La verdad y el relativismo son temas centrales en la sociedad y la Iglesia hoy.

Los creyentes religiosos a menudo tratan el relativismo como una especie de demonio intelectual singular que pueden expulsar.

Si simplemente se empeñan en demostrar su incoherencia filosófica y sus malas consecuencias culturales.

monoteismo dios

El relativismo es ilógico, sin duda: la negación de la verdad misma es o falsa o sin sentido.
.
Y sus efectos negativos son legión.
.
El concepto puramente pragmático de la moral puede, y será, invocado para justificar casi cualquier cosa.
.
El final del siglo XX y el actual XXI lo demuestran.

¿Pero si es ilógico, por qué tiene tanta pregnancia y ha penetrado tan fuerte en las universidades occidentales?

Líderes cristianos han hablado de que en la base está la pérdida de lo divino.

La pérdida del sentido de Dios y la pérdida del sentido de la verdad están relacionadas, y ambas han sido destacadas como los problemas urgentes de nuestro tiempo.

El cardenal Ratzinger, vinculó el “eclipse de Dios” con el eclipse de la verdad en una disertación de 1996“El relativismo: El problema central para la fe hoy”.

 

LOS DOS GRANDES MITOS

Hay dos grandes mitos entre los que nos balanceamos cuando tratamos de comprender el relativismo.

El primer gran mito sobre el relativismo, es que se trata principalmente de una convicción ideológica.
.
Una postura filosófica que puede ser derrotada por una refutación filosófica.

Si bien esto puede ser cierto en algunos círculos, no parece típico en el nivel práctico.

creative-mind-brain-wallpaper

Entre los no eruditos, el relativismo es más a menudo una actitud definida vagamente como una postura intelectual rigurosa.

Es la actitud al respirar el ambiente de una época hiper-pluralista y escéptica.

El segundo gran mito sobre el relativismo, es que es sobre todo una forma de racionalizar las conductas prohibidas. 

La negación de la verdad es una justificación de mala fe de los actos que de otro modo causarían problemas de conciencia.

Veamos cada una.

 

EL “MITO 1”: EL RELATIVISMO COMO UNA IDEOLOGÍA FILOSÓFICA RIGUROSA

Si el relativismo fuera principalmente una convicción filosófica, podríamos esperar que se aplique con mayor rigor por los que profesan alguna forma de ella.

En su lugar, nos encontramos con que es más como un estado de ánimo o actitud.
.
Que es adoptado y aplicado de una manera gradual, a algunos problemas pero a otros no, en forma incongruente y por grados
.

El cardenal Ratzinger describió el relativismo filosófico como una negación de “la existencia de una verdad válida para todos”.

Y también se puede agregar “la insistencia de que no podemos tener conocimiento de las verdades no materiales, teniendo sólo diversas opiniones de supuestamente igual validez.

hombre sosteniedo a otro mas chiquito

Lógicamente, esto es insostenible.

La afirmación de que no existe una “verdad válida para todos” afirma su invalidez universal por sí misma. 

Del mismo modo, si cada afirmación que va más allá de la ciencia natural es sólo una opinión subjetiva, entonces esa declaración no tiene ninguna pretensión de validez objetiva.

La mayoría de la gente, sin embargo, no tiene estrictamente este tipo de posición filosófica.

Es una tendencia aplicada aquí y allá, más que una completa “visión del mundo”.

Y esta tendencia probablemente no ha sido adquirida principalmente a través del estudio y la persuasión, sino de una manera menos consciente y deliberada.

 

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS SE INCLINAN HACIA EL RELATIVISMO? 

Es una respuesta equivocada a dos realidades modernas:
.
la experiencia de un marcado pluralismo social, y
.
el dominio de las ciencias naturales como la forma supuestamente suprema de “conocer”.

La vida moderna nos enfrenta a la inmensa multiplicidad de religiones, culturas y creencias.

Nos encontramos con personas de todas las clases, que reflejan una verdadera medida de la bondad – a veces muy profunda -, mientras que celebran diversas creencias.

Es fácil precipitarse a la conclusión errónea de que todas esas creencias deben ser igualmente válidas.

Al mismo tiempo, hemos visto el poder explicativo y técnico de un enfoque científico que afirma fundarse únicamente en la duda, la observación empírica, y la verificación.

Junto al desacuerdo persistente de religiones y filosofías existe el progreso evidente en la ciencia natural.

3 puertas con signos de interrogacion

La realidad social del hiper-pluralismo hace que sea fácil de asumir que no hay “una verdad válida para todos”.

Del mismo modo, el contraste entre muchas creencias y tradiciones irreconciliables, el consenso aparente y el poder de la ciencia, tientan a algunas personas a poner todas las reclamaciones inmateriales en el reino de la opinión subjetiva.

En un clima cultural de este tipo, se adopta fácilmente un cierto grado de relativismo.
.
No tanto como una ideología consciente de sí misma, sino como una actitud o un hábito mental que hace que sea más fácil vivir en tiempos complejos y confusos.

.
Esto no quiere decir que el relativismo sea siempre correcto, sino que a menudo es bastante humanamente comprensible.

Debemos seguir discutiendo filosóficamente contra el relativismo.

Pero nuestros argumentos no son balas de plata: no hay manera fácil de cambiar los hábitos de larga data de la mente, poderosamente inculcados por la cultura circundante.

La lógica tiene una eficacia limitada contra una filosofía cuyos partidarios no la consideran como una filosofía.

El relativismo debe abordarse como un fenómeno humano y social, y no simplemente como una mala filosofía. 

 

EL “MITO 2”: LA HOJA DE PARRA SOBRE LA MALA CONCIENCIA

Esto nos lleva a otro mito sobre el relativismo: que no es más que una “hoja de parra” colocada sobre la mala conciencia del hombre moderno.

Este punto de vista no es del todo falso.

Hay apoyo bíblico para la idea de que algunas personas, en algunos casos, suprimen culpablemente su conocimiento de la verdad.

Se rebelan contra los preceptos inscritos por Dios en la persona humana, y a continuación, niegan la existencia de esos preceptos.

Algunos ejemplos de relativismo, especialmente el relativismo moral o religioso, pueden muy bien surgir de este motivo.

Pero estamos en un terreno peligroso cuando hablamos y actuamos como si la mayoría o todas las negaciones de la verdad objetiva tienen un sustrato de malos motivos.

Con bastante frecuencia, por ejemplo, uno oye decir que los críticos de la Iglesia son impulsados principalmente por el resentimiento a sus enseñanzas morales.

O de que la aprehensión moderna hacia la religión, y las pretensiones de verdad universal en general, en su mayoría parten de un deseo de auto-indulgencia.

El abrazo del relativismo es visto como una racionalización.

hoja de parra

Esto puede ser cierto en algunos casos.
.
Pero la causalidad no corre de una sola manera.
.
Hay un oscurecimiento del intelecto que es resultado de la transgresión voluntaria.
.
Pero también existen casos en que la transgresión es más un efecto que una causa de confusión
.

La negación de la verdad puede ser aceptada como una justificación para el pecado.

Pero esto también puede funcionar a la inversa.
.
A través de los errores que se cometen por personas verdaderamente confusas.
.
Especialmente aquellas que experimentan una crisis de sentido y propósito en el mundo moderno metafísicamente desorientado.

Tales personas no son inocentes de todo mal.

Pero su negación de la verdad no debe ser vista simplemente como una manera de excusar sus fechorías.

El pecado oscurece el intelecto, pero la confusión intelectual también puede preceder al pecado.

Algunos males morales, incluso pueden derivarse de una búsqueda gravemente equivocada de la verdad, especialmente la verdad sobre uno mismo.

Solamente Dios puede juzgar las motivaciones y culpabilidad aquellos que niegan existencia de verdades particulares o la verdad misma.

¿Están principalmente racionalizando sus opciones? 

¿O son esas mismas elecciones efectos de una confusión real?

Probablemente no hay una respuesta simple. No debemos asumir lo peor.

La negación de la verdad amenaza la fe, y el bien común de la sociedad.
.
Pero no podemos hacer frente a esta amenaza con malentendidos simplistas.
.
El relativismo no es sólo una mala filosofía o la función de una conciencia culpable.
.
Se trata de un fenómeno humano y social complejo.

Ahora pongamos todo esto en la sociedad.

 

VERDAD, RELATIVISMO Y GUERRA CULTURAL

En 2010, Benedicto XVI dio un discurso en Westminster Hall que llamó el verdadero desafío para la democracia.

Les dijo a los líderes políticos reunidos:

Si los principios éticos que sostienen el proceso democrático no se rigen por nada más sólido que el mero consenso social, entonces la fragilidad del proceso se presenta evidentemente”.

El punto de Benedicto XVI era que el relativismo moral no puede sostener una política sana.

Una y otra vez, la realidad le ha dado la razón.

Las sociedades occidentales son reacias a hablar de moralidad objetiva, o verdad objetiva, con la que la moral está inextricablemente ligada.

A menos que podamos encontrar un terreno común en algunos principios objetivos, quedaremos expuestos a la manipulación por los ideólogos.

Que ya sean científicos, activistas políticos o periodistas, tratarán de insistir en que ellos son la verdadera fuente de la realidad.

En 2002 el sociólogo James Davison Hunter dio una charla extraordinaria a líderes de la Iglesia.

La mayoría de los cristianos, dijo, piensan en la cultura como los valores en los corazones y las mentes individuales, y por lo tanto, se imaginan que el cambio de la cultura es una tarea de evangelización de los corazones y las mentes individuales.

Hunter llamó a esta visión de la cultura dominante es completamente equivocada.

Si uno es serio acerca de cambiar el mundo, dijo, el primer paso es descartar este punto de vista de la cultura y cómo cambian las culturas, porque cada estrategia basada en ella se producirá un error”.

La cultura, en cambio, es una forma de capital, una especie de poder.

Pero, ¿qué tipo de poder?

Comienza como credibilidad, la autoridad que uno posee, que lo pone a uno en condiciones de ser tomado en serio, dijo Hunter.

“Y termina como el poder de definir la realidad misma. Es el poder de nombrar las cosas.

Una guerra cultural es una lucha sobre quién tiene la facultad de designar lo que es real.

Benedicto XVI previó proféticamente el desafío de la verdad en nuestros días en su discurso de Ratisbona.

Si sólo se aceptan pruebas científicas como racionales y declaramos todo lo demás irracional, a continuación, el Papa señaló, excluimos de la reflexión racional la mayor parte de la búsqueda y preguntas más profundas de los seres humanos.

De aquellas áreas en las que la prueba empírica no es posible, que requieren reflexión racional, un juicio, no una prueba.

Esto tiene dos resultados.

En primer lugar, daña la ciencia: la ciencia se restringe a lo que puede ser demostrado con el más alto grado de certeza, la que resulta de “la interacción de los elementos matemáticos y empíricos”.

Así, una gran cantidad de la ciencia iría por la ventana.

“Por su propia naturaleza este método excluye la cuestión de Dios, haciendo que parezca una cuestión no científica o pre-científica.

En consecuencia, nos enfrentamos a una reducción del ámbito de la ciencia y la razón que es preciso poner en discusión.

En segundo lugar, ya que ninguna comunidad humana puede prescindir de los valores compartidos que entiende son verdad – valores que constituyen una comunidad – la ciencia está cada vez más alejados de su propia naturaleza abierta.

Y se pone al servicio de la ideología política, de la creación de los valores de los cuales nadie puede legítimamente disentir.

Una tarea para la que la ciencia es intrínsecamente inadecuada.

Por lo tanto llegamos al absurdo que los científicos del clima que disienten del consenso son tratados como traidores.

Del mismo modo, los científicos sociales que publican resultados de investigaciones que desaprueba el lobby LGTB, entonces son embestidos profesionalmente.

Para cambiar el mundo hay que tomar el poder en serio, dijo James Davison Hunter.

Pero el poder que necesitamos tomar en serio no es el poder en un sentido convencional.

Más bien es el poder de definir la realidad en formas que sustenten la benevolencia y la justicia.

Sin una fe compartida en la verdad objetiva, y una manera de llegar a un consenso sobre lo que ella es, ¿dónde vamos a conseguir ese poder?

Lamentablemente en la Iglesia también ha penetrado el relativismo.

Lo ha hecho al dudar de las palabras y mandatos que Jesús nos dejó en la Biblia.
.
Y al pretender que esas palabras de Jesús se relativicen o ‘aggiornen’ a la sociedad actual.

¿Dios se hizo hombre para trasmitirnos verdades eternas o verdades relativas a cada época?

Hoy no sólo vemos que las verdades del evangelio se relativizan en las homilías, sino que incluso sacerdotes omiten la lectura desde el ambón de pasajes de la biblia que contradicen lo que ellos piensan.

Se está creando una Biblia paralela de esta época.

Los maronitas, que son básicamente del Líbano y Siria, tienen una sana costumbre.

Después que el sacerdote lee el Evangelio del día, él dice Esta es la verdad”.

Esta es la verdad”. ¡Qué maravillosa manera de poner fin a la lectura de la Biblia!

Eso nos advierte que debemos llegar a ser narradores de la verdad de nuevo.

Y estar dispuestos a escuchar verdades.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:
  • Juan Donnet

    El Relativismo, junto con el agnosticismo, no hay que conbatirlo solo en el mundo, fuera de la Iglesia, sino que el progre-modernismo-buenismo-light lo ha difundido DENTRO de la Iglesia casi hasta hacerse “sentido comùn”. “Los catòlicos somos humildes, respetamos todas las religiones, porque todas conducen a Dios a su manera” se escucha afirmar estùpidamente a bautizados….

    La Verdad ya no cuenta, cuenta la “tolerancia”, o un “amor” que es aceptaciòn de cualquier degradaciòn, menos la Verdad. “Cada uno tiene su verdad”….se escucha afirmar alegremente….

    El Relativismo es la madre de todas las aberraciones filosòficas que por su puesto inciden fuertemente en la vida pràctica; ya que la vida practica se rige por valores que vienen del estrato religioso-filosòfico-cosmovisiòn.

    No puede haber caridad sin Verdad; no puede haber nada bueno sin Verdad. Cristo dijo “Yo Soy la Verdad….” y al Espiritu Santo lo llamò “El Espìritu de la Verdad”.

    Dejar la Verdad de la lado para centrarse en la caridad, es una de las aberraciones tìpicas de este tiempo de Apostasìa dentro de la Iglesia..

    Recordemos siempre que Dios quiere adoradores en “Espìritu y en Verdad”, y nada bueno puede haber sin la Verdad…..

  • Angeles

    La primera pregunta es saber dónde está ese relativista. ¿Fuera de la Iglesia o dentro de ella? Si está fuera, y es obvio que lo está, eso no puede sino impulsar a la Iglesia a “juntar sus tropas” y enfrentar ese ataque con decisión. Pero, si está dentro de la Iglesia y también es obvio que está tomando de a poco fuertes bastiones de ella, la estrategia debe ser diferente. ¿Por qué? Pues porque los católicos, lo diré hasta el cansancio, hemos sido educados en la obediencia a la Jerarquía de la Iglesia, al Papa, Vicario de Cristo. Pero, ¿qué pasaría si el primer relativista es el Papa? ¿Donde quedaría nuestra obediencia? ¿Debemos seguir obedeciendo? ¿Obedeciendo qué? Una verdad que no es la Verdad y un camino que no nos lleva al Cielo? Es un tiempo de muchas confusiones, de muchos aplausos banales y de poca profundidad en el espíritu. La nave de Pedro está siendo agujereada por todos lados. Está entrando agua, pero, gracias a Dios por él, Benedicto XVI, ha salido a decir, en una carta enviada en octubre del 2014,a los estudiantes de la Universidad Pontificia, “que la renuncia a la Verdad es letal para la Fe.” Gracias por iluminar la oscuridad Santo Padre. Alabado sea Jesucristo. Bendiciones

  • Tikhon

    Por otra parte el que no tiene Fe es porque no le da la gana.

    La Fe es un don de Dios. Pero Dios quiere que la pidamos de corazón, sincéramente, haciendo uso de nuestra libertad.

    La Fe se pide. Y Dios siempre la da. Esta es una petición que El no niega nunca. Pero hay que pedirla.

    No nos liemos con argumentaciones sicologistas o sociologistas. Estas tienen su lugar pero hay algo mas que las doctrinas mundanas. Existe un Dios todopoderoso deseando compartir su Gloria con nosotros. Pero nosotros tenemos que querer compartirla y pedirlo.

    Por eso el que no tiene Fe es porque no quiere.