Una buena película para niños tiene que tener emoción, diversión y un mensaje moral.

Y hoy no es fácil encontrar las tres cosas juntas pues abundan la violencia, y la trasmisión de valores y estilos de vida contraproducentes.

No es como antes que era casi impensable que una película infantil mostrara estilos de vida discordes con la doctrina católica.

Por eso los padres y abuelos deben estar atentos a las películas infantiles que ven los niños.

 

LA MORALIDAD EN LA ANIMACIÓN

Abordar temas inmorales de forma indirecta no es ajeno a la animación, y nunca lo ha sido.

La animación para público adulto está de moda, y así se da luz verde para mostrar cualquier vicio o blasfemia envuelto en comedia.

Actualmente series como The Simpsons o Family Guy atraen millones de espectadores, y los menores de edad son atraídos por estos formatos que no están dirigidos para ellos.

Es un problema para los padres que no necesariamente están al tanto de este fenómeno.

Por un lado está la animación para adultos que los niños ven sin supervisión, y por otro, la programación o contenido “apto para toda la familia” que no refleja la moral cristiana.

Las series para niños son un negocio dirigido principalmente a familias seculares, y lo “políticamente correcto” es la norma de lo aceptable para industria del entretenimiento.

La televisión, el cine o cualquier medio de comunicación, nunca debe ser “la niñera” de los niños, ni el ejemplo a seguir para los menores de edad, ni para nadie.

Corto animado de Bugs Bunny: Mississippi Hare

Desde las animaciones infantiles clásicas se ve a Goofy (Tribilin) siendo adicto al tabaco, a Bugs Bunny vistiéndose como mujer, e incluso a Tom y Jerry tratando de suicidarse tras una decepción amorosa.

La lista continúa con la reciente inclusión de ambigüedad sexual en caricaturas como “Steven Universe” o besos entre parejas del mismo sexo en “Star contra las Fuerzas del Mal”.

Antes las animaciones mostraban los actos contrarios a la moral cristiana para burlarse de quienes los cometían, o los que eran engañados por ellos, algo profundamente anticristiano.

En la actualidad esto ha cambiado, se muestran conductas pecaminosas, pero ya no para burlarse de los afectados, ¡sino para legitimar su conducta! En nombre de la tolerancia se quiere normalizar el pecado mortal.

Estos tiempos reclaman padres responsables que no sólo supervisen a sus hijos sino que se comuniquen con ellos, que los entiendan y guíen; que no sólo prohíban, sino que se sienten con ellos a evaluar lo que ven.

La pregunta que los padres y otros espectadores tendrán que hacerse va sobre a qué contenido exponer a sus hijos y ellos mismos, y no dejarse guiar por las clasificaciones seculares.

Cada niño es diferente, y sus padres deben ser quienes más lo conozcan y orienten en qué ver y qué evitar, ellos son los primeros y principales educadores de sus hijos.

En palabras del crítico de cine, Carl Kozlowski:

Si una película o programa de televisión abre un poco la puerta a un contenido problemático y tiene éxito financiero, entonces la puerta seguirá ampliándose con los años hasta que el contenido claramente inmoral se normalice”.

Debemos afrontar este desafío de la mejor forma, es más cristiano “encender un fósforo que maldecir las tinieblas”.

No sólo evitemos invertir en propuestas que “coquetean” con la inmoralidad.

Apoyemos e incentivemos arte que muestre la verdad y bondad, sin renunciar a la belleza y excelencia en la técnica.

A continuación recorreremos siete de las mejores películas animadas con trasfondo cristiano, todas en contextos diferentes, apoyadas con reflexiones del santo padre Francisco. Están ordenadas por fecha de salida.

 

EL NIÑO DEL TAMBOR (1968)

Es una animación navideña que utiliza la técnica stop motion y está inspirada por el villancico del mismo nombre.

El cortometraje fue dirigido por Jules Bass, célebre director del largometraje animado “El Último Unicornio” y la serie animada de los “Halcones Galácticos”.

Es un drama sobre Aarón, un niño al que sus padres le regalan un tambor muy especial poco antes de ser asesinados por unos ladrones que luego quemaron su casa.

Partiendo de esto el chico comenzará a odiar a todos.

Aarón se embarcará en una épica travesía con vivencias que irán purificando su corazón mientras cultiva su don con el tambor y avanza a Jerusalén, específicamente Belén, donde presenciará el nacimiento del Rey Mesías.

Es una historia que muestra como incluso del grave mal que causamos los hombres, Dios puede sacar algo bueno si somos humildes y valientes, sosteniéndonos de la Fe, Esperanza y Amor que provienen de Él.

Al respecto son palabras del Papa Francisco:

“Si el misterio del mal es abismal, infinita es la realidad del Amor que lo ha atravesado, llegando hasta el sepulcro y los infiernos, asumiendo todo nuestro dolor para redimirlo, llevando luz donde hay tinieblas, vida donde hay muerte, amor donde hay odio.

Nos puede parecer muy lejano a nosotros el modo de actuar de Dios, que se ha humillado por nosotros, mientras a nosotros nos parece difícil incluso olvidarnos un poco de nosotros mismos”.

Esta animación de 25 minutos se ha convertido en todo un clásico siendo aún transmitida por televisión durante la temporada de adviento.

En 1976 salió su secuela “El Niño del Tambor, Libro II” donde Aarón compartió aventuras con el rey mago Melchor para proteger las campanas de plata que anunciarían el nacimiento del Mesías.

* Mención honorífica en este puesto a “La Navidad de Charlie Brown” (1965), un especial para tv anterior al tamborilero que deja claro a quién celebramos en esta festividad.

La historia gira en torno a la tristeza de Charlie Brown por no entender el sentido de la celebración navideña.

Las dudas de la cadena televisiva CBS no impidieron que el creador de la tira cómica, Charles M. Schulz, se mantuviera firme.

Según  Schulz “valía la pena hacerse” y si no le permitían hacerlo verdaderamente cristiano sencillamente no lo haría.

Gracias a este filme se tomó en serio el mensaje cristiano en la industria de la animación.

 

MELOS: EL HÉROE LEGENDARIO (1992)

Es un largometraje de animación japonesa (anime) producida por Toei Animation (responsable de animaciones como Candy Candy, Mazinger Z, Saint Seiya, Sailor Moon y Dragon Ball).

A su vez fue dirigida por Masaaki Osumi, famoso por su participación en varios especiales animados para la televisión del famoso personaje Lupin III, “el ladrón más buscado del mundo”.

(Trailer – contiene violencia)

La película es una es una adaptación de la obra literaria de Osamu Dazai “Hashire Melos”, que a su vez es una versión libre de la leyenda griega de Damon y Fintias.

Es la única película en esta lista que tiene valores cristianos sin que sus personajes sean judeo-cristianos, ocurre en el siglo IV a.C.

En la historia, Melos es un joven quien llega a la ciudad buscando los artículos necesarios para llevar a cabo la boda de su hermana, uno de estos es una espada ceremonial que lo mete en problemas.

Tras sucesos violentos es acusado falsamente de conspiración contra el emperador y termina sentenciado a pena de muerte por crucifixión.

Melos suplica al emperador que antes de morir le deje ir a la boda de su hermana.

Selinae, amigo de Melos, valientemente se ofrece para ser un rehén sustituto en prisión, confiando en que el sentenciado regresará el día de su ejecución para morir y salvarle la vida.

Es una historia que a los cristianos nos hace mucho sentido con la enseñanza del evangelio, particularmente la enseñanza de Nuestro Señor cuando dice:

“Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”. (Juan 15,13)

El Papa también nos ayuda a profundizar en el mensaje de la amistad cristiana:

“En general, las verdaderas amistades no se explicitan, se dan y se van como cultivando.

A tal punto que la otra persona ya entró en mi vida como preocupación, como buen deseo, como sana curiosidad de saber cómo le va a él, a su familia, a sus hijos…”

“Es importante tener amigos en quien poder confiar. Pero es esencial tener confianza en el Señor, que nunca falla”.

Sin duda la película de Melos es una aproximación edificante a la plenitud del Evangelio.

 

EL JOROBADO DE NOTRE DAME (1996)

Dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise, quienes ya habían dirigido para DisneyLa Bella y la Bestia (la versión de 1991, no la actual).

Este largometraje animado es una adaptación de la obra literaria francesa Nuestra Señora de París (1831), escrita por Victor Hugo, el autor católico quien también escribió Los Miserables (1862).

La historia es en esencia la lucha entre el poder corrompido de Frollo (juez en la animación y archidiácono en la obra original) y los pobres de espíritu”: el jorobado Quasimodo (que significa deforme) y Esmeralda (una gitana).

Es una crítica contra el clericalismo, Frollo es el detonante del drama.
.
Es el responsable de la orfandad de Quasimodo y la persecución de gitanos por Esmeralda, ya que el juez siente atracción sexual indebida hacia ella.

Esto nos recuerda la advertencia del Papa Francisco:

Los clérigos que se sienten superiores, se alejan de la gente” y “no tienen tiempo para escuchar a los pobres, a los que sufren, a los encarcelados, a los enfermos.

¡El mal del clericalismo es una cosa muy fea! …la víctima es la misma: el pueblo pobre y humilde que espera al Señor”.

En otro momento el Sumo Pontífice recalca:

“Si un sacerdote quiere ser ‘normal’ (mundano) será mediocre o peor”.

La invitación al arrepentimiento y conversión del evangelio es para todos, laicos y consagrados, nadie puede ostentar superioridad por falta de pecados pues llamaría mentiroso a Dios  (Lucas 18,9-14  y 1 Juan 1,10).

El apasionante desenvolvimiento y desenlace en la película nos recuerda esto y lo hace mediante un excelente trabajo de animación.

En el sentido técnico Disney jamás decepciona.

Existe una secuela llamada “El jorobado de Notre Dame 2: El secreto de la campana”, en ella se tratan temas similares pero forzados sobre una historia que ya lo había dicho todo en la primera entrega.

 

EL PRÍNCIPE DE EGIPTO (1998)

Película producida por DreamWorks Animation, fue el segundo largometraje animado que superó los 100 millones de dólares de recaudación en EE.UU. sin pertenecer a Disney.

Es dirigida por Brenda Chapman (Brave de Disney), Simon Wells (Balto de Amblimation) y Steve Hickner.

Ganó el Oscar a la mejor canción en 1999 por “When You Believe”, compuesta por Stephen Schwartz quien fue el mismo que escribió la letra para las canciones de “El Jorobado de Notre Dame” de Disney.

La historia relata la vida del profeta, legislador y líder espiritual Moisés, desde su infancia siendo rescatado por las aguas del río Nilo, hasta él bajando del monte Sinaí para entregar las tablas de la ley a su pueblo.

El enfoque de la película es muy personal, une los pasajes bíblicos de la historia de Moisés con el guion de la película que resalta la relación con su hermano Ramsés.

La cercanía y el enfrentamiento entre hermanos, junto a la gloria de Dios en sus milagros, es lo que caracteriza este largometraje.

Presentar esta travesía bíblica y su mensaje al corazón del público es el mérito de “El Príncipe de Egipto”.

El Papa Francisco nos habla un poco sobre el papel de los cristianos en la enseñanza de la Sagrada Escritura:

“Habría que enriquecer ese momento con iniciativas creativas, que animen a los creyentes a ser instrumentos vivos de la transmisión de la Palabra.

Es una tarea que la comunidad cristiana puede hacer suya, consciente de que la Palabra del Señor la llama a salir siempre de la indiferencia y del individualismo, en el que se corre el riesgo de caer para llevar una existencia cómoda y sin problemas”.

Al año siguiente salió una precuela, José: El rey de los sueños, basada en el onceavo hijo de Jacob, quién pasaría de predilecto a esclavo y finalmente un prominente líder en la corte del faraón, es una gran animación e historia.

 

THE MIRACLE MAKER (2000)

Es una película de animación stop motion dirigida por Derek Hayes y Stanislav Sokolov y se centra en la vida de Jesús de Nazaret a través de los ojos de una niña.

Y no cualquier pequeña sino la hija de Jairo (llamada “Tamar” para esta película), cuyo relato de sanación milagrosa por Nuestro Señor atestigua el evangelio (Marcos 5,21-43).

Abarca varios pasajes del Evangelio, no necesariamente en el orden cronológico que los presenta la Biblia.

Yendo desde el ministerio público de Jesús hasta su pasión, muerte y resurrección.

La vida de Jesús es presentada en esta película de una forma tan reverente, honesta y modesta.

Lo que es prácticamente revolucionario en esta época donde todo se quiere “adornar” o cubrir de ideologías políticas.

Esta producción hace honor al ideal sobre el anuncio del Evangelio de san Juan Crisóstomo:

“No se trata de decir algo nuevo, sino de decirlo de una forma nueva”.

Las palabras del Santo Padre Francisco iluminan esto un poco más:

“Necesitamos el oxígeno del Evangelio, el soplo del Espíritu de Cristo Resucitado, que vuelva a encender los corazones.

El Espíritu Santo nos empuja a salir de nuestro recinto y nos guía hasta las periferias de la humanidad…

No sirve dispersarse en tantas cosas secundarias o superfluas, sino concentrarse es la realidad fundamental, que es el encuentro con Cristo, con su misericordia, con su amor, y amar a los hermanos como Él nos ha amado.”

La atención a los detalles tanto en escenarios como personajes en el filme es algo digno de mención y se lo debemos a titiriteros profesionales rusos.

El escritor Murray Watts se toma licencias creativas sólo para hilvanar la historia desde la perspectiva de Tamar, más no para cambiar el mensaje del evangelio.

Es adecuada para los jóvenes sin perder la seriedad, un clásico por conocer para los cristianos.

 

EL SECRETO DEL LIBRO DE KELLS (2009)

Película dirigida por Tomm Moore y Nora Twomey, fue nominada a los Premios Óscar dentro de la categoría de mejor película de animación del año 2009.

Esta no es propiamente una película cristiana, sino sobre la historia, folclore y tradición irlandesa.

Y por ende tampoco puede rehuir a las raíces católicas en la formación de dicha nación, especialmente del proceso de evangelización.

Ambientada en el siglo IX cuenta las peripecias de un joven fraile, Brendan, que intenta proteger, continuar y compartir la sabiduría del “Libro de Kells”.

Este libro existe en la realidad y es una copia ilustrada de los Evangelios que data del año 800 d.C.

Aunque en la película jamás se aclara esto, sí se describe el manuscrito como: “el libro que cambió la oscuridad por la luz” refiriéndose entre líneas a la luz de Cristo contra el oscurantismo del mundo pagano.

En la historia los frailes conviven con seres mitológicos pre-cristianos, aunque estos últimos, les guste o no, dan a entender que su era a terminará en breve por la acción evangelizadora.

El desafío de Brendan será sobrevivir mientras intenta conseguir un instrumento utilizado por el mismo san Columbano para continuar con el libro.

Esto mientras los sanguinarios vikingos le amenazan por un lado.

Y por el otro su sobreprotector tío, el abad, a quien el héroe intentará convencer para que le permita salir del monasterio y llevar la Buena Nueva mientras aprende también lo bueno que hay en el mundo exterior.

El valor de este largometraje se podría resumir en este pensamiento del Papa Francisco:

“Si una iglesia, una parroquia, una diócesis, un instituto, vive encerrado en sí mismo, se enferma.

Entonces, entre una Iglesia enferma y una Iglesia accidentada, prefiero la accidentada porque, por lo menos, salió.

A veces, nos apropiamos para nosotros de Jesús y nos olvidamos que una Iglesia que no es una Iglesia en salida, una Iglesia que no sale, tiene a Jesús preso, aprisionado”.

Es así como esta película animada aborda de una manera un tanto secular el papel importantísimo que jugaron los monjes en la edad media para conservar el conocimiento de toda la raza humana mientras evangelizaban.

La secuela “en intención” de esta película se llama “La Canción del Mar”, con una historia nueva e independiente, ahora en la época actual.

En esta producción la influencia pagana supera las referencias cristianas.

 

EL GRAN MILAGRO (2011)

Dirigida por Bruce Morris, conocido por su colaboración en varios proyectos de animación de gran éxito y calidad como Hércules y Pocahontas de Disney.

El Gran Milagro es un largometraje de animación CGI (generada por computadora) por parte de la productora mexicana Dos Corazones Films.

Su historia entrelaza las singulares vivencias de Mónica, una viuda, madre de un niño de 9 años; Don Chema, un conductor de autobús afligido; y Doña Cata, una mujer mayor que siente que su misión en la vida ha terminado.

Estas tres vidas y sus problemas convergen durante la misa, mientras son guiadas por visiones espirituales que les revelan el infinito valor de la celebración eucarística.

Como nos recuerda el Papa Francisco:

“De este Sacramento del amor, de hecho, nace todo auténtico camino de fe, de comunión y de testimonio.

La Eucaristía constituye el vértice de la acción de salvación de Dios:

El Señor Jesús, haciéndose pan partido para nosotros, vierte, en efecto, sobre nosotros toda su misericordia y su amor, tanto que renueva nuestro corazón, nuestra existencia y nuestro modo de relacionarnos con Él y con los hermanos.

Pidámosle, entonces, que este Sacramento pueda continuar a mantener viva en la Iglesia su presencia y a plasmar nuestras comunidades en la caridad y en la comunión, según el corazón del Padre.”

En concordancia con esto, “El Gran Milagro” alimenta a los personajes de propósito y llamado a la conversión con cada momento litúrgico.

Al comulgar los protagonistas recuperan las fuerzas y esperanza en un mañana mejor, ya nutridos de Dios.

Y el mérito no sólo es espiritual, esta producción fue la primera animación CGI mexicana en lanzarse en formato 3D para las salas de cine.

Actualmente el estudio promueve el lanzamiento de la versión remasterizada de la película, mejorando la calidad visual y refinando la imagen con mayor resolución y detalles.

Así mismo Dos Corazones Films anuncia su próximo lanzamiento animado aún en producción: Max y Yo, historia relacionada con la vida de san Maximiliano Kolbe.

 

UN RECURSO DIGNO DE SER EXPLORADO

Estos son sólo algunos ejemplos de la capacidad de la animación para transmitir el mensaje del evangelio a diferentes niveles, y a diferentes oyentes.

Si se buscan películas con buenos valores, sin tener trasfondo explícitamente cristiano, las animaciones de PIXAR (UpIntensa-mente) y Studio Ghibli pueden ser de ayuda, nuevamente, bajo el discernimiento de los padres.

Los católicos no debemos menospreciar ningún medio para proclamar la Buena Nueva, la animación independiente es un recurso cada vez más accesible y ya se desarrollan interesante propuestas cristianas:

(My Last Day – Animación patrocinada por cristianos evangélicos, contiene mucha violencia gráfica)

(La Amnesia de Papa Noel – Animación patrocinada por el Santuario Sagrado Corazón de Jesús)

Pidamos al Espíritu Santo que fructifique la creatividad y el talento de los artistas, especialmente los cristianos, para que nunca falten buenas, hermosas y valiosas obras de arte para la evangelización.

“Señor, Tú que concedes a los artistas inspiración para plasmar la belleza, que de ti procede, haz que con sus obras aumente el gozo y la esperanza de los hombres”.

Fuentes:


Informe Redactado por Marvin Marroquín
Estudios en arquitectura, filosofía, teología y apologética
¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: