En 1972, pocos años después de finalizado el Concilio Vaticano II, Pablo VI dijo una enigmática frase.

Que el “humo de satanás” se había infiltrado por alguna grieta del Vaticano.

¿Qué quiso decir Pablo VI refiriéndose al humo de satanás?

¿Hablaba de sectas satánicas actuando o de una influencia espiritual satánica, o era sólo alegoría?

el-humo-de-satanas

Más de 4 décadas después la Iglesia ha perdido predicamento en occidente.
.
Y las fuerzas modernistas parecen estar más activas que nunca haciendo lobby para cambiar aspectos doctrinales del catolicismo por la fuerza de los hechos.

Este es un material especialmente controvertido, para su discernimiento.

Convendría que leyeras también esto, porque los sacerdotes son los más atacados por el maligno: 
La apostasía y pérdida de fe del clero está profetizada por varios santos

 

LA ESPELUZNANTE AFIRMACIÓN

Una de las alusiones más espeluznantes de un pontífice fue la afirmación del Papa Pablo VI en 1972, de que el “humo de satanás” se había infiltrado por una grieta del Vaticano.

Al respecto existen varias interpretaciones de esto.
.
Una es que haya hablado en sentido real de una actividad de sectas satánicas en el Vaticano.

Y otra es que haya sido una alegoría para describir la influencia maligna en la iglesia de una mentalidad moderna que penetró a partir del Concilio Vaticano II.

Durante décadas se manejó que cuando el Papa Pablo VI hizo su famosa declaración se refería a las distorsiones del Concilio Vaticano II.

Especialmente en la forma de modernización de las devociones y las misas, o tal vez la omnipresencia del liberalismo.

Pero hay indicios que posiblemente se refiriera a algo más preciso y distinto.

Pablo VI y el Cardenal Ratzinger

 

MÁS QUE UN PROBLEMA DE MISAS Y DEVOCIONES POPULARES

Es posible que un curso modernista tras el Concilio Vaticano II fuera parte de su comentario sobre el humo de satanás.

Una traducción detallada de lo que dijo el Papa en ese fatídico día – el noveno aniversario de su asunción al pontificado, durante una misa de la solemnidad de San Pedro y San Pablo – proporciona la visión casi sorprendente.

Parece que Pablo VI hablaba en términos mucho más profundos que la simple preocupación por la forma en que Concilio Vaticano II podía ser interpretado, o cómo se celebraba la Misa a partir de ahí.

Se refería a la infiltración de la moderna psicología, la sociología y el cientificismo en las filas de su clero y de la jerarquía que servían como pastores.

El Papa, en la audiencia general del 15 de noviembre del mismo año, advierte que:

– una mentalidad científica impregna el catolicismo;
.
– que la Iglesia estaba sucumbiendo a las nociones modernas de la “investigación” y la “objetividad”, en vez de acentuar el genio de Dios;
.
– y que trataba de poner la duda en todo momento y negar las raíces mismas del cristianismo: misticismo y sobrenaturalidad.  

Ciertas corrientes sociológicas de hoy tienden a estudiar a la humanidad, mientras que prescinden de ese contacto con Dios.

Por el contrario, la sociología de San Pedro y la sociología de la Iglesia estudian a los hombres señalando precisamente este aspecto sagrado de la conversación con lo inefable – con Dios, con el mundo divino”.

 

EL CIENTIFICISMO CREANDO DUDA SOBRE LO SOBRENATURAL

El Papa tanto implícita como directamente dijo que la adopción de conceptos psicológicos modernos para reemplazar las teorías espirituales creaba una nueva actitud de escepticismo hacia los milagros.

Y comenzaba a contar que el mismo satanás era una “superstición”. 

Hay duda, incertidumbre, inquietud problemática, insatisfacción, confrontación, dijo Pablo VI.

Para inmediatamente después decir que “de alguna fisura el humo ha entrado en el templo de Dios” en su famosa homilía, que a menudo es extraída fuera de contexto.

Ya no hay confianza en la Iglesia, añadió el Papa.

Ellos confían en el primer profeta profano que habla en alguna revista o algún movimiento social, y corren tras él a preguntarle si tiene una fórmula para la verdadera vida”.

“La duda ha entrado en nuestras conciencias, y entró por una ventana que debería haber sido abierta a la luz”.

La ciencia existe para darnos verdades que no nos separan de Dios, sino que nos hace que lo busquemos más y lo celebremos con mayor intensidad”.

En cambio, la ciencia nos da la crítica y la duda.

Los científicos son los que más cuidadosamente y penosamente esfuerzan sus mentes.

Pero acaban enseñándonos: ‘No lo sé, no lo sabemos, no podemos saberlo’. La ‘academia’ se convierte en el gimnasio de la confusión y contradicciones a veces absurdas”.

Esta negación de lo sobrenatural – el “estado de incertidumbre” – está ahora ejerciendo su predominio en la Iglesia, se lamentó el pontífice en su discurso (el texto completo nunca  fue registrado por el Vaticano).

“Hubo la creencia de que después del Concilio habría un día de sol para la historia de la Iglesia”, entonó el Papa.
.
“En cambio, es la llegada de un día de nubes, de tempestad, de oscuridad, de investigación, de incertidumbre”.

En lugar de la fe, ahora hubo escepticismo.

En vez de exorcismo, hubo psicología.

Nada es aceptado a menos que pudiera cumplir con el protocolo estrecho de un laboratorio.

Cuando el Vaticano II abrió las ventanas de la iglesia, estaba buscando la luz del sol de la profunda fe cristiana del pasado.

Pero permitió que la ciencia y su filosofía de la duda, como el humo oscuro, entrara.

pendiente modernista

 

¿CÓMO HA SUCEDIDO ESTO?

El Papa dice a los que están presentes:

“Ha habido una intervención de un poder adverso, su nombre es el diablo, este misterioso ser al que la carta de San Pablo se refiere”.

Observó el Santo Padre:

Creemos que algo preternatural ha venido al mundo precisamente para perturbar, para sofocar los frutos del Concilio ecuménico.

Y para impedir que la Iglesia irrumpa en un himno de alegría por haber renovado en plenitud su conocimiento de sí misma”.

Añadió que, una vez los obispos llevaban procesiones a sitios de un milagro de renombre, ahora, en un clima hiper-académico, ignoraban estas prácticas.

El Papa también mencionó la pérdida del hábito religioso y las manifestaciones exteriores de la vida religiosa.

Queda la idea de que se estaba refiriendo a una infiltración más grande, que eventualmente vaciaba los bancos, cuando los fieles ya no sentían lo sagrado.

Y esto nos lleva a las palabras de una llamada “profecía de 1990”, donde supuestamente el Señor dijo:

Mi mayor enemigo es la ciencia, incluso más que los medios de comunicación. 

La ciencia que altera la vida, la ciencia que crea un cielo falso, la ciencia que labora con el vientre y los genes.

La ciencia que ha llenado el aire con el poder del enemigo, la ciencia que crea la brujería química y ensucia la tierra.

La ciencia que trata de crear vida, pero no puede, en realidad ni siquiera sostenerla, la ciencia que ha negado a Dios. 

Esto caerá, y todas sus creaciones con ella”.

 

EL “HUMO DE SATANÁS” ESTÁ SIENDO ALIMENTADO DESDE DENTRO DE LAS PARROQUIAS

Esto lo vemos funcionando hoy en las Parroquias.

El éxito del trabajo de satanás, ha socavado a la iglesia, castrando su ministerio, saboteando los objetivos del Espíritu Santo y capturando a una multitud de almas.

Es la reinterpretación modernista de la fe católica de muchos sacerdotes.

Los resultados reduccionistas de los estudios bíblicos modernos y la infiltración de una mentalidad modernista, racionalista y materialista significa que lo sobrenatural se asumió que era imposible.

Y por lo tanto las historias de la Biblia (y también todos los elementos sobrenaturales de la fe) tenían que ser ‘des-mititologizados’.

Todo lo sobrenatural en el relato bíblico y en las vidas de los santos y en la enseñanza de la iglesia se supone que es imposible.
.
Y tuvo que ser “reinterpretado” para que ello tuviera sentido para la gente moderna, gente con mentalidad científica.

Así que la alimentación de los cinco mil no fue un milagro. 

En cambio, el “verdadero milagro” fue que todo el mundo compartiera su almuerzo.

Todo tenía que ser interrogado y “reinterpretado” de tal manera que pudiera ser aceptado y comprendido por la gente contemporánea.

Así que cuando llamamos a Jesucristo “Dios encarnado” lo que realmente quiere decir es que fue tan plenamente humano.

Y que al llegar a su potencial como un hombre nos muestra como luce la divinidad.

Cuando hablamos de la Santísima Virgen nos referimos a que ella era “una muy buena y santa mujer joven judía”.

Cuando hablamos de la ‘presencia real’ queremos decir que vemos “el Cristo que está dentro de cada uno de nosotros”.

Y ni que hablar de los relatos del Antiguo Testamento.

Cuando se refiere al milagro de la apertura en dos del Mar Rojo para que pasar el pueblo de Israel que huía de Egipto, la reacción es “tiene que haber sigo un signo mucho menor, que luego el paso del tiempo lo fue agrandando”. 

Es el humo de satanás, y él está prácticamente triunfante dentro de las iglesias protestantes.

Y por desgracia, la Iglesia católica moderna está acribillada a través de la misma herejía nociva.

Noe - modernismo

 

REVISTEN DE NUEVO SIGNIFICADO A LOS TÉRMINOS VIEJOS

La razón por la que es tan eficaz es porque esos sacerdotes siguen utilizando todo el lenguaje tradicional de la liturgia, las Escrituras y los credos.
.
Pero han cambiado su significado por completo.

Ellos en realidad nunca se ponen de pie y dicen que han cambiado el significado, y que ya no creen en la fe de los apóstoles.

No discuten el hecho de que no sólo han cambiado el significado, sino que le robaron el sentido por completo.

En su lugar, permanecen semana tras semana recitando el credo como si ellos creyeran que es verdad.

Pero lo que quieren decir con “verdadero” es totalmente diferente de lo que su gente dice.

Así por ejemplo, lo que uno de estos sacerdotes dice el día de Pascua:

“¡Aleluya! Hoy nos regocijamos en la gloriosa resurrección de Nuestro Señor Jesucristo de entre los muertos”.

Su pueblo cree que él realmente piensa que el cuerpo muerto de Jesús volvió a la vida por el poder de Dios y que él se fue a vivir para siempre.

Pero de hecho para él realmente significa que “de alguna forma las hermosas enseñanzas de Jesús fueron recordadas y continuadas por sus seguidores mucho después de su trágica muerte”.

 

ESTOS SACERDOTES SON CONFUSOS Y SIEMBRAN LA CONFUSIÓN

Las personas no saben por qué la vida católica de estos sacerdotes es tan ligera y blanda.

Y no saben por qué su estilo es tan carente de sustancia, y siguen su camino confuso, pensando que realmente creen en la fe católica cuando, en realidad, no lo hacen en absoluto.

En consecuencia, realmente no tienen mucho que decir en el mensaje.

Porque ellos no creen en la veracidad fáctica de los evangelios.

Excepto como una especie de hermosa historia que inspira a la gente a ser más amable con los demás.

Todo lo que queda de su sacerdocio, por lo tanto, ha de ser del tipo para entretener a la gente con pensamientos inspiradores.

Y llevar a todos a ser más amables y tratar de salvar el planeta.

Los pobres fieles han tragado todo esto durante dos o tres generaciones.

Y ellos ni siquiera saben que están tragando veneno, porque las mentiras están todas vestidas con el mismo lenguaje tradicional que la Iglesia siempre ha usado.

Es como si alguien pusiera ácido de la batería en una botella de leche y se la da a un bebé, sin imaginar que hubiera algo malo en ello, de hecho pensó que era lo mejor para el bebé.

Los fieles no saben por qué su iglesia se ha convertido muchas veces como un cruce entre un concierto de Joan Baez y una reunión de activismo político.

Esta es la razón por lo que la evangelización de los católicos de banco de iglesia sea probablemente la tarea más difícil de todas.
.
Ellos no saben lo que no se les ha dicho.

Durante tres generaciones, se les ha dado la leche aguada y se les dijo que era vino.

No se les ha hablado de doctrina ni de las luchas culturales. 

Los católicos en realidad han retrocedido en las herramientas para comprender la fe y para juzgar que es herejía y que no. 

En realidad creen que la luz Católica se trata de las varias banalidades y lugares comunes que se dicen desde el ambón.

Y se asombran al pensar que hay algunos de nosotros que piensan que han sido alimentados en realidad con una versión del cristianismo que es apenas parte muy incompleta del cristianismo.

¿Estoy equivocado? ¿Exagero? ¿Soy crítico? ¿Me olvido de algo?Espero comentarios.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: