La misa es un evento en que el Espíritu Santa baja sobre las especies de pan y vino y las transustancia en el cuerpo y la sangre de cristo.

Este es un dogma de fe, ¿pero tenemos alguna prueba visible del poder del cielo que baja?

En 1999 durante una misa con 120 obispos una hostia levitó con una luz especial en el momento de la consagración.

Esto sucedió en el santuario de Lourdes, Francia.

Pero las levitaciones de hostias consagradas y cruces han sucedido antes.
.
Hay dos casos bien documentados de levitación en Faverney y Cihost.

En 1608, en Faverney, también en Francia la custodia con la hostia consagrada levitó durante 33 horas para evitar que un incendio los consumiera. Ver aquí el milagro.

Y El 11 de diciembre de 1949 en el pueblo de Cihost de Checoeslovaquia los fieles en misa presenciaron el milagro de una cruz que se movía, levitando, a la espalda del sacerdote, Josef Toufar, mientras celebraba la misa.

Fue tal la conmoción popular, que el gobierno comunista aprovechó para comenzar una persecución a la Iglesia.

Tomó como rehén al padre Toufar para que confesara que era un truco armado, lo torturó y terminó muriendo por las heridas. Ver aquí el informe.

Pero en este caso de 1999 en Lourdes estamos ante un hecho que se produce en el mismo momento de la consagración.

   

DONDE Y CUANDO SUCEDIÓ

La levitación es algo que sucedió en la Basílica San Pío X en Lourdes, el 7 de noviembre de 1999.

Fue durante una misa solemne concelebrada por cerca de 120 obispos de Francia, reunidos en la Conferencia Episcopal con otros obispos invitados.

Además de unos 650 sacerdotes jóvenes y todos los abades y priores de monasterios trapenses en el mundo.

Las imágenes de la misa fueron transmitidas en vivo emisora de televisión francesa “Antea 2”.

Durante la consagración sucede un evento inusual lugar en el altar ante los tres obispos concelebrantes.

En el centro se encuentra el arzobispo de Lyon (desde 1998) y Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (noviembre 1996 a noviembre 2001), Mons. Louis-Marie Billé nombrado cardenal en 2001 y fallecido el 12 de marzo de 2002.

A su derecha (izquierda en la foto), el entonces arzobispo de París, cardenal Jean-Marie Lustiger, y a su izquierda (derecha en la imagen) el entonces arzobispo de Burdeos, el cardenal Pierre Eyt, que murió el 11 de junio de 2001.

   

EL SUCESO

Mons. Billé tiene frente a él en el altar dos grandes hostias  de alrededor de 20-24cm de diámetro, que se utilizan con frecuencia en Francia en las grandes ocasiones ceremoniales, en la concelebración eucarística.

En el “Ofertorio”, una de las dos hostias que estaban en la patena se levanta levitando a 2 centímetros sobre la patena.

Y aparecen en el video descansando una sobre la otra, formando un solo cuerpo, con un espacio entre medio.

En la película, al inicio, no hay duda de que los dos hostias están descansando físicamente una encima de la otra y presionadas por la gravedad contra la patena.

Pero cuando la Epíclesis, es decir, cuando los sacerdotes extienden sus manos sobre el pan y el vino invocando al Espíritu Santo, sucede el fenómeno inusual.

Se ve claramente que la hostia superior comienza a separarse de la de abajo y se eleva.

Una misteriosa y delicada fuerza la levanta con un movimiento rápido y suave a la vez, haciéndola oscilar tres o cuatro veces en el aire.

Y luego queda en posición horizontal suspendida suavemente a dos centímetros de la patena.

La hostia permanece levitando de este modo hasta el final del “Canon”.

La filmación muestra diversos momentos de la ceremonia, durante la cual el celebrante se mueve, por lo que es posible ver a través de las dos hostias lo que hay detrás.

En el centro de la hostia es hay una luz visible en particular, intensa, parece casi una energía sobrehumana   sosteniendo suavemente la hostia en el aire.

Además, cuando el obispo toma la hostia superior, en la pronunciación de las palabras del Señor Jesús: “Tomad, comed, esto es mi cuerpo entregado por vosotros”, un brillo especial se desprende de ella e irradia alrededor, poniendo una rara luz de las manos del celebrante.

Cuando luego eleva la hostia hacia arriba, ésta parece preceder el mismo movimiento de las manos del sacerdote y casi las arrastra con ella.

Imagen lenta

Imagen real grande

   

¿ENGAÑO, ILUSIÓN ÓPTICA?

La película con estas imágenes es bastante larga y rica en primeros planos, ofreciendo así la posibilidad de experimentar, con razonable certeza, que esto no es absolutamente una ilusión óptica de la perspectiva o engaño.

Los expertos del sector, después de un examen cuidadoso de la película, han descartado en absoluto cualquier técnica de manipulación de las imágenes.

La señal luminosa es única y tan bien colocada en el desarrollo de la ceremonia, que excluye la posibilidad de trucos e ilusiones ópticas.

En este sitio se puede encontrar las evaluaciones de técnicos, la correspondencia que el padre Lino Colosio envió, artículos sobre el tema y diversos videos y ampliaciones que recogen el fenómeno.

No sólo eso, sino que los mismos espectadores próximos a este fenómeno – los concelebrantes – están desconcertados y perplejos, por no decir resistentes a admitir lo que está sucediendo delante de sus ojos y que pueden tocar con sus manos.

Parecen que incluso les molesta lo que sucede.

Ellos no esperaban en absoluto un hecho tan embarazoso que impone en ellos una decisión sobre la problemática.

La decisión es seguir para adelante como si no hubiera pasado nada.

El hecho es que realmente pasó en esa ocasión y en esa fecha. Y especialmente en la consagración de la hostia.

Varias personas en diversas partes de Francia, han grabado en videocasetes de la ceremonia simultáneamente con la transmisión en vivo, y todavía están en posesión de ellos.

Además, la organización católica que es propietaria de los derechos de emisión todavía conserva el original, grabado en sistema PAL.

Pero aun existiendo escenas de levitación muy evidentes, no han tomado la decisión de admitirlo, porque tenían órdenes de no difundir los fotogramas, como puede verse en la correspondencia.

Los análisis muestran que la objeción de que el fenómeno ha sido compilado o producido en laboratorio cae.

El episodio en particular ha sido filmado por una cámara, un espectador objetivo y desinteresado.

Y esta señal coincide, da valor y explicación al contexto de la celebración litúrgica y a la realidad cristiana que proclama el misterio de la fe en cada Eucaristía.

La información de todo fenómeno visible está a disposición, es verificable y puede y debe ser examinada usando métodos científicos, con una mente libre de prejuicios.

Además la significación del hecho es que se ha producido en un entorno que la da la explicación, o sea la existencia real de una liturgia sobrehumana, bajando a la realidad en la iglesia de la tierra en cada misa.

Y se produjo ante la mayor reunión de autoridades de la Iglesia de Francia, avisando que es un signo que no se puede desconocer.

Veamos ahora los pasos que ha dado el mayor investigador de este fenómeno.

   

ENTREVISTA AL PADRE LINO

La Nouva Bussola Quotidiana ha entrevistado al padre Lino Colosio, monje trapense piamontés, que ante la indiferencia general, ha llevado a cabo docenas de investigaciones de este milagro

Escribió a las autoridades para informar del caso y llevó a cabo experiencias técnicas para refutar la acusación de que es una falsificación.

Él refuta que se trate de una ilusión óptica. Imposible.

Las imágenes televisadas en diversos momentos de la ceremonia, muestran que el celebrante se mueve, se balancea, por lo que es posible ver, a través de las dos hostias, una levantada en el aire y la otra unida a la patena, el color de las vestiduras usadas por el celebrante, las manos, la parte blanca del vestido y la pared de fondo.

Además, los primeros planos de la película ofrecen la certeza que esto no es absolutamente ilusión óptica, de la perspectiva o engaño.

Pero hay más: los expertos del sector, después de un examen cuidadoso de la película, han descartado en absoluto cualquier técnica de manipulación de imágenes.

La señal luminosa es única y tan bien colocada en el desarrollo de la ceremonia que excluye la posibilidad de trucos e ilusiones ópticas.

Sin embargo, las reacciones de los concelebrantes son obvias.

Sus caras los muestran como confundidos y perplejos, por no decir contrariados por lo que sucede, que no permite terminar con serenidad la misa.

El padre Lino dice que le escribió a varios eclesiásticos para hacer ver las imágenes al Papa Benedicto XVI, pero lamentablemente la persona encargada de los contactos llegó hasta un monseñor escéptico de la curia que inexplicablemente restó importancia al hecho.

Ahora ha llegado al prefecto Cardenal Sarah y quizás después de dos deácadas algo se mueva.

La grabación del vídeo ha llegado al Vaticano en el 2017 a la atención del prefecto del Culto Divino, cardenal Robert Sarah.

Sarah no ha sido la primera persona de jerarquía en la iglesia en examinarlo, pero su papel como prefecto del Culto Divino podría ser decisivo en la comprensión, incluso teológica sobre este fenómeno.

“El cardenal estaba muy impresionado por esto y dijo que estaba contento el milagro”.

El sitio que sitio que el padre Lino maneja www.ilpanevivo.org habla de la broma Espíritu Santo. ¿Por qué?

De acuerdo con la Iglesia de Oriente y la acción consagradora y transformadora del Espíritu tiene lugar justo en la Epíclesis, o sea en el momento que el celebrante impone las manos sobre las especies.

Mientras que para la teología católica tiene lugar en el momento de las palabras pronunciadas por el sacerdote “Este es…”, refiriéndose tanto al pan como al vino.

Esta levitación del pan que se ofrece es profundamente significativa.

El Espíritu da una señal viva de su poderosa obra de santificación, que hace presente el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús resucitado en el pan y el vino.

Apenas invocado desciende sobre ellos, los transforma, los transubstancia, dejando intacta para nuestra experiencia racional y sensible, las especies eucarísticas.

La misma acción santificadora es operada posteriormente por el Espíritu, transformándonos en lo que recibimos de Él, pero dejando intacta nuestra humanidad.

Dada la diferencia doctrinal sobre el momento de la transformación, se le preguntó al padre Lino si habían estado presentes representantes de las iglesias orientales.

Él contestó que hubo obispos del rito oriental y esto es significativo.

La Virgen Inmaculada ha hecho un gesto de comunión para todos los cristianos, el ecumenismo con la Iglesia ortodoxa y todas las demás Iglesias orientales, demostrando que tienen razón en lo que creen y enseñan, de que el preciso momento en que la transformación – consagración ocurre es en el ofertorio de la celebración de la santa misa.

Algunos a continuación, dieron a conocer que ella apareció en Lourdes como la Inmaculada Concepción.

Aunque muchos ortodoxos prefieren hacer caso omiso de su visita y la presencia de la gracia en ese lugar, ya que confirma un dogma católico que piensan ha sido proclamado innecesariamente.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply