Parece difícil hoy imaginar el final de la revolución sexual que hizo eclosión en la década de los ‘60.

La humanidad, y en especial occidente, está transitando a toda velocidad por esa ruta.

Promueve como legítima y deseable cualquier aberración sexual, sin prestar atención a sus consecuencias.

huellas dactilares de cada sexo







Pero las consecuencias están allí por más que las quieran barrer debajo de la alfombra.
.
Y más temprano que tarde van a surgir conflictos agudos que harán virar la opinión pública; sólo es un tema de tiempo.

 

EL RÁPIDO CRECIMIENTO DE LA PROMOCIÓN TOTALITARIA DE LA PERVERSIDAD SEXUAL

En La Revolución Sexual Global: la Destrucción de la Libertad en nombre de la Libertad, la socióloga y conversa al cristianismo, Gabriele Kuby, detalla y analiza la promoción insidiosa y totalitaria de la perversidad sexual y la destrucción de la familia cristiana tradicional por las élites culturales y gobiernos.

El Papa Benedicto XVI describió a la autora como “un valiente guerrero contra las ideologías que en última instancia resultan en la destrucción del hombre.”

El comentario de Benedicto XVI nos recuerda escalofriantemente hasta dónde esas ideologías han avanzado – hasta las mismas puertas del Vaticano – en tan poco tiempo.

liberacion sexual

Kuby dice que el movimiento de “derechos” homosexuales impulsa esta ideología, pero el problema también se presenta como el feminismo radical y, cada vez más, con la fluidez de género y la transexualidad.
.
Su objetivo, dice, “es la libertad absoluta, sin restricciones de ningún tipo ni limitaciones físicas o morales.”

El gran ideal liberal, escribe Kuby, ha pasado de la arena política a través de lo económico a lo sexual.

Los revolucionarios no buscan la destrucción del feudalismo, las monarquías, o el capitalismo, sino de la “tiranía de la naturaleza”.

Desligan la masculinidad y la feminidad de su significado normativo en nombre de la libertad y el placer.

Según Kuby,

“las armas concretas en esta guerra incluyen la deconstrucción de la sexualidad entre hombres y mujeres, la alteración de las normas y actitudes sociales de la población (especialmente entre los jóvenes), la equivalencia legal completa de la asociación homosexual con el matrimonio.
.
Y el ostracismo incluso social y criminalización legal de cualquier oposición a estas nuevas normas”.

Revela que el término homofobia fue

“acuñado a finales de 1960 por el psicoanalista y activista homosexual George Weinberg para que las personas que rechazan la homosexualidad aparezcan como enfermos mentales.”

Kuby narra la infiltración intelectual y la conquista de prácticamente todas las instituciones de valor.

Dejando al cristianismo y sus miembros individuales prácticamente solos en la plaza pública.

Su mensaje de que el sexo es una fuerza poderosa que debe ser regulado y vinculado a la institución inherentemente sacrificial del matrimonio y la familia ahora es perseguido como homofóbico.

La revolución en el pensamiento orwelliano (la homosexualidad era considerada una enfermedad mental, y ahora los que piensan esto se consideran enfermos mentales) va mucho más allá de la homosexualidad.

En Alemania, todo el lenguaje está siendo reconstruido para liberarlo de los pronombres dominados por los hombres.

Mientras que en Europa y América, términos de género, como “madre” y “padre” son cada vez más borrados de los registros oficiales.

Kuby afirma que la familia nuclear ha resistido ejercicios totalitarios anteriores como el marxismo y el nazismo:

“Después de cada catástrofe, el Cristianismo brotó de vuelta, con el tiempo en la unificación de Europa, sobre la base de su valores fundadores cristianos superiores“.

Ella afirma que está sucediendo de nuevo.
.
Y se refiere al aumento en toda Europa de los movimientos populares pro-familia en la última década y hace referencia a respuestas similares en los EE.UU.

Si estos movimientos fallan, Kuby predice que las sociedades verdaderamente tolerantes, liberales de Europa y el mundo de habla Inglesa, fallarán también.

Cita a un ex juez constitucional en Alemania, Ernst-Wolfgang Böckenförde que escribió

Un Estado liberal sólo puede sobrevivir si la libertad que concede a sus ciudadanos se regula desde el interior a través de la sustancia moral del individuo y de la homogeneidad de la sociedad.

Si el Estado debe obligar a su definición de la libertad por leyes restrictivas y penas de prisión, ya no es liberal”.

Kuby, por lo tanto, está advirtiendo no sólo en contra de poderosa ideología de pansexualismo.

Sino también del retorno insidioso del totalitarismo, del lobo vestido como un cordero, y del tirano enmascarado como un defensor de la libertad.

En definitiva Kuby aprecia como está creciendo un embrión de respuesta contra este flagelo.

Pero Jeremy Neill profesor de Filosofía en la Houston Baptist University, no tiene duda que la regulación sexual va a ganar nuevamente con el tiempo.

escultura de manos poniendose un anillo fondo

 

LA HISTORIA HUMANA ES LA HISTORIA DE LAS RESTRICCIONES SEXUALES

De un lado al otro lado del mundo y a través de los siglos, los seres humanos han controlado estrictamente su actividad sexual.

No hay excepciones: en todas las culturas el instinto primario de “sexualidad libre” se ha visto como una amenaza demasiado grande para la salud y el desarrollo físico y emocional.

Cuando hombres medievales de Europa violaban mujeres, los miembros de la familia de las afectadas e incluso las mujeres violadas los castigaban a través de la castración.

Asimismo en la América del siglo XIX, la boda de la escopeta era costumbre cuando el brazo de la ley era demasiado débil.

La actividad homosexual fue vista por generaciones en China como una amenaza mortal para la procreación y era castigada a través de ejecuciones públicas.

Durante siglos, en el mundo de habla Inglesa se hace referencia a los actos sexuales a través de eufemismos.
.
Las palabras “sexo” y “sexualidad” no llegaron a ser ampliamente utilizadas en Europa hasta principios del siglo XX.
.
En tanto la frase “hacer el amor” se comenzó a utilizar en Hollywood recién en la década de 1970.

embarazada con 4 manos en la panza

 

¿POR QUÉ HA SIDO TAN RESTRINGIDA LA SEXUALIDAD A LO LARGO DE LA HISTORIA HUMANA?

Las consecuencias emocionales del apetito sexual y de la “libertad sexual” han sido demasiado terribles para las culturas que lo han permitido.

Por esta razón, una victoria conservadora en nuestras guerras de sexualidad es inevitable.
.
La devastación producida por nuestros estándares sexuales “abiertos”, puede tardar generaciones para manifestarse totalmente.
.
Pero una vez que se haga, la gente volverá a sus sentidos y reconocerá que las restricciones de adultez y madurez son una condición necesaria para el florecimiento sexual
, dado que el desarrollo humano no será posible hasta que estas restricciones estén de regreso.

Nuestra sexualidad es nuestra faceta más misteriosa y primitiva.

Siempre cambiante, siempre desconcertante, que nos impulsa a participar en pensamientos y comportamientos sorprendentes.

Imagina nuestra sexualidad como un río caudaloso, y nuestra historia de restricciones como una estrategia de la presa y el terraplén para canalizar ese río en sus usos adecuados.

A veces, nuestra sexualidad ha desbordado nuestras presas, diques y canales.

Soldados japoneses abusaron y violaron a miles de mujeres chinas durante la ocupación de Nanjing en 1937.

Soldados soviéticos violaron a cientos de miles de mujeres en el caos sin ley de 1945 de Alemania.

Y hoy en día, personas que nunca podrían haberse imaginado a sí mismas haciendo cosas horribles a los demás seres humanos son de hecho obligados a hacer estas cosas por su consumo de pornografía.

 

EL REPENTINO CAMBIO OCCIDENTAL DEL SIGLO XX

La larga historia de restricciones sexuales humanas cambió de repente en Occidente en la mitad del siglo XX.
.
En poco tiempo, el desarrollo de los anticonceptivos orales cortó el enlace a la procreación y borró la consecuencia más inmediata de las actividades sexuales desviadas.

Ya no serían los embarazos no deseados una amenaza para el bienestar de los adultos libertinos.







Al mismo tiempo, ya los niños no eran una parte necesaria de un plan de jubilación completa.

Ahora, por primera vez en la historia, nuestros planes de jubilación podrían facilitarse por los niños de otras personas.

Innovaciones sorprendentes en la producción de alimentos nos permitieron finalmente controlar la amenaza de la hambruna, y ya no se necesitaba producir otra generación para que nuestras granjas familiares tuvieran éxito.

Asimismo el divorcio sin culpa ofreció una forma novedosa de liberación a las parejas que estaban luchando con sus obsesiones emocionales y sexuales.

Y finalmente la estocada definitiva a las normas sexuales tradicionales se produjo en los años 60 y 70 a través de la aparición de aborto seguro y legal: al fin, fue posible limpiar los errores para que cayeran en el olvido.

Estos cambios tecnológicos y de infraestructura del siglo XX permitieron a nuestra especie hacer lo que fantaseaban, disfrutar de un tiempo abierto de sondaje y exploración sexual, sin consecuencias inmediatas.

E hizo inevitables los dramáticos cambios ideológicos de la última década.

Probablemente fueron, más que nada, estas tecnológicas infraestructurales de mediados del siglo XX las que produjeron los cambios de opinión más rápidos y espectaculares que hemos visto en la última década.

La dramática liberalización sexual que se ha producido en los últimos años se ha estado gestando durante décadas.

Los Instintos sexuales primarios de la humanidad son increíblemente profundos y maleables.

Y pueden tomar numerosas formas diferentes: atracción hacia los adultos del sexo opuesto, a adultos del mismo sexo, atracción hacia los niños, o incluso la atracción a los cadáveres o animales.

La sexualidad humana viene, desde hace siglos, buscando una forma de evitar las restricciones.

Y a través de las “exploraciones” hechas en el siglo XX se encontró la mejor manera de evitarlas.

Sin duda, nuestras tecnologías han acabado con las consecuencias inmediatas de actos sexuales desviados.

Pero al mismo tiempo, las consecuencias más grandes y de más largo plazo no se han eliminado.

irlanda-matrimonio-homosexual

 

POR QUÉ FINALMENTE VA A RESTABLECERSE LA OPCIÓN CONSERVADORA

Al final, una victoria conservadora está asegurada, ya que simplemente las consecuencias no pueden ser eliminadas.

Nuestra cultura no puede escapar a estas devastadoras consecuencias emocionales y sociales.
.
Hogares y familias rotos, matrimonios emocionalmente distantes, tasas de natalidad que se derrumban, epidemia de trata de personas, confusiones acerca de la definición del matrimonio, padres y madres ausentes.
.
Y apetitos sexuales desordenados que están siendo promovidos a jóvenes de menores edades debido a la pornografía.

La historia sexual humana siempre ha sido, y debe ser necesariamente, una historia de restricciones.

Las culturas necesitan estas restricciones para sobrevivir.

La devastación emocional y física producida por el colapso de los lazos familiares tradicionales puede tardar décadas en manifestarse plenamente.

Pero, una vez que se manifieste, sus consecuencias serán sustanciales.

Y en ese momento las tendencias en la infraestructura social, una vez más provocaran cambios en las opiniones de las personas.

Las devastadoras consecuencias a largo plazo de la desintegración de la familia y de la “liberación” sexual les hará ver la necesidad y el beneficio de las restricciones.

El florecimiento humano será simplemente exigir, como siempre se ha exigido en el pasado.

En un corto plazo podría ser posible que en una o dos generaciones se pudiese acabar con las consecuencias de nuestra gran aventura sexual.

Sin embargo, las consecuencias más grandes y destructivas a largo plazo sin duda permanecerán. Y estas consecuencias serán muy destructivas para la sociedad.

Los conservadores pueden cerrar filas, esperar a que pase la tormenta, y llevar a cabo la opción Benedictina si así lo quieren.

Pero su victoria en las guerras de la sexualidad es inevitable.

El registro histórico sugiere abrumadoramente un retorno a las normas sexuales más estrictas.
.
Numerosas culturas han llevado a cabo experimentos licenciosos a gran escala, con resultados igualmente destructivos.

La última etapa de Roma es hoy un ejemplo favorito entre los conservadores contemporáneos.

Pero Inglaterra del siglo XVIII y Francia también pasaron por el libertinaje, al igual que en el siglo XX la Alemania de Weimar, la antigua Persia, Babilonia, y ciertas partes de la Grecia clásica.

Puede que no haya ninguna guía global o racional en nuestro comportamiento social a largo plazo, pero la historia humana ha mostrado reversiones significativas del comportamiento.

En el gran esquema de las cosas, las tendencias sexuales actuales están tan lejos de la media histórica como para sugerir una autoprotección de la propia cultura contemporánea, considerando sus propios excesos.

homosexual masculino

 

LAS REVOLUCIONES NO DURAN PARA SIEMPRE

Un movimiento social a gran escala como la “segunda” revolución sexual de los últimos quince años, es muy diferente de todo lo que la ha precedido.
.
A menudo es insostenible más allá de un par de generaciones.

Piensa en la Revolución Francesa, en la prohibición del alcohol experimentada en Estados Unidos, el nacionalsocialismo y el coqueteo de de nuestro mundo secular con el comunismo.

El impulso de la revolución sexual pronto se encontrará con algunas consecuencias importantes y caóticas que obligarán a nuestra sociedad a volver a restricciones más normalizadas.

Se podría argumentar que las invenciones notables de nuestros investigadores siglo XXI serán capaces de impulsar el movimiento de forma indefinida.

Digamos por ejemplo, desarrollando “vaginas” y “penes” en un laboratorio, mediante el bombeo de candidatos transgénero con cócteles hormonales rejuvenecedores, ofreciendo cada vez experiencias más novedosas de realidad virtual para los consumidores en línea.

Pero hay límites a la ciencia.

Con el tiempo, nuestros esfuerzos para innovar las realidades biológicas chocarán contra algunos obstáculos emocionales y relacionales fundamentales también.

Nuestras tecnologías sólo pueden retrasar las consecuencias pero no erradicarlas.
.
Estamos siendo testigos de un movimiento social de rápido desarrollo que eventualmente se quema a sí mismo a través de sus propias tendencias radicalmente destructivas.

Lo más interesante de nuestra gran aventura sexual es el ritmo asombroso en el que se está ahora desarrollando.

¿Cuando en la historia hubo tantos humanos cambiado tan rápidamente sus opiniones sobre cuestiones biológicas y relacionales fundamentales?

Los últimos quince años han visto la experimentación generalizada con la homosexualidad, la transexualidad, la poligamia, el incesto, el poliamor, y numerosas otras novedades.
.
Pero esta segunda revolución sexual ni siquiera habría llegado a la línea de salida sin la invención de la internet.

Ahora gente de todo el mundo esta, diariamente, encontrándose con una cornucopia de novedades sexuales en línea.

Todo el movimiento ha hecho metástasis y está fuera del control de las élites liberales y académicas

La Infraestructura y la tecnología están impulsando el movimiento, con consecuencias sociales desestabilizadoras, devastadoras, y no sostenibles como resultado.

Incluso aparte de estas consecuencias sociales devastadoras hay límites a nuestras psicologías y nuestros cuerpos, que sugieren que la revolución sexual no será capaz de continuar a perpetuidad.

La novedad finalmente se acabará.

La adicción a la pornografía se caracteriza por la búsqueda de una sustancia química más y más difícil.

Con el tiempo, sin embargo, las experiencias buscadas envejecen y se tornan un cliché, ya que no son capaces de entregar la novedad deseada.

¿Qué podría ser más aburrido que la desnudez en línea ilimitada?

Wendy Shalit lo muestra bien en Regreso a La modestia donde muestra que llega un momento en que el descaro sexual simplemente ya no parece tan fascinante o de moda.
.
El ocultamiento, la modestia y la moderación en realidad hacen que el sexo sea más interesante y gratificante.

Hoy en día, parece que estamos viendo un rechazo total de la ley natural.

Lo que se ha descartado es la idea que la naturaleza nos ofrece opciones sexuales “dadas”.

Sin embargo, los aspectos normativos de la realidad en su conjunto y de la sexualidad humana en particular, han mostrado a través de la historia ser tan profundos y tan universales que cuesta imaginar que las personas del siglo XXI podrían simplemente descartarlos para siempre.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: