Estamos frente a un plan de batalla desplegado por la ONU.

Para que se aprueben legislaciones anti vida y anti familia en todos los países.

¿Con que objetivo?

Bajar la cantidad de nacimientos en el mundo y cambiar la moral respecto al sexo, la familia y la procreación.

¿Y cómo lo están haciendo?

En primer lugar aprobaron programas de lo que llaman “desarrollo sustentable”.

Segundo, son operados por los propios funcionarios internacionales como por las ONG’s que giran alrededor de ella.

Cuyo personal rota desde cargos en organismos internacionales a ONG’s y viceversa, de tiempo en tiempo.

Y tercero, estos programas utilizan palabras con un doble significado para bajar los niveles de resistencia.

¿Quién puede estar en desacuerdo con la igualdad de género?

¿O con la salud reproductiva?

¿O con el término desarrollo sostenible?

El asunto es que esas palabras quieren decir cosas distintas a las que el sentido común podría entender.

Son palabras que suenan razonables, pero que esconden detrás significados radicales y subversivos.

Son una especie de código que se pierden para el público en general.

Hay una razón para este engaño lingüístico. El Estudio mundial – que puedes descargar aquí – es nada menos que un plan de batalla para un asalto mortal a la vida y el matrimonio. 

Una especie de “caballo de Troya” que muchos no logran identificar.

 

UN LENGUAJE ENGAÑOSO PARA QUE CONSUMA LA POBLACIÓN

Los organismos internacionales como la ONU suelen hacer informes en código para que lo entiendan sus militantes pero no el público general.

Por ejemplo el Estudio Mundial sobre el Papel de la Mujer en el Desarrollo 2014: Igualdad de Género y el Desarrollo Sostenible, que basa las políticas actuales del de la ONU está escrito en una especie de código.

Las palabras y expresiones que se utilizan suenan razonables pero esconden detrás planes radicales para cambiar la familia y la sociedad.

Si estos objetivos revolucionarios fueran declarados claramente, la protesta pública sería ensordecedora y la resistencia fenomenal.

Por eso, los burócratas de la ONU disfrazan sus verdaderos objetivos mediante el uso de palabras de código que sólo ellos y los otros progresistas, que operan las conclusiones en el campo, saben y pueden entender.

Y esto no tiene nada que ver con un supuesto nuestro de una teoría de la conspiración.

Sino de una realidad que se ve a diario y que el lector puede verificar preguntando a gente que trabaja para la ONU cual es la definición que la ONU hace sobre cada palabra definitoria.

Déjame que te traduzca algunas de las recomendaciones de la Encuesta Mundial a un lenguaje sin ambigüedades, para que puedas entender mejor el camino por el que la ONU quiere llevarnos.

 

“SALUD REPRODUCTIVA” = CAMPAÑAS DE ESTERILIZACIÓN O DE PROMOCIÓN DEL ABORTO

La frase “salud reproductiva”, sembrada en todo el documento, suena inobjetable.

Pero es en realidad un doble engaño, ya que no tiene nada que ver con la reproducción y nada que ver con la salud.

El objetivo de los programas de la “salud reproductiva” es en realidad el control de la población para la reducción de la tasa de natalidad por medios químicos o quirúrgicos, deshabilitando tantos sistemas reproductivos femeninos como sea posible.

Por ejemplo, cuando el informe dice:

Respetar, proteger y promover la salud sexual y reproductiva y derechos para todos, en particular las mujeres y niñas, a través del ciclo de vida.

Esto debe leerse en el sentido de que las mujeres y las niñas serán animadas a la anticoncepción, a esterilizarse, y a abortar a sus hijos.

La razón por la cual ésta “recomendación” se incluye en la sección “Sobre el desarrollo sostenible”, es que realmente se trata de la limitación de crecimiento de la población.

 

“SOSTENIBLE” = LIMITAR, RESTRINGIR

Cada vez que lees la palabra sostenible, como “desarrollo sostenible” o “población sostenible” debes sustituir esas palabras por las palabras “limitar” o “restringir”.

Por ejemplo, cuando el informe dice:

“Las políticas de base de población sostenible en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluyen la prestación de servicios sexuales y de salud reproductiva de calidad universalmente accesible…”

En realidad, significa algo así como,

“Las políticas de control de población deben basarse en la promoción de la esterilización y el aborto”.

 

“ABORTO SEGURO” = ABORTO BAJO DEMANDA

Aborto seguro suena más favorable a la mujer que simplemente decir aborto.

Y se utiliza en el sistema de las Naciones Unidas para referirse a la legalización del aborto a demanda, o sea en el momento que la mujer lo desee y sin que medie ningún riesgo a salud por el cual se recomendaría abortar.

Así que cuando lees:

“Las políticas de base de población sostenible en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluyen la provisión de acceso universal… de la educación integral en sexualidad y aborto seguro”.

Debes entender que esto significa que,

“Las políticas de control de población deben basarse en la educación sexual universal y la legalización del aborto a demanda a lo largo de los nueve meses de embarazo”.

 

“IGUALDAD DE GÉNERO” = EL FIN DEL MATRIMONIO

Bajo este término aparentemente inofensivo se esconde una revolución cultural.

El tipo de igualdad que los burócratas de la ONU tienen en mente terminaría la natural complementariedad entre los sexos que se unen como marido y mujer.

Lee la siguiente frase:

“Reconocer, reducir y redistribuir el trabajo de cuidado no remunerado entre mujeres y hombres dentro de los hogares, y entre los hogares y el estado, mediante la ampliación de los servicios básicos y de infraestructura que sean accesibles a todos”.

Esto realmente significa que las feministas radicales en la ONU están instruyendo a que el estado niñera vaya a los hogares de sus ciudadanos casados y fuerce a los maridos y las esposas para hacer la misma cantidad de trabajo en la cocina, la limpieza, el cuidado de niños, etc., sin tener en cuenta sus propias preferencias en la materia .

La noción de la igualdad radical entre hombres y mujeres promovidas por las feministas de la ONU también les lleva a argumentar que, puesto que los hombres no están gravados con el parto, las demandas de “igualdad” incluyen que se permita a las mujeres tener abortos para nivelar el campo de juego, por así decirlo.

 

“DESARROLLO SOSTENIBLE”= ECOLOGISMO RADICAL / CONTROL DE LA POBLACIÓN

“Desarrollo sostenible” es un eslogan de los ecologistas radicales que quieren limitar el crecimiento económico, que consideran perjudicial para el medio ambiente

Y lo quieren ralentizar mediante la limitación de crecimiento de la población y el uso de recursos en los países pobres.

El Informe dice:

“Proteger los bienes comunes y evitar la apropiación y explotación de los recursos naturales por parte de intereses privados y públicos, a través de la supervisión estatal y la regulación de múltiples partes interesadas”.

“Promover la transición a patrones sostenibles de bajo carbono, consumo y pautas de producción elásticos al clima, al tiempo que garantiza la igualdad de género”.

Estas directivas significan que los recursos de tierras y minerales, se deben dejar de lado en reservas naturales, sin tener en cuenta las necesidades de la población.

Así la producción y el consumo de energía se mantendrán bajos.

Y la población, que no tienen acceso a los recursos y a la energía, seguirá siendo pobre.

 

“GÉNERO” = DE QUE SEXO LA PERSONA DICE QUE ES

La mayoría de la gente piensa que la palabra “género”, que aparece en el informe de la ONU cientos de veces, es sólo otra palabra para significar “sexo.” No lo es.

Tal como se utiliza por los progresistas de la ONU, “género” no tiene nada que ver con categorías fijas de hombre y mujer.

No está determinado por la anatomía y los cromosomas de uno.

Se trata únicamente de una cuestión de preferencia personal.

Uno es “libre” de ser del “género” que se quiera, y aún camaleónico, cambiar de día en día.

Actualmente hay 57 categorías de “género”… y aumentando.

Si pensaba que sólo hay tres (hombres, mujeres, LGBT), usted está desactualizado.

No hace falta decir que este concepto de “género” es tremendamente subversivo, que socava los matrimonios, las familias, e incluso a la propia sociedad.

Por ejemplo, en muchas ciudades un varón biológico que se siente mujer en un día determinado puede usar el baño de mujeres y otro día el de hombres porque se siente hombre.

 

POLÍTICA DE UN HIJO O DOS = ABORTO FORZADO

El informe de la ONU, que habla sin cesar sobre la protección de los derechos de las mujeres, encubre hipócritamente la brutal política del hijo único de China.

Cientos de millones de mujeres en las últimas 4 décadas han sido abortadas y esterilizadas, muchas bajo coacción, y no se menciona.

En su lugar, se lee el siguiente párrafo soso:

“La Constitución de China, mandata que el gobierno soporte la planificación familiar y que las parejas individuales la practiquen.

La política del hijo único, introducida a finales de 1970, se ha implementado a través de un sistema de incentivos y desincentivos económicos y sociales, junto con los servicios anticonceptivos gratuitos (Naciones Unidas, 2002)”

Esto se debería leer como:

El Partido Comunista Chino ha tomado el control del sistema reproductivo de cada mujer en el país, y viola sus derechos reproductivos mediante el control de la maternidad en virtud de un plan estatal, abortando a la fuerza y esterilizando a las mujeres si conciben un niño sin el permiso del Estado.

Utilizar el real sentido de las palabras requeriría que la ONU reconociera que el aborto es un crimen, y esto las feministas radicales en la ONU nunca lo harían.

Pero lo cierto es que operan para imponer el aborto permanentemente y ahora le toca el turno a Argentina.

 

LA PRESIÓN DE LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES SOBRE ARGENTINA

La presión de los organismos internacionales, apoyados en la banca mundial, para imponer la agenda de la ONU y el aborto en el mundo continúa sin cesar.

Esta vez se han ensañado con la Argentina, sobre la cual han presionado para que se abra el debate parlamentario sobre el aborto legal.

Podemos ver que operan a través de la presión de los propios organismos en privado, así como mediante ONG’s que tienen la ventaja de poder hacer campañas públicas, a diferencia de los funcionarios internacionales.

La Argentina ocupa la presidencia del Grupo de los 20 y le fue planteado y exigido a la Argentina durante las reuniones del G20 en la Argentina su alineación con los programas de la ONU, especialmente respecto al aborto.

Y a principios de Febrero de 2018, llegó a la Argentina la feminista y abortista Margo Thomas, CEO de Women’s Economic Imperative, una ONG que opera para la ONU.

Una exfuncionaria del Banco Mundial  y de la ONU, donde operó en el Panel de Alto Nivel sobre el Empoderamiento Económico de las Mujeres.

Margo Thomas además es CoPresidenta de T20 Argentina responsable de la Igualdad Económica de Género; otra ONG.

Este centro está encabezado por dos grandes think tanks argentinos, y opera oficialmente dando recomendaciones para la Cumbre del G20 en Argentina.

Los dos think tanks son:

El CARI (Consejo Argentino para las relaciones Internacionales), que lleva adelante una agenda masónica.

Y el CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), una ONG con agenta progresista, feminista y pro LGTB.

En cada cumbre del G20 hay un organismo T20 que asesora a la cumbre; cuyos miembros cambian según sea el país, pero no cambia su orientación ideológica.

Durante su visita, Margo Thomas presionó en privado y en público para la aprobación del aborto legal en la Argentina, apoyada por grupos de intelectuales y feministas argentinos.

Pocos días después, el 26 de Febrero de 2018, el presidente argentino Mauricio Macri dispuso que se abriera el debate sobre el aborto en el Congreso argentino, algo a lo que siempre se opusieron la mayoría de las fuerzas políticas.

Y haciendo buena letra con los organismos internacionales, el presidente Macri además declaró que en caso que el aborto fuese aprobado por el Congreso Nacional argentino, él no apelará a la facultad presidencial de vetar dicha ley.

Es por esto que los argentinos se están movilizando con marchas para detener la aprobación de la ley del aborto.

El 25 de marzo de 2018 se hizo una marcha en las principales ciudades del país, que se repetirá en 20 de mayo de 2018, y seguramente habrá otras más adelante.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: