Noticia de Interés

 

No conocen el amor de Dios, por eso a menudo los enemigos del cristianismo se preguntan a qué se debe el coraje que exhiben los cristianos ante la persecución y el martirio, y por lo menos a nivel verbal, dicen que se debe al fanatismo y a su ignorancia.

s_franciscodesales1

San Francisco de Sales es quizás uno de los ejemplos más claros de coraje cristiano y su vida nos da luz sobre la fuente de la que proviene esa valentía.

San Francisco de Sales (1567-1622), fue un gran maestro de la espiritualidad, Doctor de la Iglesia y obispo de Ginebra. Fue tal su estatura que el gran Don Bosco eligió su ejemplo para fundar su Congregación Salesiana.

 

LA VOCACIÓN DE FRANCISCO DE SALES

La Reforma protestante estaba en su apogeo en toda Europa. Pueblos enteros, provincias enteras, habían caído a las herejías. Vidas mortales perdidas, familias destrozadas, destrucción, tanto a nivel físico como espiritual. Era una guerra por las almas, y Dios envía a un guerrero de lo más inverosímil.

vitral de san francisco de sales

San Francisco de Sales era el hijo primogénito de nobles franceses ricos. Era guapo y bien educado, hábil en la esgrima, la equitación, y el baile, un agradable set a lo que los que aristocracia daban la bienvenida en todas las casas correctas. Él estaba siendo entrenado para convertirse en magistrado y sus lecciones estaban yendo bien.

Entonces, una noche, cuando de Sales tenía dieciocho años, asistió a una discusión teológica sobre la predestinación. El concepto sacudió el alma del joven, llenándolo con tanto temor y repugnancia que durante los próximos dos años su desesperación le hizo mal físicamente, a veces tan mal que en realidad quedaba postrado en cama.

Por último, con el último resto de su fuerza y voluntad, se arrastró hasta una antigua parroquia parisina, y rezó el Acordaos delante de una imagen de Nuestra Señora de la Buen LiberaciónA partir de ese momento, nunca más perdió las esperanzas por el amor de Dios para todas las personas, ni sus buenos planes para sus hijos, y de Sales se comprometió a Dios con un voto de castidad.

La gente alrededor de Sales comenzó a preguntarle si él consideraba una vocación al sacerdocio. El obispo local le preguntó personalmente, pero de Sales permaneció tranquilo sobre el tema. Quería que la voluntad de Dios fuera incuestionablemente clara antes de embarcarse en un viaje hacia el sacerdocio, y esperó un signo innegable.

El signo se produjo un día mientras de Sales estaba montando. Jinete consumado, sin embargo se vio arrojado de su caballo tres veces. Y aún más notable fue el hecho de que cada vez que él se caía, su vaina y espada aterrizaban en el suelo en forma de una cruz. Tomando esto como la señal clara de la voluntad de Dios que él estaba esperando, de Sales entonces se embarcó en el seminario, recibió las órdenes sagradas, y comenzó su vida como sacerdote.

 

LA MISIÓN DEL PADRE DE SALES EN SUIZA

Inicialmente, las cosas no fueron bien. Los feligreses sentían que el Padre de Sales se burlaba de ellos de sus homilías, y varias personas informaron al obispo que este noble sacerdote era controlador y egocéntrico.

estatua de san francisco de sales

A la vista de dicho problema, a de Sales se le ocurrió un impensable plan B, intentaría un viaje misionero a Suiza, donde intentaría convertir las 60.000 personas que habían caído al dominio calvinista. Con nada más que su fe y su primo para que le hicieran compañía, de Sales estaba pidiendo a entrar en la predestinación que lo había aterrorizado tan profundamente.

El obispo estuvo de acuerdo, aunque no había dinero para ayudar a apoyar de Sales, ni tampoco su propio padre financiaría la misión. Sin desanimarse, de Sales viaja a Suiza, donde fue recibido con un portazo e intentos de asesinato.

Cuando no había paja para dormir, de Sales dormía en un árbol, atándose para que no caer durante la noche y ser consumido por las bestias. Una noche, las temperaturas cayeron tan severamente que el sacerdote descubrió cuando se despierta, que en realidad una extremidad había sido congelada y tuvo que ser cortada.

Durante tres años, las cosas siguieron así. Tres años y ni un solo converso. El tipo de situación que puede incitar a algunos a la violencia y a otros a tirar la toalla. Francisco de Sales no hizo ninguna de ellas. En cambio, tomó la pluma. Escribió sus sermones que deslizaba bajo las puertas de los aldeanos hostiles, confiando en el trabajo de Dios en sus corazones.

Poco a poco las relaciones se descongelaron. A los niños del pueblo se les permitió jugar con de Sales, y los padres, al ver con qué ternura el sacerdote interactuaba con los más pequeños, tomaron pasos vacilantes hacia la conversación con el sacerdote.

En el momento que de Sales dejó Suiza, su amabilidad y paciencia había ayudado a que 40.000 personas volvieran a los sacramentos.

 

EL SABER QUE DIOS NOS AMA NOS DA CORAJE

Francisco de Sales se hizo conocido como evangelista, confesor, e incluso un místico, pero todo lo que hizo estuvo marcado por la sencilla promesa: “Dios es amor”.

Para San Francisco de Sales estas palabras nunca llegaron a estar trilladas sino siempre lo llamaron al valor, al resultado inevitable del amor verdadero.

Como escribió San Juan el Apóstol, “el perfecto amor echa fuera el temor”. El miedo paralizó a San Francisco cuando joven, pero que el perfecto amor calmó su temor y condujo a Francisco a la piedad y la grandeza.

Fue esta confianza en el amor perfecto que permitió a San Francisco de Sales ser realmente honesto consigo mismo y hacer un auto-examen valiente. Francisco escribió: “No pierdas el valor considerando tus propias imperfecciones, sino instantáneamente ponte a remediarlas, todos los días comienza la tarea de nuevo”.

En su famosa obra, Introducción a la Vida Devota, Francisco animó a su lector a seguir con valentía en el espíritu de humildad para hacer una confesión general; y yo te suplico, no te perturbes por ningún tipo de temor. El escorpión que nos pica es venenoso, pero cuando su aceite ha sido destilado, es el mejor remedio para su mordedura; aun cuando el pecado es una vergüenza cuando lo cometemos, cuando se reduce en el arrepentimiento y la confesión, se convierte en saludable y honorable”.

icono de san francisco de sales

Esta era la esperanza en la que Francisco estaba seguro. Y esta esperanza nos puede llevar a ser verdaderamente honestos con nosotros mismos. A veces, estamos avergonzados de nuestros pecados. A veces, no queremos hacer el trabajo necesario para corregir nuestros errores.

Pero a menudo nuestra indecisión está en realidad enraizada en el temor de que somos indignos de ser amados. Sabemos que somos pecadores y tenemos miedo que los demás no nos amen si supieran el alcance de nuestra depravación. Y, a pesar de las garantías dadas en las escrituras que Dios nos ama con pasión, incluso a través de nuestro pecado, nos preocupa que tal vez esto no sea cierto.

Nuestro temor de ser indignos de ser amados está también en la raíz de muchos de nuestros pecados también.

Cuando no creemos realmente que Dios nos ama a menudo cuando nos volvemos polémicos o enojados durante una discusión, y es posible que parezcamos seguros, pero en realidad estamos dudosos.

A pesar de la arrogancia hacia afuera, abrigamos el temor de que podamos estar equivocados. Nuestras bravatas no se construyen sobre la roca madre y arremetemos con insultos para mantener nuestro argumento y que no se caiga.

Sin embargo, cuando estamos realmente seguros de nuestros puntos de vista, podemos escuchar y responder amablemente y sin actitud defensiva.

Francisco, libre de dudas, fue capaz de examinarse no sólo a sí mismo con valor, sino también de perseguir la virtud, para perseguir el amor que lo había liberado.

También fue capaz de predicar este amor y de evangelizar, incluso en los lugares más hostiles. Lo que hizo a San Francisco como un mensajero efectivo fue no sólo su inteligencia o habilidad como orador. En cambio, fue su valor y esperanza en el amor de Dios.

San Francisco de Sales, confiando en que “Dios es amor” podía relacionarse con los enemigos hostiles con caridad y con gracia. Su seguridad en Dios no podía ser sacudida por sus interlocutores protestantes, por lo que fue capaz de escuchar y, a su vez, ayudarles a escuchar.

vitral de de sales

La Escritura nos dice repetidamente: “No tengan miedo”. El miedo nos lleva lejos de la esperanza y al pecado. San Francisco de Sales experimentó este miedo y la desesperación que trae. Pero él siguió a María que le llevó fuera de la duda y a una vida de coraje y amor.

En estos días de ruido, gratificación instantánea y violencia disfrazada de fervor ideológico, necesitamos la intercesión de San Francisco de Sales aún más. Necesitamos su ejemplo de paciencia y mansedumbre y la creencia total en el amor perfecto de Dios.

Su consejo de
“retirarse en varios momentos a la soledad de su propio corazón, incluso mientras exteriormente entablaba conversaciones con los demás y hablaba con Dios”
es el tónico perfecto para la actual era de la información,
y su advertencia de que
“ser un ángel en la oración y una bestia en las relaciones con la gente es ir cojo en ambas piernas”.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: