Elementos extraños a su civilización, que los europeos no pueden ni integrar ni rechazar con éxito, están dibujando un gran signo de interrogación sobre su futuro.

Ha perdido su rumbo y su identidad.

El individualismo y la rebelión contra la familia carcomen su vitalidad.

Y no le permiten hacer frente a los ataques externos.

mapa de europa y banderas fondo







A menos que Europa está dispuesta a afirmar, defender y promover sus raíces, no tiene futuro más allá de una distopía sin prejuicios, un declive controlado, y el aumento de la violencia de inspiración religiosa.
.
Y además, hoy está medio de una guerra de conquista, atacada desde afuera por el terrorismo y desde adentro por un “caballo de Troya”.

 

MIREMOS LA VISIÓN DE UNA FRANCIA FUERTE EN UNA EUROPEA FUERTE DE CHARLES DE GAULLE

En su Mémoires d’Espoir, (Memorias de Esperanza) el líder de la Francia Libre durante la Segunda Guerra Mundial y fundador de la Quinta República, el general Charles de Gaulle, escribió mucho sobre un tema que está en la mente de muchas personas hoy en día: Europa.

Charles de Gaulle

A menudo retratado como apasionadamente francés hasta el punto de ser incorregible, De Gaulle fue, a su manera, la quintaesencia europea.

Para De Gaulle, sin embargo, Europa no eran las instituciones supranacionales como la Comisión Europea o el Banco Central Europeo, dejando de lado lo que algunos políticos europeos vagamente llaman “valores democráticos”.

Para la mente de De Gaulle, Europa era esencialmente una herencia espiritual y cultural, digna de ser imitada por otros.

Las naciones de Europa, De Gaulle escribió, tenían

los mismos orígenes cristianos y el mismo modo de vida, vinculados entre sí desde tiempos inmemoriales por innumerables lazos de pensamiento, arte, ciencia, política y comercio.”

La crisis europea de hoy refleja la duradera importancia de la visión de De Gaulle.

 

EL SUEÑO QUE TUVO EL PAPA FRANCISCO SOBRE EUROPA

El viernes 6 de mayo 2016 el Papa Francisco recibió el prestigioso premio Carlomagno y expuso su “sueño” – su propia versión del famoso ‘Yo tengo un sueño’ de Martin Luther King Jr.

papa francisco y el principe felipe vi de españa

Papa Francisco y el Principe Felipe VI de España

Francisco recibió el Premio Internacional Carlomagno de Aquisgrán en la Sala Regia del Vaticano, en un evento que atrajo a líderes de toda Europa para discutir el estado de la Unión Europea.

En su discurso del 6 de mayo Francisco dijo

“Sueño con un nuevo humanismo europeo”, que se base en un frescas ideas y una economía renovada que promueva la integración y el respeto de la dignidad humana.

Y expresó su esperanza de que los líderes del continente sean capaces de “inspirarse en el pasado con el fin de afrontar con valentía el complejo marco multipolar de nuestros días”

Pidió que los líderes europeos se “ocupen con determinación del reto de actualizar la idea de Europa”, una Europa capaz de dar a luz a “un nuevo humanismo”, basado en las habilidades básicas para integrar, dialogar y generar nuevas ideas y soluciones a los complejas cuestiones modernas.

“Sueño con una Europa que joven, todavía capaz de ser madre: una madre que tiene la vida, porque respeta la vida y ofrece la esperanza de vida”.

“Yo sueño con una Europa que se preocupe por los niños, que ofrezca ayuda fraterna a los pobres y a los recién llegados que buscan ser aceptados”, dijo.

entrega del premio carlomagno a francisco fondo

Entrega del Premio Carlomagno 2016 a Francisco

El Papa dijo que también soñaba con una cultura en la que “casarse y tener hijos sea una responsabilidad y una gran alegría, y no es un problema debido a la falta de estabilidad en el empleo”.

“Yo sueño con una Europa de las familias, con políticas verdaderamente eficaces concentradas en las caras en lugar de números, en las tasas de natalidad más que las velocidades de consumo”.

“Sueño con una Europa que promueva y proteja los derechos de todos, sin descuidar sus deberes para con todos”, dijo, y expresó su esperanza de una Europa “de la que no se diga que su compromiso con los derechos humanos fue su última utopía”.

Aunque Francisco elogió a la Europa de las generaciones pasadas, no ofreció ningún elogio a la Europa de 2016, que según dijo estácansada, envejecida, ya no es fértil y vital”, lamentando que los “grandes ideales que inspiraron a Europa parecen haber perdido su atractivo”.

migrantes a auropa

 

TRES FENÓMENOS ATENAZAN A EUROPA HOY

En nuestro tiempo, tres fenómenos tienden a venir a la mente al considerar los problemas contemporáneos de Europa.

Uno de ellos son las dificultades económicas que preocupan no sólo a pequeñas naciones europeas, tales como Grecia y Portugal, sino también a los países grandes, como Italia y Francia.

El segundo es la afluencia de migrantes que puedan seguir barriendo las fronteras de Europa en los próximos años.
.
Como han demostrado las atrocidades de París, ninguna cantidad de corrección política puede disfrazar el hecho de que el tema de la migración no se puede separar del problema del terrorismo islámico.

Y eso plantea una tercera cuestión, que está en la mente de todos, pero que pocos líderes Europeos parecen dispuestos a abordar en forma comprensible:
.
¿es la religión islámica compatible con los valores y las instituciones de la cultura occidental?

disturbio musulman en nanterre

 

EL PROBLEMA DE LA INTEGRACIÓN DE LOS MIGRANTES A EUROPA

El hecho de que la mayoría de los migrantes en la actualidad en Europa provienen de contextos religioso-culturales muy diferentes a las raíces históricas propias de Europa ha llevado inevitablemente a muchos a preguntarse.

Si algunos de estos migrantes están dispuestos a integrarse en las sociedades europeas.

Desde la década de 1960, muchos migrantes hacia naciones como Suecia, Bélgica y Francia no se han integrado.
.
En algunos casos, llevan existencias casi extraterritoriales, como lo sabe cualquiera que haya visitado les banlieues (los suburbios) de ciudades como Bruselas, Lille o Estocolmo.

Entrar en el distrito de Bruselas de Molenbeek, desde donde llegó, al menos, uno de los terroristas de París, es pasar a un mundo diferente: uno de drogas, desempleo, y, sobre todo, sentimientos yihadistas radicales.

Una razón por la que De Gaulle dejó ir a Argelia francesa a principios de 1960 fue que él no estaba convencido de que Francia pudiera integrar con éxito a varios millones de musulmanes del norte de África y seguir siendo una sociedad occidental cohesiva.

Los fracasos demostrables de diversas políticas multiculturales en muchos países de Europa occidental desde entonces, subrayan que tenía razón.

Por otro lado, las naciones europeas no están familiarizadas con migraciones internas a gran escala o incluso con números considerables de migrantes que llegan por sus fronteras.

De hecho, las antiguas colonias europeas como América, Canadá, Australia y Nueva Zelanda ilustran cómo la inmigración puede beneficiar a las naciones anfitrionas.

Pero el fracaso o incluso la falta de voluntad para mantener el control de las fronteras soberanas y para presionar para que los migrantes se integren a las sociedades europeas, es patente. Europa está pagando y seguirá pagando un alto precio por ello.

europa-mapa

 







¿CUAL ES EL SENTIDO DE EUROPA?

¿Por qué proteger las fronteras soberanas cuando no estás dispuesto a decir que Europa significa cualquier cosa más allá de lo no-prejuicioso, una autonomía carente de fines serios y fácil acceso a abundantes aunque cada vez más inasequibles sistemas de bienestar social?

Y todo presidido por una clase política que promete todo a todo el mundo, siempre y cuando se mantengan en el cargo.

Dicho de otra manera, ¿cuál de estas cosas en realidad vale la pena proteger?

Charles de Gaulle y muchos otros tenían otra visión de Europa, una Europa que conocía sus raíces y creía que tenía un contenido concreto para ofrecer al resto del mundo.

Gran parte de ese contenido es un reflejo de la genuina pluralidad de Europa, que los burócratas de la UE cotidianamente apenas mencionan.

El problema es que sin una visión animadora, moralmente edificante, un humanismo arraigado en el judeo-cristianismo, la Europa de las Patrias de De Gaulle y la propuesta por el Papa Francisco, se desvanece en la desconfianza de que uno pertenece a una civilización con un carácter único que vale la pena preservar.

Y así el vaciamiento moral y cultural de Europa continuará.
.
Esto la hace vulnerable a la agitación interna
, ya sea de los nacionalistas de la derecha y la izquierda.
.
O de aquellos que desean que el asedio de Viena y la batalla de Tours (donde Carlos Martel combatió a los musulmanes) hubieran terminado en forma diferente.

Al final de su vida, De Gaulle fue pesimista sobre el destino de Europa a largo plazo. No creía que fuera a sucumbir a la entonces muy real amenaza soviética.

El comunismo, a su juicio, contradecía aspectos fundamentales de la naturaleza humana; por lo tanto, no podía durar.

Pero la muerte de la confianza en la misma Europa, ya bien avanzada entre muchos de los intelectuales de Europa occidental, según De Gaulle, era una amenaza mucho más grave para Europa.

charles martel

Estatua de Charles Martel

 

¿Y QUÉ DECIR DE LA AMENAZA ISLÁMICA ACTUAL?

A la luz de los últimos atentados en París y de la ola de migrantes musulmanes que azota Europa, entre la que venía camuflados algunos de ellos, se ha comenzado a hablar de nuevo de la figura de Charles Martel.
.
Quien nunca ha sido canonizado, pero seguramente el hecho de haber salvado a Europa de la conquista por el Islam debe haber contado mucho en su favor cuando se presentó para ser juzgado ante Dios.

Dada la situación actual, Europa va a necesitar mucho de su espíritu para sobrevivir los próximos años.

Charles Martel fue el guerrero cristiano que derrotó a los musulmanes en la batalla de Tours en la Edad Media.

Luchó contra los musulmanes y les rechazó cuando estaban tratando de destruir la Basílica de Saint-Denis.

Él salvó y protegió la basílica, y en última instancia a toda la cristiandad.

El lema Je Suis Carlos Martel (Yo Soy Carlos Martel) está comenzando a abrirse camino en los blogs europeos.

Aquí hay algo de información sobre el abuelo de Carlomagno, que detuvo el avance del Islam en lo que después sería Francia, en el 732, en la batalla de Tours.

Charles Martel, “El Martillo”, llevó una vida de conflicto.

Hijo ilegítimo de Pipino de Herstal, alcalde del palacio y el verdadero poder detrás de los reyes títeres merovingios, después de la muerte de su padre tuvo que luchar contra la descendencia legítima de su padre que trató de privarlo de toda participación en la herencia de su padre.

Afortunadamente para Charles, adquirió un genio militar que le hizo ganar batallas contra toda probabilidad, utilizando la fuerza, multiplicando estratagemas, incluyendo retiros fingidos, y atacando a mitad del día cuando los ejércitos de la época normalmente tomaban una siesta.

En el 717 él controlaba Neustria, en donde mostró una misericordia inusual para su época permitiendo vivir a sus adversarios vencidos y tratándolos con amabilidad.

El gobernante en los 30 años se enfrascó en una ronda de guerras sin fin con los reinos vecinos, ampliando gradualmente su poder, y reclutando una fuerza profesional de infantería para complementar los impuestos de los campesinos que formaban el grueso de la mayoría de los ejércitos francos.

Amigo y mecenas de San Bonifacio, trabajó también por la alianza entre los gobernantes de los francos y los Papas.

Regaló muchas tierras a la Iglesia, pero despertó la ira eclesiástica cuando tomó de vuelta algunas de éstas para apoyar a sus tropas.

Pudo haber sido excomulgado si la Iglesia y el Estado no se hubieran repentinamente enfrentado a un enemigo común.

En el 711 las fuerzas del Islam comenzaron la conquista de España ayudados por traidores cristianos.

En una década casi toda España había caído, con pequeños proto-reinos españoles aferrándose a una precaria independencia en las montañas del norte de España.

Mahoma había muerto menos de un siglo antes, en el 632, y en ese período intermedio el Islam había conquistado el Oriente Medio, el norte de África.
.
Y parecía a punto de hacer lo mismo en Europa
contra los pequeños reinos cristianos, que se especializaron en guerrear entre ellos incesantemente, debilitándose antes que sus enemigos islámicos levantaran un dedo.

Con España sometida, las incursiones musulmanas, en lo que hoy es Francia, se hicieron comunes.

En el 732 Abd-al-Rahman, gobernador de la España musulmana, lideró un ejército, predominante de caballería, de 25.000 hombres hacia el norte, en una gran redada más allá de los Pirineos, tal vez como preludio de una guerra de conquista.

je sui charles martel

Charles Martel reunió a un ejército de infantería de 15.000 hombres, y a principios de octubre del 732 su ejército y el de Abd-al-Rahman se enfrentaron durante siete días fuera de Tours, asegurándose Martel de ocupar el terreno elevado.

Martel tenía su ejército extendido en una enorme falange. Cansado de la situación de estancamiento, el 10 de octubre del 732 Abd-al-Rahman lanzó a la carga a su caballería contra los francos.

Un cronista musulmán nos dice lo que sucedió después:

“Y en el impacto de la batalla los hombres del Norte parecían como un mar que no se puede mover.

Estaban firmemente parados, uno junto al otro, formando lo que parecía un baluarte de hielo; y con grandes golpes de espada acribillaron a los árabes.

Extendidos alrededor de su jefe, los austrasianos acabaron con todo a su paso. Sus incansables manos enterraban sus espadas en el pecho de sus enemigos”.

Martel lanzó un ataque contra el campo del enemigo, causando que Abd-al-Rahman ordenara la retirada a su ejército.

La retirada se convirtió en una derrota aplastante después que Abd-al-Rahman fue muerto en combate.

Una crónica cristiana resume el resultado de Tours:

“El príncipe Charles condujo audazmente su línea de batalla contra los árabes y los guerreros se precipitaron en su contra.

Con la ayuda de Cristo volcó sus tiendas de campaña, y se apresuró a luchar para demolerlos.

Habiendo sido asesinado el rey Abdirama, el príncipe los destruyó conduciendo a su ejército, que luchó y ganó. Así logró la victoria sobre sus enemigos”.

Después de Tours, Carlos pasó el resto de su vida luchando por expulsar las invasiones islámicas de España.

Duros combates aún quedaban por delante, pero Tours fue el punto de inflexión.
.
Los francos seguirían siendo cristianos asegurando que Europa siguiera siendo cristiana, gracias a Dios y a la ardua lucha de Charles Martel y su infantería franca.

¿Qué pueden hacer los cristianos actualmente en Europa?

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: