La predicación cristiana actual nos muestra a Jesús como un predicador suave e inclusivo.

Es más ideología que un análisis de lo que se desprende de los evangelios.

Y de lo que ha sido revelado a videntes por María.

Una reconstrucción fidedigna nos muestra un Jesús fuerte y demandante, y para nada tímido.

Un predicador que sabía alternar entre la suavidad en el trato y las exigencias a su público, sin preocuparse de hacerles concesiones para atraerlo.

No rebajaba su planteo para ser atractivo y le escucharan.

De acuerdo a la lectura de las escrituras y las visiones de místicos las podemos hacernos una idea clara de cómo era Jesucristo.

A muchos sorprenderá porque no es la forma más común en que se lo representa desde los púlpitos.

sandalias de jesus

 

CÓMO ERA JESÚS EN SU JUVENTUD

En su juventud, así fue como la Santísima Madre lo describió.

Como dice el Evangelio, mi Hijo estaba sujeto a Sus padres, y actuaba como otros niños hasta que creció.

Nada impuro lo tocó jamás, ni el menor desorden jamás visto fue Su cabello.

Cuando creció, estaba constantemente en oración.

Sus facciones y Sus palabras eran tan maravillosas y tan agradables que muchas personas cuando tenían problemas solían decir: ‘Vamos al Hijo de María, Él nos consolará’. 

A medida que creció en edad, Él trabajaba con Sus manos.

Y hablaba con nosotros tan inspiradoramente acerca de Dios, que continuamente nos llenaba de una alegría indescriptible.

Y cuando teníamos miedo, por la pobreza y otros problemas, Él no nos produjo ni oro ni plata, sino que nos instó a ser pacientes, y estuvimos maravillosamente protegidos. 

Lo que necesitábamos a veces nos lo daban personas compasivas y devotas.

Y a veces provenía de nuestro trabajo

De modo que tuviéramos lo que necesitábamos para vivir, pero nada superfluo, porque solo buscábamos servir a Dios.

En casa, con amigos que nos visitaban, hablaba con familiaridad sobre la Ley de Dios y sus significados y tipos.

Él disputaba abiertamente con hombres cultos, de modo que quedaban atónitos y solían decir: el Hijo de José instruye a los escribas; ¡hay un gran espíritu en él!

 

CÓMO ERA FÍSICAMENTE JESÚS

Luego de cuatro años transcurridos de la muerte de San José dio comienzo del ministerio público de Cristo, y así fue como se veía Jesucristo según la Santísima Virgen.

No puedes ver a mi Hijo como Él está en el cielo, pero déjame que te describa su apariencia física como lo fue en el mundo.

Cuando tenía 20 años, alcanzó su pleno crecimiento en estatura varonil y fortaleza. 

Él no tenía carne superflua. Sus músculos estaban bien desarrollados. Y Él estaba construido poderosamente. 

Su cabello, cejas y barba eran de color marrón claro. Su barba medía el ancho de una mano.

Su frente no era prominente sino recta y erecta.

Su nariz estaba bien proporcionada, ni grande ni pequeña.

Sus ojos eran tan claros y puros que incluso sus enemigos disfrutaban mirándolo.

Sus labios no eran gruesos, sino de un rojo claro.

Su barbilla era agradable y finamente proporcionada.

Sus mejillas estaban moderadamente llenas, y su tez era de un blanco claro mezclado con rojo fresco.

Él se mantenía recto y erguido, y no había una mancha en todo su cuerpo.

 

UNA PERSONA CON GRAN VIGOR FÍSICO Y RESISTENCIA

Una mera consulta del mapa revela un enorme y diverso terreno donde Jesús, su familia y sus apóstoles andaban rutinariamente.

Cada año, Jesús viajaba a pie aproximadamente a 120 kilómetros hacia el sur de Jerusalén y luego de regreso.

Sus viajes diarios lo llevaron por toda Galilea y hasta 55 kilómetros hacia el norte (Tiro, Sidón, Cesárea de Filipos).

El terreno en la zona era difícil, accidentado (incluso montañoso) alternando entre tierras fértiles y desiertos.

Jesús subió las colinas alrededor del mar de Galilea y montañas tan altas como Tabor.

Él, Su familia y Sus seguidores a menudo caminaban en largos viajes de muchos días.

Los viajes podían ser peligrosos porque los bandoleros y los ladrones esperaban los momentos oportunos.

La disponibilidad de alojamiento era impredecible y muchas noches tenían que pasar a la intemperie.

En Su último viaje a Jerusalén, Jesús tomó la ruta del desierto que pasaba por Jericó.

Es un desierto que desciende más de 250 metros bajo el nivel del mar.

Su subida a Jerusalén (más de 750 metros sobre el nivel del mar) era más de 950 metros para arriba.

A pesar de este difícil viaje, fue invitado esa noche a la casa de Marta y María, donde fue ungido por María con un costoso nardo.

La mayoría de los modernos saben poco de tal vigor y resistencia.

Muchos de nosotros acabamos faltos de aliento por una mera colina.

La idea de caminar 100 kilometros parecería casi imposible para nosotros.

Aquellos que hoy van a Tierra Santa y siguen los caminos de Jesús usualmente lo hacen en autobuses con aire acondicionado y se quejan de las empinadas colinas que se deben trepar a pie en Nazaret, Ein Karem y Jerusalén.

Las de aquellas épocas eran personas robustas, no las figuras delgadas que los artistas modernos representan a menudo.

No significa sólo que fueran muy musculosos, sino que estaban acostumbrados al duro trabajo físico, a las largas caminatas y al tipo de dificultades que desalentarían a muchos de nosotros.

 

LA GENTE SABÍA QUE EL MESÍAS HABÍA VENIDO CUANDO CONOCÍAN A JESÚS

Los videntes han recibido de María que después de cumplir 27 años, Jesús comenzó a mezclarse más con los hombres y a irse de viaje. 

Pasaba las noches orando en las colinas de Galilea. 

Cuando regresaba después de dos o tres días sin descanso ni alimento, le daba la mano a su madre y la saludaba con gran afecto, pero también con gran moderación.

Él le contaba acerca de las bendiciones escondidas que habían sido comunicadas a muchas almas.

En su apariencia, Jesús mostraba tanta belleza, gracia, paz, bondad y gentileza, y su manera de hablar era tan vívida y fuerte, que con la ayuda de la gracia divina muchas personas decidieron abandonar sus formas de vida pecaminosa.

Y así llegaban a ser capaces de creer que el Mesías ya había comenzado Su reinado.

Además, por lo general, acompañado por María, Jesús visitaba a los enfermos y afligidos, especialmente entre los pobres.

Él restauraba la salud del cuerpo a muchos y ayudaba a los moribundos, dándoles una verdadera paz mental. 

María hacía lo mismo, particularmente entre las mujeres.

Además los evangelios nos muestran que Jesús era un predicador fuerte y nada tímido.

jesus y discipulos sermon del monte fondo

 

UN PREDICADOR RUIDOSO Y DESAFIANTE

En aquellos días no había micrófonos ni amplificación de ningún tipo.

Los predicadores de ese tiempo no usaban un tono suave y sugerente, no podían.
.
Tenían que gritar su mensaje.

Incluso en el interior de sus casas, era necesario un tono elevado porque las habitaciones atestadas amortiguaban el sonido.

Jesús predicaba a menudo al aire libre, a veces a multitudes de miles.

Considera de nuevo su resistencia y que tales sermones eran más un grito que un mero discurso o exhortación.

Esto probablemente sería un desafío para nosotros quienes estamos acostumbrados a la calidad más discursiva de la predicación en los últimos cien años.

Trata de hablar para una multitud enorme y sin micrófono y verás que tu discurso sale áspero, como enojado, duro.

Otra nota sorprendente sobre la predicación de Jesús es que predicó mientras estaba sentado, lo que le quita potencia a la voz.

El texto sagrado afirma esta tradición en muchos lugares.

Todos los antiguos rabinos predicaban mientras estaban sentados, era un signo de autoridad.

jesus y las redes de pedro fondo

 

CON UNA POSTURA INTRANSIGENTE

Jesús estaba en el modo de los profetas, y los profetas nunca eran los que decían cosas suaves, eran comprometidos y no eran vagos.

Cualquier análisis del verdadero mensaje de Jesús (no la versión moderna selectiva y filtrada) demuestra que Él hizo demandas fuertes e intransigentes a cualquiera que fuera Su discípulo.

Debemos arrepentirnos y creer en Su Evangelio.

Debemos aceptar claramente que Él es la única luz, la única verdad, y el único Hijo del Padre.

No debemos amar a nadie y nada más que a Él. Esto incluye nuestra propia familia, así como las cosas más esenciales para nuestra supervivencia física, como la carrera y el sustento.

Si no hacemos esto, entonces no somos dignos de Él.

Debemos tomar nuestra cruz todos los días.

Debemos estar dispuestos a sufrir hasta la muerte por Él y lo que Él enseña.

No es suficiente amar al prójimo; debemos amar a nuestro enemigo.

No es suficiente evitar el adulterio; debemos tener una pureza sexual completa que excluya todas las formas de actividad sexual fuera del matrimonio bíblico, incluso los pensamientos impuros.

Debemos perdonar a otros que nos hayan herido o el Padre no nos perdonará.

Una y otra vez, el verdadero Jesús advirtió del infierno y la necesidad de ser sobrios y serios sobre el juicio.

Pero Jesús no era un predicador enojado.

Jesús, que nos ama, advirtió que muchos serían incapaces o no querrían entrar al cielo en sus términos.

Pocos tomarían el estrecho camino de la cruz. No todos los que dicen: “¡Señor! Señor” entrarán en el cielo, sino sólo aquellos que hacen la voluntad del Padre.

Muchos oirán de Él: “Yo no te conozco. No sé de dónde has venido. Apártate de mí”.

No hay compromiso, no hay tercer camino. No podemos servir a dos amos, Dios y Mamón.

Un amigo del mundo es un enemigo de Dios.

Dijo que nadie que pone la mano en el arado y sigue mirando hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

A nuestras excusas y súplicas diría: “Que los muertos entierren a sus muertos, pero vayan y anuncien el Reino”.

Hay poco que podemos llamar gentil o suave en la corriente principal de la predicación de Jesús.

Él invitó a Sus discípulos a descubrirlo como el verdadero pastor, el verdadero amante de nuestras almas, que nos puede dar el verdadero Pan del que tenemos hambre y el agua duradera para saciar nuestra sed.

Él quiere que llevemos nuestra cruz, no reclinados en nuestro sofá.

Jesús sanó a muchos, pero insistió en que la fe debía se operativa antes de realizar milagros.

El plan de Jesús para nosotros implica una profunda paradoja; Él desafía nuestras expectativas.

No se disculpa por ofender nuestras ideas.

Declaró que si alguien se avergonzaba de Él y de Sus enseñanzas, entonces Él se avergonzaría de esa persona en el Día del Juicio.

No hay compromiso con la sabiduría del mundo.

Todo esto, aunque registrado claramente y consistentemente en el registro bíblico, es convenientemente olvidado por la mayoría de las personas posmodernas que prefieren matices y / o eufemismos.

Prefieren un tono sugerente y atractivo.

Pero Jesús, como los profetas, combinó un juicio abrasador sobre los caminos mundanos junto con una insistencia intransigente de que elijamos su lado.

jesus en el desierto

 

DEMOSTRABA SU URGENCIA

Jesús tenía una determinación que muchos de nosotros interpretarían como una especie de inflexibilidad.
.
Nos gusta discutir las cosas. Celebramos la colaboración y el trabajo en equipo.

Jesús no encaja en esto en absoluto.

Sabía exactamente lo que quería hacer. Envió misioneros delante de Él a cada ciudad y poblado.

Él no aceptó ninguna corrección de aquellos que objetaban su curso o del hecho de que Él comía con los pecadores.

Cuando las multitudes se opusieron a las enseñanzas de Jesús (como su enseñanza sobre la Eucaristía en Cafarnaúm), Él no reconsideró Sus palabras.

Ni salió a contratar una firma de Relaciones Públicas para mejorar su imagen, ni trató de hacer una encuesta para saber lo que quería su público. No dirigió grupos de discusión para testear sus palabras e ideas.

No, Jesús replicó las enseñanzas disputadas y luego preguntó a sus discípulos si iban a abandonarle.

Tenía una misión urgente para transmitir la verdad, no para debatirla extensamente con los detractores.

Jesús estaba en movimiento y persiguió con urgencia Su tarea.

Él dijo a Sus discípulos que Él debía trabajar mientras todavía era de día porque cuando la oscuridad viniera Su trabajo cesaría.

En su último viaje a Jerusalén, se dijo que Jesús “puso su rostro como pedernal”, una expresión que transmite una firme determinación.

Se puso en camino, sabiendo (y anunciando) que sufriría en manos de los hombres, que moriría y se levantaría.

Los propios apóstoles de Jesús se negaban a creer y se resistieron, preguntándose por qué iba allí sabiendo que los líderes trataban de matarlo.

Cuando Pedro trató de disuadirlo, Jesús se volvió hacia él con enojo, desafió su pensamiento mundano y lo llamó satanás.

No, Jesús no volvería atrás. En un momento, Él reprendió la fe débil de los Apóstoles, diciendo: “¿Cuánto tiempo más te debo tolerar?”.

También advirtió: “El que no recoge conmigo, dispersa”.

Así que Jesús era urgente e imparable.

Mientras tanto, Sus apóstoles vacilaron entre la resistencia y el peligro inminente, la negación y la evasión.

Más de una vez, el texto sagrado indica que tenían miedo de hacerle más preguntas.

Nada detendría a Jesús. Incluso en la Última Cena, cuando se levantó para salir a Su Pasión, Jesús dijo: “El mundo debe saber que yo amo al Padre y que Él me envió. Levántense. Vámonos de aquí”.

Sólo brevemente (en el Huerto) cuando Jesús expresó incluso la más leve duda, rápidamente se resolvió: todo lo que el Padre quisiera recibiría Su asentimiento.

Somos salvos por la decisión humana de una persona divina.

¿Por qué esta urgencia? ¡Era para salvarnos! “Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora”. (Juan 12:27).

Si pensamos a fondo, toda esta urgencia nos sorprendería.

Estamos más cómodos con un Jesús que vagó bendiciendo a la gente, contando historias, y que sólo al final cayó en problemas.

Nada podría estar más lejos de la historia registrada por el texto sagrado.

Sabiendo todo lo que tendría lugar, Jesús partió virilmente a Su meta y no permitiría que nada lo detuviera o le desviara.

Esta era la voluntad de Su Padre y Él estaba presto.

 

MARÍA FUE TESTIGO DE LO QUE HACÍA JESÚS A DISTANCIA

Durante la ausencia de Cristo, María pasaba casi todo su tiempo en oración según lo que vieron los místicos.

Los santos ángeles, a quienes el Señor les había ordenado que la atendieran en forma visible, la mantenían informada de todas las acciones y oraciones de su Hijo, de modo que ella podía orar con Él cada vez.

La Santísima Virgen también era capaz de presenciar en visiones todos los incidentes más importantes de la vida pública de Cristo, sin importar dónde estaba Él en ese momento.

Por lo tanto, ella vio que Juan lo bautizaba.

Y luego vio que subió al desierto montañoso y comenzó Sus 40 días de ayuno. 

María cerró la puerta de su casa y, al entrar en su pequeño oratorio, comenzó a orar y ayunar con su hijo, imitando y cooperando con él en su obra por la humanidad.

Después de 40 días de oración ininterrumpida y ayuno, ella fue testigo de la triple tentación de Cristo por parte de satanás.

Y desde su retiro también entró en conflicto con el tentador. 

Cuando vio al diablo llevando a Jesús de un lugar a otro, lloró, pero pronto se regocijó por la victoria del Señor.

Entonces, sus ángeles le trajeron algo de la comida celestial, que le administraron a Jesús al mismo tiempo.

Y con ellos vinieron varias aves que lo habían acompañado durante su ayuno, y se reunieron a su alrededor y cantaron dulcemente mientras ella comía la comida milagrosa, que rápidamente restauró su fuerza, porque Jesús se la había enviado con Su bendición.

 

DESDE EL PRIMER MOMENTO LOS APÓSTOLES FUERON LOS “HIJOS DE MARÍA”

María acepta a los Apóstoles como sus hijos espirituales según lo que les contó a los místicos.

Cuando vio a Jesús llamar a su servicio a sus primeros apóstoles Andrés, Juan, Pedro, Felipe y Natanael, María los aceptó como hijos espirituales en el Señor y oró fervientemente por ellos.

El Salvador les enseñó a venerar y admirar a Su Madre incluso antes de conocerla, y les imprimió su extraordinaria santidad y virtud.

En las primeras palabras del Maestro acerca de María, San Juan concibió un santo amor y aprecio por ella. 

Los cinco apóstoles le suplicaron a Jesús que les permitiera conocer y honrar a su madre, y por lo tanto los condujo hacia el norte, al lago de Galilea.

Tan pronto como la Madre María se dio cuenta de que se estaban acercando, puso en orden la cabaña y les preparó comida.

Cuando Jesús se acercó, ella lo esperaba en la puerta, y cuando Él entró, ella se postró en el suelo y le besó los pies, mientras Él le pedía su bendición. 

La profunda humildad y reverencia con que la Santísima Virgen recibió a su Hijo llenó a los discípulos con una nueva devoción y admiración por su Maestro.

Sintiendo una atracción mística hacia la Santa Madre de Dios, inmediatamente se arrodillaron ante ella y le suplicaron que los aceptara como sus hijos y siervos.

 

MARÍA OFRECE A SU HIJO

Un día, cuando Jesús tenía 30 años, María escuchó una voz de poder maravilloso decirle: “María, hija mía y esposa mía, ofréceme a tu Hijo como sacrificio”.

Al darse cuenta de que había llegado el momento de la redención de la humanidad a través de la Vida Pública y la Muerte de Cristo, ella respondió generosamente.

“Rey Eterno y Dios Todopoderoso, Señor de todo, Él es Tuyo y yo también lo soy.

¿Qué puedo ofrecerte a ti que no es más tuyo que mío? 

Sin embargo, debido a que Él es la vida de mi alma y el alma de mi vida, entregarlo en manos de Sus enemigos a costa de Su vida es un gran sacrificio

Sin embargo, no permitas que se haga mi voluntad, sino la Tuya. 

Ofrezco a mi hijo para que pague la deuda contraída por los hijos de Adán“.

La Santísima Trinidad inmediatamente la recompensó y consoló con una visión en la que se le mostró la gloria y el bien que resultarían del sacrificio de Jesús y el de ella. 

Cuando ella salió de su éxtasis, María estaba preparada para soportar el dolor de ser separada de su amado Hijo y Señor.

Fuentes:


Sergio Fernández, Editor de los Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: