La del Titanic es también la historia de tres sacerdotes mártires.

Quienes prefirieron quedarse con las personas que iban a morir, para consolarlos, y compartir  su mismo destino.

Para uno de ellos se reclama la beatificación, el padre Thomas Byles, quien tuvo dos profecías – sobre su fin – durante el viaje.

venta de periodico anunciando la tragedia del titanic

El Titanic inició su viaje inaugural el 10 de abril de 1912 desde el puerto de Southampton (Inglaterra) con destino final a Nueva York.
.
El 14 de abril, a las 23:40, chocó contra un iceberg al sur de las costas de Terranova.
.
Y se hundió a las 2:20 de la mañana del 15 de abril.
.
Murieron 1.517 personas y sólo se salvaron 705, convirtiéndose en el peor desastre marítimo en tiempo de paz.

Cuando el Titanic se embarcó en su viaje inaugural en 1912, era el barco más grande del mundo, con una capacidad de 2435 pasajeros; también se alegó que era insumergible.

El barco salió de Inglaterra a Irlanda y posteriormente hacia el Atlántico.

Muchas las historias salieron a flote.

Una de ellas es la de los tres sacerdotes que por distintos motivos se encontraban a bordo del barco.

Ayudaron heroicamente a muchos pasajeros a subirse a los botes salvavidas.

Y en los momentos finales, acompañaron con los sacramentos y la oración a las víctimas del desastre.

SacerdotesDelTitanic

Tres sacerdotes católicos del Titanic

 

TRES SACERDOTES HEROICOS EN EL TITANIC

Durante su viaje inaugural el 10 de abril de 1912, los padres Montvila, Peruschitz y Byles se quedaron hasta el final con los pasajeros que no podían tomar los botes salvavidas.

 

EL PADRE JUOZAS MONTVIL

El P. Juozas Montvila, sacerdote nacido en 1885 en Lituania, era el más joven de los tres presbíteros a bordo del transatlántico.

Ordenado sacerdote en marzo de 1908, se ocupaba de las necesidades espirituales de los católicos orientales en comunión con Roma. 

El ministraba en secreto, ya que el régimen zarista negaba la libertad de religión a los católicos del Este.

Talentoso ilustrador y escritor, también contribuyó con artículos e ilustraciones para varios periódicos subterráneos y libros religiosos, los cuales fueron publicados en lituano, una lengua prohibida por el régimen ruso.

Se dirigía a Estados Unidos para servir pastoralmente a las comunidades de inmigrantes lituanos en Nueva York o en Massachusetts.

De acuerdo al testimonio de sobrevivientes, el P. Montvila:“sirvió su llamado hasta el fin”, rehusándose a escapar, mientras ayudaba a otros pasajeros a alcanzar los botes salvavidas.

El P. Montvila es considerado un héroe en Lituania.

 

EL PADRE JOSEPH PERUCHITZ

El P. Joseph Peruschitz, sacerdote benedictino alemán, viajaba a Estados Unidos para asumir el cargo de director de la escuela de preparación de los benedictinos en Collegeville, Minnesota.

Durante el viaje, y a semejanza de los otros dos sacerdotes, el presbítero escuchó confesiones y celebró Misa cada día.

En la mañana del domingo 14 de abril, el P. Peruschitz y el Padre Thomas Byles, dijeron misa en el salón de segunda clase, y luego otra para unos 400 pasajeros de tercera clase.

El P. Byles dio una homilía en Inglés y Francés, y el P P. Peruschitz pronunció la suya en alemán y húngaro.

Según el testimonio de un sobreviviente que los divisó a la distancia mientras su bote se alejaba, en los últimos minutos de la tragedia, el P. Peruschitz junto al P. Thomas Byles dirigieron el rezo del Rosario junto a las víctimas que habían quedado a bordo, al tiempo que las olas llegaban a la cubierta.

padre thomas byles

 

EL PADRE THOMAS BYLES

Sacerdote inglés, converso del anglicanismo, rezaba el «breviario» en cubierta cuando el Titanic chocó con el iceberg.

El P. Thomas Byles viajaba rumbo a Norteamérica para presidir el matrimonio de su hermano William.

Todos los testimonios de los sobrevivientes coinciden en destacar el gran liderazgo y el valor demostrado por el sacerdote británico.

A las 2:20 de la madrugada del 15 de abril, la hora en que se hundió completamente el barco, el P. Byles, rezó el Acto de Contrición junto a los fieles que permanecían de rodillas junto a él, y les dio la absolución general.

Agnes McCoy, superviviente, relató los últimos momentos del sacerdote:

Cuando el Titanic se fue a pique, el Padre Thomas Bayle estaba de pie en cubierta rodeado de católicos, protestantes y judíos arrodillados a su alrededor

Byles rezaba el rosario y oraciones por el eterno descanso de las almas de aquellos que estaban a punto de perecer.

Administró los últimos sacramentes a mucha gente.

En la primera fase de la catástrofe escuchó muchas confesiones”.

Rechazó por dos veces el bote salvavidas, en los que también ayudó a embarcar a otros.

Pío X lo describió como “un mártir de la Iglesia”.

En “Los Diez del Titanic”, la historia bien documentada de los españoles en el buque, el P. Byles también tiene una mención en boca de una de las supervivientes, Fermina, sirviente de una pareja de “luna de miel”.

A la una y cinco de la madrugada, el bote 8, cargado solamente con damas de primera clase y sus sirvientas, además de los marinos, empieza a ser arriado.

Fermina no ha conseguido localizar a Víctor y, orientándose con dificultad entre el gentío, logra acceder a las inmediaciones de la embarcación cuando ésta ya ha comenzado a bajar por el costado del Titanic.

A mí me dejaron fuera. Pero empecé a gritar desesperada, y no tuvieron más remedio que llevarme.

Me echaron como un saco de paja desde más de un metro de altura, cuando ya bajaba la barca —rememoraba con horror.

Fue el momento más terrible de mi vida. Cada vez que me acuerdo, me parece que acaba de ocurrir y acabo de salvarme de milagro”.

En cubierta, el sacerdote católico Thomas Byles está dirigiendo el rezo de un rosario.

Muchos se unen a la oración postrados estrechando entre las manos sus crucifijos, la mayoría son mujeres de tercera clase a las que el clérigo ha ayudado a ascender desde las dependencias inferiores del barco.

“Dios te salve, María, llena eres de Gracia…”, invoca el padre Byles. “Ruega por nosotros…”, súplica un coro de voces.

Hasta las barcas en el agua llega el sonido de la plegaria mezclado con los acordes de la orquesta y el bullicio ronco de los pasajeros que deambulan por los corredores.

foto original del titanic en el muelle

 

LA HISTORIA: EL PADRE BYLES SE EMBARCA EN EL TITANIC

Cuando el Titanic se embarcó en su viaje inaugural en 1912, era el barco más grande del mundo, con una capacidad de 2435 pasajeros; también se alegó que era insumergible.

El barco salió de Inglaterra a Irlanda y posteriormente hacia el Atlántico.

El Padre Byles había embarcado en Southampton, habiendo dejado su rectoría en Essex temprano en la mañana del miércoles 10 de abril.

Vestido de negro clerical y con una sola maleta tomó el tren a Londres antes de que el barco llegara al puerto Inglés.

Parientes en América le habían comprado su boleto. 

Hacia el final de 1911, el P. Byles había sido invitado a oficiar en la boda de su hermano, William, con Miss Isabel Katherine Russell del 119 Pacific Street, Brooklyn.

La ceremonia se celebraría en la iglesia de San Agustín en la Sexta Avenida, Brooklyn, el día 21 Abril de 1912.

Su reserva inicial había sido con la White Star Line, pero debido a un problema industrial fue incapaz de navegar, por lo que en el último minuto su boleto fue transferido al nuevo buque Titanic.

Al salir Southampton, P. Byles escribió una carta a su anciana ama de llaves, que había de ser publicada cuando el barco atracó brevemente en Irlanda.

Sus preocupaciones eran tanto temporales como espirituales.

Temía que había perdido su paraguas mientras viajaba en el tren hacia el muelle.

Y quizás más importante, que no iba a ser capaz de decir misa hasta que el barco llegara al puerto irlandés de Queenstown (Cobh).

Sólo a partir de ahí él esperaba ser capaz de hacerlo cada día.

En conclusión, se comprometió a escribir cuando llegara a Nueva York.

Thomas-Byles-1

 

SU PADRE ERA PASTOR PROTESTANTE

Byles había nacido en Leeds, Inglaterra, el 26 de febrero de 1870.

Era el mayor de siete hermanos, de un ambiente familiar devoto porque su padre era un pastor protestante.

Fue educado a nivel local en Leamington, donde la familia se mudó cuando tenía 12 años.

En 1885, ganó una beca para un internado en Lancashire.
.
Fue allí donde descubrió dos cosas: que sufría de epilepsia y que tenía dudas sobre el protestantismo en el que se había criado.

Y como otros famosos ingleses que se convirtieron en décadas anteriores, Byles comenzó un estudio de los Padres de la Iglesia. 

Las dudas lentamente comenzaron a disminuir y se hizo evidente que estaba siendo conducido a un lugar inesperado: Roma.

En 1888, fue al Balliol College de Oxford, después de haber logrado una beca de matemáticas, sin embargo, finalmente cambió por Teología, ganando el tercer lugar de la clase en 1894.

Mientras que estaba en la universidad decidió abrazar el anglicanismo.

Anteriormente había sido su hermano, William, que había conmocionado a la familia mediante su conversión al catolicismo, mientras estaba en Oxford.







La conversión de su hermano iba a tener un efecto muy diferente, especialmente por su estudio de los Padres de la Iglesia.

Poco después, tras haber examinado previamente ordenarse anglicano, decidió aplazar tal decisión.

Lo que fue más tarde descrito como una ‘niebla’ ahora había descendido.
.
Habiendo dejado el protestantismo de su familia, y ya no contento con su anglicanismo recientemente adquirido, Byles se encontró luchando para discernir cuál era su verdadero curso
.
.
Tal vez, entonces, él sabía en su corazón que sólo había un camino que le quedaba, pero todavía dudaba en tomarlo.

foto de la cubierta del titanic con sacerdote orando

 

LA CONVERSIÓN DE BYLES Y LA PRIMERA PROFECÍA DE SU DESTINO

Inesperadamente, en la víspera de la fiesta de Corpus Christi, durante un período prolongado de meditación, la forma definitiva finalmente se reveló. A partir de entonces, no había duda.

En la misma fiesta, Byles fue recibido en la Iglesia luego jesuita en Oxford, y, al hacerlo, recibió la Santa Comunión por primera vez.

Y ahora libre de todas las dudas, también se le dio un nuevo nombre cristiano, Thomas.

Byles escribió a su familia que la niebla se había levantado, pero en su caso, una niebla totalmente diferente a partir de entonces había descendido.

Él había tomado su decisión, y poco después asistió al Oscott Seminario, pero su salud, que nunca era buena, impidió su persistencia en sus estudios teológicos y pronto se vio obligado a abandonar.

¿Qué era lo siguiente, se preguntó?

Enseñó durante un tiempo, así como escribió una obra corta: Un Comentario de la Segunda Epístola de San Pablo a los Corintios, que posteriormente publicó la Catholic Truth Society.
.
En retrospectiva, la elección de la epístola es curiosa, porque es uno de los pocos lugares en la Escritura que se hace referencia a un naufragio.

Aún acosado por la enfermedad, él no fue un éxito como maestro de escuela.

Antes de 1899, sin embargo, Byles estaba suficientemente bien para ir al Colegio Beda, en Roma, donde iba a proseguir sus estudios y una posible vocación.

Finalmente se confirmó sacerdote y fue ordenado el 15 de junio de 1902.

Otros estudios impidieron su salida de Roma por un año más, y por fin regresó a Inglaterra a principios de 1903.

En un principio, su ministerio fue en Londres, pero fue interrumpido por problemas de salud.

A partir de entonces, fue enviado al campo para reponerse.

Al año siguiente, él regresó a su ministerio sacerdotal aunque ahora en las parroquias rurales de Essex. 

Y fue aquí que él estaba cuando recibió un telegrama que hablaba de la próxima boda de su hermano, ahora residente en Nueva York, y con ello una invitación.

guia visual del titanic

 

EL PADRE BYLES EN EL TITANIC

A bordo del Titanic había pasajeros de todas las clases sociales y de diferentes nacionalidades, y entre ellos además de los tres sacerdotes, había un cuarto seminarista con una historia curiosa.

A medida que el barco navegaba en el Atlántico, el P. Byles estaba en segunda clase, pero que iba a estar principalmente en el entrepuente, donde muchos de los pasajeros eran de Irlanda, y con ellos iba a pasar esos días iniciales.

El Sábado, 13 de abril estuvo oyendo confesiones durante horas en preparación para el día siguiente, el segundo Domingo de Pascua.

Cuando llegó el domingo, dijo misa a los pasajeros de tercera clase, y aquí apareció la segunda profecía.

Dando un sermón habló de la necesidad del ‘bote salvavidas de la fe’ en las siempre cambiantes aguas de la vida.
.
No podía haber previsto cuan proféticas iban a ser estas palabras sólo unas horas más tarde.

En ese fatídico domingo, por la tarde se dedicó a otras devociones antes de concluir con el rezo del Santo Rosario.

titanic

 

LA TRAGEDIA DEL CHOQUE CON EL ICEBERG Y LA ACTIVIDAD DEL PADRE BYLES

Al caer la noche el insumergible Titanic  seguía adelante a través del Atlántico y todo parecía estar en orden.

Pero era una ilusión, sin embargo, que fue quebrada cuando más tarde esa noche a las 23:40 la alarma comenzó a sonar violentamente.

Al oír gritos, el P. Byles descendió inmediatamente a la cubierta de tercera clase.

Allí, como en todas las cubiertas, el miedo cambiaba rápidamente a un pánico sofocante.

El sacerdote se movió a través de la confusión dándose cuenta que este era el momento, no sólo para salvar vidas, sino también por la salvación de las almas. 

Y cuando este pensamiento vino a él, percibió cual iba a ser su papel en esto.
.
Era como si para ese momento se hubiera estado preparando toda su vida, la culminación del variado recorrido de toda su vida
.
.
Este fue un papel que le había caído muy inesperadamente pero se puso a trabajar.

Lo primero que hizo fue llamar a la calma, pidiendo “silencio”. 

Poco a poco, la muchedumbre asustada frente a él se tranquilizó. 

Llamó entonces a todos los presentes a hacer un acto de contrición.

Después de haber explicado los peligros actuales, comenzó la evacuación de mujeres y niños a la cubierta superior, con el sacerdote escoltándoles hacia arriba a través de las distintas plataformas.

Inicialmente se prohibió la ruta a los pasajeros de tercera clase, y se daba preferencia a los pasajeros de las cubiertas superiores sobre los pasajeros más pobres “de abajo”.

Huelga decir que el P. Byles no prestó atención a este tipo de distinciones de clase y trabajó con la mayor rapidez y con toda la calma que pudo para dar paso a las mujeres y los niños que llevaba a los botes salvavidas desplegados.

La característica más en evidencia del sacerdote, y lo más comentado en la tarde por los sobrevivientes, era su presencia de ánimo en todo. 

Era como si fuera para esto que había estado preparándose toda su vida. 

Al ver el primer grupo de mujeres y niños con seguridad a bordo de los botes salvavidas, rechazó una primera oferta para unirse a ellos, y descendió una vez más por debajo de las cubiertas.

La banda de la nave había sido llevada a la cubierta para tratar de calmar el ambiente cada vez más cargado, lo que debe haber parecido un acompañamiento musical surrealista.

Sin embargo, muy rápidamente estaba quedando en claro que no iban a ser suficientes los botes salvavidas.

salvavidas del titanic

 

LOS MOMENTOS FINALES ANTES DEL HUNDIMIENTO

Pronto, el sacerdote había de estar en cubierta rodeado de muchos otros que aguardaban rescate, pero que ahora estaban varados.

En el terror creciente, el P. Byles nuevamente rechazó la oferta de un lugar en uno de los pocos botes salvavidas restantes.

Por último, todos ellos parados en la cubierta vieron como el último bote salvavidas desapareció en el horizonte negro.

Y mientras lo hacían, ellos sabían que con él se había marchado toda esperanza terrenal.

La banda en la cubierta cambió a tocar himnos, incluyendo Estate Conmigo. 

Cuando la melodía sonó por la cubierta, la que a menudo se escuchaba en los entierros, algunos comenzaron a llorar.

Algunos más miraban sin comprender, mientras que otros cayeron de rodillas con la cabeza gacha, pero otros continuaron orando, uno fue el sacerdote Inglés.

Este era el momento en que todas las almas cristianas tenían que hacer frente, a la realidad final de la batalla entre la vida y la muerte, la fe y la no existencia.
.
Y ese momento había llegado para los que se quedaban a bordo, el P. Byles incluido.

Miró a su alrededor a quienes estaban parados, sentados y arrodillados frente a él, muchos de los cuales ahora lo miraban a él.

Y notó también las primeras llegadas de aguas oscuras sobre la cubierta…

Colocándose tan alto como pudo, levantó la mano en un último acto de bendición y absolución.
.
Entonces, permaneciendo de pie como lo había hecho en todo el Rosario y con su crucifijo en la mano, el P. Byles comenzó una vez más llevando a los reunidos a su alrededor.
.
Hacia el rezo de esa antigua oración, en la medida que los himnos continuaban siendo tocados
.

restos del titanic bajo el mar

 

LO QUE SE VIO DESDE LOS SALVAVIDAS

Los que habían escapado vieron impotentes desde los botes salvavidas como las figuras en cubierta se hacían cada vez más tenues.
.
Y los sonidos de la oración ahora parecían que se mezclaban con el de las lamentaciones.
.
Y, sin embargo, a la cabeza de los que allí estaban, era aun débilmente perceptible en la distancia, la figura del P. Byles.

Cuando el final comenzó el final, el sonido fue aterrador.

Poco a poco, la nave se sacudió hacia arriba, antes de que comenzara un rápido descenso y se estrellara en el mar, y las olas resultantes conmovieran a los botes salvavidas en fuga.

Y, mirando hacia atrás paralizados mientras la nave se hundía, algunos de los sobrevivientes hacían la señal de la Cruz y ofrecían oraciones por los difuntos, que hasta sólo unas horas antes habían sido demasiado reales, de carne y hueso.

En ese momento, en que la oscuridad los envolvía, oraron también por su propia seguridad y el viaje precario por delante.

Empujados por las ondas que emanan del ahora desaparecido buque, que ya no era un barco sino para siempre una tumba de 1.516 almas, un monumento a un sacerdote católico inglés, el P. Thomas Byles.

 

LANZAN CAMPAÑA PARA BEATIFICAR AL PADRE THOMAS BYLES

El  14 de abril de 2015, en el aniversario del hundimiento del Titanic, y el P. Graham Smith, párroco de la Iglesia de Saint Helen de Chipping Ongar (condado de Essex), pidió la beatificación de su antecesor, el Padre Thomas Byles, una de las más de 1.500 víctimas del famoso buque.

El Padre Smith animó a los fieles del mundo entero a que invoquen al P. Byles en sus oraciones.
.
Y “si ocurre un milagro, que se inicie su causa de beatificación, primero, y de canonización después”.

FRANCIS BROWNE

 

EL SEMINARISTA PADRE FRANCIS BROWNE, EL CUARTO QUE SE SALVÓ

Una historia particular es la del P. Francis Browne, quien viajó a bordo del Titanic pero como seminarista jesuita y se libró de la tragedia.







Pese a que una pareja de millonarios que conoció en el barco se ofreció a pagarle el viaje a Nueva York, su superior le ordenó que abandonara la nave en el último puerto europeo en el que se detuvo el Titanic, antes de dirigirse a Estados Unidos.

Salga de esa nave reza claramente el telegrama que recibió el P. Browne y su “santa obediencia” lo salvó de la catástrofe.

El sacerdote jesuita mantuvo esa nota en su billetera hasta el último de sus días.

Sin embargo, durante el poco tiempo que estuvo al interior del Titanic, el entonces joven seminarista, aficionado a la fotografía, retrató el estilo de vida de los pasajeros y la tripulación del transatlántico.

El P. Browne sirvió luego como capellán de las fuerzas irlandesas durante la  Guerra Mundial, demostrando gran valor, lo que le fue recompensado con varias condecoraciones, entre ellas la Cruz Militar.

Recorrió pastoralmente toda Irlanda y Australia, fotografiando todo a su paso.

Al momento de su muerte, en 1960, sus imágenes sumaban 42,000.

El P. Edward O’Donnell, compañero del P. Browne, sacó a la luz sus fotografías olvidadas y las calificó como un “equivalente fotográfico al descubrimiento de los pergaminos del mar muerto”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:






  • Angeles

    Es reconfortante leer la historia de hombres y mujeres que nos precedieron y que supieron bien morir por aquello en lo que creían. Sus ejemplos nos dan fuerzas a nosotros para enfrentar lo que el Señor nos pida que enfrentemos. Pero no debemos olvidar que la soberbia de Satanás causó esas muertes. Debajo de la cubierta del Titanic había una frase pintada o grabada, que decía: “Ni Dios ni nadie me hunde”. Dios es muy bondadoso y misericordioso, pero no le gusta que se burlen de Él. El resultado estuvo a la vista. Afortunadamente, Dios es Dios, todo lo que es malo puede transformarlo en bueno para rescatar a los hombres del mal y por eso hubo mucha gente que tal vez en esos momentos finales y gracias al terror y a los tres sacerdotes, lo encontraron y pudieron tener una buena muerte, que los depósito inmediatamente en Sus brazos amorosos. En momentos en que el Sacerdocio está tan atacado, por culpa de miembros indignos que se dejaron vencer por las tentaciones, es bueno recordar estos ejemplos heroicos que tanto abundan en la Iglesia. Bendiciones.