Las experiencias cercanas a la muerte son de diversos tipos, pero comparte el mismo núcleo.

Hay algunas donde las personas resultan clínicamente muertas y hacen un viaje al otro lado de ida y vuelta.

Y hay otras en que la persona sufre un accidente y tiene esa experiencia, sin que necesariamente haya estado clínicamente muerta

Los seres con que estas personas se encuentran o presienten son en general consistentes con las figuras de su religión.

Por eso muchos cristianos que tuvieron una ECM se encuentran con Jesucristo.

experiencia cercana a la muerte

Recientemente hallamos un episodio cercano a la muerte que involucra a una mujer llamada Christine, que explicó que le sucedió.
.
Ella no vio a Jesucristo en su experiencia sino que lo sintió y experimentó su unidad con Él; y eso le cambió la vida.

Presentamos su relato para el discernimiento prudente.

 

ENCUENTROS CON JESUCRISTO NARRADOS EN ECM

Estos son algunos casos de ECM de encuentros con Jesucristo que hemos publicado:

Jesus-por-Akiane-Kramarik

Cara de Jesus dibujada por Akiane Kramarik se corresponde con la que vio Colton Burpo en su ECM

Una niña de Texas cayó 10 metros en el interior de un árbol hueco – cuando tenía 9 años.
.
Y dice fue al cielo, se encontró con Jesús y cuando despertó estaba curada de una enfermedad incurable que tenía. Ver aquí.
 

James Wilburn Chauncey ha escrito un libro, “Eyewitness to Heaven”, con relato de la experiencia cercana a la muerte cuando tenía 7 años de edad.
.
Chauncey escribe que fue transportado al paraíso por los ángeles después de haber sido declarado muerto por meningitis bacteriana a mediados de 1940.

.
El vislumbró a Jesús, dijo, y hasta la fecha tiene una memoria clara de sus características físicas que no coinciden con el delicado rostro a menudo representado en las pinturas. Ver aquí.

Colton Burpo, de Nebraska, cuyo padre Pastor  Protestante escribió un libro sobre la ECM de su hijo, llamado “El Cielo es Real” y también se hizo una película, relata que vio a diversos personajes bíblicos, muchos ángeles y al Señor, y que había visto la Virgen de pie junto a Jesús en el cielo.
.
Y refiriéndose a las características físicas de Jesús dijo:
.
Él tiene el pelo castaño, barba castaña, una sonrisa muy brillante – más brillante que la que nunca he visto. Y sus ojos eran simplemente de un hermoso azul de mar”. Ver aquí.
 

Un Testimonio de un Caballero de Colón que murió y luego regresó, dice que
.
“de repente dos personas proceden de esta luz.
.
Llegaron más y más cerca y más cerca, hasta que estuvieron justo en frente de mí.
.
Puedes adivinar quién era uno de ellos. Uno era Jesucristo. El otro mi padre.
.
Jesús no dijo nada al principio. Me mostró sus manos que ellos crucificaron, sus pies, su costado, los agujeros, y luego me habló.
.
Dijo: ‘Patrick, todavía no está listo para ti’”.
Ver aquí.

El esposo de Lois Hoshor, una pastora pentecostal estadounidense, estuvo clínicamente muerto por 20 minutos, durante los cuales Jesús masajeó su corazón y lo llevó a visitar el Purgatorio. Ver aquí.

 

EL ACCIDENTE

Bueno, aquí está la experiencia de Christine, sobre las circunstancias que condujeron a ella, y los pensamientos y sentimientos en las semanas posteriores a ella.

Está contada en primera persona.

accidente automovilistico

Tuve un accidente de coche muy grave el 25 de mayo de 2000.
.
Yo estaba conduciendo por un camino desconocido y tomé una curva a muy alta velocidad.
.
Mi coche golpeó una alcantarilla y después de la alcantarilla, rompió un poste de teléfono por el medio.
.
Voló por el aire dos metros, golpeó un poste de soporte de acero de la cartelería, y quedó boca abajo contra un árbol.

La policía estatal en la escena le dijo a mi marido, que cuando vieron el vehículo estaban seguros de que estaría destrozada en el interior del coche.

La puerta del acompañante fue arrancada… el motor estaba en el asiento delantero… y al accidente se le dio la calificación 5 en la escala de 1 a 5 de gravedad.

El daño fue indescriptible.

Cuando empecé a recuperar la conciencia, todavía estaba atrapada en el interior del vehículo.

Podía oír la maquinaria y voces a mí alrededor y todo lo que podía ver era los árboles y las caras que se cernían sobre mí.

Mi asiento de alguna manera se había derrumbado y acabé tumbada plana debajo el volante, y es lo más probable que me haya salvado la vida.

No tengo ningún recuerdo del accidente en sí.

Recuerdo cuando iba antes de que ocurriera el accidente.

Creo que debo haber visto venir el impacto y aquí es lo más probable que haya sido cuando se manifestó la experiencia cercana a la muerte.

Jesucristo resucitado fondo

 

DOLOR Y PLACER

Lo que recuerdo fue sentir el dolor más insoportable y el mayor placer imaginable.

Fue un agonía intensa que todo lo consume en el más intenso éxtasis… euforia, absolutamente indescriptible, porque yo sabía que había sentido a Cristo….

Sentí la Crucifixión y sabía sin ninguna duda que yo había experimentado exactamente lo que Jesús sufrió en la cruz…
.
Era el dolor y el sufrimiento intenso y luego la liberación… seguida de puro éxtasis…

Yo no vi ninguna luz, en ningún momento.

Estaba en una “nada”, en una oscuridad o un vacío, y yo estaba sola, no vi a nadie más, pero no me sentí sola porque sentí la unidad con todos y todo, a través de Cristo.

 

TODOS SOMOS UNO E INMORTALES

Sabía sin ni siquiera una duda que todos y todo en el universo está conectado en uno solo, que somos cada uno una parte de todo…

experiencia_cercana_muerte

Sabía que era eterna.
.
Recuerdo estar muy agradecida al descubrir que la eternidad es verdadera y nunca ha sido una mentira o un mito.
.
Y recuerdo que pensé, ‘¡Oh, Dios mío, estoy muerta!.
.
Y que pensé que era la cosa más hermosa que me pudo haber pasado a mí… el día más feliz de toda mi existencia…
.
No había nada triste por eso me gustó porque siempre pensé que sería así.

Las únicas emociones que sentí eran pura alegría, el éxtasis y la felicidad por haber recibido el conocimiento de la inmortalidad.

No era un sentimiento o un pensamiento… era un conocimiento.

Y recuerdo haber pensado que no podía esperar para decirle a mi marido que realmente estaríamos juntos por una eternidad absoluta.

Y recuerdo dando gracias a Dios una y otra vez porque la eternidad es real.

 

VUELTA A LA REALIDAD, PERO DISTINTA

Cuando llegué a la conciencia, todavía atrapada en el vehículo, lo primero que que yo dije a la policía estatal fue: ¿Cómo se siente el éxtasis?

En la sala de emergencia, le pregunté a un médico:
.
¿Qué es un estigmatizado?

.
Me dijo que se trata de alguien que lleva las heridas de Cristo.
.
Yo  no sabía entonces que mis lesiones fueron igualmente (aunque no exactamente) colocadas como las heridas de Cristo.
.
Heridas en mi cabeza, heridas en las plantas de los pies, heridas en ambas manos.
.
Lo que sí sé, sin lugar a dudas, que sentí completamente a Cristo.

Lo primero que hice al llegar a mi habitación del hospital fue tomar la Biblia.
.
Empecé a anotar cada pasaje que encontré sobre el amor incondicional y sobre la Segunda Venida.
.
Hablé una y otra vez acerca de la Segunda Venida, y, literalmente, creo que estaría pasando en cualquier momento.

En las primeras semanas después de la experiencia, me sentí completamente en sintonía con la naturaleza y los animales y los niños.

En los dos días en el hospital, sentí una conexión mental con mis enfermeras.

Cuando trajeron mis papeles del alta y salió de la habitación, me puse muy triste por tener que dejarlas…

Yo estaba literalmente aterrada de volver a entrar en el “mundo real.” 

A los cinco minutos de este temor abrumador, la enfermera entró en mi habitación y me dijo que me podía quedar otra noche si quería.

No dije nada a nadie acerca de no querer salir…

vuelta a la tierra

Durante las primeras semanas, todavía me sentía como si fuera “una” con Jesús
.
Un familiar me dijo que podía “ver el espíritu en mis ojos”, que estaban brillantes.

Sentí que yo me percibía como la morada del Espíritu Santo.

Recuerdo que mi hija se cortó el dedo, lo besé y le dejó de sangrar.

Ella pensaba que, literalmente, lo que hizo detener el sangrado fue el beso.

Yo no voy a tratar de decir que mi experiencia demuestra sin lugar a dudas que hay un más allá, pero es toda la prueba que yo necesitaba.

Esta que relatamos no es una experiencia cercana a la muerte fuera de lo común.

Sino que comparte la mayoría de las cosas con los demás que las han experimentado.

Como muestra de ello mira las similitudes en las experiencias entre un ateo, una católica y una mormona.

 

SIMILITUDES EN LA EXPERIENCIA CERCANA A LA MUERTE DE UN ATEO, UN CRISTIANO Y UN MORMÓN

Las experiencias cercanas a la muerte son tan fascinantes como a menudo desconcertantes.
.
Muchos han tenido estas experiencias, siendo ateos, católicos, mormones, hinduistas, etc.
.
Y si bien hay cosas diferentes en los relatos, todos relatan un trasfondo común, una visión maravillosa, amor, paz, Dios…

Y dejan para nuestro discernimiento si es necesario ser católico devoto para ir a ese lugar luego de morir, o si siquiera es necesario tener fe.

EL ATEO

Un libro reciente de un neurocirujano de Harvard cuenta que estuvo en coma durante siete días (por meningitis bacteriana) durante los cuales la parte del cerebro – la corteza cerebral, lo que nos hace “humano” – estuvo totalmente cerrada. Ver aquí.

Como un neurocirujano (y no creyente), fue más tarde capaz de revisar todos los registros y documentos del hecho, que él no podría haber tenido ningún algún proceso de pensamiento o conciencia.

Sin embargo, él tuvo la experiencia de otro reino, de que su conciencia, no sólo permanece intacta, sino más aguda que nunca.

Como neurocirujano, era íntimamente consciente – revisando su historial médico después – de lo que exactamente ocurrió y dice que no hay manera de que pudiera haber experimentado lo que pasó.

En un momento, él dice que le dijeron cómo era amado por Dios y que “no hay nada por lo que puedas hacer el mal” .

Esta declaración, comprensiblemente, ha causado consternación. ¿No podía hacer nada mal? Sabemos, por supuesto, que se puede.

Por eso, sin embargo, ¿su significado fue que no podía hacer nada malo una vez que estaba en el Cielo (que es donde él dice que le dijeron esto)?

Antes de que estuviera en el cielo, antes de levantarse, el neurocirujano, Eben Alexander, dice que fue a lo bajo, el lugar primordial, subterráneo, donde escuchó una “profunda palpitación rítmica, distante pero fuerte… mecánica… como el sonido de metal contra metal”. 

Al igual que los sonidos misteriosos que muchos han reportado en América del Norte y otras zonas del planeta durante el último año.

Su caso fue portada de la revista Newsweek. 

 

LA CATOLICA

Un accidente de coche desastroso hace casi 20 años le causó lesiones extremas a Felicia Tew.

“Se desgarró mi cara, me rompí la arteria temporal, y me fracturé el cráneo, por lo que estaba abierto. Me rompí tres vértebras, tres huesos de la columna. Están sorprendidos de que aún sigo viva“.

Pero, en un momento, ella no estuvo viva.

“Era azul, había nubes, y era precioso. Luego desapareció. Entonces, vi a mi padre… mi padre celestial. 

Ni siquiera se compara con estar con la persona que más amo en el mundo. Ni nerviosismo ni preocupación, sólo puro amor“.

Felicia recuerda haber visto a la Santísima Virgen María, Jesús y Dios diciéndole cuatro cosas: que confíe en él, que sea paciente, amar a la familia y tener más fe. 

Cuando Felicia piensa de regreso en ese momento, ella dice que la cambió.

“Oh, Dios mío, he aprendido que la vida es muy temporal. Estamos aquí sólo por un lapso muy corto y estamos aquí sólo por Él “, dijo.

 

LA MORMONA

Yo sólo quería ser libre, porque sabía que el cielo tenía que ser más tranquilo de lo que me estaba pasando”, recuerda Kim Rives.

Después de una atroz batalla con el cáncer de tres años, Kim dijo que experimentó lo que ella siempre supo que estaba allí: un más allá inefablemente hermoso y sereno.

Había un hombre que se presentó ante mí, él me animó a seguirlo. Me llevaron a este prado hermoso, celestial donde había rosas y colores vibrantes.

Había edificios hermosos con diamantes y las calles eran de oro y había ángeles. Sentía mucho amor y mucha alegría”.

Sin miedo, sin preocupaciones, sin dolor, y con la visión de sus seres queridos.

“Vi a todo el mundo, estaban en su mejor momento”, dijo Kim.

Kim describió experiencias sublimes con familiares que habían fallecido, Joseph Smith, el primer profeta de la Iglesia Mormona, la Santa Madre María y el Salvador.

“Corrientes de luz salían de Él de un metro y medio y Él es sólo un ser de luz, cuidadoso y amoroso. Su amor es muy incondicional, me sentí como que podía derretirme en su presencia”.

Entonces, de repente, se vio forzada a entrar de nuevo en su cuerpo enfermo y sin vida.

“Fue la experiencia más atroz que creo he tenido”, dijo.

Eso es algo que tanto Kim y Felicia recuerdan con sufrimiento. De hecho, Kim dijo que no es casualidad sus viajes a la otra vida sean muy similares a pesar de las diferentes creencias religiosas.

“Alguien encuentra a un ser que ellos describen como Cristo o a un ser poderoso de luz y me pareció que es casi universal, no importa la religión”, dijo Kim.

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: