La oración tiene una función de llevar paz a nuestro ánimo.

Esto es lo primero que se advierte cuando comenzamos a hacerla.

Nos permite ver nuestros problemas de otra forma, sin tanto drama.

Y a la larga, la perseverancia en la oración nos permite lograr muchas cosas que ansiamos y que son para nuestro bien.

En última instancia es apelar al poder de Dios en una diálogo con Él.

manos orando

Pero también la oración permite interceder por los problemas de otros.
.
Es lo que Dios quiere para honrarlo.
.
Y para permanecer cerca de Él sin desviarnos.

Ver también otras de nuestras publicaciones:

oracion en grupo

 

UN CASO REAL  

A principios de 1990 un ciudadano estadounidense de origen chino en Tennessee, un hombre llamado Vincent Tan, tuvo una serie de encuentros milagrosos con los ángeles.

Como científico, él estaba tentado a ser escéptico de lo que estaba experimentando,.

Pero como cristiano, finalmente fue capaz de aceptar estos encuentros espirituales como un acontecimiento real y una bendición de Dios, y describió su historia en una entrevista.

Una mañana temprano, en 1996, Vincent despierta a las 4:30 am con la fuerte sensación de que se suponía que debía estar orando por alguien, una persona desconocida para él.

Empezó a hacerlo, se volvió a dormir, y luego despertó de nuevo a las 7 am y continuó orando.

Poco después sonó el teléfono, y por alguna razón el contestador automático no la recogió, ni siquiera la función de identificación de llamadas.

Vincent tomó el teléfono y dijo “Hola”, mientras una mujer en el otro extremo estaba diciendo “Hola.”

Sucedió que no había llamado la otra persona, sino que sus líneas estaban cruzadas, haciendo que ambos teléfonos sonaran al mismo momento. 

Cuando la mujer, que se llamaba Doris y que vivía en Iowa, descubrió que estaba hablando a Vincent Tan, ella se puso exaltada y le preguntó:

“¿Eres tú el Vincent Tan, que tuvo encuentros con el ángel hace unos años?”

Al enterarse de que era él, explicó Doris que ella y su madre, que vivía con ella y que estaba muriendo de cáncer, había leído el artículo sobre él.
.
Ysu madre desde entonces había estado orando por la oportunidad de hablar con este hombre acerca de sus encuentros angelicales.
.
Y así prepararse por su próxima muerte
.

Repentinamente Doris había despertado esa mañana con la sensación de que el Señor estaba a punto de responder a la oración de su madre.

Por lo que preguntó Vincent si estaría dispuesto a hablar con la mujer en cama en el altavoz-teléfono.

Él estuvo de acuerdo, y durante los siguientes cuarenta y cinco minutos le contó lo que había pasado.

Y cómo se le había dado la seguridad firme sobre el amor y la misericordia de Dios y la belleza del cielo y de los ángeles y de los santos que vivían allí.

Cuando Vincent terminó, la mujer respondió:

“¡Alabado sea el Señor. Amén”.

Hubo un largo momento de silencio, y por último, Doris volvió al teléfono y le dijo a Vincent que su madre en ese momento había muerto (Michael H. Brown, El Dios de los Milagros, p. 64).

Esta historia real es un recordatorio inspirador que, como Dios el Padre amoroso, está dispuesto a responder a nuestras oraciones de una manera que le da la gloria y nos ayuda a acercarnos más a Dios.

Mientras oramos con espíritu de perseverancia y confianza, estamos seguros de que somos tocados de forma maravillosa por la gracia divina.

Vivimos en una “sociedad instantánea” en la que se nos enseña a creer que debemos ser capaces de recibir lo que queramos sin tener que esperar.

Pero muchas historias son un recordatorio necesario que la persistencia es un valor esencial si queremos acercarnos a Dios y encontrar la verdadera y duradera felicidad.

Y esto nos trae un viejo cuento a la memoria.

esfera de reloj antiguo fondo

 

UN CUENTO

Érase una vez un pequeño pueblo en una tierra remota, aunque era fuera de lo común, tenía casi todos los artesanos necesarios: zapateros, sastres, panaderos, agricultores, carpinteros y un herrero.

Sólo un comerciante le faltaba: un relojero.

A través de los años, los relojes de la ciudad llegaron a ser tan inexactos y poco fiables que la mayoría de la gente dejó de darles cuerda.

Unos pocos, sin embargo, los mantenían en funcionamiento todos los días.

A pesar de que ya no medían el tiempo correcto, sus vecinos se burlaban de ellos, pero ellos perseveraron.

Finalmente, un día la noticia se difundió rápidamente que un maestro relojero acababa de mudarse a la aldea.

Todas las personas se apresuraron a su casa con sus relojes.
.
Pero la mayoría de los aldeanos aprendieron que sólo podían reparar los relojes que se habían mantenido funcionando todo el tiempo.
.
Los relojes abandonados e ignorados se habían vuelto demasiado oxidados para reparar (Edward Hays,  Memoria de Oración de un amigo, p. 124).

pasion de cristo oracion

 

USANDO EL SILENCIO PARA ORAR

Si rara vez oramos, u oramos sólo en aquellas ocasiones cuando necesitamos algo, no debería sorprendernos que nuestra oración no “funcione” muy bien.

La fidelidad o la oración regular dará lugar a los mejores resultados posibles.

Podríamos usar la analogía de ejercicio o actividad física: es mucho más saludable caminar durante una media hora todos los días que pasar ese tiempo tumbado en el sofá y viendo televisión.

Y es mejor hacer un poco de ejercicio todos los días que pasar largos períodos de tiempo sin ella, y luego tratar de hacerlo todo de una vez.

Lo mismo sucede con la oración.
.
Sí, se nos ha ordenado por Dios adorarlo, tenemos que hacerlo por el bien de nuestra propia alma.
.
Debemos tener nuestro propio tiempo de oración todos los días, aunque sólo sea durante diez o quince minutos.

Esto podría implicar el rezo del Rosario, ya sea en voz alta o en silencio, la lectura de la Biblia, ya sea utilizando las Escrituras asignadas a un día determinado, o pasajes elegidos al azar, el rezo del rosario de la Divina Misericordia y otras devociones favoritas.







Y pasar tiempo en silencio en la presencia del Santísimo Sacramento en la iglesia, pidiendo al Espíritu Santo su guía cuando estamos de repente ante un encuentro difícil o decisión importante.

O usar nuestra imaginación para visualizar y reflexionar uno de los relatos de los Evangelios, o simplemente hablar con Dios en la vida cotidiana sobre todas nuestras actividades actuales, nuestras preocupaciones y nuestras alegrías y tristezas.

Es bueno estar en silencio y aún cuando se ora, pero también es aceptable y bueno orar al conducir al trabajar o cuando se está sin hacer nada, o caminando.

Está bien pedir a Dios favores y ayuda.
.
Pero también debemos expresar nuestro dolor por nuestros pecados.
.
Nuestra gratitud por las bendiciones recibidas y nuestro culto a nuestro Creador.

Los que tratan de ser fieles en la oración descubren que un proceso de gradual está ocurriendo en sus vidas.

Es decir, que llegan a tener una mayor apreciación de la belleza y los placeres simples de la vida.

Descubren que los problemas de la vida no les molestan tanto como antes.

Y llegan a una conciencia más profunda de la presencia del Señor y de Su cuidado por ellos. 

Mientras hacemos este esfuerzo de usar la gracia de Dios en acercarnos a Él, podemos estar seguros que oirá nuestras oraciones y las tendrá muy cerca de su corazón.

oracion frente a imagen de la virgen maria

 

7 PUNTOS CENTRALES PARA COMPRENDER LA EFICACIA DE LA ORACIÓN

La idea es que hay un poder inherente en la oración.

De acuerdo con la Biblia, el poder de la oración es simplemente el poder de Dios, que escucha y contesta la oración.

Considera lo siguiente:

1) El Señor Dios Todopoderoso puede hacer todas las cosas; no hay nada imposible para Él (Lucas 1:37).

2) El Señor Todopoderoso invita a su pueblo a orar a Él.
.
La Oración a Dios debe hacerse persistente (Lucas 18: 1),
.
con acción de gracias (Filipenses 4: 6), con fe (Santiago 1: 5),
.
dentro de la voluntad de Dios
(Mateo 06:10),
.
para la gloria de Dios
( Juan 14: 13-14),
.
y desde un corazón en sintonía con Dios (Santiago 5:16).

3) Dios Todopoderoso escucha las oraciones de sus hijos.
.
Él nos manda a orar, y Él promete escuchar cuando lo hacemos.

.
“En mi angustia invoqué al Señor; pedí a mi Dios por ayuda.
.
Desde su templo oyó mi voz; mi clamor llegó delante de él, a sus oídos”
(Salmo 18:6).

niño orando

4) El Señor Dios Todopoderoso responde a la oración.
.
“Hago un llamamiento a ti, oh Dios, porque tú me respondes”
(Salmo 17: 6).
.
“Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias”
(Salmo 34:17).

5) Una idea popular es que la cantidad de fe que tenemos determina si Dios contestará nuestras oraciones.
.
Sin embargo, a veces el Señor contesta nuestras oraciones, a pesar de nuestra falta de fe
.
.
En Hechos 12, la Iglesia ora por la liberación de Pedro de la prisión (v. 5), y Dios contesta su oración (vv. 7-11).
.
Pedro va a la puerta de la reunión de oración y da golpes, pero los que están orando no le atienden en un primer momento por creer que no es realmente Pedro.
.
Oraron para que fuera liberado, pero fallaron en la espera de una respuesta a sus oraciones.

6) El poder de la oración no fluye de nosotros.
.
No son las palabras especiales que decimos o la manera especial que las decimos o incluso la frecuencia con la que las decimos.

.
El poder de la oración no se basa en una cierta dirección que nos ponemos o una cierta posición de nuestro cuerpo.
.
El poder de la oración no viene de la utilización de velas o incienso.
.
El poder de la oración proviene del Dios omnipotente que escucha nuestras oraciones y las contesta.

7) La oración nos pone en contacto con Dios Todopoderoso, directamente o a través de intercesores (santos, la Santísima Virgen María).
.
Y debemos esperar resultados todopoderosos.
.
Ya sea que Él elija conceder nuestras peticiones, negar nuestras peticiones o ponerlas en suspenso para más adelante.

.
Cualquiera que sea la respuesta a nuestras oraciones, el Dios a quien oramos es la fuente del poder de la oración.
.
Y Él puede y responde, de acuerdo a Su perfecta voluntad y su tiempo.

adoracion

 

LA PERSEVERANCIA DA EFICACIA A LAS ORACIONES

Para santo Tomás son cuatro las condiciones para una oración eficaz:

pedir por uno mismo,
.
pedir cosas necesarias para la salvación,
.
hacerlo con piedad,
.
y hacerlo con perseverancia, que es el tema de este artículo.

Repasemos los argumentos de Santo Tomas (el Doctor Angélico)

 

Pedir por Uno Mismo

La primera condición de la oración, dice el Doctor Angélico, es que pidamos por nosotros mismos.

Sostiene que nadie puede alcanzar para otro hombre la vida eterna, ni por tanto las gracias que conducen a ella.

Y que la promesa que hizo el Señor a los que rezan es solamente a condición de que recen por ellos mismos y no por los demás. “A vosotros se os dará”.
.
Pero San Basilio afirma que la eficacia de la oración es infalible, aun cuando recemos por otros, con tal que ellos no pongan algún impedimento positivo.

Es verdad que el Señor no ha prometido escucharnos cuando aquellos por quienes pedimos ponen impedimentos a su conversión.

Pero no es menos cierto que Dios, por su bondad y por las oraciones de sus siervos, da muchas veces gracias extraordinarias a los pecadores más obstinados.

Y así logra arrancarlos del pecado y ponerlos en camino de salvación.

Lo que en todo caso está fuera de duda es que las oraciones que hacemos por los pecadores, a ellos les son muy útiles y agradan mucho al Señor.

Por tanto, no dejemos de pedir por los pobres pecadores.

Porque quien más pide por los otros más pronto verá oídas las peticiones que haga por sí mismo.

campana-de-oracion

 

Pedir cosas Necesarias para la Salvación

La segunda condición que pone el Dr. Angélico es que pidamos cosas que sean convenientes y necesarias para nuestra salvación.

Porque la promesa que nos hizo el Señor no es de cosas exclusivamente materiales y que no sean convenientes para la vida eterna.

Sino de aquellas gracias que necesitamos para ir al cielo.

San Agustín, dice que no pedimos en nombre del Señor cuando pedimos cosas que son contra la salvación.

Esto no implica que no podamos pedir cosas materiales sino que el centro debe ser pedidos para la salvación.

 

Orar con Piedad (humildad y confianza)

El Señor escucha bondadosamente las oraciones de sus siervos, pero sólo de sus siervos sencillos y humildes, como dice el Salmista: “Miró el Señor la oración de los humildes”.

Y añade el apóstol Santiago: “Dios resiste a los soberbios y da sus gracias a los humildes”.

Pero lo que más encarecidamente nos pide el apóstol Santiago es que recemos con la más firme confianza de que seremos oídos.

Pide, dice, con confianza, sin dudar nada.

Santo Tomás nos enseña que así como la oración tiene su mérito por la caridad, así tiene su maravillosa eficacia por la fe y la confianza.

 







Orar con Perseverancia

Aunque nuestra oración sea humilde y llena de confianza en Dio, esto no basta para tener la perseverancia final y con ella la salvación eterna.

Nuestras oraciones cotidianas nos alcanzarán las gracias que necesitamos para cada momento de nuestra vida.

Pero si no seguimos hasta el fin en la oración, no conseguiremos el don de la perseverancia final.

Y es que esta gracia, por ser como el resultado de todas las otras, exige que multipliquemos nuestras plegarias y perseveremos hasta la muerte.

La gracia de la salvación eterna no es una sola gracia, es más bien una cadena de gracias, y todas ellas unidas forman el don de la perseverancia. 

Para alcanzar la santa perseverancia será necesario que nos encomendemos a Dios siempre y en cada momento, especialmente en la hora de la tentación.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:






  • Catia Bueso Jiménez

    suscribo todo lo que dice el artículo. Desde la paz que viene cuando uno empieza a rezar, hasta la minimización de los problemas en la forma que uno los percibe, la apreciación de los pequeños momentos de felicidad al mirar la belleza del cielo, una flor, el atardecer, mirar a las personas a los ojos, agradecerles con una sonrisa. Todo eso viene por la oración.
    A veces parece que no hemos rezado nunca y se nos vienen todos los problemas encima y de golpe, entonces ocurren varias cosas: desde enfadarte, hasta compadecerte de ti mismo,o acordarte de la familia del prójimo en el mal sentido. En esos momentos lo mejor es alejarte de lo que te hace mal y empezar a rezar.

    Le pido muchas cosas a Dios y parece que nunca me las va a dar, pero no dejo de rezar porque al final me dará lo que más convenga a mi alma, y si no puedo mudarme de casa para no tener que aguantar a mis vecinos con sus niños tocando la trompeta y otros instrumentos musicales, tanto los vecinos de arriba como los de al lado (es una epidemia) lo que tendré que pedir será paciencia.

    Y si no se pueden solucionar los problemas por los que pido a Dios, el sabrá dar lo que más convenga al respecto.

    No dejen de rezar y si no lo han hecho, empiecen ya.