El día 25 de marzo se celebra el Día Internacional del niño por nacer.

Y en muchos países se realizan marchas para manifestar al apoyo a la vida de los no nacidos y para prevenir el aborto.

Esta fecha del 25 de marzo fue elegida porque coincide con solemnidad de la Anunciación.

Que fue cuando el Ángel Gabriel le informa a la Santísima Virgen que ha sido elegida por Dios para ser madre el hijo de Dios.

Y le pide su asentimiento.

Es ahí donde María da el sí utilizando las palabras “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”.

Recordemos que desde el 25 de marzo hasta el 25 de diciembre se cumplen 9 meses que son los correspondientes a la gestación de un niño.

La Anunciación se festeja en ese día para hacerlo coincidir con la Navidad.

Argentina fue el primer país que instituyó la celebración el 25 de marzo de 1999, y provocó que Juan Pablo II le mandara una carta de apoyo a su presidente Carlos Menem.

Esta celebración se ha hecho tradicional especialmente en América Latina.

Y a partir de ahí se extendió a Europa y otros países.

No obstante en la última década hemos presenciado el retroceso de la promoción de esta celebración.

Esto va de la mano de la fuerte presión que han hecho los grupos abortistas y feministas a los medios de comunicación y las Naciones Unidas.

Hoy es muchísimo más cubierto por los medios de comunicación todo lo que tiene que ver con el Día Mundial de la Mujer, que tiene una tónica claramente feminista – abortista en la mayoría del mundo, que el día de defensa del niño gestado en el vientre de su madre.

La publicación Abortion Worldwide estima que entre los años 1921 y 2015, considerando solamente 100 naciones, se han realizado más de mil millones de abortos tanto legales como ilegales.

Estamos hablando de más de 10 millones de abortos por año y más de 1 millón de aborto por mes.

Lo cual torna insignificante las muertes producidas por las Guerras mundiales o los genocidios realizados por la Unión Soviética y China.

Esta terrible cantidad de abortos es la que está produciendo una crisis poblacional, especialmente en occidente, que ya no puede reponer a las personas que mueren.

Y como consecuencia la población decrece, son cada vez menos los trabajadores cotizantes por cada jubilado, lo que crea graves problemas a los sistemas de retiro y de salud.   

A la cabeza de la estadística de los abortos en el último siglo están China, Rusia y los Estados Unidos, o sea las mayores potencias mundiales

Y últimamente la Organización Mundial de la Salud, que es el referente en las Naciones Unidas para la salud, se ha comprometido a promocionar el aborto en todo el mundo.

Pero todo tiene su precio.

“El Rey les responderá: en verdad les digo que cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí” (Mateo 25:40)

  

EL ABORTO ES UN ASESINATO DE UN SER HUMANO

El aborto, penalizado o no por la ley positiva, es siempre un crimen, pues se trata de eliminar la vida del niño no nacido en el  vientre de su madre.

Todo aborto atenta contra el orden natural.

“El aborto es un terrible asesinato, doblemente criminal, porque se trata de un ser  inocente e indefenso en absoluto” dijo la Santa Madre Teresa de Calcuta.

Y también agregó:

“Estoy convencida de que los gritos de los niños cuyas vidas han sido truncadas antes de su nacimiento, hieren los oídos de Dios.

Muchos se manifiestan preocupadísimos por los niños de la India o por los de África, donde tantos mueren por desnutrición, hambre o lo que fuera.

Pero hay millones deliberadamente eliminados por el aborto. Por eso elevo mi voz en la India y en todas partes, hagamos que todo niño, nacido o no, sea un niño deseado.

El aborto va en contra de mandamiento del amor (…)

Este es el peor enemigo de la paz hoy en día.

Si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué nos queda a nosotros?

Pueden ustedes matarme o yo matarlos ya que nada nos une…”.

Pero el respeto a la vida no es un tema confesional, sino de orden natural.

Capaz de ser comprendido por toda persona con conciencia honesta y abierta a los descubrimientos de la ciencia más moderna, que ha acabado con los mitos y falsedades de que no se trata de un ser humano sino sólo hasta el “x” día o la “y” semana.

La dignidad de una  persona no depende de ninguna variable, como su salud, su inteligencia, o su edad, su sexo, su raza, su nacionalidad, su religión, su condición social o económica.

Los derechos naturales surgen de su condición humana.

El Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos, en 1981 dictaminó que:

“Médicos, biólogos, y otros científicos coinciden en afirmar que la concepción o fertilización indica el comienzo de la  vida de un ser humano (…)

Sobre esta afirmación existen abrumadoras coincidencias en innumerables trabajos médicos, biológicos y científicos”.

El útero materno es la primera cuna natural de la vida.

Reconociendo esta evidencia, recuperamos el sentido de la dignidad humana.

Nos dice el Dr. Nathanson, conocido médico abortista estadounidense, que luego se arrepintió de sus crímenes y buscó luchar por la vida humana en contra del crimen del aborto:

Estudiando el feto en el interior del útero materno, se puede comprobar que es un ser humano con todas sus posibilidades y características.

Y debe otorgársele todos los privilegios y ventajas que disfruta cada ciudadano en la sociedad occidental”.

  

UNA CONMEMORACIÓN POR LA DIGNIDAD Y EL VALOR DE LA VIDA HUMANA

  

La conmemoración del 25 de Marzo como Día Internacional del Niño por Nacer destaca la dignidad y el valor de la vida desde el momento de la concepción.

Actualmente muchas legislaciones, tal como se intenta en este momento en la Argentina, autorizan el aborto y todo tipo de manipulaciones de la persona por nacer, violando así el primero de los derechos humanos: el derecho a la vida.

Estas legislaciones injustas que carecen de todo valor ético y moral, son promovidas por algunos organismos internacionales.

En la Encíclica “Evangelium Vitae”, el Papa San Juan Pablo II condenó esta situación, con una advertencia, que empieza a resultar evidente en estos días, casi 20 años más tarde:

“Existen hechos que demuestran cada vez con mayor claridad  cómo las políticas y legislaciones contrarias a la vida están llevando a las sociedades hacia la decadencia moral, demográfica y económica”.

¿Pero cómo es posible que la Humanidad haya extraviado su camino a punto tal de promover el exterminio de seres humanos, en estado de total indefensión, y muchas veces por deseo de sus propias madres?

¿Cómo podemos contribuir en esta lucha?

  

CÓMO CANALIZAR NUESTRA SENTIMIENTO PRO VIDA

¡Cuántas veces nos sentimos impotentes cuando percibimos cómo se degenera y degrada la sociedad actual!

Sentimos que no hay salida, que nos sobrepasan las circunstancias.

¡Eso no tiene que ser así!

Tenemos la ORACIÓN como nuestra arma de batalla y nuestra fuerza para el combate.

¡Luchemos contra la cultura de la muerte!

Con nuestra ORACIÓN DE INTERCESIÓN podemos alcanzar que un niño en peligro de ser abortado, nazca a la vida.

Hoy más que nunca Dios busca hombres y mujeres comprometidos y dispuestos a establecer Su Reino aquí en la Tierra.

Colaboremos con nuestro granito de arena para frenar todas las malas prácticas que hoy se disfrazan de derechos humanos.

En un mundo en que los medios vemos como tratan de vendernos la idea de que es sólo un feto, una célula, que no hay realmente vida y que es tu cuerpo y es tu decisión.

DEBEMOS ACTUAR y mostrar que podemos hacer frente a esta y muchas situaciones, dar la voz a estos pequeños que aún no pueden actuar ni defenderse por sí mismos.

Si bien no podemos intervenir de una manera física en tantos casos de aborto que se dan diariamente alrededor del mundo, tenemos la ORACIÓN; por medio de la intercesión podemos lograr cambiar el mundo una persona a la vez.

 Dios quiere renovarnos, salvarnos, redimirnos y si todos intentamos, si todos apoyamos esto es posible.

  

LUCHANDO POR LA VIDA

La Virgen de Guadalupe se apareció en el Tepeyac, México, el martes 12 de diciembre de 1531.

Ella viene para “mostrar y dar” todo su “amor y compasión, auxilio y defensa, pues yo soy vuestra amorosísima Madre” tal como le dijo a San Juan Diego; como prueba de esto su imagen quedo impresa en el ayate de Juan Diego.

En esta imagen la Virgen se encuentra embarazada tal y como lo indica el lazo negro que tiene en su cintura y el ligero abultamiento que se observa bajo este.

San Juan Pablo II decía que ante la actual cultura de la muerte, encontramos esperanza en la Virgen de Guadalupe, la gran abogada y defensora de la vida humana.
.
Ella apareció embarazada.
.
Los indígenas comprendieron que los visitaba la Madre de Dios, por eso cesaron de ofrecer sacrificios humanos.

Hoy encontramos que en el mundo el número de abortos aumenta llegando en 2015 a cerca de 56 millones, teniendo su punto máximo en países en vía de desarrollo.

Y especialmente en América Latina donde se produce un aborto por cada tres embarazos aproximadamente; cifra extremadamente alta considerando que estamos hablando de vidas humanas.

Es así, como Monseñor Fulton J. Sheen, Obispo de Miami, Estados Unidos dió inicio a una propuesta llamada “Adopción Espiritual de un niño por nacer en peligro de ser abortado”.

Es una propuesta que nace de María, quien en su infinito amor de Madre de la humanidad quiere que todos sus hijos se salven y vivan.
.
Y nace del amor y de la misericordia de Dios quien a la vez da oportunidad de redención y reparación para aquellas personas que han cometido o ayudado a alguien a cometer este pecado tan grave que es el aborto.

Mira este video que relata el desarrollo de un bebé durante los 9 meses de gestación.

  

CATÓLICOS COMPROMETIDOS CON EL MENSAJE EVANGÉLICO

Vivimos en el mundo, estamos en el mundo y no podemos ser indiferentes ante la expansión del mal, seamos conscientes del poder de la oración y sobretodo de la oración de intercesión.

ADOPTAR ESPIRITUALMENTE a un niño por nacer en peligro de ser abortado es una oportunidad para todos.

Para aquellos que han cometido este pecado es una oportunidad de reparar por él  y para quienes no lo han hecho es una oportunidad para concientizarnos del valor de la vida, del milagro y la gracia que Dios nos concede al hacernos cocreadores de vida.

No desperdiciemos este regalo.

“Un país que mata a sus hijos, no tiene futuro” – San Juan Pablo II

“El aborto es un homicidio en el vientre de la madre. Una criatura es un regalo de Dios. Si no quieren a los niños, dénmelos a mí” – Santa Madre Teresa de Calcuta

“En verdad les digo que lo que hicieron a uno de éstos mis hermanos más pequeños, a Mi me lo hicieron” – Mateo 25, 40

  

¿EN QUÉ CONSISTE LA ADOPCIÓN ESPIRITUAL?

La adopción espiritual es  una forma de oración de intercesión por medio de la cual ponemos toda nuestra confianza en Dios para que Él obre y ayude a estas mamás a entender, respetar, proteger y salvar la vida de sus hijos por nacer.

Para Adoptar Espiritualmente a un bebé en peligro de ser abortado, debemos:

  • Orar todos los días durante 9 meses la fórmula de adopción espiritual, este tiempo contado desde el día que inicias las oraciones.
  • Hacer una casilla del rosario diariamente con esta intención.
  • Debes elegir un nombre para el bebé.

Durante su vida terrenal el niño adoptado será conocido sólo por Dios, pero en el mundo venidero y por toda la eternidad tanto los padres adoptivos y el niño se conocerán y encontrarán la felicidad en la presencia de Dios.

   

FÓRMULA DE ADOPCIÓN ESPIRITUAL

Esta fórmula se reza durante los nueve meses:

Señor Jesús: Por mediación de María, tu Madre, que te dio a luz con amor, y por intercesión de San José, quien contempló extasiado el misterio de la encarnación y se ocupó de Ti tras tu nacimiento, te pido por ___________ este pequeño no nacido que he adoptado espiritualmente, y que se encuentra en peligro de ser abortado.

Te pido que des a los padres de este bebé amor y valor para que le permitan vivir la vida que Tú mismo le has preparado. Amén.

La siguiente oración se reza diariamente a la hora de rezar el Santo Rosario o sola:

Bendito seas, Señor por este nuevo día.

Te alabo por el don de la vida. Al despertar del sueño, te pido especialmente por aquellos que sean trágicamente privados de la vida porque serán abortados. Recíbelos Señor.

Y en tu gran misericordia guía con tu sabiduría a todas las mujeres embarazadas que estén pensando hoy en destruir a los niños que llevan en su vientre. Consuela las madres que han abortado y sienten el peso de su conciencia. Dales la gracia, el valor y la fortaleza para vivir diariamente según tu voluntad.

Te lo pido por Cristo Nuestro Señor. Amén.

  

DEFENDIENDO AL NO NACIDO, PERO TAMBIÉN A LA MADRE

Es muy importante tener en cuenta que además de que es una vida, de que estamos negándole el derecho a un ser humano de realizarse y cumplir con el plan de Dios, el aborto tiene consecuencias para quien lo practica tanto espirituales como físicas y psicológicas.

La salud psicológica y física de la mujer que practica el aborto se ve afectada a lo largo de toda su vida. Consecuencias, por lo común no informadas a la madre.

¿Qué sucede sobrenaturalmente con las que abortan y con los bebés abortados?

A continuación destacamos algunas de las consecuencias en los diferentes aspectos para quien se hace partícipe del aborto:

Lo anterior son sólo algunas de las consecuencias, existen muchas más que se pueden dar posteriormente a nivel físico como son algunos tipos de cáncer.

Cabe resaltar que los problemas derivados del aborto a nivel psicológico en la mayoría de los casos no se manifiestan inmediatamente, sino que tardan en aparecer y siempre requieren de atención por medio de profesionales.

Si a las mujeres se les informara de los riesgos subsecuentes a la realización del aborto es muy probable que más de la mitad se arrepentirían.

A la mayoría de mujeres únicamente les dicen que se trata de un procedimiento quirúrgico seguro pero en realidad no es así.

No dejemos de lado las consecuencias que nos trae este pecado del aborto, constituye pecado grave ya que es atentar contra la vida de un inocente, quitarle la vida a alguien que ni siquiera puede defenderse.

  

EL AMOR DEL PADRE NOS PERDONA Y SANA

Recurramos siempre al sacramento de la reconciliación y no olvidemos las palabras dirigidas por San Juan Pablo II en su encíclica Evangelium vitae:

“Una reflexión especial quisiera tener para vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto.

La Iglesia conoce cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática.

Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto.

Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no perdáis la esperanza.

Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad.

Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al arrepentimiento: el Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación.

Os daréis cuenta de que nada está perdido y podréis pedir perdón también a vuestro hijo, que ahora vive en el Señor.

Con la ayuda del consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida.

Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado posiblemente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre”.

  

ORACIÓN POR LOS NIÑOS NO NACIDOS

PADRE, Eterno y Santo:

Te ruego por todos los niños no nacidos del mundo, en el pasado, presente y por
los que no nacerán, a quienes he bautizado con los nombres de Jesús o María,
en la esperanza que el Salvador los bautice en el Espíritu Santo.

A todos ellos, les pido perdón en nombre de quienes se interpusieron en sus
nacimientos, y acojo a estos pecadores a Tu Misericordia, que sobrepuja a Tus Obras es Eterna y es motivo de esperanza, para que les concedas Tu Perdón.

Y te ruego que permitas Señor, que estas almitas, a las que amamos mucho, se integren a tu Amor Misericordioso, y a Tu Gloria, para que puedan amar y sentirse amadas, integrando el coro celestial que con justicia, te canta alabanzas a Tu Gloria y Grandeza.

Amén

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply