La ciencia finalmente se pone al día con lo que ya sabemos.

En los últimos tiempos los científicos que no están en actividades de investigación de punta se han vuelto materialistas al extremo.

Al punto de incentivar un conflicto cada vez más profundo entre ciencia y religión.

hombre en el universo sabiduria







Mientras que los nuevos descubrimientos en los sectores más de punta de la ciencia muestran un acercamiento a la cosmogonía manejada por el judeo-cristianismo.

El físico Stephen M. Barr, describe la posición ingenuamente materialista de los científicos que no están en investigaciones de punta de la siguiente forma:

El mundo revelado por la ciencia tiene poca semejanza con el mundo, tal como fue descrito por la religión.

El judaísmo y el cristianismo enseñaron que el mundo fue creado por Dios, y que las cosas tienen un propósito y significado, aparte de los propósitos y significados que elegimos darles.

El universo aparece ser cada vez más y más como una vasta máquina fría, ciega y sin propósito.

No hay evidencia de un reino espiritual, o que Dios o las almas sean reales.

De hecho, aunque existiera algo de naturaleza espiritual, no podría influir en el mundo visible, porque el mundo material es un sistema cerrado de causa y efecto físico.

En las palabras de Demócrito, todo consiste en “los átomos y el vacío”.

Porque la realidad última es materia, no puede haber ningún propósito o significado cósmico, porque los átomos no tienen propósitos ni metas.

La ciencia ya no explica los fenómenos en términos de propósitos naturales, sino en términos de mecanismos impersonales y no dirigidos.

La ciencia ha destronado al hombre. Lejos de ser el centro de las cosas, ahora es visto como una figura muy periférica en realidad.

Bertrand Russell resumió perfectamente el lugar del hombre en el cosmos cuando lo llamó “un accidente curioso en un remanso””.

Sin embargo las investigaciones de punta están haciendo descubrimientos que están alejando a la ciencia de esos criterios extremos.

Y curiosamente esos descubrimientos estaban contenidos en la cosmogonía de las religiones, en especial el judeo-cristianismo.

manos-trabajando-el-barro

 

CIENTÍFICOS DESCUBREN QUE LA VIDA PODRÍA HABER SURGIDO A PARTIR DE LA ARCILLA, COMO DICE LA ESCRITURA

¿Sorprendido por el hallazgo? Los científicos están descubriendo que el Creador dijo la verdad.

Un estudio de la Universidad Cornell ha revelado, más o menos por casualidad, que los hidrogeles de arcilla podrían proporcionar el ambiente perfecto para la vida primitiva en la Tierra.

Un hidrogel de arcilla es esencialmente una forma elegante de decir barro, aunque de un tipo y consistencia particular, en este caso, la arcilla húmeda.

Los investigadores estaban tratando de encontrar mejores formas de producir proteínas complejas para la fabricación de medicamentos, cuando se dieron cuenta que las condiciones encontradas en los hidrogeles de arcilla eran bastante bueno para las biomoléculas y las reacciones bioquímicas.

En otras palabras, en sus hallazgos, los ladrillos de la vida pueden ensamblarse más fácilmente dentro de arcilla.
.
El descubrimiento científico probablemente sería dejado de lado, sólo como de interés para los biólogos, excepto por el hecho de que prácticamente todas las principales religiones del mundo, incluyendo el cristianismo, el islam, así como la mitología griega, china y egipcia dicen que la vida fue creada de la arcilla.

La ciencia está “descubriendo” lo que los fieles ya saben:

Entonces Yavé Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en sus narices un aliento de vida, y existió el hombre con aliento y vida” (Génesis 2:7).

En otros pasajes, a Dios se le conoce como el “alfarero” y la vida se forma a partir del barro.

Los biólogos evolutivos creen que toda la vida en la Tierra comenzó en forma microbiana con moléculas simples combinadas con las demás y adquiriendo la capacidad de replicarse.

Aunque el proceso parece complejo, en realidad es bastante simple en teoría.

Una vez que las moléculas son capaces de replicarse, se desarrollan en una complejidad creciente hasta que finalmente se llega a los seres humanos.

Los creacionistas simplemente señalan el hecho de que Dios creó al hombre formándolo a partir de polvo.

El estudio de Cornell proporciona un curioso cruce entre las dos ideas.

No podemos poner límites creativos a Dios, y Él puede crear como Él desea.

Ya se trate de un hombre totalmente formado del polvo, o evolucionado a partir de microbios, el detalle importa poco.

la tierra suspendida en el universo

 

PODEROSOS TEORÍAS QUE ESTÁN SURGIENDO EN INVESTIGACIONES DE ALTO NIVEL

En su excelente libro, Modern Physics and Ancient Faith el profesor de Física Stephen M. Barr maneja la tesis que la ciencia y la religión sólo aparecerán en conflicto porque muchos tienen “la confusión entre ciencia y el materialismo filosófico”.

Es este materialismo filosófico que ha creado la rivalidad entre la ciencia y las religiones.

Como Barr señala:

Si la ciencia hubiera terminado en el siglo XIX, la historia tendría alguna pretensión de exactitud.

En cambio, en el siglo XX los científicos hicieron descubrimientos aún más profundos y revolucionarios que los de Copérnico y Newton, y como resultado, la historia se ha vuelto mucho más interesante”.

Estos descubrimientos Barr los resume en cinco áreas de nuevas teorías y descubrimientos científicos que acercan la religión a la ciencia.

el-principio-del-big-bang

 

Área 1 – El Big Bang y el Principio del Universo

Los judíos y los cristianos siempre han creído que el mundo, y el tiempo en sí, tuvieron un comienzo, mientras que los materialistas y ateos han tendido a imaginar que el mundo siempre ha existido.

En sus mentes, la idea de un comienzo del tiempo está asociada con concepciones religiosas, no con la teoría científica.

Y aquellos científicos que creen en un principio lo hacían por razones religiosas, no por razones científicas.

De hecho, en el siglo XIX casi todas las evidencias científicas parecían apuntar a un universo eterno.

Pero todo cambió con el descubrimiento del Big Bang, que llegó como una profunda conmoción para la comunidad científica.







Con este descubrimiento existe una cantidad abrumadora de apoyo para un universo que comenzó en el pasado finito.

De hecho, el conocido cosmólogo no religioso Alexander Vilenkin concluyó en una conferencia en Cambridge celebrando el 70 aniversario de Stephen Hawking:

“Toda la evidencia que tenemos dice que el universo tuvo un comienzo.

Con esta prueba los cosmólogos ya no pueden esconderse detrás de un universo eterno, no hay escapatoria, tienen que enfrentarse al problema de un comienzo cósmico”.

Para ser claros, el descubrimiento del Big Bang demuestra la doctrina judía y cristiana de la Creación.

Y como explica Barr,

“Fue indudablemente una reivindicación de la visión religiosa del universo y un golpe a la visión materialista.

paisaje-del-universo-visto-desde-la-tierra

 

Área 2 – Las preguntas que llevan a los fines últimos

En la historia materialista anterior, el mundo no es gobernado por un Dios personal, sino por leyes impersonales.

La ciencia mira a los mecanismos físicos, a los procesos y a las leyes para explicar los acontecimientos en el mundo.

Pero a medida que hemos profundizado nuestra comprensión de estas leyes empíricas, hemos descubierto que fluyen de leyes y principios más profundos, como las leyes fundamentales de la física atómica.

Y esas leyes fluyen de las leyes de la electrodinámica cuántica.

Y así sucesivamente y así sucesivamente.

Los físicos comenzaron a mirar no sólo los efectos físicos en sí mismos, sino las leyes matemáticas que los subyacen y un sistema único y armonioso que podría unirlos a todos.

Y Barr toma nota de las consecuencias de estas tendencias:

“Ya no son sólo sustancias particulares, objetos o fenómenos de los que los físicos hacen preguntas, sino del universo considerado como un todo y sobre las leyes de la física consideradas como un todo.

Las preguntas ya no son solo, ¿Por qué este metal actúa de esta manera? O ¿Por qué este gas actúa de esta manera?, sino ¿Por qué el universo es así?, ¿Por qué las leyes de la física son así?”

Entonces Barr concluye que cuando

“las leyes que son vistas para configurar un edificio de gran armonía y belleza, la cuestión de un diseñador cósmico no parece ya irrelevante sino ineludible”.

Hoy los físicos hablan de muchos universos y muchas dimensiones del espacio.

Entonces se hace más difícil evitar preguntar “¿Por qué existe un universo?”

Y mientras hay una nueva apertura a estas preguntas más profundas sobre la realidad también se ha abierto en muchas personas la posibilidad de Dios.

el-hombre-y-el-universo

 

Área 3 – Las increíbles coincidencias que nos permiten vivir

En la historia materialista del mundo, la ciencia ha demostrado definitivamente que no estábamos destinados a estar aquí.

Fuimos una casualidad, nuestra existencia es el resultado de un concurso fortuito de átomos.

Excepto que ahora, la ciencia está contando una historia diferente.

Comenzando en la década de 1970, la gente empezó a hablar de “coincidencias antrópicas”.

Que son ciertas características de las leyes de la física que parecen -casi coincidentemente- ser exactamente lo que se necesita para que la existencia de la vida sea posible en nuestro universo.

Como Barr escribe:

El universo y sus leyes parecen estar en algunos aspectos balanceados en un filo de una navaja.

Una pequeña desviación en una dirección u otra en la forma en que el mundo y sus leyes están puestas y no estaríamos aquí.

A medida que las personas han profundizado más, el número de tales ‘coincidencias’ ha crecido”.

Esto es exactamente lo que podríamos esperar si los seres humanos estuvieran destinados a estar aquí, y si el universo fuese creado con nosotros en mente.

caminos-que-se-bifurcan-libre-albedrio

 

Área 4 – Mecánica cuántica y la derrota del determinismo

La mayoría de los materialistas niegan que exista el libre albedrío y durante siglos esto parecía estar bien fundamentado en los hallazgos de la física.

Las leyes de la física parecían ser “deterministas”, en el sentido de que lo que sucede en un momento posterior está determinado únicamente por las leyes de la física de lo que sucedió anteriormente.

Esto era, por supuesto, un punto preocupante para el judaísmo y el cristianismo, los cuales tenían el libre albedrío como un punto central.

Sin embargo, una inversión realmente asombrosa vino en los años 20 con el descubrimiento de la teoría del ‘quantum’.

Barr lo describe como la más grande y más profunda revolución en la historia de la física”.

Transformó toda la estructura de la física teórica, y en el proceso barrió el determinismo físico.

En siglos anteriores, el núcleo de la ciencia física era la predicción.

Así es como las teorías eran probadas.

Pero con la teoría cuántica, el estado actual de un sistema físico no sería suficiente para predecir todo acerca de su comportamiento futuro.

Ya no se podría simplemente argumentar desde el carácter determinista de la física que el libre albedrío es imposible.

Por supuesto esto no prueba que tenemos libre albedrío.

En cambio, como señala Barr,

“la teoría cuántica simplemente demostró que el argumento más poderoso contra el libre albedrío era obsoleto”.

En palabras del gran matemático y físico Hermann Weyl,

el antiguo determinismo clásico no necesita oprimirnos más.

Abrir la puerta al libre albedrío fue sólo uno de los efectos de la teoría cuántica.

En su interpretación tradicional o estándar, también postula la existencia de observadores que se encuentran fuera de la descripción proporcionada por la física.

Esa es una afirmación controvertida, y ha sido desafiada por reinterpretaciones radicales de la teoría cuántica como la interpretación de muchos mundos.

dibujo-de-cerebro-humano

 

Área 5 – La mente como algo más que una máquina

Si la materia sólo existe, como piensa el materialista, entonces la mente humana debe ser una máquina.

La invención y la popularización de la computadora hicieron esta idea aún más verosímil.

Muchas personas, científicos y laicos por igual, creen que es sólo cuestión de tiempo que las computadoras se vuelvan inteligentes en formas que rivalicen, o incluso suplanten nuestra propia inteligencia.

Sin embargo, en los últimos dos siglos se han visto una serie de argumentos en contra de la visión reinante de que la mente no es más que una máquina física.

Sin embargo el argumento más impresionante no viene de la filosofía sino de la ciencia de la computación en sí misma.

Se basa en un teorema brillante y revolucionario demostrado en 1931 por el lógico austriaco Kurt Gödel, y luego construido por el filósofo John Lucas y el matemático Roger Penrose.

Barr explica:

“La esencia del argumento es que si uno conocía el programa que usa una computadora, entonces uno podría en cierto sentido superar ese programa.

Si, por lo tanto, los seres humanos eran computadoras, entonces podríamos en principio aprender nuestros propios programas y así ser capaces de engañarnos a nosotros mismos, y esto no es posible”

Tal vez la única manera de refutar el argumento se apoya en el teorema de Gödel, que dice que el intelecto humano razona de una manera inherentemente inconsistente.

Esto implicaría no sólo que los seres humanos a veces cometen errores lógicos (lo que es obvio), sino que la mente humana es radicalmente e inherentemente insensible a sus facultades de razonamiento.

Sin embargo, eso es un problema enorme. ¿Por qué?

Porque para mantener la creencia de que la mente es sólo una máquina, tendría que argumentar en contra de su propia solidez mental.

Una persona literalmente se identificaría como loco y no muchos físicos están dispuestos a ir tan lejos.

Por lo tanto parece que la mente no puede reducirse a simples reacciones bioquímicas.

Lo anterior representa sólo una muestra de los principales descubrimientos en la historia de la ciencia y la fe, y lo que es más importante, una tendencia que se agranda.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: