Vivimos en una época turbulenta.

Una buena parte del catolicismo está perdiendo sus bases sobrenaturales y está apostatando.

Y se ven una serie de signos en la sociedad y en la naturaleza.

Que evocan profecías de larga data sobre una intervención masiva del cielo, que hoy llamamos aviso.

reloj de arena

¿Se dará en nuestra generación? No sabemos. Un número importante de cristianos piensan que sí.

 

QUE ES EL AVISO

El Aviso es una advertencia generalizada que Dios dará a la humanidad; a cada ser humano sobre la Tierra.

Cada uno tendrá la sensación que Dios existe y deberá tomar posición ante ello: o seguirlo o rebelarse.

cruz en el cielo

Además, cada uno recibirá la información de los pecados que ha cometido y podrá hacer un examen de conciencia.

A este examen de conciencia se le llama iluminación del alma o de la conciencia y tiene una larga sucesión de profecías en el catolicismo.

Esto se puede leer en estos artículos:

Buena parte de los cristianos piensan que es probablemente que sea en nuestra generación.

La acumulación de advertencias sobre su inminencia en revelaciones privadas es muy grande.

Sin embargo otros dicen que las cosas aún tienen que estar peor que ahora para que suceda.

Este gran Aviso de Dios e Iluminación de las conciencias precede a la renovación del mundo.

Y es la avanzada preparatoria de la Segunda Venida de Jesucristo.

Pero como lo dijo la vidente Conchita de Garabandal: el Aviso también es un castigo limitado.
.
Una muestra de que si los hombres no cambian vendrá algo peor.

Todo esto que podría suceder no es fruto de una mentalidad fértil en imaginaciones, sino que está contenido en la Biblia, en el libro del Apocalipsis.

Sin embargo, en la medida que los católicos han ido concibiendo su religión con elementos cada vez menos sobrenaturales y la apostasía ha avanzado, han aparecido muchas teorías, especialmente manejadas por biblistas modernos (o modernistas), que dicen que esos pasajes bíblicos hay que leerlos en forma simbólica solamente.

Entonces vienen las explicaciones de que Adán y Eva nunca existieron y son sólo una metáfora.

Que el pueblo judío no salió huyendo de Egipto ni el Mar Rojo se abrió para dejarlos pasar.

Ni los signos en la naturaleza de que habla el Señor en la biblia van a suceder sino que es algo alegórico.

Recomendamos leer el pequeño libro del Padre Philip Bebie “Aviso” que lo hizo especialmente para sus colegas sacerdotes.

san pablo es tirado por un caballo

 

EL EJEMPLO DE SAN PABLO

Esta advertencia del aviso posiblemente sea parecida al fenómeno que experimentó Saulo de Tarso, a nivel individual, cuando cabalgaba camino a Damasco.

En los Hechos de los Apóstoles se narra el suceso:

“De repente, le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? (Hch 9, 3-4)

Pero quizás haya una diferencia.

Porque a Saulo el Señor le habló para iluminar su conciencia.
.
Y a los hombres de nuestra generación quizás sea el descorrimiento del velo de nuestras conciencias mostrándonos nuestros pecados.

No lo sabemos hasta que llegue.

A Saulo, la luz de Dios le dejó ciego durante tres días, pero posiblemente para las personas que experimentarán el aviso, sea una iluminación que recorra todo su ser mostrando la situación real de su alma.

globo terraqueo con balanza fondo arrepentimiento

 

SEÑALES PREVIAS

Nadie sabe el curso exacto de los acontecimientos futuros, pero se han sugerido una serie de escenarios previos, basados en revelaciones privadas y de especulación informada.

Estos conceptos están sin ningún orden particular:

*Caída del mercado de valores y / o colapso de la economía,

*Malestar social, crecientes actos de terrorismo y guerras cada vez más amplias,

*Pérdida de las libertades civiles y de la privacidad individual,

*Diseminación forzada de la homosexualidad,

*Ascenso del Islam agresivo y perseguidor de los cristianos,

*Un cisma en la Iglesia y una posible persecución religiosa,

*Grandes epidemias y la llegada de enfermedades nuevas y desconocidas,

*Los cada vez más alarmantes e impredecibles cambios del clima,

*Numerosos y cada vez más destructivos desastres naturales.

Lo poco que sabemos acerca de su momento sugiere que de alguna manera se asocia con algún evento natural y con la letra A (¿un asteroide?), según lo que ha dicho Conchita de Garabandal.

Y también se habla de que estará vinculado a un prodigio solar, y quizás con una cruz visible en el cielo en todo el mundo.

Uno de los supuestos videntes alega que tres días antes del Aviso, habrá una nueva aurora boreal en el cielo.

El día antes del Aviso dicen que todos los animales estarán en silencio.
.
Y momentos antes del Aviso, todo el mundo sentirá a su ángel de la guarda como un forma de fortalecimiento espiritual y preparación.

¿Esto es así? No lo sabemos.

viaje al sol

 

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA PREPARARNOS PARA EL AVISO?

Ya dijimos que el Aviso es una profecía. Nadie está absolutamente seguro si se dará, ni cuándo ni cómo.

Pero como ha sido una profecía recurrente a través de los siglos entre santos y místicos católicos, haríamos bien en prepararnos para esa posible eventualidad. Leer aquí: “EL AVISO. Para leerse en cuanto el Aviso haya ocurrido”

 

 

En primer lugar, debemos estar personalmente listos

Esto significa restaurarnos a un estado de gracia, algo que ya deberíamos estar haciendo.

Si somos conscientes de un serio pecado o si ha pasado mucho tiempo desde nuestra última confesión, ahora es el momento de recibir el Sacramento.

Lo que hará nuestra experiencia del Aviso mucho más fácil. Leer esto: Es EL MOMENTO para Confesarte [¡vamos arriba al confesionario!]

Prepara desde ya una buena confesión general.

Pide en oración que el Señor te ayude a recordar todos tus pecados cometidos en las diferentes etapas de tu vida

Pero esto en necesario sentirlo en un marco de verdadero arrepentimiento y dolor de haber ofendido a Dios, y con el propósito de no volver a repetir estas ofensas.

Debes ordenarte y llevar una vida de más oración, hacer diariamente el Santo Rosario y el Rosario de la Misericordia a las 3 de la tarde y si es posible ir diariamente al Santo Sacrificio de la Misa y comulgar.

En la medida de tus posibilidades, hacer obras de misericordia materiales y espirituales, para que así mismo alcances misericordia en todo lo que vendrá.

Frecuentar diariamente el Santísimo Sacramento, conformar grupos de adoradores y la reparación eucarística.

Y realizar algún otro acto de penitencia por lo menos una o dos veces por semana, por ejemplo ayuno, para la conversión de los pecadores y para la seguridad y el bienestar del Santo Padre y de todos los miembros de la Santa Iglesia.

Podríamos especialmente orar para estar listos y abiertos al mensaje personal de Dios para nosotros durante el Aviso.

Esto con el fin de ver nuestros pecados y entender y recordar exactamente lo que hay que hacer para superarlos.

Si la usamos como tal, la advertencia puede ser importante para impulsar o ayudar en nuestra búsqueda personal de santidad.

La oración cambia las cosas, y todavía puede haber tiempo para disminuir o retrasar algunos de los castigos menores se esperan antes y durante el Aviso.

 

En segundo lugar, deberíamos hacer planes para asistir a hermanos

Si el aviso viene, muchas personas estarán en un estado de “conmoción espiritual”, tratando de dar sentido a una experiencia aterradora y desconcertante espiritualmente.

Ellos necesitan nuestra ayuda y apoyo.

Por lo que deberías almacenar artículos útiles o necesarios para su distribución: libros religiosos, simples descripciones escritas del Aviso y garantías de la misericordia de Dios, videos y audios sobre temas religiosos, estampas, rosarios, escapularios, medallas, catecismos, libros de oraciones y otros materiales y recursos.

Un locucionista de Connecticut recibió un mensaje en el año 1996 que indica que cuando el aviso se produzca, los hijos de María se recuperarán rápidamente de su shock.

Y a continuación, tienen que ir a sus parroquias para ayudar a sus pastores, colaborando a administrar a la gran multitud de personas que, en su confusión y miedo, buscarán la ayuda de la Iglesia.

Por lo tanto, cuando llegue el momento, inmediatamente dirígete a tu iglesia y colabora con la administración de la gente en cualquier forma que puedas.

 

En tercer lugar, consagrar nuestras familias y hogares

Deberíamos:

  • consagrar nuestras familias y los hogares a los Corazones de Jesús y María,
  • rezar el Rosario todos los días y la Coronilla de la Misericordia a la 3 PM, con ellos y para ellos,
  • convencerles para ir a Confesión regularmente,
  • ayudarles para que asistan a Misa y reciban la Comunión al menos una vez a la semana (y más veces si es posible),

Una de las grandes protecciones y refugio seguro, es la preparación de 33 días para la Consagración al Corazón Inmaculado de María.

hombre mirando al cielo

 

CÓMO SERÁ LA ILUMINACIÓN

En ese momento cada uno mirará su alma cómo la ve Dios; conocerá los pecados que todavía están en su conciencia.

La idea que han manejado los expertos es que probablemente no se te mostrarán los pecados de los cuales tú ya te arrepentiste.

Cuando cada uno tenga la conciencia iluminada producida por el aviso, a la gente se le ofrecerá la Gracia de arrepentirse de los pecados.

Los que acepten el arrepentimiento y lo hagan con contrición, tendrán un verdadero dolor por haber ofendido a Dios y al prójimo.

Y a partir de ahí tendrán la gracia de mayor facilidad para dejar de pecar en el futuro.

Los que rechacen esta Gracia de arrepentirse de los pecados que les serán mostrados en el aviso, cometerán un grave error qué afectará el resto de sus vidas.

También hay otra idea de que la iluminación será variable según la persona, desde unos minutos para unos y para otros puede durar hasta una semana.

El Anticristo dirá que este Aviso es de él.

Otra idea manejada es que se empezará a sentir internamente la influencia de los pecados y algunos verán visiones de espíritus malignos, como también de Ángeles y de Santos.

profecia fatima penitencia

 

EVENTOS POSTERIORES

Muchos piensan que el aviso es la panacea y se arreglará todo en la Tierra desde ahí, pero no será así.

El aviso debe verse como un esfuerzo del cielo para aumentar el número de convertidos.

Pero tendrá inmediatamente una respuesta del maligno.

Inicialmente habrá muchas conversiones a nivel mundial. Se experimentará más unidad familiar y ayuda mutua.

Pero muchas conversiones no serán duraderas.

Cuando la gente se recobre de estas primeras pruebas, el demonio encontrará una justificación para que todo siga igual que antes, para un número considerable de gente que es imposible de cuantificar ahora.

Aparecerá un falso espíritu religioso pero también los anticuerpos, con olas de odio contra la Iglesia y la Santísima Virgen María.

Cómo el orden del mundo será restablecido por los poderes mundanos, comandados por el anticristo, él se llevará las palmas.

Y aprovechará en ese proceso para profundizar su plan de toma de toda la tierra y de aniquilación de la Iglesia.

La última oleada del mal será solo derrotada con la Segunda Venida del Señor, quien establecerá su reinado en la Tierra.

Pero eso mucho más adelante.

Luna Io de Jupiter

 

MUCHAS PROFECÍAS Y ALGUNAS POCO CONOCIDAS

Ha habido muchas profecías sobre el Aviso, es difícil resumirlas.

El Señor ha ido “dibujando” para nosotros un mapa de situación.

Desde Garabandal sabemos que habrá como un “choque de dos estrellas”, que trazará una cruz de luz en el firmamento.

Veamos esta profecía que es poco conocida: habrá un astro que se aproximará a la Tierra, causando mucho pánico.

Los hermanos colombianos de la llamada “Misión Io-Eros” han estado recibiendo mensajes del Cielo desde el año 2000.

En ellos se les dice que un astro golpeará a la luna Io de Júpiter, y hará pedazos la parte inferior de dicho satélite, el cual previamente estará en llamas por una tormenta solar.

Los pedazos de Io serán disparados contra la Tierra y caerán como bolas de fuego en diferentes zonas de nuestro planeta.

Pero, uno de ellos, chocará con el asteroide Eros, un pacífico e inofensivo monstruo de 33 kilómetros de largo, que orbita el sol sin peligro alguno para nosotros.

Ese choque, que parecerá de “dos estrellas”, lo desviará de su rumbo y lo enviará contra nuestro planeta.

Jesús ha dicho que, cuando aparezca la cruz en el Cielo, tendremos que hacer la cuenta regresiva empezando por 7.

El día “Cero”, será el Aviso.

O sea que, podemos deducir que, después del choque de las estrellas, durante siete días caerán bolas de fuego y el séptimo, Eros llegará a la Tierra.

Pero no chocará contra nosotros hasta después del Aviso.

El día Cero no saldrá el sol, ha dicho el Señor.

A la hora tres todo quedará inmóvil como en una fotografía. Hasta los aviones se detendrán en el aire sin caer.

También quedará detenido el Astro Eros.

Y entonces, todos estaremos enfrentados al Juicio de Dios.

Se nos mostrará todo aquello en lo que la mayoría de la humanidad no quiere ni pensar.

Veremos en detalle nuestros pecados no confesados y a qué lugar iríamos en el caso de morir en ese momento: Cielo, infierno o Purgatorio.

Para muchísimas personas será terrible, dada la magnitud de sus pecados.

Verán su alma llena de gusanos.

Y sólo escucharán la Voz del Señor, porque no serán dignos de ver Su Rostro, tal como sí lo harán los que estén en Gracia.

¡Que Dios nos encuentre confesados!

Cuando termine el Aviso, la tierra volverá a girar, y todos recobraremos nuestros movimientos.

También el Astro Eros, que continuará su trayectoria hacia nosotros.

¿Llegará a chocarnos?

Tal vez la respuesta se encuentre en aquella frase de Juan Pablo II cuando le preguntaron por el Tercer Secreto de Fátima.

Él dijo: “¿Qué es lo que quieren saber? ¿Que dos tercios de la humanidad perecerá en un instante?”

Tienen el Rosario: ¡récenlo!

Personalmente, sé que quiero ver el Rostro del Señor. No me alcanzará con oír Su Voz. No quiero que me baste. Elijo verlo.

Será una oportunidad única de estar frente a Él.  Aunque sabiéndonos pecadores, podremos decirle como el centurión: “Yo no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra Tuya bastará para sanarme”.

No perdamos tiempo y vayamos a confesarnos. Hoy y no mañana. Más temprano que tarde.

Y si nos toca irnos, ¡bienvenida sea la muerte en Tus brazos, Señor!

En ese momento estaremos arrepentidos de nuestras faltas y pecados y estaremos felices de irnos con Él.

Recordemos que Conchita de Garabandal le pidió a la Sma. Virgen que la llevara con Ella.

La Virgen le respondió: “Aún tienes tus manos vacías”.

¡Que nuestras manos estén llenas para cuando Tú vengas a buscarnos, Señor!

Fuentes:



María de los Ángeles Pizzorno de Uruguay, Escritora, Catequista, Ex Secretaria retirada

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: