En la comisión “Ruini” del Vaticano que estudió las apariciones de Medjugorje hay consenso.

Se ha informado extraoficialmente que el temperamento de los integrantes es que los primeros 7 días de apariciones son sobrenaturales.

¿Qué sucedió en esos 7 días que los hace tan especiales?
.
Dentro de esos primeros 7 días hay un hecho peculiar: el análisis médico de los videntes y la presencia de uno de los médicos – la Dra. Darinka Glamuzina  – en la aparición del sexto día.

   

LA HISTORIA DE ESTAS APARICIONES Y LOS JUICIOS SOBRE ELLAS

Las apariciones se iniciaron el 24 de junio de 1981, cuando seis niños en Medjugorje, una ciudad en lo que hoy es Bosnia y Herzegovina, afirmaron haber sido testigos de las apariciones de la Virgen María.

De acuerdo con los videntes, las apariciones transmiten un mensaje de paz para el mundo, una llamada a la conversión, la oración y el ayuno, así como ciertos eventos secretos que se deben cumplir en el futuro; los 10 secretos entregados por la Virgen.

En abril de 1991, los obispos de la antigua Yugoslavia determinaron que “sobre la base de la investigación que se ha hecho, no es posible afirmar que hubo apariciones o revelaciones sobrenaturales”.

Técnicamente el status es “no consta su sobrenaturalidad”, que es un juicio suspenso, a diferencia del status “consta su no sobrenaturalidad”, que es un juicio reprobatorio.

Sobre la base de estos hallazgos, la Congregación para la Doctrina de la Fe comunicó en octubre de 2013, que a los clérigos y los fieles “no se les permite participar en reuniones, conferencias o celebraciones públicas durante el cual la credibilidad de tales ‘apariciones’ se tomaría para concedido”.

Pero anteriormente, en el año 2010 Benedicto XVI creó una comisión, presidida por el cardenal Camillo Ruini, para estudiar el tema con más detalle.

Según la información en nuestro poder, el objetivo de esa comisión era prevenir la posibilidad de que el Obispo de Mostar – contrario a las apariciones –, llegara a pasar su juicio de ‘no sabemos si son sobrenaturales’ a ‘sabemos que no son sobrenaturales’.

En enero de 2014, la Comisión completó su estudio sobre los aspectos doctrinales y disciplinarios de las supuestas apariciones, y presentó sus conclusiones a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pero ha trascendido que no se han hallado herejías o errores teológicos.

La congregación aún tiene que presentar su documento final al Papa para una decisión final.

Todo este tiempo ha permitido vislumbrar cual es la política general del Vaticano.
.
En primer lugar, limitar la visibilidad e imagen de los videntes.
.
Y en segundo lugar, tratar  que esta pérdida de credibilidad que la política anterior generaría, no erosione la convocatoria y los frutos del peregrinaje a Medjugorje.

Por eso en febrero de 2017 Francisco nombró al Arzobispo Henryk Hoser de Warszawa-Praga como delegado de la Santa Sede para examinar la situación pastoral en Medjugorje.

El arzobispo polaco debe “sugerir posibles iniciativas pastorales para el futuro” después de adquirir un conocimiento más profundo de la situación pastoral local.

Y la última información que trascendido de la comisión Ruini es que hay mayoría en la comisión para aceptar que los primeros 7 días de las apariciones son sobrenaturales, o sea el status “consta su sobrenaturalidad”.

Sin embargo es difícil que el Vaticano aprueba apariciones en curso, por no se puede esperar una aprobación de la sobrenaturalidad de estas apariciones, ni de un tramo de ellas.

   

LOS 7 PRIMEROS DÍAS

He aquí una lista resumida de los primeros 7 días de las apariciones de Medjugorje

   

Primer día

El 24 de junio de 1981, a eso de las seis de la tarde, en el monte Podbrdo, los niños Ivanka Ivankovic, Mirjana Dragicevic, Vicka Ivankovic, Ivan Dragicevic, Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic vieron una mujer joven increíblemente bella, con un niño pequeño en brazos.

No les dijo nada, pero les indicaba con gestos que podían acercarse.

Tuvieron miedo de acercarse pero pensaron inmediatamente que era la Virgen.

   

Segundo día

El segundo día, el 25 de junio los niños quedaron en encontrarse nuevamente en el mismo lugar donde el día anterior se había aparecido la Virgen.

Ese día no estaban Ivan Ivankovic y Milka Pavlovic y en su lugar vinieron otros dos: Marija Pavlovic y Jakov Colo.

A partir de allí los primeros dos no vieron más a la Virgen, aunque acompañaban al resto con la esperanza de verla.

Ese día, de repente vino un destello de luz y apareció la Virgen, pero sin el niño.

Les hizo gesto con sus manos de que se acercaran, fueron hacia ella, cayeron de rodillas y empezaron a rezar el Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

La Virgen rezaba todo con ellos, menos el Avemaría.

Después de rezar, empezó a hablar con los niños.

A Ivanka le preguntó por su madre, que hacía dos meses que había fallecido.

Y Mirjana le pidió a alguna señal para dar a la gente, para demostrar que no estaban locos ni mentían, como algunos habían dicho.

La Virgen se despidió diciendo: “¡Dios esté con vosotros, mis ángeles!”.

Antes, cuando le preguntaron si la volverían a ver al día siguiente, les contestó asintiendo con la cabeza.

   

Tercer día

El día 26 de junio de 1981, mientras los niños se encontraban aún de camino, una luz destelló por tres veces.

En ese tercer día, la Virgen se apareció todavía más arriba que en los días anteriores.

De golpe, la Virgen desapareció. Pero cuando los niños empezaron a rezar, volvió a acudir.

Estaba alegre y sonriendo serenamente, con una belleza irresistible.

Llevaban agua bendita que algunas mujeres mayores les aconsejaron llevar para asegurarse de que no fuera el demonio.

Vicka la echó en dirección de la visión, diciendo: “Si tú eres nuestra Madre bendita, por favor quédate, y si no, aléjate de nosotros”.

La Virgen sonrió y se quedó con ellos.

Mirjana le preguntó su nombre, y dijo: “Soy la bienaventurada Virgen María”

Luego, bajando del Podbrdo, la Virgen se apareció nuevamente diciendo: “Paz, paz, paz y sólo paz”.

Y Marija pudo ver una cruz detrás y la Virgen dijo: “¡La paz debe reinar entre el hombre y Dios, y entre todos los pueblos!”

   

Cuarto día

El 27 de junio se apareció tres veces a los niños.

Los niños hicieron muchas preguntas que fueron respondidas por la Virgen

Y dijo que trasmitieran a los sacerdotes: “Han de creer firmemente, y han de cuidar la fe del pueblo”

Jakov y Mirjana pidieron una señal, porque la gente había empezado a acusarles de mentir o tomar drogas.

Y la Virgen les respondió: “No tengáis miedo de nada”.

   

Quinto Día

El 28 de junio de se juntaron  grandes multitudes, de todas partes desde muy temprano; unas quince mil personas.

Ese mismo día fray Jozo Zovko, el párroco, interrogó a los niños.

La Virgen nuevamente se apareció a la hora acostumbrada y los niños rezaron con ella.

Ese día, la Virgen acudió varias veces.

Vicka le preguntó: “Mi querida Señora, qué quieres de nosotros, y qué de nuestros sacerdotes”.

La Virgen le contestó: “La gente debe rezar y creer firmemente”.

Y a los sacerdotes, dijo que debían ser fuertes en la fe, y ayudar a los demás a creer firmemente.

Los niños también le preguntaron por qué no se aparecía en la parroquia, para que todo el mundo le pudiese ver.

Y Ella Contestó: “Bienaventurados aquellos que sin haber visto, han creído”.

   

Sexto día

El 29 de junio los niños fueron llevados a Mostar para un reconocimiento médico, en el que se les diagnosticó como “sanos”.

El informe del médico jefe de servicio fue: “No están locos los niños, sino la persona que los ha traído aquí”

El testimonio de la doctora Darinka Glamuzina que los examinó lo publicamos abajo.

La multitud ese día, en la colina de las apariciones, fue mayor que nunca.

La Virgen les exhortó a tener fe diciéndoles: “La gente debe creer firmemente y no tener miedo”.

Un niño llamado Daniel Setka, fue milagrosamente curado de repente.

La Virgen había prometido que ello se haría si los padres rezaran, y ayunaran, y creyeran fuertemente.

   

Séptimo día

El 30 de junio dos chicas jóvenes se llevaron a los niños lejos para retenerlos hasta después que el tiempo usual de la aparición.

Sin embargo en el momento habitual de la aparición, una llamada interior les incitó a salir del coche.

Se pusieron a rezar y la Virgen se acercó hacia ellos desde la dirección del Podbrdo, distante a un kilómetro.

Después de esto, la policía empezó a entorpecer a los niños y la presencia de los peregrinos en el Podbrdo.

Primero a los niños se les prohibió ir y luego a la multitud, pero la Virgen siguió apareciéndoseles en lugares escondidos, en sus casas y en el campo.

De esta forma, los acontecimientos de Medjugorje continuaron hasta el 15 de enero de 1982.

El párroco empezó a acoger a los peregrinos en la iglesia, permitiéndoles rezar el rosario y celebrar la eucaristía.

Los niños también rezaban ahí su rosario y la Virgen se apareció varias veces en la iglesia.

Incluso una vez, al mismo párroco, mientras rezaba el rosario, se le apareció la Virgen.

Inmediatamente interrumpió la oración, y espontáneamente empezó a entonar un canto popular: “Lijepa si, lijepa Djevo Mario” (Oh, qué bella que eres, Santísima Virgen María).

Toda la iglesia pudo darse cuenta que algo fuera de lo corriente ocurría.

Luego declaró que la había visto. Dio testimonio de su apoyo hacia las apariciones y luego fue condenado a prisión.

Desde el 15 de enero de 1982 en adelante, los niños vieron a la Virgen en una estancia lateral de la parroquia debido a los peligros que se presentaban.

Desde abril de 1985 en adelante, los niños dejaron de usar el entorno de la iglesia como lugar de las apariciones debido a la prohibición del obispo diocesano.

Dra. Darinka Glamuzina

   

TESTIMONIO DE LA DOCTORA QUE EXAMINÓ A LOS VIDENTES EL SEXTO DÍA

Este testimonio fue dado por la Doctora Darinka Glamuzina el 6 de octubre de 2015 en el Yellow Hall de Medjugorje

La Dra. Darinka y nació en Ossic, Croacia en 1956.

Tenía casi 23 años cuando fue a la zona como médico.

Es pediatra, neonatóloga, profesora de pediatría en la Universidad de Mostar y trabaja con bebés pequeños en incubadoras.

En ese momento era atea o agnóstica y recibió a los niños en la Clínica de Mostar para un análisis.
.
Y posteriormente fue enviada por el entonces Comité Médico Comunista de Citluk a las apariciones de ese día.

Cuando fue citada en los primeros días para intervenir, ella fue con la idea de exponer el fraude.

Pero fue tal lo que encontró que cambió su vida y se convirtió a un catolicismo activo, rezando varios rosarios diarios, cantando en el coro de la parroquia de Medjugorje, y más como veremos.

Veamos su testimonio.

Yo era una estudiante muy buena y esa primera parte de mi vida, me dediqué sólo al estudio y al conocimiento.

Pensé que era muy inteligente pero no fui nada inteligente.

Me casé y vine aquí de otra parte de la ex Yugoslavia. El área donde yo vivía antes era una parte más desarrollada del país.

Así que cuando llegué aquí, lo encontré muy primitivo y no desarrollado en absoluto.

Me consideraba una persona muy educada y trabajé en una clínica en Citluk.

En esos calurosos días de verano (junio de 1981), el conductor de nuestra ambulancia, que vive en Medjugorje, dijo durante una pausa para el café que algunos niños de Medjugorje vieron a Nuestra Señora.

Como yo era médico y en ese momento era una profunda agnóstica (aunque mis padres eran católicos), el hecho de que algunos niños veían a Nuestra Señora era para mí absurdo, increíble y ridículo.

Pensé que esta “cosa” debería ser detenida tan pronto como fuera posible; que este tipo de histeria en masa debe ser detenido.

Mi primera reunión con los videntes fue cuando nuestro conductor de ambulancia los trajo a nuestra clínica de la unidad psiquiátrica de Mostar.

Nos trajeron a los médicos en la clínica [pediátrica] para que pudiéramos echar un vistazo a los resultados de las pruebas, y así poder juzgar si eran normales o no.

[Eso fue en la mañana del sexto día de las apariciones]

Para mí en ese momento eran sólo eso, niños.

Jakov tenía casi 9 años mientras Vicka era una adolescente muy guapa.

Para mí fue realmente un placer estar con ellos y tener la oportunidad de hacerles algunas preguntas porque eran niños que supuestamente vieron a Nuestra Señora.

Muy pronto comprendí cuál era su nivel de educación, su rutina diaria y los problemas que tenían en la escuela o en la familia.

Los niños estaban dando respuestas muy sinceras y honestas y hablaban de todo.

Entonces entendí que eran niños verdaderos, que eran niños de una aldea, hijos de campesinos y que eran muy honestos y sinceros, muy sinceros.

Pero todavía en la mente de médico, pensé que al hacerles ciertas preguntas, los pondría en contradicción y no podrían salir de ella.

Les pregunté por el modo en que habían visto a Nuestra Señora, cómo se veía, qué tipo de lenguaje estaba hablando, qué tipo de mensaje se les estaba dando.

Entonces entendí que no estábamos hablando de algo no ordinario.

Pero todavía en mi mente yo tenía mucha sospecha y era escéptica.

Ninguna pregunta que planteé los dejó confundidos.

Sus respuestas no estaban en el nivel de su educación.

Entonces entendí que sus respuestas estaban superando el nivel de conocimiento de los niños de esa edad y me puse muy curiosa.

La siguiente reunión, y más significativa, con los videntes tuvo cuando el jefe de la clínica en Citluk me pidió que fuera junto con él para estar presente en el momento de la aparición.

[Esto también sucedió el sexto día]

Era parte de nuestra práctica en ese momento como médicos estar presentes en eventos como accidentes de coche o asistir a alguien muy enfermo.

Era algo loco, extremo y desafiante.

Di mi consentimiento y acompañé al jefe de la clínica a Medjugorje.

Llegamos unas dos horas antes de subir a la colina, a la casa de Vicka.

Vicka, sus padres, toda la familia y todos los que estaban allí en la casa sabían quiénes éramos.

Tienes que entender un poco de la situación política en ese momento en Yugoslavia.

No tenía mucha experiencia política, pero sentía que mi jefe tenía ciertas obligaciones y tareas relacionadas con ese evento.

Le pregunté si tenía alguna obligación de parar todo esto y me dijo que estábamos allí, que éramos un equipo médico, y que simplemente estaríamos callados.

No estábamos interesados ??en otra cosa. Estábamos allí para estar presentes. Sólo para hacer lo que teníamos que hacer, una formalidad.

En primer lugar, me sorprendió ver tanta gente presente en Medjugorje, en la casa de Vicka y todo alrededor.

Ese fue el sexto día de las apariciones, pero creo que miles de personas estaban presentes en Medjugorje. Todo estaba lleno.

Yo estaba observando cuidadosamente a Vicka y a todos los videntes después de eso.

Lo que noté fue que todos en la casa de Vicka llevaban su Rosario y estaban orando.

En un momento, Vicka se levantó y, rápido como el viento se movió y dijo “vamos”.

No había ninguna posibilidad de que alguien la detuviera.

Así que pensé que quizás era bueno que pudiera ir con ella y ver qué pasaba.

Estaba corriendo detrás de Vicka y de repente, de diferentes partes, llegaron al lugar el resto de los videntes, que ahora se conoce como el sitio de la primera aparición de Nuestra Señora.

Yo estaba de pie junto a Vicka y el resto estaban en una línea juntos.

Le pregunté a Vicka si podía estar a su lado. Ella dijo “sí, puedes”.

Ella era la más comunicativa entre ellos y por eso decidí estar a su lado para poder participar en esos eventos y tratar de hacer algo.

Me sorprendí de nuevo cuando en un momento todos se arrodillaron, en un solo segundo y comenzaron a rezar juntos.

Tenía un rosario en mi mano porque me los dieron en la casa de Vicka. En ese momento yo no sabía cómo orar.

Más tarde comprendí que yo era lo extraño ahí, que yo era falsa y que ellos eran la verdad. Pero sólo después lo entendí.

En ese mismo momento, pensé que era al revés, que .lo que estaba sucediendo debería detenerse.

Después de esa larga oración todos se levantaron en un solo segundo.

Porque Vicka y todos ellos estaban diciendo “aquí está, aquí está”.

Yo estaba por supuesto sorprendida y en el choque fuera de la lógica humana.

Estaba mirando lo que estaban haciendo y todos estaban mirando en una dirección, en un punto.
.
Sus rostros irradiaban una luz interior.

Estaban mirando a ese “algo”, estaban encantados y asombrados y yo podía ver eso.

Veo que algo está pasando en sus rostros, algo que supera la lógica humana.

Ese entusiasmo de los niños se extendió alrededor de la gente y toda la parte de la colina estaba en un silencio increíble.

Todos ellos estaban en una especie de estado de bienaventuranza y yo estaba viendo todo lo que sucedía.

Después de eso comencé a explorar e investigar.

Pensé que tenía que involucrarme, tenía que ser parte de esto porque me sentía culpable.

Así que le pregunté a Vicka si podía hacerle algunas preguntas a lo que dicen que ven.

Fue un shock para mí cuando Vicka me dice “Voy a preguntar a Nuestra Señora”.

¿Entiendes la sensibilidad de la comunicación? Ella no me dijo que siguiera adelante y pregunta. Ella dijo: “Voy a preguntar a Nuestra Señora”.

Así que en ese momento comprendí que ella estaba teniendo una relación con alguien, con alguien a quien respetaba.

Entonces ella me dijo “Nuestra Señora dijo que puedes preguntar”.

Así que yo siendo muy inteligente, le pregunto “¿quién es ella?”.

Vicka me responde: “Nuestra Señora dice que ella es la Reina de la Paz”.

La segunda pregunta que quería hacer, y le dije a Vicka que le preguntara “¿por qué aparece aquí? ¿Por qué aquí en Bijakovici en Medjugorje?”.

Pregunté esto porque para mí esta área era la más pobre, la zona más descuidada de la ex Yugoslavia.

Pensé muy lógicamente que si Dios existe, entonces él es poderoso y podría venir a la iglesia de Notre Dame y todos podríamos escucharlo y sabríamos que Dios existe.

Entonces, ¿por qué todo esto está sucediendo aquí en Medjugorje? Esos fueron mis pensamientos en ese momento.

Vicka mira a Nuestra Señora, se vuelve hacia mí y dice: “Nuestra Señora dijo que ella ha venido aquí por la fe fuerte”.

Pensando en los problemas del mundo sobre cómo podemos tener paz en el mundo cuando hay tantas religiones y denominaciones, le digo esto a Vicka.

Y Vicka en su estilo pregunta: “Nuestra Señora, esta mujer te está preguntando aquí ¿Cómo podemos tener paz en el mundo cuando hay tantas religiones?”

Veo que Vicka está esperando. La respuesta está llegando. Le dije a Vicka: “¿qué dijo ella, qué dijo ella?”

“Ella dijo que sólo hay una fe y un solo Dios”.

Luego pensé que sería bueno si pudiera ver “algo, a alguien”, como una persona 3D y tal vez tratar de tocar un poco. Tal vez voy a sentir algo.

Entonces le pregunto a Vicka si puedo tocar a Nuestra Señora.

Vicka pregunta “¿Puede esta mujer tocarte?”.

Ella está esperando la respuesta y ese “algo” le dice a Vicka “Sí, ella puede” y en ese momento el mundo entero estaba girando en mi cabeza.

Me dan permiso y tengo que seguir adelante, pero no veo dónde tocar.

Así que Vicka me está señalando “aquí, aquí, aquí”.

Todavía hay escepticismo en mí, menos de él sin embargo, todavía está allí.

Fui y me arrodillé y traté de tocar con un deseo de sentir algo y en ese momento, me di cuenta de que ese “algo” ya no existía.

Siento que ese “algo” ha desaparecido, pero ninguno de los sentidos que tenemos podría explicar lo que sucedió.

Me vuelvo hacia Vicka y le pregunté “¿Vicka se fue?”.

Y Vicka dijo “sí se ha ido”.

Regresando a la casa y vi que los videntes estaban muy tristes, tal vez incluso un poco asustados.

Entonces, “¿qué dijo Nuestra Señora?” pregunté.

Y entonces Vicka dijo “sí, ella dijo algo, dijo algo”.

Le pregunté qué había dicho.

Dijo que siempre estaba el infiel, el Judas.

¿Pueden imaginar?

En ese momento, en un segundo, comprendí que ese “algo” estaba defendiendo a los videntes de mí.
.
Esa cosa sabía que yo quería descubrir todo como una mentira.

Esa cosa está defendiendo a los niños de mí, una traidora. Estaba devastada.

De esa experiencia me fui completamente transformada.

Algo pasó conmigo y nunca volveré a ser la misma persona.

Llegué a casa y tomé el rosario. Toda la noche no pude dormir, toda la noche estuve rezando “perdóname, perdóname, ten misericordia de mí”, toda la noche.

Yo ni siquiera sabía cómo sostener las cuentas del rosario en mi mano.

Después de esta experiencia había una especie de cadena alrededor de los videntes y acercarme a ellos era muy difícil.

Pero para mí, simplemente no necesitaba nada más.

Yo estaba completamente transformada. Subí la colina como una persona y bajé una completamente diferente.

Incluso pensé que hasta podría tener algunos cambios en mi cuerpo. Estaba mirando mis manos.

Todavía estaba tratando de explicar ese salto cuántico, en mi conciencia.

Todo lo que pasó estaba pasado para mí, era algo del pasado decir que Dios no existe.

Ahora con ojos completamente diferentes podía mirar el mundo y de repente, el mundo parecía el lugar más hermoso.

El hecho de que Dios existe y para mí, entonces hacía todo diferente.

Entonces soy hijo de Dios y si soy hijo de Dios, entonces todos somos hijos de Dios.

Esa transformación comenzó en ese momento y lo que pasó después fue increíble, fue fantástico.

Comencé a ir a misa y empecé a rezar el rosario y a cantar en el coro.
.
Durante 22 años he estado cantando en el coro aquí en Medjugorje y de esta manera estoy con el Señor en la Eucaristía en el momento de la celebración de la Misa.

Mi vida entera se transformó de alguna manera en la celebración.

Durante ese tiempo de formación tuve sueños significativos que no pertenecen al reino de los sueños ordinarios.

Un sueño en particular fue significativo cuando Nuestra Señora me dijo: “¿No me sientes al lado tuyo?”.

Y en ese momento sentí una alegría increíble.

Hay un camino a través de los bosques que tomo todos los días para orar y en ese sueño la Gospa me dijo “baja a tu camino”.

Y en ese sendero me decía “No tengas miedo”. Debajo de eso estaban las palabras en inglés, “ser feliz” y “gracias por haber respondido a mi llamada”.

Si no hubiera estado en la colina no habría creído.

Ahora rezo mucho. Me levanto alrededor de las 4am, rezo quizás 5 rosarios, luego hago ejercicio, luego leo la Oración de la Mañana seguido de una página de la Biblia y luego tomo mi café.

Alrededor del mediodía, si el tiempo lo permite, cierro la puerta de mi despacho y rezo el rosario antes de volver a mis deberes.

Para mí, Medjugorje es el mayor lugar metafísico del mundo. Se produce el cambio de una persona, y sucede en un nivel invisible.

Realmente creo que los videntes son apóstoles contemporáneos a quienes Dios eligió para ser canales para que la humanidad reciba los mensajes.

Son auténticos, espontáneos, normales y buenos seres humanos.

A veces están tan cansados ??que necesitan un descanso, como nosotros en nuestros corazones.

Nosotros tomamos todo el tiempo de ellos y debemos darles algo a cambio.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: