La familia está bajo asalto en el mundo de hoy, especialmente en occidente.

Y eso lleva también a que el matrimonio este bajo asalto.

Por un lado por quienes quieren ampliar su definición incorporando la posibilidad que los integrantes sean del mismo sexo o sean más de uno.

Y también se está cuestionando al interior del catolicismo, con toda la discusión en torno a la comunión a los divorciados vueltos a casar.

Hay mucha confusión sobre el amor y el matrimonio en nuestra sociedad y dentro la Iglesia.

boda antigua

Hasta ahora las enseñanzas de la Iglesia han sido claras y firmes.
.
No obstante han ido creciendo algunas diferencias entre los sacerdotes, obispos y cardenales, y entre los laicos.
.
Respecto a si la categoría matrimonio debe ser abierta a los homosexuales.
.
Y especialmente, sobre la comunión a los divorciados vueltos a casar.

Este artículo detalla las diez cosas que todo católico debe saber sobre el matrimonio.

Y como terminaron los cuatro últimos intentos para abrir la eucaristía a los divorciados vueltos a casar.

 

DIEZ COSAS QUE TODO CATÓLICO DEBE SABER SOBRE EL MATRIMONIO

 

1 – El matrimonio es algo dado por Dios

El matrimonio no es una construcción social o una idea romántica.

El matrimonio no tiene un motivo sentimental o es por la posibilidad de una gran fiesta.

El matrimonio no es algo que inventamos ya sea como individuos, como tribu o como sociedad. El matrimonio es dado por Dios.

El comienzo de la Biblia muestra al hombre y la mujer unidos por el diseño de Dios.

Esto fue afirmado por Jesucristo, la sociedad humana, el sentido común y la experiencia universal de la raza humana.

El matrimonio puede haber sido tomado a la ligera en diferentes formas por diferentes sociedades.

Pero la esencia del matrimonio, es un hombre y una mujer juntos para completarse el uno al otro, de cara a la procreación y unidos por y para la vida universalmente.

 

2 – Un matrimonio es entre un hombre y una mujer

El matrimonio se forja en el orden natural. 

Hombres y mujeres encajan. Ellos se unen para hacer el amor y hacer bebés. 

Dos hombres o dos mujeres se pueden amar y el amor puede ser una buena y hermosa cosa, pero esto se llama de otra manera. No es matrimonio.

Los amigos no tienen sexo juntos. Eso es algo entre los maridos y las esposas, entre hombres y las mujeres.

Por lo tanto, incluso si la sociedad hace las leyes que contradicen esta verdad obvia, un matrimonio no puede tener lugar entre dos personas del mismo sexo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

3 – El matrimonio es un compromiso de por vida

Para los católicos, el matrimonio es para toda la vida.

Si alguien está casado válidamente a una persona, estará casado con esa persona hasta que uno de ellos muera.

Si se separa de esa persona todavía está casada con él o ella. Si obtiene un divorcio civil, a los ojos de la iglesia, esas personas siguen estando casadas entre sí.

Si el matrimonio es válido están casados para toda la vida.

Si están separados o divorciados no pueden casarse con otra persona porque eso sería adulterio, que es un pecado grave. 

También no pueden hacer el amor con otra persona, porque eso también sería adulterio.

 

4 – Para que un matrimonio sea válido el hombre y la mujer deben ser ambos libres para casarse

No pueden casarse con alguien que ya está casado.

Si hay alguna circunstancia o intenciones que limitan su capacidad de hacer con pleno, maduro y dispuesto consentimiento, el matrimonio podría ser inválido. 

 

5 – Para el matrimonio sea válido el hombre y la mujer deben entender la naturaleza del matrimonio y hacer sus votos con el consentimiento pleno y dispuesto

La gente se casa por todo tipo de razones, pero, o no entienden realmente lo que están haciendo o no han dado pleno y dispuesto consentimiento.

Aquí hay una serie de conceptos de los que ha hablado Benedicto XVI, sobre que él consideraba que muchos de los matrimonios actuales eran inválidos porque se habían hecho sin fe.

O sea que en el momento de casarse, alguno de la pareja, de hecho no profesaba la fe católica y sin esta comprensión se divorciaron.

Y luego, cuando llegan realmente a la fe, sufren el problema de no poder casarse más.

claves-para-el-amor

 

6 – Para que un matrimonio sea válido para un católico deben ser cumplidas algunas obligaciones

Un católico también tiene que estar casado según la “forma” apropiada.

La forma correcta es que deben casarse con otra católica en una iglesia católica de acuerdo con un ritual católico y oficiado por un sacerdote o diácono católico.

Si una persona es católica no puede estar casada en una capilla de Las Vegas, o en la playa, o en la cima de la montaña, o en una capilla en un campamento mormón.

No pueden estar casados por el pastor luterano o el de Pare de Sufrir. No pueden elegir una iglesia porque sea la más bonita.

Sin embargo, sí hay buenas razones para que un católico se case con un no católico en algún otro lugar por otro ministro, y en ese caso es posible pedir al obispo permiso para prescindir de la forma adecuada.

Si una persona es católica y no ha estado casado según la forma apropiada, entonces el matrimonio es probablemente inválido y probablemente podría recibir una sentencia de nulidad.

 

7 – Un decreto de nulidad no es un “divorcio católico”

Un matrimonio puede ser declarado nulo o no existente por la autoridad eclesiástica competente.

Después de la debida investigación, la autoridad puede decidir que un matrimonio nunca existió. 

Esto podría ser debido a la falta de forma en que se debería haber casado en una iglesia católica con otra católica por un funcionario católico según un rito católico.

También puede deberse a que uno de la pareja no era libre para casarse o porque por razones complicadas, o porque una de las personas no era capaz de hacer un matrimonio válido.

 

8 – Un decreto de nulidad no tiene nada que ver con la calidad de la relación en el matrimonio

Tú no puedes solicitar un decreto de nulidad porque tu marido ha resultado ser un canalla o tu esposa te es infiel.

Tu dijiste que es “en la prosperidad o en la adversidad” ¿te acuerdas?

Un decreto de nulidad no tiene nada que ver con lo que está sucediendo en el propio matrimonio.
.
En cambio, es una decisión basada en si un matrimonio se celebró válidamente.

El hecho real de las dificultades en el matrimonio, incluso si son graves, no son la base sobre la que se decidida la nulidad.

divorciados-vueltos-a-casar-y-comunion

 

9 – Para los católicos el matrimonio es un sacramento 

El matrimonio no es sólo un romance de cuento de hadas en el que un hombre y una mujer se enamoran y viven felices para siempre.

Además del romance y el amor erótico, el matrimonio es un sacramento.

¿Qué es un sacramento? Es un misterio sagrado en el que la expresión física de la vida se convierte en un canal de la gracia divina. 

En otras palabras, a través de las expresiones físicas de la vida matrimonial – todo, desde hacer el amor hasta hacer el desayuno, hacer dinero o luchar – puede ser una conexión a la vida divina.

Es por eso que decimos que el matrimonio es dado por Dios y no podemos jugar con los conceptos básicos de lo que el matrimonio es en realidad.

 

10 – El matrimonio es parte del misterio de Cristo y de su Iglesia

En el Antiguo Testamento Dios dijo que iba a venir y ser el novio de su pueblo.

Jesús usó la imaginería nupcial muchas veces en su enseñanza.

Él se llamó a sí mismo “el novio” y a sus seguidores “la novia.”

San Pablo dijo que los maridos deben amar a sus esposas “como Cristo amó a la iglesia”.

Él usó la imaginería nupcial varias veces para hablar de que la iglesia es “la esposa de Cristo”.

Esto significa que nuestros matrimonios humanos nos conectan con el misterio de Cristo y de su iglesia.

Es a través del sacramento del matrimonio que aprendemos como es el amor de Dios.

Es a través del misterio del matrimonio que experimentamos la unidad un creyente con Jesucristo mismo.

Es por esto que la Iglesia Católica no puede jugar con el matrimonio, ya que cuando cambiamos la definición de matrimonio cambiamos nuestra comprensión de nuestra salvación, nuestra comprensión de Cristo y su iglesia y nuestra relación con Dios.

Esta es también la razón por la Iglesia Católica se opone a cualquier cosa que hiera o rompa el matrimonio.

Es por esto que no aceptamos el adulterio, la fornicación, la cohabitación, la homosexualidad, la masturbación, la prostitución, la pornografía, el divorcio, un nuevo matrimonio, la bigamia, el abuso sexual, la violación, la anticoncepción artificial, la concepción artificial y cualquier otra cosa que rompa el sacramento precioso y eterno del matrimonio.

 

4 VECES LA IGLESIA SE MANTUVO CONTRA LA COMUNIÓN DE LOS DIVORCIADOS VUELTOS A CASAR

En un ensayo titulado “El Misericordioso regalo de la indisolubilidad y la cuestión de pastoral para los católicos civilmente divorciados vueltos a casar”, Nicholas J. Healy JR., recorre la historia de cómo en cuatro de los últimos momentos la Iglesia lo ha denegado rotundamente.

comunion_560x280

 

En 1965 en el Vaticano II

El argumento para permitir la comunión en ciertas circunstancias a los católicos divorciados vueltos a casar se remonta, al menos en la historia reciente, a la cuarta sesión del Concilio Vaticano II. 

El Arzobispo Elias Zoghby, el vicario patriarcal de los melquitas en Egipto, propuso que debe ser considerada la práctica oriental de tolerar las segundas nupcias en ciertos casos.

Resolución

A petición del Papa Pablo VI, todas las actividades normales del Consejo fueron suspendidas hasta que se abordara la propuesta.

El cardenal Journet fue preguntado por el Papa para responder a Zoghby, y citando Mc 10, 2 y 1 Corintios 7: 10-11, concluyó que

“la enseñanza de la Iglesia católica sobre la indisolubilidad del matrimonio sacramental es enseñanza del Señor Jesús que la ha revelado a nosotros y siempre ha sido salvaguardada y proclamada en la Iglesia…

La Iglesia no tiene autoridad para cambiar lo que es de derecho divino.

 

En 1970

A pesar de la respuesta de la Iglesia en el Concilio Vaticano II, los años 1970 vieron un aluvión de publicaciones de teólogos católicos y obispos que abogaban por un cambio en la enseñanza de la Iglesia, sobre todo en Estados Unidos y en Alemania.

En 1972, un comité de estudio encargado por la Sociedad Teológica Católica de Norteamérica emitió una “Declaración Pastoral Interina” sobre “El problema de los segundos matrimonios”.

Argumentando que no sólo deben los divorciados vueltos a casar ser admitidos de nuevo en los sacramentos, sino que la Iglesia es necesario que repiense y redefina las mismas ideas de consumación e indisolubilidad.

Ese mismo año en Alemania, varios obispos prominentes y teólogos como Schnackenburg, Ratzinger (el cardenal Ratzinger, ahora Papa emérito Benedicto XVI, se retractó oficialmente su apoyo a la comunión de los divorciados casados de nuevo en una carta publicada en The Tablet en 1991, y varias veces desde que expresó su apoyo a la enseñanza de la Iglesia tal como se expresa en la Familiaris Consortio), Lehmann y Böckle escribieron volúmenes sobre el tema, con el argumento de clemencia en ciertas circunstancias similares a las prácticas de la Iglesia Ortodoxa.

Resolución

La Iglesia tiene un Sínodo sobre la Familia en 1980, cuando los divorcios van en aumento en todo el mundo.

El resultado del Sínodo 1980 fue que el Papa Juan Pablo II en la exhortación apostólica Familiaris consortio de 1981, reflexionó sobre el papel de la familia en el plan divino de Dios, y, específicamente, incluye una sección sobre las situaciones irregulares.

Al abordar la situación de los divorciados y vueltos a casar civilmente, el Papa Juan Pablo II dice lo siguiente:

Junto con el Sínodo, exhorto vivamente a los pastores y a toda la comunidad de los fieles a ayudar a los divorciados, procurando con solícita caridad asegurarse de que no se consideren separados de la Iglesia, en cuanto bautizados que pueden, y de hecho deben, compartir en su vida. 

Ellos deben ser alentados a escuchar la palabra de Dios, a frecuentar el sacrificio de la Misa, a perseverar en la oración, a incrementar las obras de caridad y las iniciativas comunitarias en favor de la justicia, a educar a sus hijos en la fe cristiana, a cultivar el espíritu y la práctica de la penitencia y a implorar de este modo, día a día, la gracia de Dios. 

La Iglesia debe rezar por ellos, animarlos y se presentarse como madre misericordiosa y así los sostenerlos en la fe y la esperanza.

Sin embargo, la Iglesia reafirma su práctica, que se basa en la Sagrada Escritura, de no admitir en la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar

Son incapaces de ser admitidos, por el hecho de que su estado y situación de vida contradicen objetivamente esa unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía.

Además de esto, hay otro motivo pastoral: si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio.

novio pone anillo a novia

 

En 1993

Tres obispos alemanes prominentes, Oskar Saier, Walter Kasper, y Karl Lehmann, publicaron una carta sobre la atención pastoral de los divorciados y vueltos a casar.

Esencialmente diciendo que, si bien lo que el Papa Juan Pablo II dijo en la Familiaris Consortio es muy agradable y generalmente cierto, no se puede posiblemente aplicar a cada situación difícil que se presente.

Estos obispos propusieron luego su propia guía para los católicos divorciados vueltos a casar, para determinar su solvencia para los sacramentos, guiada por un pastor.

Había tres condiciones que los obispos alemanes establecieron para la posibilidad de la comunión:

-los individuos deben estar arrepentidos por el fracaso de su primer matrimonio; 

-el segundo matrimonio civil tiene que “demostrar su valía en el tiempo como estable”; 

-y los “compromisos asumidos en el segundo matrimonio tienen que ser aceptados”.

En estas condiciones, los obispos argumentaron, las personas que se han vuelto a casar civilmente podrían estar en buena conciencia de recibir la Eucaristía sin la necesidad de vivir en continencia.

Resolución

En 1994 una respuesta indirecta a los obispos alemanes en la “Carta sobre la comunión”, que dijo enseñanza de la Iglesia “no se puede modificar para situaciones difíciles”.

Aunque nunca mencionó la carta de los obispos alemanes, fue escrita claramente en respuesta a la misma.

La carta de la Congregación citó pasajes de la Escritura, de la Familiaris Consortio, y el Catecismo de la Iglesia Católica para apoyar enseñanza de la Iglesia.

Y se dirigió contra las falsas nociones de conciencia que permitirían a las personas determinar por sí mismas si fue válido o no su primer matrimonio.

 

De 1994-2005

Literatura publicada por varios obispos y teólogos todavía mostraba una tendencia a alejarse de enseñanza del Papa Juan Pablo II en la Familiaris Consortio.

Lo que lleva a la Iglesia a llamar a un Sínodo sobre la Eucaristía en el año 2005, durante el cual se estudió la cuestión y se decidió ampliamente.

Resolución

El Papa Benedicto XVI emitió una exhortación apostólica post-sinodal llamada Sacramentum Caritatis, en la que confirmó la doctrina y la práctica de la Iglesia.

También abogó por una comprensión teológica más profunda de la relación entre el sacramento del matrimonio y el sacramento de la Eucaristía.

Y pidió mejores esfuerzos pastorales en el ámbito de la preparación para el matrimonio para los jóvenes.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: