La Batalla de Viena de 1683 vuelve hoy a la actualidad.

Porque fue uno de los grandes hitos en que el catolicismo contuvo al agresor musulmán.

jan iii sobieski

Juan III Sobieski entrando a Viena

Tan actual es que en 1969, en la estela del Concilio Vaticano II, la fiesta fue retirada del calendario.
.
Pero Juan Pablo II la volvió a poner en el 2002, un año después del ataque a las Torres Gemelas.

 

VIENA ERA EL GRAN BASTIÓN QUE QUERÍAN LOS MUSULMANES

La primera vez que Austria defendió la civilización occidental fue el 12 de septiembre de 1683.

Una fuerza de coalición que incluía a la monarquía de los Habsburgo, la Mancomunidad de Polonia-Lituania bajo Jan III Sobieski, y el Santo Imperio Romano, levantó el sitio musulmán de Viena.

Tumba del Papa Inocencio XI

Tumba del Papa Inocencio XI

Y desde allí comenzó el paulatino retroceso del potente ejército musulmán de ocupación en Europa, liderado por los turcos otomanos.

Un siglo y medio había pasado desde que Solimán el Magnífico había intentado sin éxito tomar la ciudad fortaleza en el Danubio.

Esa parte de Europa había sido objeto de ataques musulmanes vigorosos durante siglos.

Mehmed IV estaba decidido a no fallar, y más que eso, estaba convencido, al igual que todos los Sultanes antes que él, que los musulmanes otomanos conquistadores de Constantinopla eran los verdaderos herederos del patrimonio del Imperio Romano.

Los Habsburgo en Viena eran impostores que necesitaban someterse a la regla del Islam, decían.

Viena había sido vista por los turcos musulmanes como la clave para el control de Europa, porque era el cruce de numerosas rutas comerciales.

Batalla de Viena

 

EL AVANCE TURCO HACIA VIENA

En el otoño de 1682 el ejército otomano había cruzado el Bósforo.

Entre el ejército del sultán estaban soldados protestantes leales a la Magyar Luterano Imre Thököly, que se apoyaba en el islamismo para respaldar su afirmación dudosa al trono de Hungría.

Considerablemente más salvajes y temible, era la caballería de choque del Sultan: los tártaros.

Los descendientes de los sármatas, escitas, y mongoles, eran jinetes naturales.

Al igual que los corsarios africanos que atacaron las aldeas pesqueras de la costa de Italia en el siglo XVI, los tártaros eran la primera línea de la trata de esclavos otomana.

Violación, pillaje, e incendio componían su modus operandi.

Para los habitantes de los pueblos en la frontera otomana cristiana de Hungría y Polonia, los tártaros no eran mera historia para asustar a los niños.

Ellos eran una realidad aterradora.

Eran arqueros extraordinarios, capaces de una rápida tasa de fuego de precisión mortal con sus arcos cortos y desde la silla de un caballo al galope.

En la segunda quincena de junio el ejército turco, ahora mayor que 150.000 hombres había llegado a Buda.

Siguiendo el Danubio al oeste los turcos tomaron rumbo a Viena, atacando y quemando todo a lo largo del camino.

La defensa estaba a cargo de dos hombres de un material más duro: el conde Ernst Rüdiger von Starhemberg al mando de la guarnición en Viena y Charles Sixte, Duque de Lorena comandando el Ejército Imperial en el campo.
.
Juan Sobieski, llegó en el último momento.

Eran superados grandemente en número y durante todo el asedio de dos meses, resistieron con maestría a los turcos.

Retrasando un enfrentamiento decisivo hasta que los refuerzos polacos y sajones llegaran.

Defensa de Viena

Defensa de Viena

 

EL SITIO DE VIENA

Los turcos llegaron a los muros de Viena sobre el 12 de julio.

El 13 un emisario del gran visir mandó una invitación para entregar la ciudad y someterse al gobierno islámico.

Starhemberg se negó.

Los musulmanes, bajo el mando del Gran Visir Merzifonlu Kara Mustafa Pasha, comenzaron el sitio de Viena el 14 de julio de 1683. 

Las tropas defensoras eran superadas en número de 10 a 1; 15.000 defensores frente a 150.000 atacantes musulmanes.

Los turcos comenzaron a bombardear las paredes de la ciudad el 14.

Los muros de Viena habían mejorado mucho desde los tiempos medievales.

Las fuerzas musulmanas cortaron Viena por completo, y el hambre y la fatiga recorrían a los soldados y los ciudadanos.

Y aunque los musulmanes lograron romper las paredes exteriores, eran incapaces de tomar la ciudad.

En agosto, la combinación de las excavaciones y el fuego de artillería habían pasado factura de la pared exterior de la ciudad y habían dañado seriamente el bastión del palacio.

Encuentros mano a mano con machetes en la zanja y en los terraplenes se hicieron más frecuentes y más feroces.

Extravagante y sin miedo, Starhemberg, con una pistola en cada mano, estaba siempre en el grueso de estas peleas.
.
Sin embargo sabía que sin el alivio de los refuerzos  los combates pronto serían calle por calle y casa por casa.

En las llanuras y bosques de los alrededores de Viena, Charles Sixte, con su pequeña fuerza de 10.000 caballos y ninguna de infantería hacía todo lo posible para limitar la depredación de los invasores tártaros

Decenas de pueblos al sur del Danubio fueron incendiados, sus mujeres violadas y sus hombres sacrificados.

Juan III Sobieski

Juan III Sobieski

 

LA MARCHA DE JUAN SOBIESKI

Cuatro días después del inicio de los bombardeos turcos, Juan III Sobieski, rey de Polonia, con su ejército de casi 40.000 en Varsovia, comenzó la marcha ade 700 kilómetros al suroeste, hacia Viena.
.
Una fuerza similar bajo el mando de Juan Jorge III de Sajonia llegó del sureste de Dresde.
.
Una tercera fuerza llegó directamente del este de Munich bajo Maximiliano II Manuel de Baviera.

Se unieron cerca de Krems, a unas cuarenta millas río arriba de Viena.

La Liga Santa, bajo el mando de Sobieski ahora comenzó su difícil paso por el Wienerwald, conocido por nosotros como los bosques de Viena.

Una amplia extensión de colinas cubiertas por densos bosques que dominan el terreno al suroeste de Viena de 48 kilómetros de largo.

Debieron mover la artillería por fuertes pendientes y terreno accidentado, cortando por barrancos que eran particularmente difíciles.

El 11 de septiembre la fuerza cristiana había alcanzado la cresta Kahlenberg.

Mirando hacia abajo en la llanura vieron las innumerables tiendas de colores brillantes de los otomanos que se extendían al norte, hacia las paredes de la ciudad.

Sobieski también vio que la vertiente sur de la cordillera era del mismo terreno difícil.

El descenso hacia la llanura sería tan laborioso como la escalada, pero también bajo el ataque de los tiradores Jenízaros

Antes del amanecer, Sobieski asistió a misa en la iglesia en ruinas de los Camaldolitas, ofrecido por el Beato Marco D’Viano.
.
Reuniendo su fuerza elogió su misión y encomendó sus almas al cuidado de la Virgen.

El descenso comenzó.

Ataque de los Husares

Ataque de los Husares

 

LA BATALLA DE VIENA

A medida que el sol se levantaba en la mañana del 12 de septiembre según propio cuento de los otomanos, “una avalancha de tono negro fluía hacia abajo de la colina, incinerando todo lo que estaba en su camino.”

Los cristianos se abrieron paso por la colina.

Poco podían hacer los comandantes sino exhortar a sus fuerzas para seguir adelante en la confusión.

Los sajones a la izquierda de la línea de la Santa Liga fueron los primeros en participar, contra el frente desplegado de los otomanos.

Por las diez de la mañana todo el ejército turco estaba de contragolpe.

Durante varias horas la batalla prosiguió y la Liga Santa cada vez más cerca de la ciudad.

Al caer la tarde, el ejército de Sobieski había llegado a la llanura, y ahora estaba posicionado para explotar su mayor activo, los famosos húsares alados.

Estos valientes soldados de caballería, con sus penachos de plumas, fueron lanzados por el mismo Sobieski en una carga a toda velocidad al centro de la línea otomana.
.
Al grito de “¡Jezus María ratuj!” (Jesús, María, ayúdennos), fueron carga tras carga.

El Rey de Polonia Jan III Sobieski dirigió la mayor carga de caballería en la historia: 20.000 jinetes polacos, alemanes y austríacos.

Los jinetes polacos siguiendo a su intrépido rey destrozaron poco a poco lo que quedaba de la resistencia  del Islam, poniendo a los seguidores de Mahoma en fuga y aliviando el cerco.

Ellos mataron a 15.000 musulmanes ese día.

Y al cabo de tres horas la caballería hizo la carga final.

La batalla había terminado.

Después, Sobieski parafraseó a Julio César: “Vine, vi, y Dios conquistó”, queriendo señalar que se trataba de la Europa Católica que había vencido al Islam.

La batalla de Viena se considera que ha sido una gran victoria del catolicismo sobre el Islam.

El evento fue el último gran esfuerzo otomano.

Sus fronteras retrocedieron. Y al cabo de tres años de Buda estaba de nuevo en manos de los cristianos.

Maria con Jesus

 

LOS ASPECTOS CATÓLICOS DE LA BATALLA DE VIENA ABUNDAN

El alivio a la ciudad por Jan III Sobieski se produjo debido a una alianza – mediada por el Papa Inocencio XI – entre el Imperio Romano y el Reino de Polonia, que también estaba bajo el ataque de los musulmanes.

Cuando el ejército musulmán avanzó contra Viena, el Papa ordenó que fuera recitado el rosario en todas las casas religiosas e iglesias de Roma.
.
Los católicos en toda Europa ofrecían las mismas oraciones.

Devociones especiales a Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos eran desarrolladas en la iglesia de los Capuchinos en Viena.

Y una imagen colgante se convirtió en el símbolo de la victoria cristiana sobre los turcos.

La victoria sobre los musulmanes llegó el 12 de septiembre, la fiesta del Santo Nombre de María.

Sobieski comenzó su marcha forzada desde Polonia a Viena desde el santuario de la Virgen de Czestochowa en la Fiesta de la Asunción (cuando los católicos creen que María fue subida corporalmente al cielo), 15 de agosto de 1683, con el fin de llegar a Viena un mes más tarde.

Nuestra Señora de Czestochowa se convirtió en un símbolo importante para los polacos .

Y luego para el Papa polaco Juan Pablo II para la victoria ante el comunismo soviético en el siglo XX.

Cuando los húsares polacos bajo Sobieski cargaron sobre los musulmanes en ese día cantaron uno de los himnos más antiguos del mundo, la Bogurodzica (Madre de Dios).

Un año después de la victoria de Sobieski, el Papa Inocencio XI extendió la fiesta del Santo Nombre de María al calendario universal del rito romano, en honor a la gran victoria que la Virgen concedió al Occidente cristiano.

Cuando pasó de moda tres siglos después, en 1969 para recordar el heroísmo de los soldados cristianos contra los enemigos de Jesucristo, la fiesta fue retirada del calendario litúrgico.
.
En 2002, sin embargo, Juan Pablo II restauró la fiesta en el calendario universal.
.
Y es difícil no imaginar que el ataque a las Torres Gemelas del año anterior no estuviera en sus pensamientos cuando lo hizo.

Es bueno traer a la memoria trozos gloriosos de la historia del catolicismo que se hicieron bajo la bandera de la Santísima Virgen, contra el agresor ancestral del cristianismo que ha sido el Islam.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: