Noticia de Interés

 

En un discurso inquietante pronunciado por un disertante musulmán en 2013 en el Centro Islámico Husseini en el suburbio Sanford de Orlando, Florida, llamó a dar muerte a los homosexuales.

vigilia de oracion por la matanza en orlando

El Sheikh Farruj Sekaleshfar dijo que el asesinato de los homosexuales es la cosa “compasiva” que hay que hacer: “La muerte es la sentencia. Sabemos que no hay nada de que avergonzarse de esto, la muerte es la sentencia”.

Él es visto como un experto en la sharia o ley islámica y la llamada del Sheikh Sekaleshfar a la muerte de todos los homosexuales se basa en los principios del Islam, según su interpretación.

Aunque el Dr. Farruj Sekaleshfar admite que la sentencia de muerte islámica se aplica en circunstancias limitadas y no es aplicable en el derecho estadounidense, también dice que la única forma en que los gays y las lesbianas pueden ser perdonados es morir.

“Tenemos que tener compasión por las personas como los homosexuales. Fuera de la compasión, vamos a deshacernos de ellos ahora“.

El Domingo 12 de junio de 2016 por la mañana, 50 personas fueron masacradas por un musulmán en un club nocturno “gay” en Orlando, Florida.

Sheikh Farruj Sekaleshfar

Sheikh Farruj Sekaleshfar

Omar Mateen, de 29 años de edad, nacido en Estados Unidos de padres Afganos, fue identificado como el sospechoso.

De acuerdo a los registros públicos, Mateen tenía un permiso para portar un arma oculta y con licencia de guardia de seguridad. Había trabajado para G4S, una empresa de seguridad.

El personal del Centro Islámico, una mezquita en Ft. Pierce, confirmó que Mateen iba a la instalación regularmente durante varios años a las oraciones.

Mateen había llamado la atención de las autoridades federales en 2013 y 2014. El FBI en un momento abrió una investigación sobre Mateen pero posteriormente cerró el caso.

Durante una conferencia de prensa el domingo un funcionario del FBI confirmó que Mateen llamó por primera vez la atención del FBI en 2013 cuando hizo comentarios “inflamatorios” a compañeros de trabajo sobre posibles vínculos terroristas. Él fue objeto de investigación por segunda vez en el año 2014 debido a una conexión a un atacante suicida.

El agente del FBI Ron Hopper dijo que los investigadores hiceron “sugerencias de que el individuo tiene inclinaciones hacia el” terrorismo islámico radical. Y el Diputado Adam Schiff (Demócrata de California), dijo a CNN que la policía local informó que Mateen prometió lealtad al Estado islámico.

¿Cuál es el resultado de todos estos factores?

Muchos musulmanes, siguiendo una religión a menudo irracional, reconocen que la homosexualidad está mal, pero no saben cómo hacer frente a cualquier cosa mala (o percibida como “blasfema”), sino por medio de la violencia.

omar mateen matanza en orlando

Omar Mateen el sospechoso de la matanza en Orlando

Debido a que el Islam tiene una escasa y con frecuencia distorsionada comprensión de la naturaleza humana, Dios y la moral, a menudo optan por solucionar los fallos y pecados que se encuentran en este mundo a través de medios inhumanos y violentos.

En medio del dolor y la indignación que la matanza ha causado, es difícil pasar por alto el patrón que es fácilmente evidente para los que prestan la atención: un hombre joven enojado, abusivo, y al parecer inestable, se engancha en el pensamiento islámico radical y, finalmente, lo lleva a su conclusión lógica.

Como numerosos medios de prensa han informado, Mateen “llamó al 911 durante el ataque para prometer lealtad al ISIS y mencionó a los bombarderos del maratón de Boston, de acuerdo con un funcionario de Estados Unidos”.

Detrás había una lógica en las acciones de Mateen, hay una lógica arraigada en la creencia islámica acerca de cómo se deben de abordar la homosexualidad y otros problemas.

Como Andrew McCarthy claramente expone: “El mandato de que los homosexuales deben ser asesinados no es del ISIS o al-Qaeda solamente, viene a partir de la sharia, que se basa en las escrituras coránicas.”

Es cierto que hay varias maneras de interpretar las escrituras islámicas, pero esto no cambia el hecho de que el Islam fundamentalista es una corriente legítima, y virulentamente anti-occidental de interpretación del Islam.

gays manifestando por matanza en orlando

Por otro lado, el Islam radical, o el islamismo, no es una aberración política, sino un sistema de creencias apocalípticas que busca establecer, aquí y ahora, en la historia, la sociedad perfecta, dictaminada por la ley sharia.

Su visión ideológica conduce a la creencia de que aquellos que cometen actos de terrorismo realizan actos morales de bondad, “sagrados”, que están marcando el comienzo de una nueva realidad.

Las bases de su sistema de creencias es el odio, como dijo Bin Laden: “Si el odio en cualquier momento se apaga en el corazón, esta es una gran apostasía… La animosidad y el odio dirigido del musulmán hacia el infiel es el fundamento de nuestra religión”.

La realidad es que el Estado Islámico es islámico, muy islámico. Y si bien ha atraído a psicópatas y buscadores de aventuras, en medio de poblaciones descontentas de Oriente Medio y Europa, la religión predicada por sus seguidores más ardientes deriva de interpretaciones coherentes e incluso eruditas del Islam.

El presidente Obama, en una declaración sobre el atentado, dijo que “este fue un acto de terror y un acto de odio”, se negó a indicar las conexiones obvias con el Islam radical.

Más allá que Obama se crió en una madraza y su familia paterna es musulmana, los líderes multiculturales de hoy no pueden mirar a través de la lente islamista. En la búsqueda de motivos, sólo encuentran una fuerte emoción, el Odio.

Esta explicación es tanto más tentadora en el caso de Mateen, cuyas víctimas eran gays. El terrorismo se entiende mejor, para los multiculturalistas, como el resultado de un trastorno, una fobia, este caso homofobia.

Pero el concepto de odio oscurece más que aclara lo que está en juego. Dirige nuestra atención a las emociones fuertes y estados mentales anormales. Nos distrae del hecho de que hay un enemigo que ha formulado un planteamiento político, de que la humanidad está mejor si una forma islámica de gobierno dominara el mundo.

Bishop Cupich introduced as new archbishop of Chicago

Obispo Cupich (izquierda) cuando tomó el obispado de manos del Obispo Goerge (derecha)

Del mismo modo, el Arzobispo de Chicago también fue incapaz de identificar los motivos ideológicos del tema: “Para ustedes de toda la comunidad de gays y lesbianas, que están particularmente afectados por los atroces crímenes cometidos en Orlando, motivados por el odio, impulsado quizás por la inestabilidad mental y ciertamente facultada por una cultura de la violencia, sepan esto: la Arquidiócesis de Chicago está de su lado. Yo estoy con ustedes”.

Y Mons. Cupich fue más decepcionante cuando afirmó: “Todos esperamos que se puedan encontrar caminos, tan pronto como sea posible, para identificar con eficacia y contrastar las causas de este tipo de violencia terrible y absurda, que trastorna profundamente el deseo de paz del pueblo de Estados Unidos y de toda la humanidad”.

No menciona el islamismo, el Islam radical, el ISIS, o conceptos relacionados.

No hay que culpar a todos los musulmanes, o a todo el Islam por las acciones de hombres como Mateen. Eso sería como decir que todo el cuerpo de uno es “malo” y debe ser eliminado porque uno tiene cáncer de pulmón. Pero decir que el cáncer de pulmón no es el verdadero problema es sin duda el camino equivocado para curar al cuerpo enfermo.

Como el P. Samir Khalil Samir, SJ, ha argumentado persuasivamente, muchos musulmanes son ambiguos sobre el cáncer:

Cuando algunos fanáticos matan a niños, mujeres y hombres en el nombre del Islam puro y auténtico, o en nombre del Corán o de la tradición musulmana, nadie les puede decir: ‘Usted no es verdadero y auténtico musulmán’. Todo lo que pueden decir es: ‘Su lectura del Islam no es la nuestra’. Y esta es la ambigüedad del Islam, desde su inicio hasta nuestros días: la violencia es una parte de él, aunque también es posible seleccionar la tolerancia; la tolerancia es una parte de él, pero también es posible seleccionar la violencia”.

Benedicto XVI reflexionó en Regensburg sobre el tema como explica Samuel Gregg, un tema básico presentado por Benedicto XVI hace más de diez años era “que la forma en que entendemos la naturaleza de Dios tiene implicaciones para juzgar determinadas decisiones y acciones humanas. Si la razón no es simplemente parte de la concepción del Islam de la naturaleza de la Divinidad, entonces Dios puede ordenar a sus seguidores tomar decisiones irracionales, y todos sus seguidores deben someterse a una voluntad divina que opera más allá de las categorías de la razón”.

El asesinato es irrazonable y malo, pero si Dios es la voluntad completa y si la razón es esencialmente sin sentido, entonces en realidad no hay tal cosa como “asesinato”. De hecho el asesinato puede convertirse en un acto sagrado y necesario.

En un mundo que rechaza la razón y la verdad moral objetiva, la “lógica” de una tal ideología demoníaca es cada vez más atractiva. Y las respuestas vacías sobre la “tolerancia” y la “aceptación” carecen de sentido.

Muchos de nuestros líderes insisten en que están “sorprendidos” por lo ocurrido en Orlando. Pero si están sorprendidos, deben considerar renunciar a su cargo. Se entiende que estén enojados, horrorizados, y devastados, pero no sorprendidos por lo que ciertos hombres y mujeres hacen en el nombre del Islam y de Alá.