Todos pasamos por momentos en nuestra vida en que las cosas se nos trancan.

Nos suceden situaciones dolorosas y nos cuesta recomponernos.

Y nos preguntamos por qué Dios permite esto.

Cuando en realidad la pregunta debería ser para qué Dios permite esto.

una lagrima en la mejilla

La respuesta espiritual, como veremos abajo, es que Dios nos ha equipado con una gran capacidad de soportar el dolor para purificarnos.

Y paradójicamente tenemos una baja tolerancia al placer. Y lo vemos, porque rápidamente éste se desvanece.

Mira cómo es este mecanismo.

 

LOS BACHES DE NUESTRA VIDA

Hay baches en la vida que nosotros encontramos en algún tramo de la vida.

¿Sabes lo que significa un bache? Un bache es un agujero, un pozo, un defecto en la carretera, un revés.

Algo que nos detiene. Algo que puede causar daños.

También puede hacernos cambiar nuestro camino – y ese puede ser el punto.

¿Nos dirigimos por el camino a Dios – a la gloria – o por el camino del mundo?

Los caminos del mundo pueden parecer suaves al principio, pero están llenos de peligros ocultos.

Cada vez que llegamos a la rutina, tenemos que asegurarnos de que no nos hemos desviado nuestro papel – del plan de Dios, de nuestra misión.

No es la gloria de este mundo (el poder, el placer y la popularidad, el ensimismamiento, el orgullo y la glotonería) sino que es el resplandor auténtico y la gloria del Cielo.

Recuerda que satanás es “el príncipe de este mundo” y te seducirá, como él hace, él te ciega, no podrás ver lo que viene.

Él es la “oscuridad brillando”.

sufrimiento joven sentado en el piso

 

¿POR QUÉ LLEGAMOS A BACHES?

A veces, por errores. A menudo, por el pecado.
.
También, porque Dios está tratando de detenernos y nos hace pensar, está tratando de reorientarnos.
.
Está tratando de empujarnos hacia un camino diferente
.

Llegamos a una carretera de baches cuando ésta no está siendo mantenida o nosotros nos hemos desviado o hemos sido distraídos (de lo que es más importante en la vida) y no prestamos atención.

Cuanto más baches, más nos vamos a golpear, aunque el diablo te otorgue un cúmulo de lujurias en el camino.

Toma el tiempo para pensar en los “baches” en tu vida, cuando ocurrieron, y lo que pueden haber significado.

Más importante aún, mira lo que ellos indican.

Baches grandes. Baches pequeños. Medianos. Problemas cotidianos. A veces, enfermedad. A veces, una trampa.

dibujo de niño sufriendo

 

DIOS NOS FRENA CON LOS BACHES

Nunca es agradable estar yendo bien y de repente sentir que un neumático choca contra algo que no está destinado a estar allí. No lo viste venir. O bien, no podías desviarte.

Ellos son lo peor cuando nos estamos moviendo demasiado rápido o nuestros ojos están vagando.

Y cuando nos estamos moviendo demasiado rápido, no nos detenemos a pensar en por qué ocurrieron.
.
Y por lo tanto con demasiada frecuencia nos dirigimos a otros aún más grandes
 (o retornamos y otra vez hacemos lo mismo).

Piensa en esto también: cómo pequeños baches en tu vida pueden haber precedido a los grandes baches.

Si no son baches, golpes. A veces, hay un precipicio. Durante un tiempo, no será posible que sigas adelante. Pudo haber sido causado por un “neumático” desinflado.

Eso podría haber sido un punto de Dios: para pararte en tu ruta y hacer que vuelvas a evaluar dónde estabas y dónde te dirigías.

Los baches nos ponen en la “trilla” para separar la paja – las ramas y las cosas malas – del trigo (para que evitemos el purgatorio).
.
Dios no nos juzga por nuestros problemas, sino por cómo respondemos a ellos.

Podría ser una cuenta más grande de lo que esperábamos. Podría ser una factura que no podemos pagar. Podría ser la venta de la casa que se cae (que podría ser una más grande).

Y podría ser algo serio como un divorcio o la pérdida de un ser querido o la amenaza de una dolencia.

A menudo, los pequeños baches (cuando no se tratan) se convierten en grandes.

el sufrimiento

 

CORRIGE TU CAMINO Y EJERCITA EL OPTIMISMO 

Puede que no seas capaz de ver a través de un agujero profundo, pero recuerda: más allá está el trabajo adecuado, la casa correcta, el cónyuge correcto.

Renunciar al reino del mundo y convertirnos de nuevo a Dios.

Evita la autocrítica feroz, juzgar a los demás, y tratar de controlar todo en su vida y las vidas de quienes le rodean.

Si te frustras porque las cosas no van como tu quieres, sólo te preparas para la negatividad.
.
Que es una manera de permitir a los demonios invadir tu espacio
.

Tu no tienes control sobre todas las cosas que te suceden, pero tienes el control total sobre cómo responder a ellas.
.
Toma toda esa energía desperdiciada en tratar de forzar la vida para adaptarse a tu percepción de cómo debería ser.
.
Y canalízala en lugar de hacer frente a lo que la vida te trae
.

mujer y niña sufriendo

 

EL TESTIMONIO DE UN EX OCULTISTA Y AHORA CRISTIANO, LLAMADO GREG GRIFFIN

Él dice,

Muchas personas vienen a la fe en Cristo y algunos creen que una varita mágica se posará sobre ellos y todo estará bien.

Pero la genuina sanación no funciona de esa manera.

Cuando salí de lo oculto entonces realmente encontré a Jesús a la edad de cuarenta años.

He experimentado una temporada de pruebas, quebrantamientos, y remodelaciones de Dios.







Yo pasé por algunos de los momentos más dolorosos que he tenido en mi vida.

Pero he encontrado esta verdad en el camino: a satanás le gusta hacernos daño, el quiere matarnos, robarnos y destruirnos.

Pero cuando Dios nos quebranta, es para nuestro propio bien.
.
Dios tiene que sacar toda la escoria y el mal de nosotros.
.
El proceso no es agradable,
por cierto, pero Él nos permite pasar por ese tipo de dificultades, porque Él sabe que nos bendecirán.

hombre comiendo ajies sufrimiento

 

¿SABÍAS QUE NUESTRA TOLERANCIA AL DOLOR ES MAYOR QUE AL PLACER?

Uno de los grandes misterios de nuestra vida en este mundo es que podemos soportar más dolor que placer.

De hecho, podemos soportar solamente un poco de placer a la vez, porque rápidamente se desvanece el escenario que lo hizo posible.

Demasiado placer en realidad nos vuelve a traer dolor: enfermedad, resaca, obesidad, adicción, pereza, incursionar en adicciones dañinas, e incluso aburrimiento.

Sin embargo, parece que somos capaces de soportar mucho dolor.

Algunos de nuestros dolores, ya sean físicos o emocionales, pueden ser muy intensos y durar años.

¿Por qué es que podemos soportar más dolor que placer?

Los fisiólogos y antropólogos podrían centrar su respuesta en nuestra lucha por la supervivencia.

El ser capaces de soportar el dolor nos ayuda más que ser capaces de disfrutar el placer.

Jardin del eden von Adi Holzer

 

PERO TAMBIÉN HAY UNA RESPUESTA ESPIRITUAL

La respuesta espiritual es que el dolor es ahora, mientras que el placer es para el más allá.

En este mundo, en este valle de lágrimas, que nos está probando; estamos destinados a llenar nuestro cociente de dolor.

Y mientras que disfrutamos algunos placeres aquí, son sólo un anticipo de lo que será en el Cielo.

El anticipo parece limitarse al tamaño de un bocado.

De lo contrario, estaríamos abrumados por placer, distraídos por él, e incluso enfermos y esclavizados por él.

Hasta que el dolor no haya tenido su efecto adecuado dentro de nosotros, no seremos disciplinados o lo suficientemente puros para disfrutar adecuadamente grandes cantidades de placer.

El dolor es por lo tanto nuestra primera misión aquí en este mundo, este paraíso perdido.

El dolor nos purifica y enseña.

Jardin del eden thomas cole

 

¿CÓMO LLEGAMOS A ESTO?

Debemos recordar que Dios nos ofreció el paraíso del Edén con la condición de que confiáramos en que Él nos enseñaba qué es lo mejor.

Pero nosotros insistimos en la ciencia del bien y del mal para nosotros y el derecho a decidir lo que era correcto y lo incorrecto.

Queríamos un mejor trato que en el Edén. Aquí estamos ahora en que “mejor trato.”

Adán y Eva eligieron comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, aun sabiendo que Dios había dicho que sería el comienzo de sufrimiento y muerte.

Y hemos ratificado su elección en innumerables ocasiones.

Dios, respetando nuestra libertad, no limita nuestra elección.

Más bien, dijo:
.
“Te esperaré en la cruz del sufrimiento y la muerte, y permitiré que el mismo sufrimiento y muerte sea el camino de vuelta a mí.”

Y así el camino de regreso al paraíso, a la más alta gloria celeste, es a través de la cruz.

Esta es la razón por la que nuestra tolerancia al dolor es mayor ahora que es nuestra capacidad para el placer.

Dios nos ha equipado de esta manera porque el dolor es por ahora, mientras que el placer es para más adelante.

mujer sufriendo

 

ESTAMOS EN EL CTI

Francamente, necesitamos una alta tolerancia al dolor, debido a que es un remedio necesario para una enfermedad muy grave.

Nuestra condición es grave y requiere una medicina fuerte.

La cruz y el dolor es la medicina fuerte necesaria.

Y por lo tanto nuestra tolerancia al dolor debe sin duda ser mayor que nuestra capacidad para el placer.

El dolor, a pesar de sus cualidades desagradables, tiene muchos efectos saludables:

Nos enseña límites y ayuda a conquistar nuestro orgullo.
.
Nos purifica.
.
Nos recuerda que este mundo está pasando y no puede en última instancia ser nuestra apuesta.
.
Intensifica nuestro anhelo por el Cielo y el encuentro con Dios.

.
Si sufrimos el dolor con la fe, nos lleva a buscar ayuda y confiar más en Dios.
.
El dolor soportado con fe es como estar bajo el bisturí del cirujano. El escalpelo inflige dolor, pero sólo a corta lo que es perjudicial.
.
Es un medicamento fuerte, pero de curación.

Por ahora, nuestra misión es clara.

El dolor tiene la sartén por el mango y es el medicamento fuerte que necesitamos.







hombre en carretera libre albedrío fondo

 

CUANDO EL DOLOR TE AGOBIE, BUSCA EL ALIVIO DE DIOS

Recuerda que Dios promete que su gracia será suficiente para nosotros (ver 2 Co. 12: 9), y que el dolor es sanador.

De hecho, es un regalo en un paquete extraño.

Esta es la misteriosa verdad por la que tenemos una mayor tolerancia al dolor que por placer.

Pero dada nuestra ubicación actual fuera del paraíso perdido, tiene sentido.

Un día, cuando el sufrimiento, el dolor y la muerte hayan tenido su efecto completo, vamos a entrar en el Cielo de Dios.

Donde el dolor no estará más y donde nuestra capacidad para el placer florecerá como una rosa.

Después de haber sido purificados por nuestro dolor, nuestra capacidad para soportar el placer ahora estará completa.
.
Y habrá alegrías inefables y glorias incalculables.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: