Uno de los más grandes de los misterios es el sufrimiento y el mal en el mundo.

Es el argumento más comúnmente planteado contra la bondad de Dios y su amor misericordioso.

Y es particularmente movilizador porque produce un rechazo emocional

Una frase habitual que nos viene a la mente cuando sufrimos en ¿dónde está Dios?

El Antiguo Testamento, en especial los libros del Génesis y de Job, nos hablan abundantemente de esto.

Y la Biblia en general trata de ser didáctica en un tema tan crucial, pero a veces no se comprende porque Dios parte de una premisa distinta.

Para los hombres importa fundamentalmente y casi exclusivamente lo que les pasa en esta vida.

En cambio Dios está mirando hacia la eternidad y su esfuerzo está puesto en lograr que cada persona vaya al cielo.

Y una de las herramientas de conversión que usa es el sufrimiento y el dolor.

Veamos primero 10 formas en que la Biblia aborda el sufrimiento.

Y luego sacaremos una serie de explicaciones útiles para una persona que sufre.

¿Qué conclusiones podemos sacar de esos relatos para nuestras vidas?

Pero también abordaremos qué utilidad tiene un volumen moderado de mal para los planes de Dios.

   

10 FORMAS EN QUE LA BIBLIA ABORDA EL SUFRIMIENTO

Estas son las 10 formas más habituales en que trata el sufrimiento, pero hay más.

Mencionaremos el concepto y al lado la referencia bíblica con el link para leer.

1 – El sufrimiento es el resultado del pecado de la humanidad y la rebelión contra Dios (Génesis 3).
.
Cuando la humanidad eligió desobedecer a dios el mundo se corrompió por el pecado, y los humanos han sufrido desde entonces.

2 – Las personas a veces sufren las decisiones de otros seres humanos, aunque Dios usa el sufrimiento que acarrea para el bien del que sufre y el que lo contempla (Génesis 50:20).

3 – El pueblo elegido, los judíos, sufrió cuando desobedeció el Pacto que Dios hizo con Moisés (Deuteronomio 28). 

4 – El sufrimiento lleva a los fieles a una comprensión y relación más profunda con Dios (Libro de Job). 

5 – Los creyentes sufren a causa de los celos y el odio de ciertas personas que rechazan la fe cristiana, o sea que es causado por la persecución (Hechos 7: 54-60). 

6 – Dios permite que las personas sufran, para que se arrepientan y no se pierdan por toda la eternidad (Lucas 13: 1-4). 

7 – Los cristianos sufren como una demostración de la fe para los demás (Hebreos 11). 

8 – Los creyentes sufren para que puedan conocer a Cristo más plenamente (Filipenses 3:10). 

9 – Los cristianos sufren para que puedan estar más cerca de Cristo (Romanos 8: 28-30, Santiago 1: 2-4). 

10 – Prepara a los seguidores de Cristo para la gloria del cielo (2 Corintios 4:17).

mano al trasluz

    

7 ENSEÑANZAS SOBRE EL SUFRIMIENTO Y EL MAL

Les invito a analizar la vida del patriarca José, hijo de Jacob.

Porque su historia es rica en lecciones sobre la lucha de la familia, la envidia, los celos, el orgullo, la misericordia y el perdón.

Y sobre todo sobre el sufrimiento y la forma en que Dios puede usarlo para traer bendiciones.

Ver su historia en Génesis cap. 25 en adelante.

Está claro que Dios a menudo permite una gran injusticia y sufrimiento sólo para producir gran gloria y la sanación a causa de ellos.

En este análisis estamos siguiendo a Monseñor Charles Pope de la Arquidiócesis de Washington.

    

1 – LAS ESTRUCTURAS DE PECADO TRAEN SUFRIMIENTO

La historia de José comienza con un hogar disfuncional.

El padre de José, Jacob, tenía dos esposas (Lea y Raquel) y doce hijos con sus esposas y sus criadas (Zilpa y Bilha).

La poligamia y el adulterio no son parte del plan de Dios.

Estar fuera de la voluntad de Dios es siempre buscar problemas.

Tener hijos de cuatro mujeres diferentes produce un sin fin de conflictos internos.

Efectivamente, los hijos de Jacob todos compiten por el poder y han dividido sus lealtades porque tienen diferentes madres.

Mucho sufrimiento es introducido por el pecado humano.

Cuando estamos fuera de la voluntad de Dios invitamos a los problemas.

Lamentablemente, el problema no sólo afecta a los pecadores sino muchos otros también.

Así, los hijos de Jacob han nacido en un lío, en lo que los moralistas describen como las “estructuras de pecado”.

En estas situaciones de pecado estructural, el pecado y el sufrimiento se multiplican.

Y a menudo son los niños que sufren.

Habiendo heredado un desastre, los niños comienzan a actuar mal y con desdén.

El sufrimiento y el mal crece rápidamente en estas situaciones.

En el mundo de hoy probablemente no sea una exageración decir que el 80% de nuestro sufrimiento desaparecería si todos nos atenemos a los mandamientos.
.
Pero, por desgracia, no nos arrepentimos, ya sea individual o colectivamente.

Y así, la primera respuesta a por qué existe el sufrimiento es el pecado.
.
El pecado original terminó con el paraíso.
.
El pecado individual trae la disfunción y una serie de males sociales.
.
Y aunque esto no explica todo sufrimiento (por ejemplo, desastres naturales) explica un montón de él.

José está a punto de sufrir a causa de una situación estructuralmente pecaminosa provocada por Jacob, sus esposas y sus amantes, y contribuida por todos los miembros de la familia.

No es su culpa, pero él sufrirá.

jose hijo de jacob

José y Jacob

    

2 – EL SUFRIMIENTO PUEDE TRAER LA PURIFICACIÓN Y LA HUMILDAD

Los hermanos de José Aunque todos luchaban entre sí, se pusieron de acuerdo en una cosa: el hijo menor de Jacob, José, tenía que desaparecer.

La esposa favorita de Jacob, Raquel, cuando por fin dio a luz un hijo (José), éste se convirtió en el favorito de Jacob.

Jacob lo adoraba, lo elogiaba, y hasta le dio un hermoso abrigo que inflamó sus hermanos con celos.

Éstos se enfurecían y envidiaban porque José tenía muchos dones: él era un líder natural; era capaz de interpretar los sueños.

José tenía el tipo de autoestima que quizás realzaba sus dones demasiado audazmente.

Entre los sueños que tenía era que él reglaría días sobre sus hermanos.

Esto era demasiado para ellos.

Incluso Jacob tuvo que reprender a José por hablar de esta manera.

Aquí vemos un posible fallo o defecto del carácter José.

Es difícil saber si José realmente cruzó la línea.

Después de todo, sus sueños fueron ciertos.

Él era un joven talentoso y gobernaría sobre sus hermanos.

Alguien dijo: “No es jactancia si es verdad”.

Y si bien esto tiene cierta validez, es posible concluir que José estaba muy seguro de sí mismo y le puede haber faltado humildad, algo que requiere purificación.

Seguramente, porque era joven, tenía mucho que aprender.

El sufrimiento tiene una manera de purificarnos concediéndonos humildad y sabiduría.

Si José iba a ser un gran líder, al igual que Moisés antes que él, necesitaba un poco de tiempo en el desierto del sufrimiento.

Y así tenemos la sensación que Dios permitió pruebas para él con el fin de prepararlo para un liderazgo sabio, eficaz y compasivo.

Y así, también, para nosotros.

Las pruebas y sufrimientos nos preparan para cosas más grandes, y limpiarnos de orgullo y autosuficiencia.

¡Ay del hombre que no ha sufrido, que no se ha quebrado!

Dios nos permite pruebas y dificultades con el fin de ayudarnos a perfeccionar nuestras habilidades, conocer nuestros límites, crecer en sabiduría, y desarrollar la compasión y la confianza.

    

3 – EL SUFRIMIENTO ABRE PUERTAS

A causa de todo esto, los hermanos de José complotaron para matarlo.

Pero pensando que podían ganar algo de dinero lo venden a los ismaelitas como esclavo.

José termina en Egipto, en la casa de los ricos Putifar.

Sus habilidades naturales de liderazgo le ganan promociones rápidas y pronto viene para gestionar una amplia casa de Putifar.

Es cierto que José tuvo un desastre; fue vendido como esclavo.

Es difícil imaginar un destino peor.

Sin embargo, Dios extrañamente permitió esto para abrir una puerta.

Cuando José estaba siendo llevado a Egipto encadenado, habría sido difícil convencerlo de que su vida era otra cosa que un desastre.

Sin embargo, Dios estaba haciendo algo bueno.

En cuestión de meses José se encuentra en un buen lugar, trabaja para un hombre rico como asesor y gerente de confianza.

Como veremos, más aún será necesario para que José esté preparado para su trabajo final.

Pero a estas alturas de la historia, la lección es bastante clara: Dios permite algunos sufrimientos con el fin de conseguir que nos movamos a la siguiente etapa.
.
Se cierra una puerta pero se abre otra.
.
Hay dolor en el cierre de la puerta a lo familiar, pero no hay mayor gozo que la puerta que Él abre.

¿Cómo lo solemos ver nosotros?

En el momento que una puerta se cierra podemos sufrir y preguntamos si Dios se preocupa.

Pero más tarde, vemos lo que Dios estaba haciendo, abriendo una nueva puerta para cosas mucho mayores.

el sufrimiento

    

4 – EL SUFRIMIENTO AYUDA A SUMAR CORAJE

De manera trágica, la tristeza viene de nuevo a José.

A la esposa de Putifar le gusta José y trata de seducirlo.

José se niega a sus avances por temor a Dios y respeto a Putifar.

Entonces despechada falsamente acusa a José de tener avances en ella y José es arrojado a la cárcel.

Más miseria, más sufrimiento, a causa de los pecados de los demás, no de los propios.

José estaba sufriendo por hacer lo correcto.

Una de las grandes virtudes que todos debemos desarrollar es el de la valentía.

En un mundo sumergido en el pecado se necesita mucho coraje para resistir la marea.

Pero el coraje, como cualquier virtud no puede limitarse a ser desarrollado en abstracto.
.
Más bien, debe ser desarrollado en la práctica.
.
Debe ser refinado en el crisol de la oposición y la persecución.

Y así vemos cómo Dios ayuda a José a desarrollar su valentía y confianza al permitir esta prueba.

Muchos siglos después, Jesús diría: En este mundo tendréis aflicción, pero tengan confianza, yo he vencido al mundo (Jn 16:33).

También dijo: Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque el reino de los cielos es de ellos (Mateo 5:10).

Eso funciona tanto para José como para nosotros.
.
Si vamos transitar a través de este mundo de pecado con nuestra alma intacta, vamos a necesitar mucho coraje.
.
El Señor a menudo desarrolla el coraje a través del crisol, nos pide que confiemos en Él que seremos reivindicados, ya sea en este mundo o el siguiente.

    

5 – EL SUFRIMIENTO GENERA CONFIANZA

Mientras estaba en prisión, José encuentra a otros dos presos de la casa de Faraón: el copero y el panadero.

En la cárcel, son testigos de la capacidad de José para interpretar los sueños y observan sus habilidades naturales de liderazgo.

De acuerdo con una profecía dada por José, el copero será restaurado al servicio del Faraón.

Él informa sobre las habilidades de interpretación de los sueños de José al Faraón, que está teniendo sueños inquietantes.

Dios nos humilla sólo para exaltarnos.

Como José ha aprendido, Dios puede hacer un camino donde no hay camino.

Él escribe derecho en renglones torcidos.

En la cárcel José, tiene su confianza en Dios confirmada.

A través de sus conexiones en la cárcel, él se levantará para convertirse en el primer ministro de todo Egipto.

Después de haber pasado por el crisol, José está ahora listo para el trabajo principal que Dios tiene reservado para él.

Considera cómo la providencia de Dios le ha preparado para algo que no habría sido capaz de manejar en una etapa anterior en su vida.

Seguramente te prepara a ti de muchas maneras, entre ellas a través de la humildad y el sufrimiento.
.
Los contratiempos o fallas tienen una manera de enseñarnos y nos prepara para algunas de las cosas más grandes que disfrutaremos.

En nuestras luchas aprendemos la verdad esencial.
.
Venimos a confiar y a depender de Dios, que sabe lo que necesitamos, lo que es mejor para nosotros, y cómo prepararnos para la obra que Él espera de nosotros.

juan pablo ii sufrimiento

    

6 – EL SUFRIMIENTO PRODUCE SABIDURÍA

José es traído a Faraón, y no sólo por su gran poder de interpretar los sueños del Faraón, sino que también presenta un plan de 14 años que les llevará a través de una crisis que se avecina.

Faraón se impresiona y nombra a José como el equivalente del primer ministro de todo Egipto.

José es capaz de interpretar el sueño del Faraón. Pero no se limita a interpretar lo que significa, que también establece un plan sabio.

Él explica a Faraón que los próximos 14 años tendrán sus altibajos.

¿Y dónde podría José han aprendido esta verdad?

En el crisol de su propia vida, por supuesto.

Hay gran sabiduría en comprender que lo que se ve y se experimenta en este mundo es transitorio.
.
Hacemos bien en escuchar a la sabiduría del Señor, que es eterna.

Siglos más tarde, el Señor relató una parábola de un hombre rico que tenía una gran cosecha y pensó que estaría satisfecho para siempre. El Señor lo llamó un tonto por pensar de esta manera.

Nuestra abundancia no está destinada a ser acumulada para nosotros mismos.

El exceso de comida no debe ser almacenada para nosotros mismos, sino más bien “almacenada” en los estómagos de los hambrientos.

Y así José se ha preparado para este momento por Dios.

José no es tonto, ha aprendido la sabiduría y la dirección de Dios.

Cualquiera que sea la abundancia que ocurra en los próximos siete años debe ser puesta a un lado para los que van a tener hambre en los años que siguen.

La sabiduría de José no es un accidente, no es una mera corazonada; ha llegado desde el crisol del sufrimiento.

El sufrimiento hace eso.

Nos ayuda a ser sabios, para determinar nuestras prioridades.

En este caso, nos ayuda a comprender que nuestra riqueza depende de la comunidad.
.
No podemos vivir sólo para nosotros mismos, eso es una tontería.
.
Estamos llamados a vivir para los demás.

    

7 – EN NUESTRO SUFRIMIENTO NOS ENTERAMOS QUE NUESTRAS VIDAS NO SON ACERCA DE NOSOTROS

José predijo siete años de abundancia seguidos por siete años de hambre.

Bajo la dirección de José, el grano se almacenaba en abundancia durante los años de abundancia.

Tan abundantes eran las cosechas durante esos años que el grano almacenado salvó a Egipto y muchos países vecinos fueron salvados de la hambruna.

En un giro de la trama, los hermanos de José vienen a Egipto en busca de comida durante esos años de vacas flacas.

Sus hermanos ansiosos lo reconocen y temen por sus vidas.

José les tranquiliza señalando que a pesar de sus acciones estaban destinadas al mal, Dios los predestina para siempre.

José salva a los mismos hermanos que querían matarlo.

En nuestro sufrimiento, nos enteramos que nuestras vidas no son de nosotros.

José no fue purificado y preparado para este momento, simplemente por su propio bien, sino para el bien de los demás.

Dios ha llevado a José, a menudo a través de terrible sufrimiento, con el fin de prepararlo para ayudar a salvar a otros.

Dios simplemente no lo preparó para tener un gran queso.

Dios no lo preparó para un liderazgo glorioso por su propio bien, sino para el bien de los demás.

Una de las lecciones que aprendemos en la historia de José es que nuestra vida está interconectada con la de muchos otros miembros del Cuerpo de Cristo, todos los cuales son preciosos e importantes para Dios.

Dios tuvo que poner muchas cosas en orden en José con el fin de prepararlo para su papel de ayudar a otros.

No estamos llamados a vivir sólo para nuestro propio ser.

Dios nos ama individualmente, pero también ama a los demás a través de nosotros. Y él los ama lo suficiente, para que a veces estemos dispuestos a esperar por su bien, o nos hace sufrir a nosotros para estar listos para ayudarlos.

Lo mismo es cierto de ellos hacia nosotros.

Todos nosotros nos hemos beneficiado de los sacrificios de los demás y estamos llamados a hacer sacrificios por los demás.

Es una dura verdad de que Dios a veces nos pide aceptar el sufrimiento por el bien de los demás, y que somos bendecidos por los sufrimientos de los demás que han hecho muchos sacrificios para las cosas que nos gustan.
.
Esta es la dimensión comunitaria del sufrimiento.

Las historias bíblicas tienen una manera maravillosa de enseñar la verdad y de enseñarnos acerca de nuestra propia vida.

¿Pero te has preguntado si existe una razón práctica para que Dios no acabe con el mal en la tierra?

   

¿HAY ALGUNA UTILIDAD PRÁCTICA EN LA EXISTENCIA DEL MAL?

¿Por qué Dios no se deshace de los malvados ahora y deja que los justos vivan en paz?

Esta es una pregunta especialmente importante cuando la bondad en el mundo parece ensombrecerse y los malvados parecen ganar una tras otra batalla a los justos.

Y los justos acorralados oran para pedirle a Dios que termine el mal.

Sin embargo San Juan Crisóstomo, que fue el padre de todos los predicadores, dice que los malvados nos están haciendo un favor.

Porque la oscuridad de su maldad produce un contraste con la luz de los que hacen el bien.

Y por eso los malvados ocultan su pecado e incluso les hace sentir que cometen actos maliciosos, y este remordimiento en algún momento les puede llegar a cuestionar su vida pecaminosa y cambiar.

De acuerdo con esta idea de San Juan Crisóstomo, el mal es una oportunidad para ejercer la virtud cristiana.

Primero, evitando que el mal oscurezca nuestro espíritu.

Cuando toleramos algo doloroso permitimos la acción de Dios en nosotros, atemperándonos, porque comprendemos que desalentarnos es decaer en la fe.

En segundo lugar por lo que dice San Pablo en Gálatas 6: 9 “no nos cansemos de hacer bien porque a su debido tiempo cosecharemos, si no nos rendimos”.

Todo el trabajo en la tierra es una cooperación con Dios.

Él nos da la Tierra y la naturaleza para que sembremos y cuidemos el sembradío, y luego cosechará a su debido tiempo.

Y en tercer lugar, también la existencia de la maldad es útil para nosotros porque podemos identificar los actos malvados y responder viviendo una vida opuesta a ellos, por contraste.

Es ahí donde se produce la diferencia de luminosidad, de hecho nos convertimos en un faro de luz ante la oscuridad.

Y de hecho nos convertimos en una guía identificable para los demás, incluso para los propios malvados y pecadores.

Es por esto que probablemente Dios no separe el trigo de la cizaña hasta el final de los tiempos.

Obviamente estamos hablando de una presencia del mal en forma controlada, porque cuando excede determinada cota vemos que Dios actúa de raíz.


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: