigos y familiares, se encontrarán con la pornografía.

Que comenzará distorsionando la visión de los jóvenes sobre lo que es aceptable, requerido o esperable del sexo, y a partir de allí visualizar a otros como objetos para ser usados y abusados. 

Podemos quitarles Internet, la televisión y los teléfonos inteligentes, pero estas medidas apenas podrán detener la marea de imágenes pornográficas que les bombardean a partir de otras fuentes que no podemos controlar, por ejemplo, grupo de amigos y compañeros de clase.

El informe dijo que es raro encontrar casos de abuso donde la tecnología como los teléfonos móviles y los ordenadores no estuvieran de alguna manera conectados. 

Ejemplos del abuso sexual en Internet incluyen alentar a los niños a intercambiar imágenes sexualmente explícitas en los teléfonos móviles.
.
También adultos contactando niños en sitios de redes sociales como Facebook.
.
Y la visualización de pornografía violenta o extrema y discutirlo durante los asaltos sexuales.

pornografia en japon

 

LOS COSTOS SOCIALES DE LA PORNOGRAFÍA EN JAPÓN, SE PAGAN CON EL “INVIERNO DEMOGRÁFICO”

Las catastróficamente bajas tasas de natalidad de Japón asustan.

Para el año 2060, se proyecta que la población total de Japón caerá en un tercio, el mismo porcentaje de muertos por la peste Negra en Europa del siglo XVI.

El declive demográfico de Japón ha dado lugar a algunas adaptaciones espeluznantes, como las muñecas que hablan para ancianos sin nietos, o los nietos por un día.

Los intentos para fomentar la maternidad a través de incentivos económicos han fracasado, como ha sucedido en otros países con bajas tasas de natalidad.

Los japoneses más jóvenes no están interesados en la reproducción de la raza.

Y ahora, según un artículo publicado en The Guardian, están cada vez menos  interesados en el sexo, también.

Una encuesta encontró que el 61 por ciento de los hombres casados y el 49 por ciento de las mujeres solteras de entre 18 y 34 no estaban involucrados en algún tipo de relación. 

Otra encuesta encontró que un tercio de estos menores de treinta no habían tenido citas.

Más inquietante, un estudio realizado por la Asociación de Planificación Familiar de Japón reveló que el 45 por ciento de todas las mujeres japonesas de entre 16 y 24 no estaban interesadas o despreciaban el contacto sexual.

Más de una cuarta parte de los hombres sentía lo mismo.

Como The Guardian dice, los japoneses menores de 40 años no se van a multiplicar por deber, como lo hicieron las generaciones de posguerra.” 

¿Por qué?

Parte de la razón tiene que ver con las actitudes de las mujeres japonesas en la fuerza laboral.

Como una mujer de 32 años de edad, dijo al periódico, “las posibilidades de promoción de una mujer en Japón quedan muertas tan pronto como ella se casa”.

El supuesto es que ella va a quedar embarazada y tiene que renunciar.

Mientras que ayuda a explicar por qué su generación no tiene hijos o incluso no se casa, no explica la falta de interés en el sexo.

Y ciertamente no explica por qué un creciente número de japoneses hombres no están interesados en esto tampoco.

Un hombre de 31 años de edad habló en nombre de muchos de sus compañeros cuando dijo:

“Encuentro a algunas de mis amigas atractivas, pero he aprendido a vivir sin sexo.
.
Los enredos emocionales son demasiado complicados… No puedo ser molestado”.

pornografia digital fondo

 

¿QUÉ HA PASADO CON LA CULTURA DE JAPÓN?

Se ha llegado al hentai. Es el argot japonés para lo “perverso”.

Sin embargo, la perversidad japonesa es tan exagerada que los estadounidenses han tomado la palabra sin molestarse en traducirla. Ahora es su propia palabra en Inglés.

La pornografía en Japón ha sido legal desde hace siglos.
.
Sí, desde hace siglos.
.
En los días de grabados en madera, los japoneses hacían un mundo flotante de impresiones que a menudo representaban la actividad sexual junto con otras representaciones dramatizadas de conducta hedonista.

Los japoneses veían en el sexo en la forma en que los antiguos romanos lo hicieron, y llevaron a cabo muchas de las prácticas. 

Sin embargo, la cultura tradicional japonesa se ha “interrumpido” por su relación con Occidente.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón se convirtió en fuente de fabricación barata para los EE.UU., y se metió en juguetes y ropa en el estilo de los niños occidentales.

Esto se convirtió en el trampolín para la cultura kawaii de “hiper-ternura” para las mujeres adultas en Japón.

Esto llegó a ser fusionado con la cultura sexual permisiva de Japón, y empezó a haber una fusión extraña de los adultos que se hacen pasar por niños en la pornografía.

Ahora, los adultos no son los únicos actores: los niños son abiertamente destacados en la industria de la pornografía en Japón en su lucha por mantenerse al día con la creciente demanda de materiales más over-the-top.

internet porno

 

EL EXCESO DE PORNOGRAFÍA HA LLEVADO A LA REPRESIÓN

Ahora lo que está ocurriendo en Japón es que el exceso ha llevado al extremo opuesto de la represión.

Los deseos sexuales normales han sido sustituidos por la pornografía, y a su vez esto permite a la gente a evitar las relaciones sexuales normales.

Y, cuando usted tiene años mirando hentai porn, su apetito por lo normal está casi completamente distorsionado y es irreconocible.

Además de eso, cuando Japón empuja a las mujeres a la educación y, a continuación, las empuja a la carencia de empleo como vimos antes; los hombres y mujeres japoneses se sienten empujados a conflictos que, en última instancia los dejan sintiéndose totalmente alienados de la sociedad.

La psicóloga Aoyama dice que los sexos, especialmente en las ciudades gigantes de Japón, tienen “una espiral de distancia el uno del otro”. 

A falta de objetivos comunes a largo plazo, muchos están recurriendo a lo que ella llama “Pot Noodle Love” –una gratificación fácil o instantánea.
.
En la forma de relaciones sexuales ocasionales, citas a corto plazo y recursos tecnológicos: pornografía en línea, novias de realidad virtual, dibujos animados anime. 

O bien están optando por la sustitución de amor y sexo con otros pasatiempos urbanos.

Algunos de los clientes de Aoyama se encuentran entre la pequeña minoría que ha tomado el aislamiento social a extremos patológicos.

Ellos se están recuperando del hikikomori (“confinados” o reclusos) dando los primeros pasos para reunirse con el resto del mundo, otaku (geeks), y a largo plazo parasaitos shingurus (parásitos solteros) que han llegado a sus 30 años de edad sin lograr salir de la casa.

De los aproximadamente 13 millones de personas no casadas en Japón que actualmente viven con sus padres, en torno a tres millones son mayores de 35 años.

“Algunas personas no pueden relacionarse con el sexo opuesto físicamente o en cualquier otra forma.
.
Ellos flaquean si tocan al otro sexo”
, dice.
.
“La mayoría son hombres, pero estoy empezando a ver más mujeres.”

mujer viendo porno en notebook

 

UNA LECCIÓN PARA OCCIDENTE

De hecho, es una tragedia ver una cultura milenaria como la de Japón muriendo gradualmente.

Sin embargo, esta es una lección importante para todas las culturas modernas.

¿Cuán diferentes son las actitudes japonesas hacia el matrimonio y la vida familiar de sus homólogos europeos?

Las tasas de natalidad están cayendo en picado en todo el mundo desarrollado… los japoneses están simplemente haciéndolo desde antes que los demás.

Cuando la gente habla acerca de que la pornografía es un “crimen sin víctimas”, esto es simplemente erróneo en muchos niveles.
.
No sólo las víctimas de la degradación del porno son los “actores”, sino toda la sociedad sufre la objetivación de la humanidad.

Es extraño decirlo, pero parece ser cierto: mucho sexo conduce a ningún sexo.

Llega un punto en que todo el material hentai y los medicamentos no pueden despertar un deseo sexual quemado en el mundo real.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: