Diversos estudios han demostrado que la espiritualidad sana al cuerpo.

Creen en el mundo espiritual como una realidad supra material y en la eficacia de las oraciones, hace que las personas enfermen menos.

Y también que tengan mejores evoluciones cuando caigan en enfermedades.

mundo-mas-religioso







Los estudios también han demostrado que hay algo más general aún.
.
Quienes están aferrados al materialismo viven de forma peor los acontecimientos malos de su vida que quienes tienen mayor espiritualidad.
.
Y es así que obtienen peores consecuencias en su salud.

Leer también:

 

QUIENES DESARROLLAN UN PENSAMIENTO RELIGIOSO TIENEN MEJORES RESULTADOS EN TRATAMIENTOS

Este no es un tema muy estudiado por el prejuicio de muchos científicos, de que todo lo relacionado con la religión es un cuentito y una manipulación de las instituciones religiosas.

Pero hay varios estudios que muestran las ventajas para la salud de creer, por lo menos, en algo espiritual, que está por encima de nuestros cuerpos; o sea en la trascendencia.

Un reciente estudio halló que la oración y la creencia de que Dios tiene un plan, dan lugar a mejores resultados para los pacientes con enfermedades psiquiátricas que reciben tratamiento a corto plazo.

Los investigadores encontraron que las estrategias religiosas se asocian con la mejora del resultado del tratamiento.
.
En comparación con aquellos que no utilizan este tipo de estrategia para afrontarlo.

El estudio, publicado en la revista Psychiatry Research, mostró también que los aspectos religiosos eran muy comunes entre las personas que reciben tratamiento psiquiátrico a corto plazo, con un 80 por ciento que usaban la espiritualidad como un mecanismo de supervivencia.

Sin embargo, este número era mucho mayor que el número de los que realmente se consideraban religiosos – 20 por ciento – o muy religiosos – 8 por ciento.

Nos sorprendió encontrar que las estrategias religiosas fueran tan comunes en nuestra muestra, incluso entre aquellos que no son en sí mismos religiosos en ninguna forma, dijo el investigador del estudio David H. Rosmarin, Ph.D., clínico en el Hospital McLean e instructor en el Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard.

“Este es uno de los primeros estudios que analizan los aspectos religiosos de los pacientes psiquiátricos y tenemos la esperanza de que esto conduzca a un mayor estudio de la religión y la espiritualidad con muestras más grandes.

El aprovechamiento de los recursos espirituales en el tratamiento puede llevar a tasas de suicidio más bajas y mejores resultados del tratamiento en esta población”, añadió Rosmarin.

Rosmarin llevó a cabo un estudio anterior en el Journal of Affective Disorders, mostrando resultados similares.
.
Fueron que la creencia en Dios se asocia con mayores posibilidades de responder al tratamiento psiquiátrico – incluso para las personas que no están afiliadas religiosamente.

nino doctor

 

PERO PENSAR EN EL CASTIGO DE DIOS ES NEGATIVO

Pero el nuevo estudio demostró que no todos los tipos de estrategias religiosas son iguales. 

Descubrió que había un mayor riesgo de suicidio entre las personas que participaban de una estrategia negativa religiosa, antes de recibir tratamiento.
.
Esto es por ejemplo pensar que Dios los estaba castigando con la enfermedad. 

Este hallazgo particular, está en consonancia con un estudio publicado también recientemente en el Journal of Religion & Health.

El que demuestra que la creencia en un ser superior enfadado o vengativo está vinculada con un mayor riesgo de problemas emocionales, como la ansiedad social y paranoia. 

Sin embargo, los expertos se guardaron de sacar conclusiones causales de ese estudio.

“No sabemos si fue la peor salud mental (ansiedad, paranoia) la que causó en los sujetos la percepción de Dios como castigando, o si se trataba de que la idea de Dios como castigador causó el mal estado de salud mental”, dijo el Dr. Robert Koenig, profesor de psiquiatría de la Universidad de Duke, quien no participó en el estudio

“Mi sospecha, sin embargo, es que la gente con problemas emocionales ven todo su mundo en una luz negativa.
.
Y a menudo sienten la necesidad de culpar a alguien – y Dios es a menudo el blanco“

escaneo-del-cerebro

 

LA ESPIRITUALIDAD PROTEGE DE LA DEPRESIÓN

Un estudio además confirma la relación entre la espiritualidad y la depresión.
.
La religiosidad influiría en la corteza cerebral, lo que reduce el riesgo de depresión.

Se han realizado muchos estudios sobre la influencia de la oración y la espiritualidad en la salud.

La investigación más reciente es de la Universidad de Columbia en los Estados Unidos.

Uno publicado en la revista JAMA Psychiatry, muestra cómo la anatomía del cerebro puede indicar el riesgo de una persona a tener depresión.

Esa membrana que recubre el cerebro es demostrablemente más delgada en las personas con mayores probabilidades de tener la enfermedad.

El nuevo estudio de Columbia indica que las personas religiosas tienen una tendencia a poseer una corteza cerebral más gruesa.
.
Por lo tanto, tienen un menor riesgo de depresión.

Los datos compilados sin embargo no pueden demostrar cómo la espiritualidad más desarrollada aumenta más el espesor de la corteza cerebral. 

Sin embargo, estudios previos han demostrado que dentro de las personas con una predisposición genética a la depresión, las que son religiosas, corren un riesgo hasta 90% menor de pasar por eso, que las no religiosas.







Los investigadores seleccionaron a personas de entre 18 y 54 años que fueron seguidas durante cinco años.

Sólo una parte de ellas tenía una predisposición genética a la depresión.

Durante el estudio, los investigadores llevaron a cabo entrevistas para determinar la importancia de la religión en sus vidas, así como la frecuencia con que iban a las iglesias.

Los voluntarios también se sometieron a la resonancia magnética, haciendo un seguimiento de su anatomía cerebral.

Entre los hallazgos, los investigadores muestran que las personas que estaban más preocupados por los asuntos espirituales, de hecho tenían una corteza más gruesa en algunas zonas del cerebro.

La asociación entre la religiosidad y el espesor de la corteza se confirmó en todos los sujetos, siendo más fuerte en aquellos con un historial de depresión en la familia.

estetoscopio y biblia

 

EL MATERIALISMO CONVIERTE LOS MALOS ACONTECIMIENTOS, EN AÚN PEORES

Otro reciente estudio ha hallado que la gente materialista que sobrelleva el estrés postraumático, derivado de sucesos traumáticos, a través de mecanismos materialistas, le cuesta más reponerse, que a la gente menos materialista.

Además, el consumismo compulsivo, que es un recurso típico materialista, es peligroso para la economía personal.

Porque una tarde desenfrenada de compras superfluas por estar bajo los efectos del estrés postraumático y de los citados mecanismos de compensación materialista, puede acarrear dilapidar sumas elevadas de dinero, que luego ya no se podrán emplear para atender necesidades más vitales.

 

LAS CONSECUENCIAS DE LAS EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS

Las experiencias traumáticas pueden, por supuesto, ser de muy variados tipos: atentados terroristas, enfermedades graves, un accidente o una catástrofe natural.

Por lo tanto, la población potencialmente vulnerable a esos efectos psicológicos adicionales por ser personas materialistas, es bastante grande.

Además de sus efectos directos negativos ya bien documentados sobre el bienestar de una persona, el materialismo también ejerce un efecto negativo indirecto al hacer los malos acontecimientos aún peores.

El materialismo hace que los resultados negativos experimentados sean aún peores, según un estudio co-escrito por Aric Rindfleisch, profesor de marketing en la Escuela de Negocios John M. Jones.

El profesor de Negocios Aric Rindfleisch dice que no sólo es el materialismo la antítesis de bienestar individual, sino que también tiene un efecto secundario de ampliar los eventos traumáticos.
.
Todo lo que va desde el terrorismo hasta los accidentes de tráfico y la enfermedad que amenaza la vida, los hace parecer mucho peores.

“Si usted es una persona materialista y la vida de repente toma un giro equivocado, usted va a tener un tiempo más difícil para recuperarse de ese revés que alguien que es menos materialista”, dijo Rindfleisch

guerra-en-siria1

“La investigación es novedosa porque indica que un evento que no tiene relación con el materialismo tendrá un impacto más fuerte en una persona debido a sus valores materialistas. 

En otras palabras, el materialismo tiene un efecto multiplicador

Es un descubrimiento que me parece especialmente interesante dada nuestra economía impulsada por el consumidor”.

La investigación, llevada a cabo por Rindfleisch y los co-autores Ayalla Ruvio, de la Universidad Estatal de Michigan, y Eli Somer, de la Universidad de Haifa, estudió la experiencia del estrés postraumático y mala adaptación del consumo a través de un estudio de campo israelí y una encuesta nacional de EE.UU.

 

EL TRAUMA DE UN ATAQUE TERRORISTA

Cuando nos enfrentamos a una amenaza mortal de un ataque terrorista, los investigadores encontraron que los individuos altamente materialistas en Israel reportaron mayores niveles de estrés post-traumático, consumo compulsivo y compra impulsiva, que sus pares menos materialistas.

“Las personas materialistas hacen frente a acontecimientos negativos a través de mecanismos materialistas”, dijo Rindfleisch, quien también es el director del departamento de Administración de Empresas en Illinois.

Cuando hay un ataque terrorista en Israel, las personas que son materialistas sufren mayores niveles de angustia y son más propensos a compensarlo a través de los niveles más altos de compra compulsiva e impulsiva”.

 

LA AUTOESTIMA

Los resultados de la parte estadounidense del estudio indican que estos efectos se deben probablemente a que las personas materialistas exhiben niveles más bajos de autoestima.
.
Lo que disminuye la capacidad del individuo para hacer frente a sucesos traumáticos, según el estudio.

“Se puede pensar en los ataques terroristas como una amenaza mortal para la vida”, dijo Rindfleisch.

“Para replicar el estudio en los EE.UU., como corolario, pedimos a la gente que nos diga acerca de su nivel de ansiedad ante la muerte. 

Los que tenían más ansiedad ante la muerte eran muy similares a los grupos que estaban bajo ataques terroristas en Israel”.

Ambos componentes del estudio proporcionan pruebas convergentes que en tiempos de estrés extremo, personas muy materialistas buscan consuelo en el consumo compulsivo e impulsivo, dijo Rindfleisch.

“En su esencia, el materialismo es una respuesta basada en el valor de la inseguridad en la vida de uno”, dijo.
.
“Nuestra investigación sugiere que más ampliamente se trata también de la inseguridad existencial.
.
Esta idea de que todos somos conscientes de nuestra mortalidad y centrarse en eso puede ser debilitante”.

Las experiencias traumáticas no necesitan sólo limitarse a los eventos relacionados con el terrorismo, dijo Rindfleisch.

“Podrían ser sobre una amplia gama de eventos estresantes de la vida, incluida una enfermedad grave, un accidente automovilístico o un desastre natural”, dijo.

“Así que el alcance es más amplio que un ataque terrorista. 

Es más como un evento traumático que conduce a este sentido inseguro de sí mismo. 

Por lo tanto, nuestra investigación descubre un dominio aún potencialmente expansivo de consecuencias que han pasado casi desapercibidas en la investigación previa”.

 

UN ESTUDIO CON MORALEJA

Según Rindfleisch,

“En momentos de estrés, las personas a menudo buscan consuelo a través de compras”, dijo.

“La idea aquí es que necesitamos algún tipo de mecanismo de afrontamiento cultural, porque la investigación sugiere que no hay realmente una solución de corto plazo con la terapia de compras. 

Poco después de la compra de algo, hay una reducción de la ansiedad. 

Pero no dura mucho tiempo. Es fugaz. 

Los materialistas lo buscan como uno de sus mecanismos de supervivencia. 

Y el Viernes Negro y la temporada de compras navideñas juegan a eso”.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: