Todas las investigaciones científico médicas realizadas descartan el fraude o patologías médicas.

Y sugieren la sobrenaturalidad en los mensajes de los videntes. 

La única duda que podría persistir es qué ‘ser’ sobrenatural está detrás de las apariciones.
.
Pero están los frutos y los mensajes publicados para analizar a quien responden.

Hagamos un análisis de lo que afirmamos.

¡Cuidado con las malas interpretaciones! No estamos abogando en base a esto que la Iglesia apruebe la sobrenaturalidad de las apariciones de Medjugorje.

Realistamente no podría hacerlo. Porque las apariciones todavía continúan.

Este artículo simplemente subraya un hecho que pocos toman en cuenta.

 

NO HAY DECISIÓN FORMAL DE LA COMISIÓN RUINI, PERO SÍ UN TEMPERAMENTO SALOMÓNICO

Según el Padre Salvatore Perrella presidente del Pontificio Instituto Marianum y miembro de la comisión Ruini, la comisión todavía no ha hecho un pronunciamiento formal sobre las presuntas apariciones porque

“Pensó que era una buena idea borrar algo de la niebla”.

“La comisión no hizo un pronunciamiento definitivo”, dijo.

Pero en la discusión de las apariciones que supuestamente comenzaron el 24 de junio de 1981 y continúan hoy día, la Comisión optó por distinguir entre lo que ocurrió en los primeros 10 días (hasta el 3 de julio) y lo que ha ocurrido después en las tres décadas.

“La comisión sostiene como creíbles las primeras apariciones” dijo.

“Después de eso, las cosas se pusieron un poco más complicadas”

Según ha trascendido, la dificultad luego de los primeros 10 días fue el enfrentamiento entre los franciscanos que operaban la parroquia de Medjugorje y la Diócesis.

Porque supuestamente la Virgen María tomó partido por los franciscanos en algunos mensajes.

Recordemos que en ese momento Bosnia era parte de la Yugoeslavia comunista gobernada por Tito.

Y el régimen había plantado una cantidad de información falsa sobre las apariciones para tratar de liquidarlas.

Esto llegó incluso a permear a la curia.

Catholic News Agency también ha informado sobre los procedimientos de votación en la comisión.

Las primeras siete apariciones tuvieron

13 votos a favor de reconocer el carácter sobrenatural de esas primeras visiones. Un miembro votó en contra y un experto expresó un voto suspensivo…”.

A continuación, la Comisión adoptó un análisis en dos etapas:

“En esta segunda etapa, el comité votó en dos pasos.

En primer lugar, teniendo en cuenta los frutos espirituales de Medjugorje, pero dejando a un lado los comportamientos de los videntes.

En este punto, 3 miembros y 3 expertos dicen que hay resultados positivos, 4 miembros y 3 expertos dicen que se mezclan, con una mayoría de efectos positivos, y los 3 restantes expertos afirman que no se mezclan efectos positivos y negativos.

Si, además de los frutos espirituales, se tiene en cuenta los comportamientos de los videntes también, ocho miembros y cuatro expertos creen que no se puede expresar una opinión, mientras que otros dos miembros han votado en contra de la naturaleza sobrenatural del fenómeno”.

Y aquí viene lo más importante, que es la decisión que conviene más a la Santa Sede, Francisco y los videntes de Medjugorje:

“Además, 13 miembros y expertos de los 14 presentes votaron a favor de la constitución de ‘una autoridad dependiente de la Santa Sede en Medjugorje’.

Así como la transformación de la parroquia en un santuario pontificio.

Una decisión basada en razones pastorales – el cuidado de los millones de peregrinos, evitar la formación de ‘iglesias paralelas’, claridad en cuestiones económicas – que no implica el reconocimiento de la naturaleza sobrenatural de las apariciones”.

Y en este punto conviene recordar por qué se formó esta comisión en el 2010.

Benedicto XVI no la formó presionado por la necesidad vaticana de conocer la verdad o por la presión de los videntes y su entorno.

Sino que la formó ante el peligro inminente de que el obispo de Mostar, Ratko Peric, pasara las apariciones del estatus “no consta su sobrenaturalidad” a “consta su no sobrenaturalidad”, lo que implicaba la destrucción de uno de los mayores peregrinajes del mundo y con más frutos.

Con este temperamento surgió de la Comisión Ruini, y ahora se logra finalmente lo que el Vaticano quería, proteger el peregrinaje de Medjugorje y sus frutos.

Ya en el 2012 habíamos adelantado este desenlace.

Por otro lado, era inviable que el Vaticano proclamara que estas apariciones son sobrenaturales porque simplemnete aún no han terminado aún.

 

SIN EMBARGO LAS INVESTIGACIONES CIENTÍFICO MÉDICAS ESTABLECEN LA SOBRENATURALIDAD DE LAS APARICIONES

Hay varias investigaciones científico médicas sobre las apariciones de Medjugorje; todas después de las primeras 7 apariciones.

En todas ellas se descarta el fraude o simulación y una patología médica.
.
Ninguna de estas investigaciones ha sido desmentida por otra investigación nunca.

Nosotros hemos publicado dos artículos al respecto:

La Ciencia da Fuerte Apoyo a la Veracidad de las Apariciones [de Medjugorje]

Estudio concluye que los Videntes de Medjugorje se Comunican con un Ser Externo [recibiendo mensajes]

Y en un sitio oficial de Medjugorje se publican tres artículos al respecto:

La comisión científico teológica ítalo/francesa “sobre los sucesos extraordinarios que están teniendo lugar en Medjugorje”.

Un equipo francés de expertos encabezados por el Sr. Henri Joyeux

Estudio psicológico y psicodiagnóstico en las siguientes personas conocidas como los videntes de Medjugorje

Y más abajo resumimos un reportaje que le hizo un medio italiano a uno de los investigadores de 1985 recientemente.

Lo que queda en pie entonces, es que si las apariciones son algo sobrenatural, de qué lugar vienen.

El artículo ¿Lo que está sucediendo en Medjugorje?, de Crisis Magazine fechado en el 2012, sugiere que hay algo satánico atrás.

Sin embargo debemos preguntarnos si los frutos que produce Medjugorje y la inmensa mayoría de los mensajes apuntan a eso o no.

Se podrá citar reparos sobre algún fruto o sobre algún mensaje, pero no masivamente.

Se podrá pensar que los mensajes actuales son rutinarios, simples, pero eso no apunta a que son enviados a los videntes por una entidad demoníaca.

Se podrá tener dudas sobre el aprovechamiento económico de algún o algunos videntes, pero eso no convierte las apariciones en satánicas.

Se podrá tener dudas sobre la ortodoxia teológica de algún mensaje, como por ejemplo cuando la Virgen supuestamente afirma: “Ante Dios todas las religiones son iguales. Dios les gobierna como un rey en su reino”.

Pero esto no sucede en el 99% de los mensajes. Están conformes a la ortodoxia.

Nunca más claro que lo que ha repetido hasta el hartazgo el gran investigador de las apariciones marianas, padre René Laurentín.

Todas las apariciones tienen sus partes claramente ortodoxas y las que no. Hay cosas que no cierran, inconsistencias, en todas.

Por eso recomendaba a los Obispos no juzgar las apariciones como si fueran un canal sin ruido de la Virgen.

El maligno siempre está presente en ellas tratando de torcerlas. Y a veces, en pocos casos, lo logra.

Entonces hay una pregunta central sobre Medjugorje si descartamos el fraude o patologías médicas:

Los mensajes y los frutos, ¿en qué porcentaje podrían venir del demonio y en qué porcentaje podrían venir de la Virgen María?

Ahora vamos a la entrevista con el médico investigador.

 

‘CIENTÍFICAMENTE NOS DIMOS CUENTA QUE NO ERA UNA ESTAFA’

“Los resultados de las investigaciones médicas y científicas que operamos sobre los videntes de Medjugorje nos han llevado a descartar la enfermedad o la simulación y por lo tanto una posible estafa.

Si se trata de manifestaciones de lo divino no es algo para dilucidar nosotros, pero podemos certificar que no se trata de alucinaciones o simulaciones”.

El profesor Luigi Frigerio fue a Medjugorje por primera vez en 1982 para acompañar a un paciente curado de un cáncer al hueso sacro.

Las apariciones había sido iniciadas sólo hacía un año, pero la fama de ese lugar tan remoto en el que se decía que la Virgen se aparecía, ya había comenzado a extenderse en Italia.

Frigerio conocía la realidad del pueblo de Bosnia y fue encargado por el obispo de Split iniciar la investigación científica médica en los seis niños que afirmaban ver y hablar con Madonna.

Para confirmar que no hubo fraude los análisis se realizaron en 1985, año en que según la Comisión Ruini, caería dentro la segunda fase de las apariciones, las más “problemáticas”.

Estos estudios nunca fueron refutados por nadie.

Después de años de silencio, el profesor Frigerio contó a la Nuova Bussola Quotidiana los estudios sobre los videntes.

Eramos un grupo de médicos italianos; yo, que en ese momento estaba en la Clínica Mangiagalli, el cirujano Giacomo Mattalia cirujano del Instituto Molinette en Turín, el Prof. Giuseppe Bigi, fisiopatologo de la Universidad de Milán, el Dr. Giorgio Gagliardi, cardiólogo y psicólogo, el Dr. Paolo Maestri, otorrinolaringólogo, el Dr. Marco Margnelli, neurofisiólogo, el Dr. Raffaele Pugliese, Cirujano, el profesor Maurizio Santini, neuro psico farmacólogo de la Universidad de Milán.

Teníamos un equipo sofisticado para la época: un algometro para estudiar la sensibilidad al dolor, dos estesiómetros corneales para tocar la córnea, un polígrafo multicanal, el llamado detector de mentiras, para el estudio de la frecuencia respiratoria, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la resistencia dermocutanea y el flujo vascular periférico.

Además, tuvimos un dispositivo que se llama Ampleid mk 10 para el análisis de rutas auditivas y oculares, un medidor de impedancia 709 ampleid de la Amplifon para los reflejos auditivos del nervio acústico, la cóclea y el músculo facial.

Finalmente, algunas cámaras para el estudio de la pupila.

El equipo se formó en 1984 después de reunirse con el obispo de Split Frane Franic, del que dependía Medjugorje.

Estaba realmente interesado en comprender si esos fenómenos llegaban de Dios.

Tenga en cuenta que aún estabamos en el régimen de Tito, por lo que para ello era esencial contar con un equipo de médicos externos.

Al mismo tiempo de nuestro estudio se desarrollaba la investigación de un grupo francés coordinado por el profesor de la Universidad de Montpellier Joyeux.

Ese grupo nació de la preocupación del famoso mariólogo René Laurentín.

Ellos se dedicaron principalmente a los estudios electroencefalográficos.

Ellos excluyeron el sueño o la epilepsia, habían demostrado que el fondo de ojo y el sistema ocular era anatómicamente normal.

Hicimos dos viajes: uno entre el 8 y el 10 de marzo de 1985, el segundo entre el 7 y el 10 de septiembre de 1985.

En la primera fase se estudió el reflejo espontáneo y el latido de pestañas y la consiguiente lubricación del ojo por medio de los párpados.

Por el contacto con la córnea sabíamos que podíamos científicamente descartar algún tipo de simulación, quizás a través del uso de drogas, porque inmediatamente después del fenómeno, la sensibilidad del ojo retornaba a valores muy normales.

Se me ocurrió estudiar los guiños antes de fijarse en una imagen.

Los seis videntes tenían una discrepancia de un quinta parte de un segundo, en diferentes posiciones, en la fijación del mismo punto en la imagen con diferencias imperceptibles entre ellos, y luego volvían de forma simultánea.

En la prueba de septiembre nos concentramos en el estudio del dolor.

Utilizando el algometro, que es una placa de plata de un centímetro cuadrado, que se calienta a 50 grados, tocabamos la piel antes del fenómeno, durante y después.

Antes y después los videntes apartaban los dedos en una fracción de segundo, de acuerdo con los parámetros.

Y mientras que durante el fenómeno, se hacían insensibles al dolor.

Tratamos de prolongar la exposición más allá de 5 segundos, pero la detuvimos para evitar quemaduras.

La reacción fue siempre la misma: insensibilidad, ningún proceso de escapar de la placa caliente.

La falta de sensibilidad se manifestó también en otras partes del cuerpo.

Tocando la córnea con un peso mínimo de 4 miligramos en la fase de funcionamiento normal, los videntes cerraban el ojo inmediatamente.

En cambio en la fase del fenómeno los ojos permanecían abiertos a pesar de las tensiones, incluso más allá de los 190 miligramos de pesaje.

Esto significa que el cuerpo resistía incluso el estrés invasivo.

La actividad electrodérmica de estos niños durante las manifestaciones se caracterizaba por el cambio progresivo y un aumento de la resistencia de la piel, la hipertonía del sistema simpático se atenuaba inmediatamente después del evento, por pistas electrodérmicas se podía ver una ausencia total de resistencia eléctrica cutánea.

Esto ocurría incluso cuando estábamos usando un lápiz para los estímulos bruscos álgicos o cuando se utilizaba el flash de la cámara: la eletrodermia se modificaba, y era completamente insensible a la condición.

Al terminar la exposición al fenómeno, los valores y las reacciones al test eran perfectamente normales.

Era la prueba de que existía el éxtasis, que los separaba de las circunstancias, que estaban absolutamente y físicamente ausentes.

Es la misma dinámica notada por el médico en Bernadette de Lourdes cuando hizo la prueba de la vela.

Nosotros hemos aplicamos el mismo principio, obviamente, con maquinaria más sofisticada.

Yo personalmente entregué al cardenal Ratzinger el estudio, que era muy detallado y acompañado de fotografías.

Fui a la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde me espera. Allí estaba el secretario de Ratzinger, el futuro cardenal Bertone.

Ratzinger tenía que recibir una delegación de españoles, pero les hizo esperar más de una hora para hablar conmigo.

La expliqué brevemente nuestro trabajo y luego me preguntó lo que pensaba.

Y él dijo: ‘Es posible que lo divino se revele a través de la experiencia humana de los niños’.
.
Me despedí y le pregunté en el umbral: “¿Pero el Papa que piensa”.

.
Dijo: “El Papa piensa como yo”.

Volví a Milán y publiqué un libro con esos datos .

Sé que esa información sirvió a la Congregación y luego a la Santa Sede, que no prohibió las peregrinaciones.

No tengo ninguna información si la Comisión Ruini usó el estudio, pero creo que sí.

Porque en estos años años ningún estudio posterior refutó nuestros hallazgos.

La cuestión fundamental era si en estas supuestas visiones y apariciones los videntes creían en lo que veían o veían lo que creían.

En el primer la fisiología del fenómeno es respetada, en el segundo caso no nos hemos enfrentado a una proyección alucinatoria de carácter patológico.

En el plano médico-científico, hemos sido capaces de establecer que estos chicos creían en lo que veían y fue un elemento de la Santa Sede para no cerrar esta experiencia y hay no prohibir las visitas de los fieles.

Podemos descartar la estafa: no nos permitieron hacer la prueba de la naloxona para ver si estaban drogados, pero no había evidencia primaria de ellos, porque un segundo después del fenómeno volvían a tener dolor como antes.

Los procedimientos utilizados fueron los mismos que los del Bureau médico de Lourdes. De hecho hablamos con la oficina médica a distancia.

Además en nuestro equipo estaba el Dr. Mario Botta, que era parte de la comisión médica-científica de Lourdes.

Lo que puedo decir es que ciertamente no hay fraude, no hay simulación.

Y este fenómeno no tiene una explicación médica-científica válida.

La tarea de la medicina es descartar una enfermedad, que ha sido excluido aquí.

La atribución de estos fenómenos a un evento sobrenatural de Dios no es mi trabajo, sólo tenemos la tarea de excluir simulación o patología.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: