La sangre de San Genaro suele licuarse tres veces al año.

El sábado del primer fin de semana de mayo, el 19 de septiembre que es el día de su fiesta, y 16 de diciembre.

Pero el 16 de diciembre de 2016 no se licuó. Hacía 30 años que no sucedía.

Y en esas fechas han sucedido desastres.

papa besando el relicario de san genaro







La sangre del relicario pertenece a San Genaro, patrón de Nápoles, ex obispo y mártir de la ciudad, cuyos huesos también se conservan en la catedral.
.
Se cree que fue martirizado durante la persecución de los cristianos durante el reinado del emperador romano Diocleciano, alrededor  del año 305.

La misteriosa licuefacción de la reliquia de la sangre rara vez ha ocurrido fuera de la fecha “canónica”.

La sangre seca de San Genaro, que se conserva en dos frascos de vidrio en la Catedral de Nápoles, se licua tradicionalmente tres veces al año:

el 19 de septiembre la fiesta del santo, que conmemora su martirio en el calendario litúrgico católico;

el 16 de diciembre de la fecha de la erupción del Monte Vesubio en 1631, que se cree que fue detenido gracias a la intervención del santo;

-y el sábado anterior al primer domingo de mayo, cuando es trasladada la reliquia a la Basílica de Santa Clara.

Según la leyenda, la sangre de San Genaro fue recogida por una mujer llamada Eusebia justo después de su muerte.

La práctica de la recolección de sangre en busca de reliquias era una práctica común a partir de los días de la persecución de los primeros cristianos.
.
Las telas embebidas en la sangre derramada de los mártires o, la sangre líquida recogida en frascos se conservaban como artículos devocionales. 

En las catacumbas estos frascos eran enterrados con los muertos. Su descubrimiento indicaba que la persona había muerto como un mártir.

Tmbién puedes leer el caso similar de la licuefacción de la sangre de San Pantealeón, que sucede en varias partes del mundo.

 

LA SANGRE NO SE LICUÓ EL 16 DE DICIEMBRE DE 2016 Y LOS NAPOLITANOS TEMEN

Existe preocupación entre los napolitanos porque la sangre de San Genaro, patrón de Nápoles, no se volvió líquida el 16 de diciembre de 2016. 

Hace treinta años que esto no sucedía. 

El guardián de la reliquia, Mons. Vincenzo De Gregorio, ha dicho a los fieles en la catedral que no entren en pánico.

“No debemos pensar en desastres y calamidades. Nosotros somos personas de fe, y tenemos que seguir orando”.

Tres veces al año, especialmente en el día de la fiesta de San Genaro en septiembre, miles de fieles van a la catedral de Nápoles para ver cómo la sangre coagulada se convierte en líquido.

Ese es también el caso el 16 de diciembre, el día de la conmemoración de la advertencia de la erupción del Vesubio en 1631.

La ausencia del milagro es considerada por los napolitanos como un anuncio de muerte inminente.

Este es particularmente el caso en septiembre de 1939 y 1940, coincidiendo con el inicio de la Segunda Guerra Mundial y la entrada de Italia en el conflicto respectivamente.

En septiembre de 1943, fecha de la ocupación nazi.

En septiembre de 1973, año en el que se propagó el cólera en Nápoles.

La última vez que el milagro no se realizó fue en 1980, cuando 2900 personas murieron en un terremoto en Irpinia. Fue el desastre natural más devastador en la posguerra italiana.

busto de san genaro

 

QUIEN ES SAN GENARO

San Genaro, Obispo de Benevento, Mártir, Patrón de Nápoles, muere aproximadamente en el 305 d.C., su fiesta es el 19 de septiembre.

Durante la persecución de Diocleciano, sufrió el martirio, juntamente con otros cristianos, en la ciudad de Nápoles, en donde se le tiene una especial veneración.

San Genaro es famoso por el milagro que generalmente ocurre cada año desde hace siglos, el día de su fiesta, el 19 de septiembre.

Su sangre, se licua ante la presencia de todos los testigos que deseen asistir.

Nápoles y Benevento (donde fue obispo) se disputan el nacimiento de San Genaro.

Durante la persecución de Diocleciano, fueron detenidos en Pozzuoli, por orden del gobernador de Campania, Sosso, diácono de Miseno, Próculo, diácono de Pozzuoli, y los laicos Euticio y Acucio. El delito era haber públicamente confesado su fe.

Cuando San Genaro tuvo noticias de que su amigo Sosso y sus compañeros habían caído en manos de los perseguidores, decidió ir a visitarlos y a darles consuelo y aliento en la prisión.

Como era de esperarse, sus visitas no pasaron inadvertidas y los carceleros dieron cuenta a sus superiores de que un hombre de Benevento iba con frecuencia a hablar con los cristianos.

El gobernador mandó que le aprehendieran y lo llevaran a su presencia.

El obispo Genaro, Festo, su diácono y Desiderio, un lector de su iglesia, fueron detenidos dos días más tarde y conducidos a Nola, donde se hallaba el gobernador.

Los tres soportaron con entereza los interrogatorios y las torturas a que fueron sometidos.

procesion de san genaro 19 de septiembre

Poco tiempo después el gobernador se trasladó a Pozzuoli y los tres, cargados con pesadas cadenas, fueron forzados a caminar delante de su carro.

En Pozzuoli fueron arrojados a la misma prisión en que se hallaban sus cuatro amigos.

Estos últimos habían sido echados a las fieras un día antes de la llegada de San Genaro y sus dos compañeros, pero las bestias no los atacaron. 

Condenaron entonces a todo el grupo a ser echados a las fieras.

Los siete condenados fueron conducidos a la arena del anfiteatro y, para decepción del público, las fieras hambrientas y provocadas no hicieron otra cosa que rugir mansamente, sin acercarse siquiera a sus presuntas víctimas.

El pueblo, arrastrado y cegado por las pasiones que se alimentan de la violencia, imputó a la magia la mansedumbre de las fieras ante los cristianos y a gritos pedía que los mataran.

Ahí mismo los siete confesores fueron condenados a morir decapitados. La sentencia se ejecutó cerca de Pozzuoli, y en el mismo sitio fueron enterrados.

Los cristianos de Nápoles obtuvieron las reliquias de San Genaro que, en el siglo quinto, fueron trasladadas desde la pequeña iglesia de San Genaro, vecina a la Solfatara, donde se hallaban sepultadas.

Durante las guerras de los normandos, los restos del santo fueron llevados a Benevento y, poco después, al monasterio del Monte Vergine.

Pero en 1497, se trasladaron con toda solemnidad a Nápoles que, desde entonces, honra y venera a San Genaro como su patrono principal.

Muchos se cuestionan la autenticidad de los hechos arriba mencionados y de la misma reliquia porque no hay registros sobre el culto a San Genaro anterior al año 431.

Pero es significante que ya en esa época el sacerdote Uranio relata sobre el obispo Genaro en términos que indican claramente que le consideraba como a un santo reconocido.

Los frescos pintados en el siglo quinto en la “catacumba de san Genaro”, en Nápoles, lo representan con una aureola.
.
En los calendarios más antiguos del oriente y el occidente figura su nombre.

como es la teca que tiene la sangre de san genaro

 

RETOS A LA CIENCIA

Mientras que muchos se cuestionan sobre la historicidad de San Genaro, nadie se puede explicar el milagro que ocurre con la reliquia del santo que se conserva en la Capilla del Tesoro de la Iglesia Catedral de Nápoles, Italia.

Se trata de un suceso maravilloso que ocurre periódicamente desde hace cuatrocientos años.

Sobre la autenticidad de la sangre de san Genaro, un grupo de científicos de la Universidad de Turín aseguró hace años que la sustancia contenida en las dos ampollas que guarda el relicario es sangre auténtica.

Los científicos reconocieron entonces que no podían explicar por qué el polvo se vuelve sangre un día determinado y luego de nuevo polvo, hasta la precisa fecha siguiente.

Este es el milagro, la Iglesia permite el culto y los napolitanos no admiten dudas al respecto.

Si fuera un truco sería necesario admitir que todos los arzobispos de Nápoles y un sinnúmero de eclesiásticos eminentes por su saber y muchas veces por su gran santidad fueron cómplices del fraude.

Además, en todos estos cuatrocientos años, ninguno de los que bajo la suposición de un fraude han estado en alerta, ha dado alguna explicación o revelado cómo ocurre el aparente milagro.

Un fuerte testimonio de esta verdad es el hecho de que incluso en estos tiempos los oponentes racionalistas a una explicación sobrenatural están totalmente en desacuerdo sobre cómo debe ser el fenómeno.

sangre licuada en la ampolla de san genaro

 

CÓMO SUCEDE

Lo que en verdad ocurre puede ser descrito así en forma breve:

Está en un relicario de plata que de alguna manera sugiere por su forma y tamaño una pequeña lámpara de carruaje de dos redomas unidas.

La ampolla menor contiene sólo restos de sangre y no nos ocuparemos de ella aquí.

La ampolla más grande, es un frasquito con forma de garrafa de diez centímetros de altura y cerca de cinco y medio de diámetro.
.
Está llena en más de la mitad con una masa oscura y sólida, absolutamente opaca cuando es llevada ante la luz y no muestra ningún desplazamiento cuando el relicario es volteado hacia abajo.

Ambos frascos parecen estar fijados en la cavidad del relicario por medio de algún poderoso pegamento, pues están herméticamente sellados.

Es más, debido al hecho de que la masa oscura en el frasco está protegida por el grosor del cristal, presumiblemente es poco afectada por la temperatura del aire que lo rodea.

Dieciocho veces cada año un busto de plata en que se cree contiene la cabeza del Santo es expuesto en el altar y el relicario ya descrito es sacado y llevado por el oficiante a la vista de la concurrencia.

Esto sucede: 1) el sábado anterior al primer domingo de mayo y los ocho días siguientes, 2) en la fiesta de San Genaro (19 de septiembre) y durante la octava, y 3) el 16 de diciembre-

La gente reza, implorando que ocurra el milagro, mientras que un grupo de mujeres pobres conocidas como “zie di San Gennaro” (tías de San Genaro), se distinguen especialmente por su fervor y a veces, cuando el milagro se demora, por la extravagancia de sus súplicas.

El oficiante usualmente toma el relicario por sus extremos, sin tocar el cristal, y de cuando en cuando lo voltea hacia abajo para advertir cualquier movimiento perceptible en la masa oscura de la redoma.

Después de un intervalo de duración variable, usualmente no menos de dos minutos o más de una hora; se ve que la masa gradualmente se separa de los lados de la redoma.

Ésta se torna líquida y de un color más o menos carmesí, y en algunas ocasiones comienza a derretirse y burbujear, aumentando su volumen.







Entonces el oficiante anuncia: “Il miracolo é fatto”, se canta un Te Deum y el relicario conteniendo la sangre licuefacta es llevado a la balaustrada del altar donde los fieles pueden venerarlo besando el depósito.

relicario con busto y sangre de san genaro

 

LA HIPÓTESIS DEL CALOR

Rara vez la licuefacción ha dejado de ocurrir en las exposiciones de mayo o septiembre, pero en la del 16 de diciembre la masa permanece sólida más frecuentemente.

Es por eso que algunos consideran el fenómeno de la licuefacción como producido por los efectos del calor.

Sostienen que existen ciertas sustancias (p. e. una mezcla de aceite de ballena con éter) que tienen un punto de ebullición bastante bajo.

El calor producido por las manos del oficiante, la apretada multitud de espectadores, las luces del altar y en particular la vela que antiguamente se ponía cerca al relicario para permitir a la gente ver que la masa estaba opaca, combinado con el aumento de la temperatura del aire hasta el punto de derretir la sustancia en la redoma –que se asume que es sangre–.

Es más, desde los primeros años del siglo dieciocho, científicos escépticos, usando ciertos compuestos químicos, han reconstruido el milagro con mayor o menor éxito.

Esto es que han sido capaces de exhibir alguna sustancia roja que a pesar de ser en un principio aparentemente sólida, acaba por derretirse después de un intervalo de tiempo sin ninguna aplicación directa de calor.

Sin embargo, puede decirse con absoluta confianza que la teoría del calor no produce ninguna explicación adecuada a los fenómenos observados.

Desde hace más de un siglo se han realizado cuidadosas observaciones de la temperatura del aire en las cercanías de la reliquia durante estas ocasiones y se han guardado registros.

Lo cierto es que acorde a las memorias científicas de los profesores Fergola, Punzo y Speindeo no hay ninguna relación directa entre la temperatura, el tiempo y la forma de la licuefacción.

estatua de san genaro

Muchas veces cuando el termómetro ha estado a 25 grados centígrados y hasta más, la licuefacción se ha demorado hasta por veinte minutos e inclusive por cuarenta.

Mientras que por otro lado el contenido de la redoma algunas veces se fundió en un tiempo considerablemente menor estando el termómetro en 18 o 15 grados.

Es más, la teoría del calor no puede ser tomada en cuenta bajo ningún motivo por otro hecho remarcable, observado desde hace doscientos años.

La masa que se derrite incrementa su volumen, pero no retorna necesariamente a su volumen original. A veces se ve que toda la redoma está ocupada y otras veces poco más de la mitad.

Esto ha llevado a que un científico napolitano, el profesor Albini, sugiera que una nueva teoría física se deriva de observar el comportamiento de un fluido viscoso como la miel parcialmente congelada.

Conjetura que la sustancia desconocida de la redoma consiste en una materia sólida altamente dividida que se mantiene suspendida por una cantidad desproporcionadamente pequeña de líquido.

Cuando finalmente el líquido se hunde en el fondo de la redoma, las partículas sólidas forman una suerte de corteza que no se mueve fácilmente cuando el recipiente es puesto hacia abajo.

Sin embargo se alcanza la cohesión mediante movimientos repetidos como los que experimenta el relicario mientras se espera impacientemente la licuefacción.

Después ese líquido viscoso se endurece fácilmente en las paredes del recipiente y permite la aparición de grandes burbujas de aire que originan la ilusoria apariencia de un cambio de volumen.

El profesor Albini sostiene haber reproducido el fenómeno con un compuesto de chocolate en polvo y suero lácteo.

Pero, aquellos que han estudiado de cerca el proceso de la licuefacción del contenido de la redoma declaran que tal explicación es absolutamente imposible.

Además parecen existir ejemplos de licuefacción bastante probados que ocurren tanto en este caso como en similares reliquias de sangre cuando el relicario no ha sufrido el más mínimo movimiento.

beso a reliquia de la sangre de san genaro

 

OTRAS HIPÓTESIS

Se ha sugerido que el fenómeno ocurre debido a cierta forma de fuerza psíquica. (ver Di Pace, “Ipotesi scientifica sulla Liquefazione”, etc., Nápoles, 1905).

La concentración de pensamiento y voluntad de la multitud expectante y especialmente de las “tías de San Genaro”, tiene capacidad para producir un efecto físico.

Pero a esto se debe presentar el hecho de que la licuefacción ha ocurrido muchas veces de manera inesperada y en la presencia de muy pocos espectadores.

Probablemente la dificultad más seria contra el carácter milagroso del fenómeno se deriva del hecho de la misma licuefacción ocurre en el caso de otras reliquias, casi todas conservadas en las cercanías de Nápoles o de origen napolitano.

Entre estas reliquias se incluyen la sangre de San Juan Bautista, San Esteban el Protomártir, San Pantaleón, Santa Patricia, San Nicolás de Tolentino y San Luis Gonzaga, entre otros.

En el caso de la supuesta licuefacción de la llamada “Sangre de Nuestra Señora” o la de la grasa de Santo Tomás de Aquino quizás nos encontremos ante pura ficción.

Pero en las redomas tradicionalmente asociadas con los nombres de San Juan Bautista, San Esteban y San Pantaleón indudablemente exhiben en sus respectivos días de fiesta fenómenos exactamente análogos a los ocurridos en el caso de la más famosa reliquia de San Genaro.

Además ha sido comprobado por testigos oculares de crédito científico y alta respetabilidad que un bloque de basalto en Pozzuoli, que tiene fama de llevar restos de sangre de San Genaro, se torna vívidamente rojo por un corto tiempo en mayo y septiembre a la misma hora en que el milagro de la licuefacción tiene lugar en Nápoles.

relicario con sagre de san genaro

 

OTRAS COMPROBACIONES

Algunos puntos sostenidos por investigaciones recientes parecen merecer especial atención.

Parece que el primer registro seguro de la licuefacción de la sangre de San Genaro data de 1389. (ver de Blassis, “Chronicon Siculum incerti auctoris”, Nápoles, 1887, 85) y no de 1456 como se suponía antiguamente.

En 1902 se le permitió al profesor Sperindeo pasar un rayo de luz a través de la parte superior de la redoma durante la licuefacción y examinarlo espectroscópicamente.

El experimento arrojó líneas distintivas del espectro de la sangre. Esto, sin embargo, solo prueba que existe alguna cantidad de muestras de sangre en el contenido de la redoma.

Lo más notable de todo es que la evidente variación en el volumen de la reliquia llevó entre 1902 y 1904 a una serie de experimentos en los cuales todo el relicario fue pesado en una balanza bastante exacta.

Se encontró que el peso no era más constante que el volumen, y que el peso del relicario cuando la sangre llenaba toda la cavidad de la redoma excedía por 26 gramos el peso de la redoma cuando parecía medio llena.

Esta gran diferencia hace que sea imposible creer tal variación substancial en el peso se deba a un error de observación.

Estamos obligados a aceptar el hecho de que, contrariamente a toda ley conocida, un cambio ocurre en los contenidos del recipiente herméticamente cerrado, que los hace más pesados o más ligeros en proporción aproximada a su volumen aparente. (Cavène,333-39).

La realidad del milagro de San Genaro ha sido repetidamente sujeto de controversia. Ha tenido que ver con muchas conversiones al catolicismo, notablemente la del viejo Herder.

Sangre_de_San_Genaro_Italia

 

LA LICUEFACCIÓN DE LA SANGRE EN PRESENCIA DEL PAPA FRANCISCO SIN PRECEDENTES DESDE 1848

Se conoce un solo precedente de este suceso maravilloso ante un Papa. La reliquia de la sangre de San Genaro se licuó en presencia en presencia del Papa Pío IX en 1848.

El de Pío IX fue el pontificado más largo en la historia de la Iglesia Católica (31 años).

Convocó el Concilio Vaticano I, que decretó la infalibilidad papal; definió el dogma de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María; y fue el último Papa para gobernar como el soberano de los estados papales que cayeron al ejército italiano en 1870.

Huyendo de los disturbios de los Mazzini en 1848, el Papa Pío IX fue rescatado por un barco enviado por Francisco II de Borbón, quien lo llevó al Palacio Real de Portici.

El Papa expresó su deseo de ir a la catedral de Nápoles y allí se produjo el milagro de San Gennaro en su presencia.

Como muestra de su gratitud, el pontífice donó un cáliz de oro a la catedral en honor del santo. El cáliz está catalogado hoy entre las “Diez Maravillas del Tesoro de San Gennaro”.

El 21 de marzo de 2015, al término de la reunión con los sacerdotes, religiosos y seminaristas en la catedral de Nápoles, el Papa Francisco dio una bendición con la reliquia. 

sangre medio licuada de san genaro al papa francisco

Cuando Francisco recibió el relicario de manos del cardenal de la diócesis, Crescenzio Sepe, la sangre seguía estando sólida en un lado del vial.

Y Cuando Francisco devolvió el relicario, el cardenal le dijo:
“Parece que San Genaro ama al Papa, porque la sangre ya está medio licuada” 

Cuando el cardenal Sepe anunció estas palabras, se pudieron escuchar gritos de la pasión napolitana:

“¡Es un milagro, es un milagro!”

Francisco de inmediato respondió jocosamente:

“El arzobispo dijo que la sangre se licuó a medias. Esto significa que el santo nos ama hasta a la mitad. Todos tenemos que convertirnos un poco más para que él nos ame más”.

Esto provocó sonrisas entre los presentes.

Para que el milagro ocurra totalmente, es necesario esperar varios minutos antes de que la masa seca de color pegada a un lado del relicario se convierta en sangre que cubra todo el vidrio.

museo de san genaro

 

EL TESORO DE SAN GENARO

Pero lo cierto es que además del milagro de la licuefacción de la sangre, San Genaro tiene unimportante tesoro de obras de arte y donaciones.

Los expertos dicen que es más rico que el de la corona de la Reina Isabel II y de los zares de Rusia.

Concretamente Wikipedia dice

El tesoro de San Gennaro se compone de obras de arte y donaciones recogidas en siete siglos por papas, reyes, emperadores, famosos y gente común, conservado en un museo en Nápoles, Italia.
.
De acuerdo con estudios realizados por un grupo de expertos que han analizado todas las piezas de la colección, el tesoro de San Gennaro sería aún más rico que la corona de Inglaterra y los zares de Rusia.

El tesoro es una colección de obras de arte, mantenido gracias a la Diputación de la Capilla Real del Tesoro de San Gennaro, una institución secular antigua fundada en 1527 por un voto de la ciudad de Nápoles, que aún existe.

El tesoro se exhibe en el museo que está en la parte derecha de la catedral de Nápoles y por el museo se puede también acceder a la Capilla Real de San Genaro.

Abajo hay una serie de links en que puedes informarte mejor de este extraordinario museo.

El museo es propiedad de la ciudad de Nápoles, pero el busto de San Genaro, así como las ampollas de su sangre, siempre han permanecido en poder de la Iglesia.


Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: