La experiencia de los santos nos indica que la madurez espiritual está ligada a la presencia de una oración constante.

Y esta es la oración de tipo mental.

Que en definitiva es la meditación cristiana.

hombre ora en capilla

La Iglesia propone a los fieles una variada serie de formas de orar.
.
Entre ellas la meditación de la Sagrada Escritura, que es la oración mental preferida por la Iglesia y los Santos.
.
Y resulta sustancialmente diferente a la meditación no cristiana.

En este artículo estamos siguiendo la proposición de Connie Rossini, que escribe desde una perspectiva carmelita, y también las tradiciones ortodoxas orientales y de la nueva perspectiva de meditación cristiana de occidente.

Sin embargo la oración no es un vaciar la mente.

Algunos dicen que como Dios sabe nuestros anhelos profundos repetirlos es una redundancia.

Por lo tanto dicen que en lugar de hacer una petición habría que vaciar la mente.

Y con eso se obtiene una conciencia más iluminada al acercarse desnudo hacia el absoluto y que Él nos moldee.

Sin embargo el error que cometen es que la mística cristiana es básicamente relacional.

No estamos solos en el mundo compareciendo ante Dios.

Es una relación con Dios vinculada también con aquellos a los que Dios nos da, con quienes nos vincula.

Y también tiene una dimensión racional asociada a la acción sobre el mundo.

   

¿QUE DICE EL CATECISMO SOBRE LA ORACIÓN?

La meditación cristiana no es un método de oración, más bien es una de las tres expresiones de oración en la vida de cada cristiano:
.
“La tradición cristiana contiene tres importantes expresiones de la vida de oración: la oración vocal, la meditación y la oración contemplativa”
.
.
Las tres tienen en común el recogimiento del corazón.

mujer meditando la biblia

Al igual que numerosos tipos de oración vocal ha sido recomendados por la Iglesia, existen varios métodos de meditación.

San Francisco de Sales propone un método en Introducción a la Vida Devota. La Lectio Divina es un método particular de meditación.

Dice el catecismo:

“La Iglesia recomienda insistentemente a todos sus fieles […] la lectura asidua de la Escritura para que adquieran “la ciencia suprema de Jesucristo” (Flp 3,8) […].

Recuerden que a la lectura de la sagrada Escritura debe acompañar la oración para que se realice el diálogo de Dios con el hombre, pues “a Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras”(CIC 2653)

Observa que la Iglesia está sugiriendo que leamos y oremos sobre la Escritura.

El Catecismo también dice:

Los Padres espirituales parafraseando Mt 7, 7, resumen así las disposiciones del corazón alimentado por la palabra de Dios en la oración:

“Buscad leyendo, y encontraréis meditando; llamad orando, y se os abrirá por la contemplación”. (Nº 2654)

La Iglesia quiere llevarnos a la contemplación infusa, una unión íntima con Dios, que Él inicia.

¿Cómo nos preparamos? Mediante la lectura y meditación de la Escritura.

Los métodos de meditación son tan diversos como diversos son los maestros espirituales.

Un cristiano debe querer meditar regularmente; si no, se parece a las tres primeras clases de terreno de la parábola del sembrador (cf Mc 4, 4-7. 15-19).

Pero un método no es más que un guía; lo importante es avanzar, con el Espíritu Santo, por el único camino de la oración: Cristo Jesús. (CIC 2707)

¿Recuerdas la parábola? Un agricultor sembró el grano, que simboliza la Palabra de Dios.

Las primeras semillas cayeron a lo largo del camino y los pájaros las comieron.

Esto simboliza al diablo arrebatando la Palabra, por lo que no tiene ningún efecto duradero en el oyente.

El segundo grupo de personas se alejó cuando les tocó dificultades, a pesar de que en un principio recibieron la Palabra con alegría.

El tercer grupo fue infructuoso porque estaban distraídos por lo que el mundo tenía que ofrecer. (Véase Marcos 4: 3-20)

En otras palabras, si queremos seguir siendo fieles, tenemos que hacer algo más que simplemente escuchar la Palabra.
.
Debemos ser como María, que había oído la Palabra y lo retuvo pensando en su corazón.

Una vez más, desde el Catecismo:

Meditar lo que se lee conduce a apropiárselo confrontándolo consigo mismo.

Aquí se abre otro libro: el de la vida.

Se pasa de los pensamientos a la realidad.

Según sean la humildad y la fe, se descubren los movimientos que agitan el corazón y se les puede discernir.

Se trata de hacer la verdad para llegar a la Luz: “Señor, ¿qué quieres que haga?”. (CIC 2706)

En otras palabras, cada uno de nosotros debe meditar sobre la vida de Cristo, y por lo que medita, aprender a seguir su ejemplo.

   

OTRO DOCUMENTO VATICANO

El documento del Vaticano sobre la espiritualidad de la Nueva Era, Jesucristo Portador del Agua de la Vida – Una reflexión cristiana sobre la Nueva Era, publicado en 2003, insiste en que una clara comprensión de nuestra propia tradición, es el mejor antídoto contra las influencias exóticas que han llevado a muchos por mal camino.

Esto es particularmente cierto porque los medios de comunicación han llevado

“A muchas personas a estar convencidos de que no hay ningún daño en del préstamo de la sabiduría de Oriente”.

El documento advierte que,

El ejemplo de la meditación trascendental debe hacer los cristianos prudentes”.

Estamos hablando de mística.

En la tradición cristiana occidental, la meta es que una persona conozca con el ojo de la fe que Dios lo ama.

Y que experimente tangiblemente el amor, elevándose a grados de intensidad que son totalmente dependientes de la gracia de Dios.

La oración personal profunda que se abre a un creyente para recibir y experimentar la vida divina no sólo es importante, sino esencial.

El primer manual de meditación eran las Escrituras, que al principio eran catequesis de comunidades cristianas.

Pero por el analfabetismo o porque las lenguas nativas no habían desarrollado lo suficiente como para producir la traducción necesaria o porque no había suficientes libros y eran caros, se buscaron alternativas.

Aparecieron devociones como el Rosario, las Estaciones de la Cruz, y los ejercicios de San Ignacio.

Es a través de la reflexión orante sobre la vida y muerte de Cristo, por cualquier medio, que el conocimiento lleva gradualmente al amor.

A continuación, los creyentes comienzan a expresar su amor y gratitud en lenguaje del amor.

Por último, como en el amor humano, las palabras se vuelven cada vez menos necesarias.

Ya que lo único que se quiere hacer es mirar a Aquel cuyo amor empieza a envolverlos.

Citando el Catecismo de la Iglesia Católica (2705-2719), este documento del Vaticano, reitera que,

“La oración cristiana no es un ejercicio de auto-contemplación, de quietud y auto-vaciado, sino un diálogo de amor”.

A través de una especie de búsqueda espiritual, los creyentes son purificados por las experiencias alternas de ausencia y presencia que los convence lo que es de Dios.

Entonces va sucediendo lo que los primeros Padres llaman Theosis o divinización, y sus descendientes espirituales llaman unión transformante o matrimonio místico.

Que envuelve a la persona en su totalidad, el cuerpo y el espíritu, con el mismo Espíritu que Cristo poseía.

Es así que en la tradición cristiana occidental, la meditación significa principalmente reflexión orante sobre la persona de Cristo, para entrar en Él a través del amor.

En el Lejano Oriente, la meditación significa principalmente la repetición de mantras.

El uso de estos mantras conduce a una cierta quietud interior o paz, y bien puede contribuir a un cierto equilibrio psicológico auto-generado, pero nunca debe confundirse con la verdadera contemplación mística de Dios.

Esto no se puede generar en cuestión de minutos, sino sólo en años de entrega desinteresada.

Por eso, este documento del Vaticano insiste:

Hay una tendencia a confundir la psicología y la espiritualidad.

Muchas de las técnicas de meditación que ahora se utilizan no son oración.

A menudo son una buena preparación para la oración, pero no más, incluso si conducen a un estado más agradable de la mente o confort del cuerpo”.

Sin embargo, existe la tradición de la repetición de una palabra, no como un mantra, sino como un dispositivo práctico para ayudar a mantener el corazón y la mente fija en Dios.

No para generar estados psicológicos internos, donde la atención no se coloca en Dios, sino en uno mismo.

Prácticas medievales animaban al creyente a usar una palabra como, “Dios” o “amor” por ejemplo, como una lanza y un escudo espiritual.

Cuando se utiliza como una lanza la palabra enfoca el corazón, mientras que al mismo tiempo detiene las distracciones.

El abad Macario enseñaba a sus discípulos, que eran afectados por la acedia, para rescatarlo, diciendo el nombre de “Jesús”.

Este es el origen de lo que más tarde llegó a ser llamada la Oración de Jesús.

La Oración de Fe o del Corazón fue el título colectivo dado más adelante a varias oraciones cortas utilizadas sobre todo para aquellos que languidecían en acedia o en la noche oscura del alma.

hombre meditando la biblia

   

¿QUÉ ES LA MEDITACIÓN CRISTIANA?

Muchas personas se sorprenden al escuchar que los santos y la Iglesia hablan de meditación.

Para ellos, la palabra “meditación” evoca imágenes de la meditación trascendental o de Buda.

La mayoría de la gente en Occidente está ahora más familiarizada con el concepto de la meditación oriental que lo están con la tradición de la oración cristiana.

Oyen el término “meditación cristiana” y piensan que los cristianos tienen una tradición de buscar un estado alterado de conciencia.

Entonces empiezan a buscar a Dios utilizando un método de meditación que fue diseñado por los que no creen en él.

Al mismo tiempo, siguen siendo ignorantes de las enseñanzas de aquellos que vivían en unión íntima con Dios: los santos.

Ya explicamos las diferencias que existen entre la meditación cristiana y la que no lo es. Pero profundicemos un poco más con otros puntos de vista.

En definitiva, la meditación cristiana es “meditación sobre” algo.
.
Muy especialmente, los cristianos meditan sobre los Evangelios.
.
Pero también podemos meditar en la vida de los santos o las verdades de la fe.

Tal meditación trae la fe muy cerca de nosotros.

Nos ayuda a saber más de Dios para que podamos amarlo y servirlo.

También podemos conectar la palabra “meditar” con los salmistas que a menudo hablan de la meditación de la palabra de Dios.

La meditación cristiana utiliza la mente y el corazón para acercarse a Dios.

No encontramos ninguna práctica similar a la meditación del mantra en el cristianismo occidental tradicional.

En el cristianismo oriental, nos encontramos con la práctica de Hesicasmo, que tiene algunas similitudes superficiales con técnicas de meditación no cristianas, la oración de Jesús es la forma más conocida de Hesicasmo en Occidente.

Algunas similitudes entre Hesicasmo y la meditación no cristianas son superficiales.

El Hesicasmo en su esencia es más afín a la enseñanza de los santos carmelitas que a la de los “gurús” de meditación.

Vale la pena hacer una distinción fundamental cuando hablamos de la meditación.

Aunque los practicantes del budismo y el hinduismo utilizan el mismo término que los católicos, lo utilizan con un significado muy diferente.

Los no cristianos, en lugar de reflexionar buscan el silencio radical de la mente, a través de un estado alterado de conciencia.

Pero la meditación cristiana se basa en el uso de pensamientos y sentimientos, que la meditación oriental rechaza.
.
Así, la misma palabra es utilizada por diferentes religiones de una manera casi opuesta.

mujer orando fondo

   

¿CUÁL ES LA BASE DE LA MEDITACIÓN CRISTIANA?

El propósito de la meditación y la oración cristiana toda, es llevarnos a una unión más estrecha con Dios por medio de Cristo.

El Dios Trino debe ser el centro de nuestra oración. Lo buscamos solo a él.

En la meditación, tratamos de comprender mejor su carácter, para entender lo que Él requiere de nosotros.

Y expresamos nuestro deseo de unión con Él a través de pensamientos, palabras, sentimientos, e incluso de gemidos (ver Romanos 8:26).
.
Y a veces con breves momentos de silencio.

Casi cualquier pasaje de la Escritura proporciona una buena base para la meditación.

Pero no se debe confundir la meditación con el estudio de la Biblia.

Es bueno estudiar la Biblia, pero profundizar el estudio fuera del tiempo de oración.

La oración mental no tiene que ver principalmente con el aumento de nuestro conocimiento de los hechos, sino con el aumento de nuestro conocimiento experimental de Dios y por lo tanto nuestro amor por él.

En otras palabras, el contexto histórico de nuestro pasaje escogido, el significado exacto de las palabras griegas o hebreas originales, o la geografía de Tierra Santa puede ayudar en nuestra comprensión de la Escritura, pero no son esenciales para la oración.

Al orar con la Escritura nos centramos en el carácter y la voluntad de Dios.
.
Aprendemos de la obediencia o desobediencia de nuestros antepasados.
.
Examinamos nuestras vidas a la luz de lo que hemos aprendido y conversado con Dios.

Para la mayoría de la gente son recomendables los Evangelios como el punto de partida.

En ninguna parte de la Biblia o los escritos de los santos nos encontramos cara a cara con Dios con tanta fuerza como en los Evangelios.

Jesús revela el rostro de Dios para nosotros.

Cada evento en Su vida nos enseña que es Dios y lo que somos nosotros.

También son recomendables los salmos como una gran fuente de la meditación para principiantes.

Los salmistas expresan sus alegrías, temores, triunfos, fracasos, la duda, la confianza y la gama de la experiencia humana en una oración hermosa y poética.

¿Y qué pasa con el uso de materiales no bíblicos para la meditación?

Libros de meditaciones, de calidad y la ortodoxia variable, abundan.

La persona sin experiencia puede encontrar tales libros útiles, pero la mayoría de los practicantes fieles probablemente los superarán rápidamente.

Por supuesto la meditación viene más fácil para algunas personas que para otras.

No te sientas avergonzado si todavía tienes que depender de un libro de meditaciones después de años de práctica.

Tu director espiritual, si lo tienes, debe ser capaz de recomendarte material de meditación.

Y si careces de un director, pregunta a tus amigos o familiares que tengan una vida de oración establecida firmemente lo que funciona para ellos.

mujer orando sobre biblia

   

LA PROPUESTA DE UN MÉTODO

Es muy sencillo y fácil de practicar:

1 – Elige un lugar tranquilo a solas para orar.
.
2 – Enfoca tu mente y corazón en Dios.
.
3 – Pide al Espíritu Santo que te hable a través de las Escrituras.
.
4 – Comienza la oración leyendo el fragmento elegido.
.
5 – Cuando algo te mueva haz una pausa. Habla con Dios acerca de lo que has leído, alábale, o en silencio levanta el corazón hacia Él con amor.
.
6 – Cuando tu conversación con Dios se agota, vuelve al pasaje que estabas leyendo
.
.
Repetir los pasos 5 y 6 hasta que tu tiempo esté terminado.
.
Terminar con el Padre Nuestro, u oración vocal de tu elección, o unas breves palabras de agradecimiento.

Estos ocho pasos son muy sencillos y naturales. Prácticamente cualquier persona puede hacerlo.

Si está recibiendo conocimiento y amando mejor a Jesús, escuchando a Dios a través de la Escritura, y que te hablaba al corazón, estás haciendo las cosas bien.

Tu tiempo de oración será muy personal e individual, y es diferente de cualquier otra persona meditando el mismo pasaje. Y tu relación con el Señor es también única.

   

LA TRADICIÓN ORIENTAL DE LA ORACIÓN DE JESÚS

Los cristianos orientales tienen una larga tradición de repetir constantemente una oración que le llaman Oración de Jesús.

En su fórmula básica es “Señor Jesucristo hijo de Dios, ten piedad de mí”.

Y también es muy popular recitarla como “Señor Jesús hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”.

La forma de orarla es permanentemente incluso aun haciendo otras tareas.

Esta oración parece haber sido extraída de Marcos 10: 47 en la que un ciego alama “Jesús hijo de David ten piedad de mí”.

Y también Lucas 18: 13 debe haber tenido influencia cuando un recaudador de impuestos se golpea el pecho y dice “Dios ten misericordia de mí que soy un pecador”.

Esta oración pretende transformar el corazón, y a través de ello la transformación de la persona y la del mundo.

No surgió como un formalismo sino como la expresión de una fe viva transformadora de parte de los padres del desierto del siglo IV y los hesicastas.

Y el poder de la oración está en la convicción de que la presencia de Dios es transformadora y que la cercanía a Dios cambia la vida.

También los teólogos ortodoxos sostienen que el nombre de Dios es un lugar donde está presente Dios y por lo tanto al evocarlo permanentemente estamos en presencia de Dios.

Pero además esta oración de Jesús se convierte en una forma de vida que busca la transformación individual para los orientales.

Porque las escrituras forman el intelecto a los patrones del Reino de Dios, mientras que el ayuno acerca el cuerpo el espíritu santo y la participación en la liturgia crea canales de adoración.

Pero la oración de Jesús trabaja para que toda la persona se someta a la obra del Espíritu Santo trabajando en el corazón del individuo.

Es por eso que a veces a la oración de Jesús se le llama la oración del corazón.

Para que sea eficaz la oración de Jesús debe ser incesante en medio de las rutinas diarias, como una especie de rumiado constante.

Y además el orante debe hacer un viaje a través de la quietud interior y el silencio hacia su corazón, cumpliendo lo que dice Mateo 6: 6 que cuando ores vayas a tu habitación.

La oración de Jesús no es tan simple como parece, porque la mente una y otra vez hace surgir pensamientos e imágenes que distraen.

Y entonces el Orante debe entrenarse para dejarlos pasar, como si fueran nubes que pasan en el cielo.

Los ortodoxos creen que se desarrolla un camino eficaz de la oración del corazón cuando uno tiene un padre espiritual, se maneja con una cuerda de oración para contar las veces que repite la oración, lo cual además es una forma de evitar que la mente siga otro tipo de pensamientos.

Y también recomiendan ejercicios de respiración, por ejemplo al inhalar se dice “Señor Jesús hijo de Dios” y al exhalar se dice “ten piedad de mí pecador”, pero hay diversas variantes.

Además ayuda a la oración una buena postura física para orar sin distracciones.

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: