Desde los primeros cristianos, la Iglesia ha tenido consideración especial por la pasión y la muerte de Jesús.

Al punto que el Viernes Santo, que recuerda la crucifixión y muerte del Señor, es una de las dos fiestas centrales del catolicismo. (La otra es el nacimiento de Jesús).

Y alrededor de la Pasión se han desarrollado varias devociones.

Entre ellas Las Siete Palabras de Jesucristo en la Cruz, El Reloj de la Pasión de Jesús y Las Horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Es tan intensa la fuerza de ese episodio para los católicos que soslaya los otros dolores que sufrió y sufre Jesús.

Pareciera como que los episodios de la Pasión de Nuestro Señor se “tragaron” a todos los demás dolores.

Sin embargo hay un par de devociones poco conocidas que se refieren a los Dolores de Jesús en general.

Estas tratan los dolores de Jesús de la misma forma que devociones muy populares que recuerdan los Dolores de María, como Coronilla de los Siete Dolores de María, Revelada a Santa Brígida y la Coronilla Servita de los Siete Dolores de María.

Y también de San José: Devoción en honor de los dolores y gozos de San José.

Estas devociones sobre los dolores en la vida y el ministerio de Jesús nos ponen más cerca del Jesús total y no sólo de los episodios de Jueves y Viernes Santo.

Acá traemos dos devociones sobre tales dolores, que funcionan con método de Coronilla de 7 Dolores.

 

CORONILLA DE LOS 7 DOLORES DE JESÚS

 

1 – NO HAY LUGAR DONDE PONER SU CABEZA

En Lucas 9:58, alguien proclama su deseo de ser seguidor de Jesús.

Jesús responde:

“Los zorros tienen madrigueras y las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde descansar la cabeza“.

Este sentido de la falta de hogar impregna los evangelios.

Piensa por un momento: ¿dónde está exactamente la base de operaciones de Jesús?

Él realmente no tiene ninguna.

Él está constantemente en movimiento con Sus discípulos, contando con la hospitalidad de familias y otros.

Si hay algún centro geográfico para Su ministerio es Jerusalén, donde Él es crucificado.

Para nosotros, la falta de vivienda de Jesús tiene tres meditaciones.

En primer lugar, vivimos en una sociedad donde cada vez es más difícil tener un sentido de pertenencia, debido al creciente aislamiento tecnológico y a una “cultura del narcisismo”.

Segundo, como cristianos siempre estamos llamados a ser peregrinos, nunca demasiado apegados a nuestro hogar terrenal, siempre en un viaje al cielo.

Tercero, la propia falta de hogar de Cristo debe inculcar en nosotros un compromiso renovado para consolar a aquellos que están físicamente sin hogar en nuestra sociedad.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

2 – NINGÚN HONOR EN SU HOGAR

En un momento de su ministerio, Jesús es rechazado por su ciudad natal de Nazaret.

Si hay un lugar donde un profeta es despreciado, es en su tierra, entre su parentela y en su propia familia”, observa Jesús en Marcos 6:4.

El rechazo de Jesús tiene una relevancia especial para nosotros hoy, ya que muchos fieles católicos están enfrentando el creciente ostracismo de la llamada sociedad aceptable.

En gran medida debido a la voz profética de la Iglesia a raíz de los pecados sobre la vida y la moral sexual.

En los últimos tiempos hemos visto que los cristianos fieles están experimentando cada vez más conflictos dentro de su familia.

Evidenciando lo que le dijo Nuestra Señora que la última gran embestida en curso de satanás es contra la familia.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

3 – JESÚS LLORÓ

La Escritura registra que semanas antes de ir a la cruz Jesús lloró dos veces.

La primera vez ocurrió en Betania cuando se encontraba en la tumba de Lázaro junto con sus hermanas, María y Marta. Aparece en Juan 11: 34-35.

Jesús acaba de enterarse de la muerte de su amigo Lázaro.

“y dijo:¿Dónde lo has puesto? Ellos le dijeron: Señor, ven y mira. Y Jesús lloró”.

Esta reacción es aún más sorprendente porque Jesús va y levanta a Lázaro de entre los muertos.

Pero Él se permitió experimentar la pena humana primero.

Jesús lloró también el domingo de Ramos mientras realizaba Su entrada mesiánica a Jerusalén.

Esta vez, Sus lágrimas no fueron discretas.

Lucas 19:41 nos dice que Él se lamentó de la misma forma que María lo había hecho en la tumba de Lázaro.

Dios nos salva, pero no necesariamente evita nuestras penas.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

4 – LAMENTO SOBRE JERUSALÉN (IMPENITENCIA DE LA SOCIEDAD)

“Jerusalén, Jerusalén, tú que matas a los profetas y apedreas a los que te han enviado, cuántas veces anhelé reunir a tus hijos, como la gallina recoge sus crías bajo sus alas, pero no quisiste“, dice Jesús en Lucas 13:34.

La impenitencia y la infidelidad de nuestra sociedad es sin duda una causa de lamento entre los cristianos.

Esto es hoy un dolor que sentimos los cristianos hoy con mucha intensidad.

Porque tarde o temprano, si nos mantenemos fieles a la doctrina de los apóstoles, la sociedad no va a tolerar que la expresemos.

Una muestra de ello es que en algunos países ya es penable judicialmente leer en público ciertos pasajes de la Biblia, porque son considerados un discurso de odio.

Por ejemplo los que hablan que los afeminados no irán al cielo, como Galatas 5:19, 1 Corintios 6:9, Apocalipsis 21:8.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

5 – LA AGONÍA DE JESÚS EN GETSEMANÍ

La agonía de Jesús en el Jardín de Getsemaní está en la cima de sus penas (Lucas 22: 39-46).

En la cruz tomó todo el peso del pecado y el sufrimiento del hombre como resultado de la Caída.

Fue en Getsemaní que todo el temor de este acontecimiento llenó a Jesús.

Su respuesta es instructiva para nosotros cuando nos enfrentamos a cualquier tipo de lucha existencial.

Primero, Jesús ora para que no se haga Su voluntad sino que se haga la voluntad del Padre.

Para nosotros esto tiene un significado doble.

Cualquiera que sea el dolor que experimentemos es parte del plan de Dios, Su voluntad para nuestras vidas.

Aceptar esto es esencial para soportar todo lo que puede estar pasando.

Y luego, para aquellos de nosotros que luchamos con cualquier tipo de pecado o tentación, debemos orar por la curación de nuestra voluntad, para que esté alineada con Su voluntad y no con nuestros deseos egoístas.

En segundo lugar, en Getsemaní Jesús ora.

Él ora a través de la pena y el dolor que Él está experimentando.

No se cierra en sí mismo sino va a Su Padre Dios.

Tercero, Jesús está en una agonía tan profunda que Dios envía un ángel para consolarlo, según el relato de Lucas.

Jesús también pide a los discípulos que permanezcan con Él.

Lo que se transformado en la base tradicional para pasar una Hora Santa en la Adoración Eucarística.

Esto sugiere un nuevo enfoque para tratar con lo que nos aflige.

No debemos tener miedo de buscar consuelo de los demás.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

6 – LA TRAICIÓN CON UN BESO

Es sorprendente que la agonía sea seguida inmediatamente por la traición de Judas.

La traición es un tipo profundo y penetrante de dolor que viene cuando alguien que antes era un amigo íntimo se vuelve contra ti.

Como dice Jesús: “Judas, ¿estás traicionando al Hijo del Hombre con un beso? (Lucas 22:48 .

Jesús continuará experimentando cada vez más traiciones por parte de su propio pueblo.

Primero, sus discípulos huyen después de Getsemaní.

Su abandono es llevado a lo más íntimo por la traición de Pedro, que Jesús le testifica personalmente (Lucas 22:61).

Luego, los principales sacerdotes y los ancianos lo rechazan.

Entonces la multitud de judíos – la nación de Israel – elige liberar a un delincuente y clama por su crucifixión.

Y luego el juicio de todo el Imperio Romano cuando Jesús es crucificado bajo su autoridad.

Toda relación humana que Jesús experimentó se rompe: primero la de los amigos y seguidores.

A continuación, los lazos de nacionalidad se cortan.

Y Su pertenencia a la comunidad social y política más amplia de Israel y Roma se termina por Su ejecución.

Al final, Jesús incluso pierde a su propia madre debido a su muerte. Esto se indica en la escena en la que Él confía a María a Juan.

Recordemos los principios bíblicos que “por Sus heridas fuimos sanados” (1 Pedro 2:24, Isaías 53: 5).

Lo que fue roto en el cuerpo, la mente y la vida de Jesús, es sanado en el nuestro.

Por lo tanto, no hay relación que Jesús no pueda sanar porque todo tipo de relación se rompió en Su vida.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

7 – ABANDONO EN LA CRUZ

Getsemaní no quiebra a Jesús.

Él está verdaderamente ‘quebrado’ en la cruz, pero nunca dejando de ser Dios o perdiendo la plenitud o inocencia de Su humanidad.

En cuanto a su angustia interior, el momento decisivo es cuando clama a Dios Padre, preguntando por qué ha sido abandonado (véase Mateo 27:46).

Sentirse abandonado por Dios cuando uno lo ha conocido es ciertamente el peor tormento espiritual imaginable.

Muchos de nosotros hemos experimentado esto hasta cierto punto como resultado del pecado o la sequedad en nuestras devociones o una avalancha de dudas.

Jesús también ha estado aquí.

Él es Emmanuel, Dios con nosotros, incluso en aquellos tiempos de aparentemente abandono divino.

En la cruz, Jesús experimentó el nivel más profundo de dolor interior imaginable.

Esto significa que no hay dolor que podamos sufrir que esté más allá del alcance de Jesús.

Y si no podemos sentir Su toque, si la luz de la fe parece vacilar, si hemos pasado nuestro punto de ruptura, si no podemos orar de la manera habitual, simplemente clamemos a Dios.

Recitamos Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

 

CORONILLA DE DOLORES DE JESÚS EUCARISTÍA

Dogmáticamente, la Iglesia ha pronunciado poco o casi nada sobre el sufrimiento de Dios y el sufrimiento de Cristo después de su resurrección.

Sin embargo, la Iglesia ha permitido tradicionalmente que sus reconocidos santos y místicos presencien ese misterio.

Esta devoción está fundamentada en citas tomadas de Divina Misericordia en Mi Alma: El Diario de Santa Faustina Kowalska.

 

1 – Jesús, que vive y espera diariamente en el Tabernáculo, está siendo olvidado y abandonado por la gran mayoría de la humanidad, incluidos los cristianos, por quienes ha venido

Jesús le dijo a la Hermana Faustina:

“Mi Corazón rebosa de gran misericordia para las almas, y especialmente para los pobres pecadores

Por quienes habito en el tabernáculo como Rey de Misericordia.

Deseo otorgar Mis gracias sobre las almas, pero ellos no quieren aceptar.

¡Oh, qué indiferentes son las almas a tanta bondad, a tantas pruebas de amor!

Mi Corazón solo bebe de la ingratitud y el olvido de las almas que viven en el mundo.

Tienen tiempo para todo, pero no tienen tiempo para venir a Mi por gracias” (#367)

“Mira, he dejado mi trono celestial para unirme con ustedes” (#1810)

“A cambio de Mis bendiciones, obtengo ingratitud.

A cambio de Mi amor, obtengo olvido e indiferencia.

Mi Corazón no puede soportar esto” (#1537)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

2 – Jesús en la Sagrada Eucaristía está siendo recibido con gran prisa, indiferencia y tibieza de corazón por innumerables almas

El Señor dijo:

“Pero quiero decirles que la vida eterna debe comenzar ya aquí en la tierra a través de la Sagrada Comunión.

Cada Sagrada Comunión los hace más capaces de comunicarse con Dios por toda la eternidad” (³1811)

“Me duele mucho cuando las almas religiosas reciben el sacramento del amor meramente por costumbre, como si no distinguieran este alimento.

No encuentro fe ni amor en sus corazones.

Acudo a tales almas con gran renuencia.

Sería mejor si no me recibieran” (#1288)

Sabes, hija Mía, que me causaste más dolor al no unirte a Mí en la Sagrada Comunión que por esa pequeña transgresión”. (#612)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

3 – Jesús está dolorosamente herido por nuestra ingratitud e infidelidad

Jesús le dijo a Sor Faustina:

La ingratitud a cambio de tantas gracias es la comida constante de Mi Corazón…

Su amor es tibio, y Mi Corazón no puede oírlo, estas almas Me obligan a rechazarlas…

Esta desconfianza de Mi bondad Me duele mucho

Usan Mis gracias para ofenderme” (#580)

La infidelidad de un alma especialmente elegida por Mí hiere muy dolorosamente a Mi Corazón.

Tales infidelidades son espadas que atraviesan Mi Corazón” (#367)

Sin embargo, “me comunico con tu alma de una manera tan íntima porque no robas Mis dones, y es por eso que derramo todas estas gracias sobre tu alma… No las acumularás para ti” (#1069)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

4 – La presencia real de Jesús en la Sagrada Eucaristía está siendo negada racionalmente tanto por los no cristianos como por los cristianos

Jesús gimió:

“¡Oh, cuán doloroso es para Mí que las almas rara vez se unan a Mí en la Sagrada Comunión!

Espero a las almas, y ellas son indiferentes hacia Mí.

Las amo con ternura y sinceridad, y ellas desconfían de Mí.

Quiero prodigar Mis gracias sobre ellos, y ellos no quieren aceptarlos.

Me tratan como a un objeto muerto, mientras que Mi Corazón está lleno de amor y misericordia” (#1447)

“¡Oh, qué triste estoy de que las almas no reconozcan el Amor!

Me tratan como a un objeto muerto” (#1385)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

5 – Jesús en la Sagrada Eucaristía está siendo recibido en pecados veniales y mortales por muchas almas elegidas

Jesús dijo:

“Estoy más profundamente herido por las pequeñas imperfecciones de las almas elegidas, que por los pecados de los que viven en el mundo” (#580)

“Los grandes pecados del mundo son heridas superficiales en Mi Corazón, pero los pecados de un alma elegida atraviesan Mi Corazón de principio a fin” (#1702)

“Hija mía, quiero descansar en tu corazón, porque muchas almas me han echado de su corazón hoy.

He experimentado el dolor hasta la muerte” (#886)

“Hija mía, sé sin lugar a dudas, y de una vez por todas, que solo el pecado mortal me saca de un alma, y ??nada más” (#1181)

“Yo [Sor Faustina] sentía dentro de mi alma, un gran disgusto por el pecado” (#866)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

6 – Jesús es indeciblemente maltratado por nosotros

Almas sin amor y sin devoción, almas llenas de egoísmo y amor propio, almas llenas de orgullo y arrogancia, almas llenas de engaño e hipocresía…

No hay ni penitencia ni expiación.

¡Oh corazón, que me recibió en la mañana y al mediodía.

Todos están ardiendo en odio contra Mí, odio de todo tipo! ¡Oh corazón… elegido por Mí, ¿fuiste escogido para esto, para darme más dolor?” (#1702)

Jesús me dio a conocer en detalle la gravedad de la malicia de estas almas ingratas: Mira, esta es una tortura mayor que Mi muerte” (#445)

Oración después de cada pena: ¡Oh, santísimo sacramento, toda alabanza y acción de gracias, a ti Nuestro Señor!

 

7 – Jesús eucarístico ve almas invaluables que perecen en los pecados y en el infierno

Hay almas que desprecian Mis gracias y todas las pruebas de Mi amor.

No desean escuchar Mi llamado, sino que proceden al abismo del infierno.

La pérdida de estas almas me sumerge en un dolor mortal.

Aunque soy Dios, No puedo ayudar a tal alma porque Me desprecia; teniendo un libre albedrío, puede despreciarme o amarme.

Tú, que eres el dispensadora de Mi misericordia, habla a todo el mundo acerca de Mi bien, y así consolarás Mi Corazón” (#580)

“¡Oh, si los pecadores conocieran Mi misericordia, no perecerían en tan gran número!

Diles a las almas pecaminosas que no tengan miedo de acercarte a Mí, háblales de Mi gran misericordia” (#1396)

“La pérdida de cada alma me sumerge en la tristeza mortal…

La oración que más me agrada es la oración por la conversión de los pecadores.

Quiero que la adoración tenga lugar… con la intención de implorar misericordia para el mundo” (#1397)

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: