Uno de los fenómenos más fascinantes en la fe católica es la presencia de cuerpos incorruptos de santos.

Que han desafiado a la naturaleza al no descomponerse, en su totalidad o en parte, luego de su muerte.

Mantenidos notablemente conservados por décadas, incluso siglos.

San Padre Pío

Es un misterio porqué los cuerpos de algunos santos se vuelven incorruptibles.
.
Y más aún porqué exudan fragancias olorosas y líquidos sanadores.

Normalmente cuando un cuerpo no se descompone después de la muerte, la mayoría se vuelven rígidos.

Pero los de los santos incorruptibles permanecen completamente flexibles, como si estuvieran durmiendo.

Esto es particularmente cierto con Santa Bernadita, cuyo cuerpo se muestra en una vitrina en el Convento de Nevers en Francia.

Y a pesar de haber muerto hace más de 130 años parece como si estuviera a punto de despertar.

Un médico que quitó una de sus costillas para proporcionar una reliquia descubrió que su cuerpo había permanecido flexible.

La Iglesia no pone énfasis en esta gracia porque puede parecer un negocio macabro para algunos.

Es más, los primeros ejemplos de incorruptibilidad fueron descubiertos por accidente.

Por lo general sucedía cuando un cuerpo estaba siendo transferido de un lugar a otro.

No se espera que el cuerpo de cada santo sea incorruptible, de hecho, es inusual, y nadie sabe por qué algunos cuerpos de santos se conservan y la mayoría no.

A veces se entierran dos cuerpos uno al lado del otro, como fue el caso de los hermanos Santos Jacinta y Fran cisco, los videntes de Fátima, pero sólo uno fue preservado, el cuerpo de Jacinta.

Algunos creen que la piedad de un santo particular es tan notable que impregna todo el cuerpo.

Mientras que otros creen que la descomposición ha sido impedida directamente por Dios, independientemente del grado de piedad.

El primer santo cuyo cuerpo fue encontrado incorrupto fue Santa Cecilia, en el año 822, habiendo sido martirizada en el año 177.

Y en 1599 una exhumación reveló que su cuerpo seguía incorrupto.

A lo largo de los siglos, más de 100 casos de santos cuyos cuerpos han permanecido incorruptibles han salido a la luz.

Hay otras gracias asociadas a la incorruptibilidad de santos.

Santa Inés de Montepulciano, quien murió en 1317, no sólo evidenció su cuerpo incorrupto, sino que un líquido perfumado fluía de sus manos y pies.

De Santa Catalina de Bolonia, que murió en el año 1463, se comprobaron 18 días después milagros en su tumba.

La Iglesia es reacia a aceptar la incorrupción del cuerpo como prueba de la santidad.

Es más, la causa de la beatificación suele estar muy avanzada antes de que se abra la tumba para el reconocimiento de las reliquias.

La incorrupción se ve como un bonus, por lo que la descomposición del cuerpo no proporciona ningún obstáculo a la causa de santidad.

Santa Luisa de Marillac

 

EL PROCESO DE DESCOMPOSICIÓN

Las etapas típicas de descomposición de un cadáver medio son:

1-3 días después de la muerte, los órganos internos comienzan a descomponerse;

3-5 días después de la muerte, el cuerpo comienza a hincharse, y la espuma que contiene la sangre rezuma de la boca y la nariz;

8-10 días después de la muerte, el tono verdoso de la piel se vuelve rojo cuando la sangre comienza a descomponerse;

2-3 semanas después de la muerte, las uñas y los dientes comienzan a caerse;

1 mes después de la muerte, las bacterias del tracto intestinal comienzan a comer los órganos internos, causando que se licuen.

Cuando el proceso de putrefacción está completo sólo queda el esqueleto

El calor puede acelerar este proceso, mientras que el frío puede ralentizarlo, pero no por mucho tiempo.

Los cuerpos conservados que se encuentran se pueden dividir en tres clasificaciones: los preservados deliberadamente, los conservados accidentalmente y los incorruptibles.

Los especímenes de los preservados accidental o naturalmente se encontraron incluso antes de los tiempos del faraón egipcio, cuando se originó el arte del embalsamamiento

Los incorruptibles, sin embargo, han existido sólo desde los primeros días cristianos.

Se han observado casos en otras religiones, pero son casi inexistentes.

Los cuerpos preservados accidentalmente se han mantenido sin corrupción por haber sido enterrados en arena seca, caliente o lava, o haber sido colocados en un área con alta radioactividad.

Pero cuando estos cuerpos se descubren accidentalmente están típicamente descoloridos, arrugados, distorsionados, tienen aspecto esquelético y no tienen elasticidad.

Además, siempre tienen un mal olor y se descomponen rápidamente una vez que las condiciones cambian.

Los cuerpos deliberadamente conservados son aquellos que fueron embalsamados o tratados antes del entierro con la intención de tratar de prevenir la descomposición.

Mientras el aire o la humedad no llegan a estos cuerpos, pueden ser preservados de la decadencia significativa, pero no total.

Son cuerpos que han sido sumergidos en sustancias y sus cavidades rellenadas.

Pero también quedan típicamente descoloridos, arrugados, distorsionados, con aspecto esquelético y no tienen elasticidad.

Los cuerpos Incorruptibles han desconcertado a los científicos hasta el día de hoy.

Estos cuerpos se descubren en muchos ambientes diferentes, incluyendo en aquellos que causan que un cadáver accidental o deliberadamente preservado se descomponga rápidamente.

Ellos permanecen libres de la decadencia independientemente del tipo de entierro, retraso en el entierro, temperatura, humedad, manipulación brusca, transferencia frecuente, etc.

San Juan Leonardi

 

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS COMUNES DE UN CUERPO INCORRUPTIBLE

La mayor parte de ellos fueron hallados como vivos, flexibles y perfumados dulcemente muchos años después de la muerte.

El misterio de sus preservaciones se profundiza aún más por la observación de sangre y aceites en estas reliquias sagradas.

Desde el principio, el fenómeno fue visto popularmente como una prueba tangible de la pureza de un santo.

Por lo tanto, los cuerpos incorruptibles fueron colocados en relicarios suntuosos y expuestos arriba o detrás del altar para que todos los vieran.

Durante la Edad Media, las iglesias que tenían uno de estos santos incorruptibles se hicieron especialmente populares entre los peregrinos.

Pronto se convirtió en costumbre exhumar a todos los candidatos a la beatificación o canonización.

Debido a que el proceso de canonización del Vaticano es muy estricto, estas exhumaciones han sido generalmente testimoniadas con declaraciones juradas por parte de los trabajadores ordinarios, así como de los médicos y religiosos.

El fenómeno es, por lo tanto, uno de los más documentados de todos los supuestos milagros.

Las características sobrenaturales generalmente relacionadas con incorruptibles son:

• ausencia de rigor mortis;

una fragancia agradable persistente que emana del cuerpo, llamado el olor a santidad, no sólo en el momento de la muerte o el entierro, sino muchos años después;

en casos raros una hemorragia mucho tiempo después de la muerte, por las heridas de los estigmas o lesiones sufridas en el martirio;

en algunos casos los cuerpos han estado calientes mucho tiempo después de la muerte;

aún más raro ha sido el suceso de algún tipo de movimiento ritualizado de sus miembros, por ejemplo, dando una bendición o incluso hablando, que no puede ser explicado por la mera contracción de los músculos;

• sueños o visiones han revelado los lugares de enterramiento olvidados de santos incorruptibles;

a veces el descubrimiento ha sido causado por ruidos inusuales o una extraña luz que emana del lugar del entierro;

los cuerpos o sus partes restantes han exudado a veces un fragante aceite conocido como “Aceite de Santos” o “Aceite de Maná de Santos”.

A este líquido, así como a cualquier reliquia relacionada con los santos incorruptibles, como la sangre o la ropa, se atribuyen generalmente grandes poderes de curación.

Otro fenómeno interesante es la incorruptibilidad parcial, donde ciertas partes del cuerpo se descomponen normalmente, mientras que otras partes como el corazón o la lengua permanecen perfectamente libres de descomposición.

Beata Ana María Taigi

 

VENERACIÓN DE LOS CUERPOS INCORRUPTOS

Los cuerpos incorruptos de estos santos son simplemente un testimonio vivo o prueba de la verdad de la religión católica como la única verdadera fe de Dios.

El Concilio de Trento dice:

“Los cuerpos de santos mártires y otros que ahora viven con Cristo, son cuerpos que fueron Sus miembros y templos del Espíritu Santo, que un día serán levantados por Él y hechos gloriosos en vida eterna, deben ser venerados por los fieles; Dios les da a los hombres muchos beneficios a través de ellos”.

En la Escritura leemos que los huesos de Eliseo trajo a un muerto a la vida:

“Eliseo murió y lo enterraron. Había unas bandas moabitas que todos los años incursionaban por el país.

Una vez, unos que estaban enterrando a un hombre, al divisar a una de esas bandas, arrojaron al muerto en la tumba de Eliseo y se fueron.

Y apenas el muerto tocó los huesos de Eliseo, revivió y se puso de pie (2 Reyes 13: 20-21).

Pero debe quedar claro que el poder de las reliquias para hacer milagros no proviene del objeto mismo, sino de Dios, que confirma la fe de la persona sanada por medio de la santidad de sus santos.

 

EJEMPLOS DE CUERPOS INCORRUPTOS

Mencionaremos sólo algunos casos de santos con cuerpos incorruptos.

Santa Bernardita Soubirous

 

SANTA BERNARDITA SOUBIROUS

Es la joven a quien Nuestra Señora de Lourdes apareció en la Gruta de Massabielle.

Su cuerpo incorrupto se conserva en el convento de Nevers, donde falleció de la tuberculosis en 1879.

Como parte de su proceso de santidad, su cuerpo fue exhumado tres veces – en 1909, 1919 y 1925 – en presencia de varios sacerdotes y religiosos, el alcalde y el obispo, todos los que presenciaron el estado de su cuerpo.

Un testigo certificó que

“Cuando se abrió el ataúd, el cuerpo parecía estar completamente intacto e inodoro… no había olor a putrefacción y ninguno de los presentes experimentaba ninguna molestia”

El médico señaló:

La piel ha desaparecido en algunos lugares, pero todavía está presente en la mayoría de las partes del cuerpo

Debido a un tinte negruzco a su piel, una fina máscara de cera fue creada para su cara y manos.

Aun así la cera no explica por qué el proceso regular de putrefacción ha mantenido su cuerpo de descomponerse en esqueleto desnudo después de más de 100 años.

En la tercera exhumación el cuerpo se abrió y los órganos internos se encontraron para ser flexible.

El médico informó,

El hígado era suave y casi normal en su consistencia”

Santa Catalina Labouré

 

SANTA CATALINA LABOURÉ

Su cuerpo incorrupto está en un ataúd de vidrio bajo el altar lateral de la capilla de las Hijas de la Caridad, en el 140 de la Rue de Bac, en París, Francia.

Debajo de uno de los sitios donde apareció Nuestra Señora, quien le dio la misión de propagar la Medalla Milagrosa

Catalina murió el 31 de diciembre de 1876.

Y cuando su cuerpo fue exhumado en 1933, fue encontrado tan fresco como el día en que fue enterrado.

Aunque había estado en la tumba durante cincuenta y siete años, sus ojos seguían siendo muy azules y hermosos.

Y sus brazos y piernas eran tan flexibles como si estuviera dormida.

Los visitantes pueden mirar a través del ataúd de cristal sus llamativos ojos azules, abiertos, mientras sus manos (reconstrucciones) en actitud de oración.

San Charbel

 

SAN CHARBEL MAKHLOUF

Era un monje maronita del Líbano que murió en 1898.

En su vida, él parecía insignificante excepto por su devoción tranquila e intensa.

Después de su muerte, durante 45 noches, luces extrañas aparecieron sobre su tumba.

Debido a que 45 días era la longitud tradicional de tiempo para la descomposición de un cuerpo en aquel momento, las autoridades monásticas pidieron su exhumación.

Su cuerpo se encontraba perfectamente fresco, a pesar de que las recientes lluvias habían reducido el cementerio a un lodazal y el cuerpo fue encontrado flotando en una piscina fangosa.

El cuerpo de Charbel fue recubierto y trasladado a un ataúd de madera, pero un extraño “aceite” seguía exudándose de su cuerpo.

Tanto que la ropa tenía que ser cambiada dos veces por semana.

En 1927 – 29 años después de su muerte – su cuerpo aún incorrupto fue examinado y encontrado totalmente flexible.

Fue entonces re-enterrado en un nicho en la antigua iglesia de la abadía.

Peregrinos al santuario en 1950 notaron el líquido que se filtraba de la tumba y el ataúd fue abierto otra vez.

Después de 52 años, los médicos confirmaron que el cuerpo todavía exudaba sudor y sangre.

Su cuerpo incorruptible fue encontrado húmedo, flexible, y con un aroma dulce que muchos dicen que huele a rosas u otras flores.

Después de la exhumación del cuerpo en 1950, en un período de 2 años, se documentaron más de 1200 milagros.

Luego de su canonización en 1977, en enero de 1993, una mujer parcialmente paralizada de cincuenta y seis años llamada Nohed El Shami vio a dos monjes maronitas de pie junto a su cama.

Le realizaron una cirugía en su cuello y cuando se despertó encontró dos heridas en su cuello.

Ella quedó completamente curada y capaz de caminar de nuevo.

A uno de los monjes ella lo identificó como San Charbel.

 

PAPA SAN PÍO X

Fue el 257º Papa Católico, ocupando su cargo desde 1903 a 1914.

Falleció el 20 de agosto de 1914 y fue enterrado en la cripta bajo la Basílica de San Pedro.

El 19 de mayo de 1944 el ataúd del Papa Pío X fue exhumado y llevado a la Capilla del Santo Crucifijo de la Basílica de San Pedro para el examen canónico.

Al abrir el ataúd, los examinadores encontraron el cuerpo del Papa Pío X preservado, a pesar de que había muerto 30 años antes y había expresado el deseo que no fuera embalsamado.

Después de su beatificación, el 17 de febrero de 1952, el cuerpo del Papa Pío X fue trasladado de su tumba a la basílica del Vaticano y colocado bajo el altar de la capilla de la Presentación.

El cuerpo del pontífice se encuentra dentro de un sarcófago de vidrio para que los fieles lo vean.

Venerable Maria de Agreda

 

BEATO ANTONIO DE STRONCONE

Es poco conocido. Murió el 7 de febrero de 1471, en el octogésimo año de su vida y su sesenta y ocho como religioso.

Fue enterrado en una fosa común bajo el piso del santuario de la iglesia en San Damiano.

Un año después de su muerte, sin embargo, una llama estalló, ardiendo brillantemente en el suelo, que reconocieron como un signo del cielo.

Al levantar el suelo se reveló el cuerpo incorrupto que exhalaba un dulce perfume.

Su cuerpo fue removido de la bóveda común para enterrarla en una tumba separada.

Ésta era sólo la primera de tales señales; muchas otras siguieron a modo de extraordinarias respuestas a la oración, la restauración de la salud a los enfermos, y numerosas otras gracias.

El cuerpo fue examinado de nuevo en 1599, y luego colocado en una urna de cristal.

Después de ese tiempo se notó una nueva maravilla, ya que se oían voces distintas procedentes de la urna, poco antes de la muerte de un miembro de la comunidad.

Esto fue escuchado por muchas personas.

En 1649 una mujer poseída por el diablo fue traída ante la tumba.

El cuerpo del beato Anthony, que estaba reclinado, se sentó, con una mano levantada sobre la otra.

El cuerpo, aunque flexible, permanece hoy en esta posición.

Relicario con la lengua de San Antonio de Padua

 

LA LENGUA INCORRUPTA DE SAN ANTONIO DE PADUA

Cuando murió, el 13 de junio de 1231, su cuerpo fue enterrado en la pequeña iglesia franciscana de Santa María en Padua.

Hacia 1263 (sólo 32 años después de su muerte), se había construido una gran basílica para que sus reliquias pudieran colocarse debajo del altar mayor.

Cuando se abrió la cripta, encontraron que el cuerpo del santo se había reducido a polvo y huesos, pero su lengua estaba intacta y viva.

Esto fue tomado una señal de Dios confirmando los ardientes dones de predicación y enseñanza que San Antonio había disfrutado en la tierra.

San Buenaventura, que estaba presente como ministro general de los hermanos menores, tomó la lengua reverentemente en sus manos y exclamó:

“¡Oh, bendita lengua, que siempre ha bendecido a Dios y ha hecho que otros lo bendigan, ahora parece evidente cuán grandes fueron tus méritos ante Dios!”

La lengua de San Antonio fue colocada en un relicario especial, y todavía se puede ver hoy en una capilla separada en el lado de la epístola de la basílica.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: