El Agnus Dei es un antiguo sacramental de cera.

Posiblemente sea el sacramental más antiguo de la Iglesia.

Hay relatos históricos de su existencia incluso ya en el siglo VI.

Relicalio con agnus deo de cera

Lo usa el creyente para obtener favores espirituales a través de la intercesión de la Iglesia.

A veces se confunden los sacramentos con los sacramentales.

Los sacramentos son signos externos que dan gracia a quienes lo reciben de manera digna.

Mientras que los sacramentales son signos sagrados que producen efectos espirituales a través de la intercesión de la Iglesia.

Cuando pensamos en sacramentales solemos pensar en medallas, escapularios, agua bendita.

Estos no tienen un poder mágico.

Sino que su poder es la fe del que los usa o recibe apelando a la intercesión de la Iglesia.

Además los sacramentales son cosas destinadas a aumentar la fe y a proclamarla.

Por ejemplo un obispo puede llamar a la diócesis para rezar un rosario por la familia.

Habitualmente nos encontramos con que los protestantes dicen que los sacramentales no son bíblicos, porque no hay menciones en la Biblia que digan sobre el uso de rosarios, escapularios o medallas.

Sin embargo hay pasajes de la escritura que apoyan el uso de los sacramentales.

Cuando Eliseo le dijo a Naamán que se lavara siete veces en el Jordán para sanarse, eso es un sacramental.

Lo mismo que el barro que usó Jesús para sanar al ciego o el manto de Jesús que curó a la mujer hemorroísa que lo tocó.

En Hechos de los Apóstoles 19 se cuenta que algunas telas que habían tocado la piel de San Pablo curaban a los enfermos y liberaban de espíritus malignos.

En definitiva un sacramental es una cosa apartada por la Iglesia para aumentar la devoción y remitir el pecado venial.

Una cosa no significa necesariamente un objeto físico, porque la señal de la cruz es un sacramental.

Además el sacramental físico generalmente se lleva un sacerdote para que lo bendiga.

Esa bendición significa que se usará para adorar a Dios.

El sacramental no hace a las personas más santas ni más protegidas.

Sino más bien que nos hacen recordar las verdades de la fe y estimular nuestra unión con la iglesia y Dios, y es esta confianza que depositamos la que nos protege.

Uno de los sacramentales es el Agnus Dei.

Relicario con Agnus Dei de finales del siglo XVIII

  

COMO ES EL AGNUS DEI

El Agnus Dei, cuyo nombre significa “Cordero de Dios”, es un disco de cera bendita impreso con la figura del Cordero de Dios.

Son hechos con la cera sobrante del Cirio pascual del año anterior, bendecidos y ungidos con el santo Crisma por el Papa.

Su tamaño oscila entre 3 y 23 centímetros, y asimismo el tamaño de la imagen.

Ésta representa al Cordero acostado sobre el libro cerrado con siete sellos, nimbado con la cruz, y ostentando la bandera de la Resurrección.

Son redondos u ovalados. A su alrededor va escrita la leyenda: Ecce Agnus Dei, etc.

En el reverso suele representarse uno o varios Santos, y allí mismo, o en el anverso, se graba el nombre del Papa reinante.

No es raro que la imagen o el nombre del Papa que los consagra estén grabados en el reverso.

Este sacramental puede ser llevado suspendido alrededor del cuello o ser conservado como un objeto de devoción.

Por la bendición y unciones que se les aplican, los Agnus Dei son considerados como reliquias sagradas.

Las que en algunas iglesias, como en las benedictinas, se exponen en el altar mayor el sábado “in albis”

Aunque los orígenes del Agnus Dei se han perdido en la historia, lo más probable es que sean un sustituto cristiano de los amuletos paganos.

No es imposible pensar que el Agnus Dei estaba destinado a liberar a los paganos de sus demonios particulares y traerlos a la luz de Cristo.

Por lo tanto, en vez de creer en la magia de alguna manera “inherente” en sus amuletos, se les daba el Agnus Dei para salvarlos de ellos mismos.

Si tal es el caso, podemos cómodamente rastrear los orígenes del Agnus Dei al siglo V, en la que podemos decir que Roma finalmente se hizo una ciudad cristiana.

Desde el momento de Amalario (c. 820) en adelante nos encontramos con una frecuente mención del uso de Agnus Dei. 

Los Papas a menudo los daban como regalo a los monarcas y otros personajes distinguidos.

Esta primera mención histórica de este sacramental particular, los describe como si hubieran sido hechos de velas pascuales del año anterior.

Ennoldius (c. 510) menciona específicamente que los fragmentos de las velas pascuales fueron usados como protección contra las tempestades y plagas.

Los ejemplos de un Agnus Dei todavía en existencia datan del reinado del Papa Gregorio XI (AD 1370).

Relicario de Agnis Dei

  

LA CONSAGRACIÓN DEL AGNUS DEI

Así como la medalla de San Benito que no está sólo meramente bendecida sino también exorcizada, también el Agnus Dei es consagrado en lugar de simplemente bendecido por el Papa reinante.

Tradicionalmente los Agnus Deis eran consagrados sólo durante el primer año de pontificado de un papa, y luego otra vez cada siete años.

Los Agnus Dei se consagraban el miércoles de la semana de Pascua y se distribuía el sábado de la misma semana.

Después de que los fragmentos de las velas Pascuales eran recogidos de las iglesias de Roma, se fundían y se vertían  en moldes.

Y luego eran entregados al Papa que los sumergía en agua que había sido bendecida y mezclada con el bálsamo y el crisma.

Luego, el Santo Padre rezaba sobre ellos, pidiendo a Dios impartir a todos aquellos a quienes les iba a ser dado los Agnus Deis,  una fe verdadera y una sincera piedad.

En los últimos siglos, la tarea de prepararlos se otorgó a monjes y religiosas que probablemente hubieran recolectado las velas pascuales del año anterior.

A los Cardenales que visitaban el Papa, se les daría para marcar su visita.

Los cardenales a su vez los colocarían en sus mitras, probablemente porque no tenían bolsillos en aquel entonces.

Una vez que a un cardenal o un obispo le era dado un Agnus Dei, ellos a su vez lo daban como regalo a alguien.

O más probablemente se quebraban en pequeñas piezas con el fin de asegurarse de que el mayor número posible de personas podrían beneficiarse de él.

El pequeño trozo de cera a continuación se mantenía en un relicario (medallón) u otro recipiente adecuado.

Inexplicablemente, la práctica de consagrar la sacramental Agnus Dei fue abandonado tras el Concilio Vaticano II.

El último Papa para consagrarlos fue el Papa Pío XII (r. 1939-1958), que los creó en 1945 y 1952.

Tal vez, un día, la Iglesia restituya esta hermosa costumbre. O tal vez no.

Una bula papal tuvo que ser emitida hace varios siglos advirtiendo a los fieles no comprar este sacramental.

No solamente por la simonía, que es un horrible pecado en sí mismo, sino más bien porque los que están siendo vendidos eran  probablemente falsificaciones.

Por lo tanto, se insta a los lectores a no adquirirlos a través de Internet, a pesar de la demanda de la gente allí.

Medallon de Planta con Agnus Dei

  

SU SIMBOLOGÍA

El sacramental es rico en simbolismo, en su mayoría del Antiguo Testamento.

Al igual que en el cirio Pascual, la cera simboliza la carne virginal de Cristo.

Esto se debe a que la gente medieval creía que la abeja era el único animal que se reproducía sin el beneficio del encuentro sexual, así el fruto de sus cuerpos, la cera, era producida “virginalmente”.

El cordero con una cruz grabada en el disco es para recordar a los cristianos del sacrificio Mosaico en el que un cordero fue ofrecido a Dios como expiación de los pecados.

La sangre derramada del cordero protegería a las familias judías del ángel destructor (Éxodo 12: 1-28).

Por lo tanto, el Agnus Dei emula y refleja esta bendición protegiendo al portador de todas las influencias malignas.

Las oraciones utilizadas en la preparación de los medallones de cera hacen mención especial a la protección contra las tormentas, pestes, incendios, inundaciones y los peligros a los que están expuestas las mujeres durante el embarazo y el parto.

De hecho, varios milagros han sido atribuidos a estos sacramentales incluyendo incendios extinguidos e inundaciones esperadas.

Se cuenta que el Papa San Pío V, temiendo que el aumento del Tíber inundara Roma, lanzó un Agnus Dei al río, que inmediatamente se amainó.

Colección de Agnus Dei en Convento de Santa Clara

  

EL SIGNIFICADO ESPIRITUAL DE LOS AGNUS DEI

Al igual que todos los sacramentales, este objeto sirve para recordarnos a Dios y su lugar en nuestras vidas.

Nos recuerda que debemos servirle y amar a nuestro prójimo.

No es absolutamente un encantamiento o un talismán para la “buena suerte” o repeler el mal, ya que sería una blasfemia.

La medalla no tiene “capacidad mágica” intrínseca.

Cabe señalar que todo el poder en el universo está en manos de Dios y no reside en otra parte.

En otras palabras, las personas que dicen tener poderes mágicos están engañando o mintiendo.

Para ser claros, el Agnus Dei no tiene poder en sí mismo. Es, después de todo, a lo mucho, cera.

Usarlo como como si fuera mágico es un sacrilegio y seguramente la mejor manera de asegurarse de que no recibas sus beneficios espirituales.

Más bien, sus gracias y favores se deben a nuestra fe en Jesucristo, nuestro Redentor, a las oraciones eficaces del Papa que los consagró y por las abundantes bendiciones que la Iglesia ha concedido a aquellos que usan y rezan con el sacramental.

Este sacramental es muy estimado por la Iglesia y éste a  menudo es dado a aquellos que están afligidos o acosados espiritualmente.

Considerando su santidad y su rareza implícita, se limitó a la cantidad de cera recuperada de las velas pascuales del año anterior recogidas en las iglesias de Roma.

El Agnus Dei era muy apreciado en gran medida por los fieles y se transmitía de generación en generación.

Aparentemente, causaba tanto miedo y consternación entre los enemigos de la Iglesia Católica que la detractora católica, Reina Isabel I de Inglaterra, declaró ilegal su importación a su reino, llamándolos “oropeles papistas”.

agnus dei con relicario de oro

  

VIRTUDES DE LOS AGNUS DEI

En sus escritos, los Papas Urbano V, Pablo II, Julio III, Sixto V y Benedicto XIV mencionan específicamente algunas de las virtudes especiales atribuidas al Agnus Dei:

  • Fomentar la piedad, desterrar la tibieza, librar de la tentación, preservar del vicio, preservar de la ruina eterna y disponer hacia la virtud.
  • Cancelar los pecados veniales y purificar la mancha dejada por pecado grave después de que se ha acudido al Sacramento de la Penitencia.
  • Protección contra la muerte súbita y espiritualmente desprovista. (Es decir, asegurar una buena muerte)
  • Ahuyentar a los espíritus malignos.
  • Disipar los temores ocasionados por espíritus malignos.
  • Protección en el combate, y poder para asegurar la victoria.
  • Protección contra el veneno.
  • Protección contra las trampas del malvado.
  • Protección contra las falsas acusaciones.
  • Protección contra la enfermedad y remedio eficaz contra las enfermedades.
  • Protección contra los estragos de la peste, epidemias y enfermedades infecciosas.
  • Protección contra ataques de epilepsia.
  • Protección de las madres y los bebés contra el riesgo durante el embarazo y proporcionar un seguro y fácil alumbramiento.
  • Protección contra los naufragios.
  • Protección contra los rayos y las inundaciones.
  • Protección contra las granizadas, tormentas, tornados, rayos y huracanes que se esquivan o disipan.
  • Que a la vista o el tacto del Cordero impreso en estos discos de cera, los fieles sean inspirados a pensar en los misterios de nuestra Redención.
  • Y sean movidos a la alabanza, venerar y ensalzar la bondad de Dios para con nosotros, con la esperanza de obtener perdón por los pecados, y ser purificados de toda mancha de pecado.
  • Protección contra el veneno y sus efectos.
  • A través de la intervención divina, protección contra los lazos, artimañas y fraudes de satanás.

un relicario con agnus dei

  

REPARTIDOS A LOS NEÓFITOS EN LA OCTAVA DE PASCUA

El acto final de esta ceremonia del sábado “in albis” y de la octava pascual, era la entrega a los neófitos del Agnus Dei.

Reliquia que ya en la Misa había sido distribuida por el Papa a los cardenales y dignatarios eclesiásticos, y después de ello, al clero y a los fieles asistentes.

Los rituales del siglo XIV describían así la ceremonia de la distribución:

Durante el canto del Agnus Dei, el Papa distribuye los Agnus Dei de cera a los cardenales y a los prelados, colocándoselos en sus mitras.

Una vez terminado el Santo Sacrificio, van todos al triclinio y se sientan a comer, y, entre tanto, preséntase un acólito con una bandeja de plata llena de Agnus Dei, y le dice:

Señor, éstos son los tiernos corderillos que nos han anunciado el Aleluya; acaban de salir de las fuentes, y están radiantes de claridad, aleluya”.

El clérigo avanza entonces al medio de la sala, y repite el mismo anuncio; luego se acerca más al Pontífice, y, en tono más agudo, repítele por tercera vez y con mayor encarecimiento su mensaje, depositando, por fin, la bandeja sobre la mesa papal.

El Papa entonces distribuye los Agnus Dei a sus familiares, a los sacerdotes, a los capellanes, a los acólitos, y envía algunos como regalo a los soberanos católicos.”

En realidad, esos “tiernos corderillos” recién salidos de la fuente bautismal y anunciando los regocijos pascuales, eran los neófitos.

Que eran objeto aquella semana, y especialmente aquel día, de las complacencias del augusto Pastor y de todo el pueblo cristiano.

jesus con agnus dei

  

UNA ORACIÓN POR LOS QUE LLEVAN O USAN UN AGNUS DEI

Jesús, mi Salvador, verdadero Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, por tu infinita misericordia, te suplico que perdones mis iniquidades.

Por tu sagrada Pasión, te suplico me guardes este día del pecado y me protejas de todo mal.

Para tu honor y  gloria, llevo conmigo  este bendito Agnus Dei como una protección para mi alma y cuerpo.

Y como incentivo para practicar las virtudes que nos has inculcado, especialmente la mansedumbre, la humildad, la pureza y la caridad.

En recuerdo de ese sacrificio de amor por el cual tú te ofreciste por mí y toda la humanidad en el calvario, me consagro todo mi ser a Ti.

¡Tú moriste en la cruz por amor a mí; déjame morir a mí mismo por amor a Ti!

Guárdame en tu amor y tu gracia hasta el final de mi vida, que pueda bendecirte por siempre con los santos en el cielo. Amén.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: