Los re-ingenieros de la moral mundial siguen insistiendo en despoblar el mundo.

Todo les viene bien para promocionarlo, porque asocian cualquier evento climático extremo con la idea que el hombre está depredando el medio ambiente.

Y piden un gobierno mundial para controlar tanto el uso del medio ambiente como la cantidad de población en el mundo

Y ha causado revuelo la conferencia “Biological Extinction, patrocinada por la Academia Pontificia de Ciencias y la Pontificia Academia de Ciencias Sociales.

Y no por el tema sino por los invitados a disertar.

No solo fue invitado Paul Ehrlich sino también varios expertos semejantes a él, que son bien conocidos defensores de la limitación de la población mundial.

Entre ellos Jeffrey Sachs que es un experto del propio Vaticano en todas las cosas ambientales y además asesor del círculo interno de George Soros.

También Peter Raven, colaborador de Ehrlich en la Bomba de Población, que incluso es miembro oficial de la Pontificia Academia de Ciencias

De hecho no hay ningún problema en escuchar lo que los adversarios tienen que decir, siempre y cuando no se les imite o se haga con ellos una alianza impía.

Pero lo que causa más escozor es que en su locura mesiánica ha comparado a los bebés humanos con basura.

El Dr. Paul Ehrlich, un entomólogo especializado en las mariposas, es el padre indiscutible del movimiento de control de población moderno.

Ha defendido la esterilización forzada masiva e incluso el aborto forzado.

Ha dicho que todas las mujeres sexualmente activas necesitan libre acceso al aborto y la anticoncepción.

Y también afirmó que las enseñanzas morales de la Iglesia Católica son tan poco éticas como un acto terrorista”.

Comparando a la jerarquía de la Iglesia Católica como una fuerza de maldad.

Paul Ehrlich

 

LA BOMBA DE PAUL EHRLICH DE 1970

En la década de 1970, Paul Ehrlich predijo que el mundo iba camino a la sobrepoblación y pronosticó grande hambrunas.

Era una respuesta a la visión humanista de la encíclica Humanae Vitae.

Mostró – con la complicidad de los grandes medios de comunicación – varios escenarios apocalípticos sobre el efecto negativo de nuestra reproducción no controlada.

Pronto moriríamos de hambre.

El mundo entonces tenía una población de alrededor de tres mil millones y en efecto había signos de que escaseaba la comida y la energía.

La Iglesia Católica era culpada porque contribuía a esta desaparición inminente de la raza humana, desde que enseñaba que era necesaria la reproducción humana porque el mundo fue hecho para el hombre.

Decían que sus puntos de vista sobre el matrimonio y los niños eran contrarios a la ciencia moderna.

Paul Ehrlich y Julian Simon

 

ALGUNOS NO LE CREYERON

Hubo un grupo que no le creyó a Ehrlich y su gente; en especial los economistas que teorizaban sobre el libre mercado. (Véase, por ejemplo, la Economía Redentora de John Mueller y La riqueza de las personas de John McNerney).

También agricultores y biólogos agrarios pensaron que tal vez aumentar las poblaciones no era tan malo.

Se demostró que el aumento de los rendimientos en muchos granos era bastante factible y pronto se puso en producción.

Por ejemplo la India, una vez importador de granos se convirtió en un exportador de granos.

Para ellos, los niños y los jóvenes significaban nuevos mercados e incentivos.

Y también significaban más trabajadores potenciales que serían a la vez productores como consumidores.

En aquella época Julian Simon, experto en administración de empresas, mantuvo una áspera polémica con Ehrlich.

Propuso que la riqueza no era una cuestión de recursos disponibles basados en estimaciones contemporáneas de sus cantidades.

Sostenía que la mente humana era la única fuente real de riqueza en el universo. Una posición muy afín a la posición Católica en aquel momento.

Y tenía razón.

Así la población mundial llegó a los cuatro mil millones, luego cinco, y ahora se aproxima a ocho mil millones.

Y hoy estamos mejor preparados para hacer frente a ocho mil millones que estábamos cuando éramos cuatro mil millones.

Piensa nomás que hoy muere más gente en el mundo por obesidad que por hambre.

 

EHRLICH PERDIÓ LA APUESTA CONTRA SIMON

Simon hizo una apuesta con Ehrlich sobre que en el futuro todo tipo de recursos estarían disponibles para evitar el colapso que pronosticaba Ehrlich.

Ehrlich perdió y pagó la apuesta.

Simon partía de la base que los recursos estarían disponibles cuando los necesitáramos, si se nos permite descubrir cómo hacerlo y venderlos en el mercado con un beneficio.

Para Simon los recursos no son meramente cosas en el suelo, el mar o el aire.

Eran productos en la mente que sólo surgen cuando tenemos necesidad de ellos.

Pero esto no queda aquí.

Las personas que insisten en que el mundo debería limitarse a dos o tres mil millones de habitantes, siguen defendiendo con entusiasmo el control de la natalidad, el aborto, el matrimonio gay y muchas otras propuestas ya profetizadas en The Brave New World.

Ellos siguen diciendo que so posición se basa en la ciencia, y requieren procedimientos médicos y legales para limitar el número de nacimientos, y para autorizar a aquellos que pueden y no pueden nacer.

 

¿POR QUÉ SIGUEN INSISTIENDO?

La clave para entender esta extraña posición parece hallarse en la noción de que la tierra es nuestro único hogar permanente.

Y que tiene que ser protegida a toda costa de las incursiones del hombre, que es un depredador.

En lugar de mirar a la tierra como dada al hombre por Dios, el énfasis es que que la tierra es el único lugar del hombre en el universo.

El propósito de la raza humana es sobrevivir en el universo durante el mayor tiempo posible.

Por eso se requiere una ética de cuidado y de restricción en vez que una ética de la virtud y abundancia.

Así el pecado y la culpa moral se redefinen en términos de cómo usamos la tierra, no de cómo nos relacionamos unos con otros.

Y este pensamiento es también está relacionado con el criterio que el calentamiento de la tierra es causado principalmente por el desarrollo humano y no por causas naturales recurrentes.

Esto se presenta como un hecho científico indiscutible, aunque los cambios que suceden en la realidad y los cambios proyectados por computadora no son los mismos.

No sólo no hay evidencia empírica clara que la tierra se sigue calentando, sino que además muchos piensan que una tierra más cálida sería una ventaja de muchas maneras.

Y así llegamos a la frutillita de torta: su lógica que justifica el estado totalitario; un gobierno mundial que vigile que la humanidad no crezca y no use los recursos más allá de determinado límite.  

Esta lógica de la escasez y la represión contradice la idea tradicional de la Iglesia, hasta ahora, de un mundo con mayor libertad y sin limitación de la natalidad.

Pero vayamos a cosas más duras y gruesas que están sucediendo.

guerra

 

 

LA PANDEMIA QUE SIGNIFICA EL HOMBRE SOBRE LA TIERRA

Es un secreto a voces que hay grupos en la sombra, y cada vez menos en ella, que consideran al ser humano como un virus que infecta la tierra y el medio ambiente; somos una especie de pandemia.

Estos tienen el apoyo o el control, de medios de comunicación promocionando que en la tierra hay muchos hombres, que no va a haber comida para todos, que el hombre es responsable del calentamiento global del planeta y que está destruyendo el ecosistema.

Hay grupos eugenistas también muy activos tratando de bajar la población, como por ejemplo Bill Gates.

Que promociona sistemas anticonceptivos para las regiones más pobres y de mayor natalidad del planeta.

La esterilización ha salido a luz en la India con más de 700 mujeres muertas en tres años, la denuncia de los obispos de Kenia de que el estado y organismos internacionales estarían tratando de generar anticoncepción mediante una vacuna contra el tétanos.

Y también estos grupos tienen su base teórica y académica en científicos que generan informes sobre esta infestación de los seres humanos y sobre cómo controlar mejor la población y reducirla por diferentes modos, para darle respetabilidad al tema.

Todos ellos esperan la desaparición de millones de seres humanos que hoy habitan la tierra para salvar al planeta de su destrucción.

Y es obvio que no podrán bajar la población a una cifra que ellos consideran razonable en menos de un par de siglos, aunque se de una muerte en masa de millones de personas, pero todo método de reducción de la población aporta algo a la causa.

epidemia de gripe

 

¿QUÉ ES LO QUE QUIEREN?

No es políticamente correcto que digan que quieren el asesinato de millones de personas en forma directa.
.
Pero pueden presentar un trabajo académico que sugiera que esa es la única acción posible, aunque no logrará totalmente el efecto que se quiere.

Un trabajo académico reciente de Corey Bradshaw y Barry W. Brook, del Instituto de Medio Ambiente y la Facultad de Ciencias de la Tierra y Medioambientales de la Universidad de Adelaide, nos da una pista.

Ellos se plantean que aún con la desaparición de 2 mil millones de personas para dentro de cinco a diez años, para el año 2100 tendríamos la misma cantidad de habitantes del planeta que tenemos ahora, de lo contrario el problema aumentaría mucho más.

En su trabajo “La reducción de la población humana no es una solución rápida para los problemas ambientales”, parten de la base de que el crecimiento de la población y su sobreconsumo “está erosionando rápidamente muchos de los ecosistemas naturales de la Tierra”. 

Y opinan que hay que operar la palanca de bajar la fertilidad, animando a una menor fecundidad per cápita de las mujeres.

Y se preguntan,

“¿En cuánto tiempo la reducción de la fertilidad podría lograr un impacto significativo?” 

Y responden,

“Hemos examinado varios escenarios de cambio global de la población humana para el año 2100 mediante el ajuste de las tasas de fecundidad y de mortalidad (con intervenciones crónica y de corto plazo) para determinar el rango plausible de los resultados”. 

“Incluso con las políticas de un solo hijo impuesta en todo el mundo y eventos de mortalidad catastróficas el resultado probable sería 5-10 mil millones de personas para el 2100”.

Y llegan a la conclusión que

“No hay maneras fáciles de cambiar las tendencias generales del tamaño de la población humana en este siglo”.

¿Y cuál puede ser una solución?

Excepto, tal vez, una especie de muerte en  pandemias, guerra mundial, etc. Y esto lo discuten en su trabajo.

Pero los autores son escépticos de que ello conduzca a una baja drástica de la población porque según ellos hay un “impulso demográfico inexorable”  a una creciente población humana

hambruna

Y este impulso está “erosionando rápidamente el sistema de soporte de vida de la Tierra”

Se trata de una afirmación asombrosa viniendo de científicos, para lo que no aportan pruebas fehacientes de que eso esté sucediendo, sino que lo manejan a nivel de dogma.

Y llegan a afirmar que  hay cada vez

“llamadas más frecuentes para abordar los problemas ambientales”, que deben ser abordados con “nuevas reducciones en la fertilidad humana.”

Ellos dicen que en su estudio:

“Para examinar la rapidez con que esto podría conducir a una población humana más pequeña, se utilizó el modelado de matriz basada en escenarios para proyectar la población mundial para el año 2100.

Si se asume una continuación de las tendencias actuales en la reducción de la mortalidad, incluso una transición rápida a la política de un solo hijo en todo el mundo, conducirá a una población similar a la de hoy en 2100. 

Incluso una catastrófica mortalidad masiva, caso de 2 mil millones de muertes durante un hipotético período de 5 años en la mitad del siglo XXI, seguiríamos siendo alrededor de 8,5 mil millones de personas para el año 2100.

En ausencia de una catástrofe o reducciones grandes de fertilidad (a menos de dos hijos por mujer en todo el mundo), las mayores amenazas para los ecosistemas indican que África y el Sur de Asia experimentarán las mayores presiones humanas sobre los ecosistemas en el futuro”.

ebola en sierra leona

Y concluyen que actualmente, desde el punto de vista político

no existen instrumentos de política fáciles de cambiar el tamaño de la población humana sustancialmente en las próximas décadas, a falta de reducciones extremas y rápidas en la fertilidad femenina; que tomará siglos, y el objetivo a largo plazo sigue siendo poco claro”.

Pero que aun así, manejando la fertilidad, “una cierta reducción” de la población humana podría llegar “a mediados de siglo” lo que significaría “cientos de millones de personas menos que alimentar.”

 

LEAMOS ENTRE LÍNEAS

La posición de estos dos autores es parte de un debate entre quienes consideran al hombre una pandemia que ha sumido al ecosistema en una crisis de sostenibilidad.

Hay algunos que abogan por la profundización de los sistemas de anticoncepción en sus más diversas formas:

“distribución más amplia de la servicios de planificación familiar, anticoncepción, educación sexual”. 

Mientras otros opinan que eso no es suficiente, como lo hacen Corey Bradshaw y Barry W. Brook.

tsunami de japon

Si las acciones sobre la fertilidad humana no son suficientes, entonces lo que queda es hacer desaparecer gente.
.
¿Y cuáles son las formas?.
.
Epidemias, catástrofes supuestamente naturales, omisión de atención de salud y de alimentación para que mueran poblaciones enteras, pandemias de virus.

Y en eso quizás estemos ahora.

Muchos teóricos de la conspiración están considerando que el Ébola es un virus producido por el ser humano, en laboratorio, e incluso hay documentación que se ha presentado.

¿No será parte de esta política de despoblación a través de matanzas?

Este tipo se posición dice que el planeta es un ser vivo, que buscará su reequilibrio, y que entonces naturalmente se producirán epidemias, hambrunas y guerras.

Para tu discernimiento cuando oigas hablar de calentamiento global, excesiva población sobre la Tierra, etc.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:
  • Horacio tena

    El equilibrio de población en las naciones se debe de dar entre trabajos bien remunerados contra población nunca debe de haber de mas de uno o de otro, con esto se acabaría con la delincuencia y se generaría un estado mas confortable entre las familias sin llegar al exceso. Para lograrlo el estado debe tomar la concepción de todos los ciudadanos inclusive de los migrantes. Como:esterilizando ya sea a mujeres u hombres a temprana edad congelando óvulos o espermas según sea el caso, cuando la pareja desee tener un hijo se presenta a una evaluación para su autorización o negación que iría principalmente enfocado a preservar el equilibrio entre trabajo y población.