Un exorcista debe tener una relación estrecha con el Señor.

Orar permanentemente, confesarse con frecuencia y vivir en la caridad fraterna con los demás.

Si es que quiere ser eficaz en la expulsión de demonios.

Pero esto no es todo.

exorcismo herramientas

Porque una cosa son los términos generales de las posesiones y otras son las dificultades que se enfrentan los exorcistas en su trabajo concreto.
.
Y las que experimentan las familias de posesos para lograr acceder al servicio de un exorcista en tiempo y forma.

Para más información sobre las dificultades de un exorcismo lee aquí, que es un caso concreto.

amorth-contraluz

 

LOS PRIMORDIAL ES LA FE

El P. Aldo Buonaiuto, un respetado exorcista italiano, advierte de que, entre los casos de satanismo y el ocultismo, la brujería y la hechicería son un “gran problema que está creciendo en Europa”.

Dijo que magos negros llegan en su mayoría de Brasil, y algunas personas están pidiéndoles realizar rituales para lanzar hechizos de venganza.

Para combatir esto, dijo que como católicos “tenemos que, dentro de nuestra profesión de fe, renunciar a la maldad”.

La mayor profesión de fe, subrayó, “es cuando Dios gana sobre el mal”. Pero para ello se necesita fe, y con el fin de romper un maleficio, una persona

“tiene que creer en el poder de Dios. Es una cuestión de fe.

Si yo creo más en la acción de satanás que la que creo de Dios, entonces estamos en el camino equivocado”.

El Padre Buonaiuto advirtió que un problema importante es creer que el hechicero tiene poderes, lo que hace que la gente se sienta “aterrorizada de que el diablo no pueda ser superado”.

Pero la respuesta, añadió, es la fe.

“‘Cuando vuelva, voy a encontrar la fe en la tierra?’ Jesús dice.

Tenemos que ayudar a nuestros hermanos. ¿Cómo se puede quitar el maleficio?

No es con la eliminación de parte de un cuerpo, como las amígdalas.

No funciona si no hay fe. Tiene que haber reconciliación con Dios”.

plegaria-de-exorcismo-en-curso

 

LA CONFESIÓN – EL PRIMER EXORCISMO

Recordó  que el primer exorcismo después del bautismo es la confesión.

Un exorcista no puede hacer nada si no hay reconciliación.

En primer lugar, hacer una buena confesión; luego hacer el resto”.

El reconocido romano padre exorcista Gabriele Amorth destacó siempre la importancia de los exorcistas que reciben el sacramento de la penitencia con regularidad.

Recordaba cómo el Beato Santiago Alberione, fundador de su orden, la Sociedad de San Pablo, solía ir a la confesión cada tarde.

“El exorcista debe ser muy puro”, y destacaba también la importancia de la oración y el ayuno, así uno puede estar lo “limpio posible”.

cura-y-hombre-exorcizado

 

OTRO FACTOR IMPORTANTE ES LA COMUNIÓN Y LA COOPERACIÓN

El Padre Buonaiuto habla de la importancia de asociarse con otros expertos, tanto dentro como fuera de la Iglesia, en la batalla contra la posesión demoníaca.

“Tenemos que caminar juntos como un equipo.

Es importante también examinar los casos, hacer reflexiones y consideraciones, porque tenemos que caminar en la verdad.”

“¿De quién tiene miedo el diablo?

San Bernardo de Claraval dijo que tiene miedo de los que se aman el uno al otro, por lo que un exorcista no debe ser una persona que no sea conciliadora “, dijo el sacerdote.

“El diablo teme a los que aman el uno al otro, por lo que un exorcista debe vivir la caridad fraterna en un alto grado.
.
Él es un hombre de comunión; que no puede vivir en la división; él tiene que vivir reconciliado con Dios y sus semejantes, los prójimos”.

exorcismo-levitacion-cura

 

DISTINGUIR LA POSESIÓN DE LA ENFERMEDAD MENTAL

“Hemos tratado de dialogar más y más”, dijo, y agregó que esto era importante ayudar a los exorcistas para que distingan entre una persona que podría tener problemas médicos psiquiátricos u otros y alguien verdaderamente poseído.

Aunque los trastornos psiquiátricos pueden ser vinculados al pecado, dijo, no son los mismos que los casos de posesión.

Todas las enfermedades del mundo, en la historia del hombre, provienen del pecado, del diablo.

Porque el diablo hizo al hombre pecar desde Adán y Eva, trayendo la enfermedad y la muerte”, ha dicho el Legionario Padre Cesar Truqui, un exorcista con sede en Suiza.

Pero agregó que el 99,9% de las enfermedades psicológicas

“no tienen nada que ver con el diablo.

Es sólo algo que los seres humanos tienen, así como yo necesito gafas o podría tener problemas con el hígado, algunas personas tienen problemas en sus cabezas“.

El Padre Barrajon ha dicho que los trastornos psiquiátricos y en ocasiones la posesión, pueden estar relacionados.
.
Y una persona que ha sido liberada de la acción del diablo “luego tiene problemas psicológicos, como si fuera una consecuencia de la época en que estaba poseído”.

Esta es la razón por la que es importante trabajar en conjunto con otros especialistas, como psicólogos y psiquiatras.

tentacion manzana

 

LOS ATAQUES SUTILES DEL DIABLO

Tanto el Padre Truqui como el Padre Barrajon han señalado que aunque el diablo hace sensacionalismo con la posesión demoníaca, él hace el trabajo de maneras mucho más sutiles.

La posesión atrae “mucho la atención”, dijo el padre Truqui,

“Pero debemos ser conscientes de las formas más comunes en que el diablo trabaja, a través de la tentación, engañando, empujando a la gente hacia la mentira”.

Señaló que algunos jóvenes de hoy “toman drogas como si no fuera nada” y está siendo lo normal.

“Ahí está la acción del demonio, el gran engañador – el engañador invisible – que es muy capaz de cambiar las ideas de la gente, a los jóvenes, nublando la distinción entre lo que es bueno y lo que es malo.”

Hay muy pocos casos de posesión, dijo el padre Barrajon.

“La verdadera acción del mal es la tentación.
.
Que es la acción normal del diablo el 99% del tiempo.
.
Luego tenemos algunos casos de influencia especial, infestación, que es una presencia del diablo que va un más poco más allá de la tentación.
.
Y luego tenemos muy pocos casos de posesión, cuando el diablo vive en el cuerpo de una persona que se convierte en otro sujeto”.

imposicion-de-manos-de-francisco-500x375

 

EL PAPA FRANCISCO Y EL DIABLO

Francisco ha mencionado a menudo al diablo, y en una audiencia general él impuso sus manos sobre un hombre poseído.

El Padre Truqui, natural de México, dijo que es muy normal que en América Latina se hable del diablo.

“Creemos que en esa figura no sólo como una realidad teológica, sino como una verdadera persona existente de forma invisible”, dijo.

El Papa Francisco, añadió, está “ayudando en este camino” porque algunos de sus predecesores no mencionaron al diablo tan explícitamente.
.
“Él está haciendo que toda la Iglesia sea más consciente de la realidad del diablo”.

diablo-y-santo-tentacion

 

EL PRECIO QUE PAGAN LOS EXORCISTAS

La periodista Silvia Lucchetti de Aleteia ha realizado un revelador reportaje a Don Raul Salvucci, quien ha escrito el libro ¿Qué hacer con estos demonios?.

Que se refiere a cómo los exorcistas se deben defender del maligno y que precio pagan en sus vidas.

El Padre Salvucci comienza explicando que el avance del mal en la tierra es porque ha ocupado el lugar vacante dejado por la religión.

“Hay dos mundos opuestos: el de buenos y malos; dos imperios, respectivamente bajo el dominio de Cristo y de satanás.

Incluso los hombres, de acuerdo con el lenguaje evangélico, se dividen en ‘hijos de la luz e hijos de la oscuridad’, de acuerdo a vivir bajo la influencia de la luz de Cristo o de satanás, que es la oscuridad.

En esta lucha entre la luz, símbolo del amor de Dios por el hombre, y la oscuridad, símbolo de odio de satanás por el hombre, está envuelto el mundo entero: usted está en la luz o en la oscuridad.

Desde la posguerra hasta la actualidad, en menos de medio siglo, la religiosidad de nuestra comunidad disminuyó a una velocidad impredecible, tanto en la visión de la vida como en la práctica religiosa.
.
Por lo tanto, en la medida que que se reduce la religiosidad en las últimas décadas, se extiende el reino de satanás”.

Salvucci pasa a explicar cómo fue el comienzo de su vocación.

Su viaje personal para convertirse en exorcista fue poco a poco, a través de la experiencia y muchas pruebas difíciles.

“En la tarde del 10 de noviembre de 1975, aproximadamente a los veintiún años, llegué a casa junto a la casa parroquial, después de haber cenado, yo estaba solo en la casa.

El timbre sonó, pregunté quién era y me dijo: ‘Somos dos señoras y queremos hablar con usted’.

Abrí la puerta, y mientras subían las escaleras, una de las dos comenzó a transformar su rostro de una manera impresionante, gesticulando y gritando.

Vi ahí el primer caso de obsesión. Estaba impresionado y sorprendido.

Ayudada por la otra, la señora se sentó en una silla en la sala de estar, le pedí una explicación a la acompañante, cuyo nombre era Teresa y, a continuación, comenzó el exorcismo.

Sin embargo, el miedo y la falta de preparación eran realmente intensos.

El otro, el invisible, comenzó a reírse en mi cara diciendo: ‘Pobrecito, mira cómo se esfuerza, es la misma cosa’. Y luego añadió, ‘pero tú a mí no me haces nada’.

Encontré un poco de valor y dije: ‘Yo no hago nada, sino que Cristo te ha mandado que te vayas a través de mi ministerio’.

Fue entonces cuando pronunció una frase que ha marcado toda mi vida.
.
Con voz fría, metálica, con gran confianza él respondió:
.
‘Cristo tiene su reino, yo tengo mi reino. Cristo domina en su reino yo domino en el mío’.

Después de unas horas pude liberarla, y al volver a la normalidad, la mujer preguntó: ‘¿Dónde estoy?, ¿Qué hora es?’.

Le pregunté si recordaba algo y dijo: ‘Sólo recuerdo que cuando te vi en la parte superior de la escalera, me parecías monstruoso y entonces recuerdo no más’.”

Pero luego le llega otro caso que le obliga a comenzar a preguntarse si el Señor no quiere dirigirle hacia el servicio de exorcismo, del que intenta inicialmente escapar.

Unos dos meses después, me llamaron por teléfono para ir de inmediato en un callejón de la parte antigua de mi ciudad.

Me dijeron que había una mujer poseída, que hablaba en lenguas y no podían mantenerla entre varias personas.

Recuerdo el miedo, no sabía qué hacer. Recé un poco, tomé el coche y me fui.

Entro en la casa indicada, que era una pobre vivienda y algunas personas me dijeron: ‘Se fue hace cinco minutos’.

Dijo: ‘ahora tengo que marcharme porque el sacerdote está llegando’.

exorcismo02

El Señor fue maravilloso conmigo, al igual que con el profeta Jonás, porque me dije de inmediato a mí mismo: ‘si escapó porque vengo, todo este miedo no se justifica’.

Entonces me llevaron a la habitación. En la cama estaba una mujer pálida y agotada; nos miramos y nos dimos cuenta enseguida.

Era Teresa, la acompañante de la primera poseída. Así comenzó mi experiencia.

Después de esto, empecé a ser atacado de manera difusa y en ocasiones violenta por parte de las fuerzas del mal, especialmente por la noche.
.
Comenzó un noviciado duro que se prolongó durante años; rezaba todo el tiempo para no tener que ver con estas cosas”.

Y es aquí cuando revela cuál es el riesgo del exorcista y el precio que paga en su lucha contra el mal.

“Vamos a olvidar la muerte; pero lo cierto es que en la intención de cualquier buen diablo está también la de hacer desaparecer físicamente al exorcista.

Sin embargo, si el exorcista no es deliberadamente imprudente, y trabaja en unión con la Iglesia, esto no puede suceder.

El sufrimiento en cambio, es esencial para este ministerio.

Para entenderlo bien se puede aplicar con el principio de la física que dice: “Para cada acción hay una reacción de igual magnitud”.

Cuanto más fuerte y más arraigada en el tiempo es la presencia de satanás en una persona, más intensa será la reacción con la que satanás ataca al exorcista.

Hay momentos en que mi cuerpo, a nivel interno, de pies a cabeza, parece ser un laboratorio de fuerzas invisibles.
.
Se activa en todos los frentes: sobre los afectos, en el trabajo, en las relaciones con los superiores, en la conducción del coche, en los objetos que no funcionan más, y así sucesivamente.

Él puede moverse a lo largo de una infinidad inimaginable de causas, es decir, las causas que contribuyen en su conjunto para darte el sentido de la destrucción total y de un poder que no se puede superar“.

Y ¿cómo el exorcista puede defenderse y no ser abrumado por los ataques del diablo?

“La única defensa real radica en la oración.
.
Necesitamos orar muchas horas al día y en forma metódica; yo digo a veces que soy como una persona en diálisis si no está a la hora precisa del tratamiento, corre el riesgo de coma.
.
No puedo siquiera durante medio día fallar en el tiempo de oración, porque si no algo parece que se va a destruir.
.
Puedes saltarte una comida, pero no la oración; si viajo en el coche solo, debo parar para orar. 

Y ahora revelo el exorcismo que utiliza un exorcista para sí mismo.
.
Cuando me siento fuertemente atacado por satanás, me pongo inmóvil en adoración ante Jesús en la Eucaristía, hasta que desaparece”.

Más allá del testimonio de Salvucci para algunos queda la duda de si esta mención constante al maligno se trata de la Iglesia que tiene interés en la estimulación de este discurso sobre el mal para guiar a los creyentes a las realidades espirituales e invisibles.

O si en realidad está más viva la presencia del diablo en la sociedad de hoy.

¡No es la Iglesia!

Estoy convencido del hecho que satanás está lleno de violencia excepcional en el contexto de nuestras vidas.

Creo que mi experiencia, ahora lo suficientemente larga y comprometida, puede ser comunicada a la comunidad eclesial para que no se avergüence más de tomar nota y medidas para contratacar a las fuerzas del mal.

Pero hay falsa seguridad para evitar el tema, que se esconde detrás de tres escudos: ‘es algo de la Edad Media’, ‘esto absurdo’, ‘en estas cosas yo no creo’.

Pero así como los exorcistas enfrentan dificultades en su lucha contra el demonio, los familiares de posesos también las experimentan.

Pero no solamente por los padecimientos de su familiar poseso sino también respecto a las dificultades para acceder a un programa de exorcismos en tiempo y forma.

exorcista-mostrando-una-cruz

 

TRES DIFICULTADES OPERATIVAS QUE ENFRENTAN LOS FAMILIARES

Hemos encontrado que hay tres dificultades para que el diagnóstico se pueda hacer correctamente y luego la sanación, según lo que Foros de la Virgen María ha podido recoger.

 

Primera Dificultad: el Acceso

Una es la dificultad de acceso a exorcistas.

No todas las diócesis de los países tienen exorcistas, de modo que es difícil para gente de otras diócesis acceder a ellos por problemas de transporte.

Y además, la agenda de los exorcistas suele estar sobrecargada y suele demorarse contar con sus servicios la primera vez y luego el seguimiento posterior.

Aquí podemos también englobar dificultades de tipo jurídico para el acceso en forma.

En un caso que seguimos por ejemplo, la diócesis de EE.UU. no permitía que alguien externo agarrara al poseso cuando el demonio se ponía violento.

Y esto porque tenía temor de una demanda judicial por daños.

Con lo cual, cada vez que el demonio se ponía violento se terminaba la sesión de exorcismo.

Y este no es el único resguardo jurídico que interfiere en los exorcismos.

 

Segunda Dificultad: la Experiencia del Exorcista

En segundo lugar hay un tema relacionado con la experiencia del exorcista.

Como los casos de posesión son raros, hay exorcistas que no han tenido una real experiencia con casos de posesión, que suelen ser disímiles entre sí.

Por lo que muchas veces fallan en el diagnóstico o incluso pueden ser engañados por el maligno, por lo menos por un tiempo.

Y a veces se llega al ridículo de que el exorcista dice no creer en las posesiones porque nunca vio una,

De modo que una persona que para un exorcista tiene todas las características de una posesión, para otro no tiene mas que un problema mentala, como vemos abajo.

 

Tercera dificultad: Acceso a Segundas Opiniones

Y el tercer problema, que es realmente importante, es que no existe la posibilidad de una segunda opinión como en la medicina, que uno puede pedir que otro médico vea su caso y también diagnostique.

Si un exorcista no ha sido competente en el tratamiento de un caso, o negligente, la persona queda ‘preso’ de él porque no puede acceder a ningún exorcista en otra diócesis del país, por aquello de “no invadir la chacra de otro”.

Esto lo vimos claramente con el caso del poseso Ángel de México, al que el Papa Francisco impuso las manos en la Plaza San Pedro, quien afortunadamente ha tenido la oportunidad de ver a muchos exorcistas de varios países, de segundas opiniones.

Pero aun así ninguno pudo quitarle la posesión, porque aparentemente es un sufrimiento como aviso para todo México.

Para conocer de este extraño caso leer:

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: