El anticristo aparecerá cuando su espíritu sea absolutamente dominante en el mundo.

Y ya casi lo es. Hay muchas señales de que esto está pasando.

Una de las señales principales es que ya no se predica sobre él, se lo oculta.

La enseñanza sobre el anticristo como el gran enemigo de Dios es central en la iglesia.
.
Era muy importante en la primera evangelización apostólica.

Desde el segundo capítulo de la segunda epístola de San Pablo a los Tesalonicenses queda clara la enseñanza sobre el anticristo.

El espacio que le dedica San Pablo hace pensar que no era un tema de naturaleza secundaria sino que era necesario exponerlo con todo detalle.

¿Porque era esto?

Porque el anticristo va a llegar en algún momento y es de importancia esencial reconocerlo.

Y si no se lo reconoce se lo adorará.

Su carácter de suceso inevitable está relacionado con las pruebas que Dios permitirá para la humanidad.

Porque Dios creó al mundo y luego a sus criaturas con libre albedrío.

Una parte de los seres espirituales se rebelaron contra Dios usando ese el libre albedrío.

Los Ángeles buenos los derrotaron y fueron desterrados a la Tierra.

Allí vivían los humanos sin la amenaza del tiempo y de la muerte.

Los ángeles caídos convencieron a la primera humanidad para ignorar a Dios.

Y por esa ignorancia entró en el mundo el tiempo y con el tiempo la muerte.

El hombre sucumbió ante el materialismo excluyente, olvidando la esencia espiritual de todas las cosas.

Así el hombre se volvió lleno de malicia y degradado, gobernado por pasiones bajas, con corazón duro, consumido por la única preocupación de cómo sobrevivir.

Esto ha sido el caldo de cultivo para que las fuerzas del mal creen en la tierra un símil de Cristo pero al revés, o sea un anticristo.

Por eso hemos visto que estos años desde el nacimiento de Cristo ha sido una pendiente descendente hacia el materialismo.

Lo que en definitiva generará las tribulaciones y el caos que permitirá que el anticristo aparezca en el mundo.

Así como todo estaba lleno por Cristo en el mundo, en algún momento se empezará a llenar del anticristo.

El que fue un reino de Dios progresivamente se convertirá en un reino del anticristo y de satanás.

Lo que implicará qué quedará muy poca gente de Dios.

Esta agonía no sólo será en la tierra sino todo el universo, porque todo está Unido en un solo plan de creación.

Y luego todo deberá ser restaurado y revestido de incorrupción nuevamente.

 

LOS ENEMIGOS DEL CRISTIANISMO LO VIENEN PREPARANDO DESDE HACE 2000 AÑOS

Hubo siglos de preparación de la humanidad para la venida de Cristo.

Por lo tanto también los preparativos para la venida del anticristo tomó siglos.

Este proceso ha estado marcha desde el inicio del cristianismo.

San Pablo habla de este proceso como el misterio dela iniquidad en 2 Tesalonicenses 2:7.

Pero Mateo 16:18 dice que los poderes del infierno no vencerán en la iglesia que se creó a partir de la predicación de Nuestro Señor Jesucristo.

Pero esta iglesia será perseguida furibundamente por las fuerzas materiales que apoyan al anticristo.

Y será reducida a un remanente que deberá esconderse para poder subsistir.

De modo que no es razonable pensar a futuro en una iglesia con las dimensiones que hoy tiene y con el poder que hoy tiene, en la medida que avance el poder de quienes apoyan al anticristo.

Esto es parte de la Profecía de Ratzinger.

Podemos distinguir tres etapas en este proceso de desarrollo del poder del anticristo.

La primera etapa es la preparación, que en la que estamos.

La segunda etapa es la manifestación y ascenso del anticristo.

La tercera etapa es la toma del poder por parte de él y sus huestes.

Y finalmente se sale de esto con una acción de restauración del propio Dios, que coincide con la parusía o segunda venida de Jesucristo, el final de los tiempos y el juicio final.

 

SEÑALES DEL ESPÍRITU DEL ANTICRISTO

El padre Jeremy Davies dijo recientemente:

“Toda la sociedad está sujeta a un engaño demoníaco buscando una felicidad egocéntrica y mundana”.

Somos mundanos cuando pensamos que aquellos que hacen dinero son superiores, más admirables que otros, que los piadosos.

Somos mundanos cuando nos preocupamos por cuánto tiene un vecino en comparación con nosotros mismos.

Somos mundanos cuando estamos obsesionados con los autos y las casas, con la ropa.

Somos mundanos cuando nuestro enfoque son las noticias seculares, cuando la política triunfa sobre la espiritualidad.

Somos mundanos cuando seguimos a las celebridades por sus oscuros caminos.

En el mismo sentido, Monseñor Charles Pope ha dicho,

“Nuestro camino es hacia el Cielo, a lo largo del camino de la fe, la obediencia a la verdad, amor de Dios y amor al prójimo.

El diablo hace todo lo que puede para alejarnos de nuestro único y verdadero objetivo.

El diablo trata de hacernos demasiado absortos en las cosas que pasan del mundo.

Nos volvemos absortos en cosas mundanas pasajeras e ignoramos la realidad perdurable”.

La mundanalidad no es solo una falla, es el espíritu del anticristo en acción.

 

LA ETAPA DE PREPARACIÓN DE LA VENIDA DEL ANTICRISTO

Aún no vemos al anticristo mismo ni podemos imaginar de dónde vendrá.

Esta etapa es la de consolidación del espíritu del anticristo.

En estos 2000 años han aparecido muchos precursores del anticristo, que han estado preparando con energía su llegada y su triunfo.

En 1 Juan 4: 3 dice la escritura que todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne no es de Dios, sino que es el espíritu del anticristo qué debe venir y ya está en el mundo.

San Juan nos dice dos cosas importantes que el anticristo ha de venir y que su espíritu ya está en el mundo.

No exactamente la figura del anticristo está en el mundo, sino su espíritu.

Los precursores del anticristo han dirigido el proceso mundial qué San Pablo llamo apostasía.

Qué es el proceso de erradicación de la enseñanza cristiana genuina e incorrupta del Evangelio.

Y su sustitución por otros ideales qué son los ideales materiales del mundo.

Estos ideales parecerán aceptables para los cristianos, basándose en una corrupción de la caridad, que en realidad se opone profundamente al espíritu del cristianismo.

Aunque la mayoría de los cristianos no se da cuenta por su falta de formación.

Esta corrupción de la caridad satisface las pasiones humanas reforzando en la naturaleza caída de la humanidad.

En los primeros 10 siglos de la era cristiana, que coincidió con el ascenso del cristianismo y la configuración de la cristiandad, la genuina fe y la piedad era suficientemente fuerte para opacar el espíritu del anticristo, a pesar de las pesadas pruebas que soportó el cristianismo.

Poco a poco fue ascendiendo el humanismo y colocando al hombre en el lugar de Dios.

Apareciendo finalmente las manifestaciones del ateísmo auténtico, a través de un laicismo radical, que es en la etapa en qué estamos hoy, donde se niega la creación y sus leyes naturales se sustituyen por leyes creadas por el hombre.

Estas nuevas leyes están relacionadas con la desacralización de la vida, haciendo moral el aborto y la eutanasia, y la destrucción de la institución central de los seres humanos que es la familia, a través del cambio en la naturaleza de los sexos y el matrimonio, entre otras cosas.

Hubo un momento crucial que ocurrió en el siglo XVI con el cisma protestante, qua pretendiendo reformar la iglesia instaló el camino hacia la apostasía negando la existencia misma de la iglesia, a través de la creación de múltiples denominaciones.

Se ha dado desde ese momento un énfasis especial en la Segunda Venida de Cristo, pero esto se ha corrompido.

Porque hay un llamativo silencio acerca de la etapa anterior, que es el ascenso y triunfo del anticristo que la precederá.

A partir de ahí se han difundido enseñanzas claramente anticristianas como el materialismo, el marxismo, e incluso ahora vemos crecer el culto a satanás.

Gradualmente el espíritu del anticristo está tomando el control en el mundo.

Pero no sólo desde en lo político y en las organizaciones sociales.

Sino también en la vida religiosa de las personas.

Las tendencias modernistas presentes, en primer lugar en el protestantismo y luego en la Iglesia Católica, han logrado relativizar lo que Cristo anunció mediante la Biblia.

En todas las denominaciones cristianas las palabras de Jesús en la Biblia se toman básicamente como alegóricas y justificadas para el momento histórico en el que Él vivió.

Y se aspira a discernir cuál sería la conducta de Jesús si viviera en nuestra época.

Esto va a recrear todo el pensamiento de Jesucristo de acuerdo a las pautas del mundo.

Conservando como núcleo central el aspecto de la caridad, pero tomada como beneficencia hacia los desamparados.

De un Jesucristo predicador exigente de las normas necesarias para la salvación, hemos pasado a una persona cuyo fin central es perdonar los pecados y sin ninguna exigencia sobre el perdón que otorga.

Esta apostasía no se está produciendo a espaldas de Dios, sino que es permitida de Dios, y es uno de los grandes instructores para la vida espiritual de nuestro tiempo.

Así las denominaciones están derivando hacia una comprensión confusa e inconsistente de la letra de La Biblia.

Y aunque hay un remanente fiel qué ve este proceso de degradación, Dios permite que no sea central ni mayoritario e incluso que se lo persiga.

Así que lo que veremos es que el espíritu del anticristo que está instalado en todas partes crecerá hasta que el anticristo se manifieste.

 

SEGUNDA ETAPA: LA MANIFESTACIÓN Y ASCENSO DEL ANTICRISTO

La segunda etapa es la entrada del anticristo en el mundo.

Los estudiosos del tema piensan que el momento ideal de su manifestación inicial será durante una gran crisis, por ejemplo una guerra mundial.

Dónde las personas se encontrarán en un callejón sin salida.

Entonces las sociedades secretas que impulsan al anticristo ofrecerán un hombre y un plan para resolver con éxito la crisis, que ellos mismos han ayudado a generar.

El anticristo mostrará su piel de oveja durante su ascenso, buscando a ganarse la confianza de la gente, mostrando amor por las personas y desarrollando una imagen virtuosa, aunque todo será teatral e hipócrita.

Será una persona gentil, humilde, contraria a las anarquías, piadosa, amante de los pobres, servicial.

Y según algunos estudiosos, tendrá un fuerte contacto con la nación hebrea, tratando de lograr que lo acepte como su mesías esperado.

El anticristo no se presentará con una persona sombría, que habla con ira, sino como una persona complaciente tratando de ayudar al mundo.

El anticristo, mediante este engaño, generará una necesidad de sus políticas y de sus propuestas que serán aplaudidas por las bases de la población.

Incluso se mostrará tolerante con el cristianismo y aún tratará de preservarlo.

Tratará de mostrarse como un imitador de Cristo usando la sensación de los cristianos de la falta de una guía espiritual consistente en la iglesia.

La gran mayoría de los cristianos que han tenido una catequesis aguada inculcada por el modernismo, no resistirán este engaño y considerarán qué bien Podría ser Cristo en su segunda venida o por lo menos parte de su espíritu.

Además esta figura engañará a la gente con señales desconcertantes y prodigios.

 

TERCERA ETAPA: LA TOMA DEL PODER POR EL ANTICRISTO

En determinado momento tomará el poder en forma casi natural, porque habrá propuesto salidas a la crisis que han permitido salir de ella.

Y la gran mayoría de la población verá a su gobierno como la única forma de generar una vida pacífica y próspera en el planeta.

Esto sucederá muy rápidamente, y su poder será sin precedentes, de tal forma que ningún esfuerzo humano podrá resistir.

Paralelamente el anticristo también será reconocido como líder espiritual de todas las religiones.

Vladimir Soloviov en su libro “Historia del Anticristo” es de la opinión de que cuando esté en el poder convocará a una reunión ecuménica de todas las religiones.

Se propondrá como líder a cambio de protección y reconocimiento de su gobierno.

San Pablo dice en 2 Tesalonicenses 2:4 que el anticristo se sentara en el templo de Dios mostrándose a sí mismo como Dios.

Pero una vez que adquiera el poder absoluto mundial mostrará su verdadera cara.

Su actitud cariñosa y de benevolencia hacia los enemigos dar a paso a persecuciones feroces de los cristianos que se nieguen a adorarlo.

Y será tal su poder y saña qué dice Mateo 24:22 que si esos días no hubieran sido acortados nadie sobreviviría; pero por el bien de los elegidos esos días serán acortados.

Por eso los estudiosos dicen que el período de gobierno del anticristo durará tres años y medio, desde el momento en que sea abolido el sacrificio diario o sea eliminada la Eucaristía.

Durante este período ningún poder humano podrá oponerse al anticristo.

El monje Brasil del siglo XV hizo una profecía que dice:

Cada persona estará registrada; no solo cada faceta de sus asuntos y su vida, sino que cada palabra, cada movimiento de sus facultades mentales estarán bajo vigilancia constante para que pierda el hábito de pensar por sí mismo por miedo a que la expresión de su rostro refleje involuntariamente algo incompatible con la autoridad del gobernante mundial, es decir, el anticristo.

Todos usarán “máscaras de piedra”.

Todo trabajo, cada pulgada cuadrada de terreno, cada grano de trigo estará bajo la autoridad del anticristo.

Y solo aquellos que hayan aceptado la marca de la bestia, es decir satanás, podrán existir por un tiempo, aunque en las condiciones más serviles y básicas de total penuria y desprecio por la dignidad humana que el hombre recibió de su Creador.

Todo estará lleno del anticristo: la tierra, el mar, el aire”.

La persecución a la iglesia ser abierta y manifiesta en todos los lados y por todos los medios.

Habrá mártires, pero sobre todo la mayoría serán apóstatas se aceptarán la marca de la bestia.

Quienes junto al incontable número de cristianos tibios se someterán en su absoluta mayoría al anticristo.

 

¿CÓMO SE SALDRÁ DE ESTO?

Los estudiosos opinan que la salida de esto será repentina y milagrosa.

Según el libro del Apocalipsis 16:1 las copas de la ira de Dios se derramaran sobre los adoradores del anticristo.

Llagas y heridas harán sufrir a los que lleven la marca de la bestia, y las aguas de la tierra se convertirán en sangre según Apocalipsis 16:3 en adelante.

La Biblia dice que en ese momento habrá calamidades en la naturaleza, cómo huracanes, olas de calor y frío, sequías, inundaciones, terremotos, volcanes, enfermedades.

Todo como si viniera una respuesta de la naturaleza contra el poder humano.

Habrá terribles hambrunas y empobrecimiento generalizado.

La gente se desesperará.

En este clima vendrá la parusía, con la segunda venida de Cristo qué será eterna y hermosa.

El Apocalipsis 21:1 dice de ese momento “vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron”.

Hoy estamos lejos de ese momento y también lejos de la manifestación física del anticristo.

Hoy estamos en la etapa de la difusión del espíritu del anticristo.

Y como dijimos las misiones principales de las sociedades que buscan entronizar al anticristo son:

-crear el caos en la tierra para hacer posible que venga como salvador,

– y reducir al mínimo las resistencias

Respecto a esto último estamos hablando de suplantar la predicación original de Jesucristo de hace 2000 años.

Quitándole los mandamientos que el instituyó, suplantándola por una vaga de caridad e impulso de hacer el bien en este mundo, haciéndolo más habitable para los hombres.

En detrimento de pensar en la promesa de vida eterna y en la puerta chica que permite llegar a ella.

Esto lo están logrando mediante la eliminación de los requisitos de salvación.

Generando la idea de que todos se salvan, que no hay infierno o está vacío y que el purgatorio, si existe, es como el cielo.

 

LAS HUELLAS DEL ANTICRISTO HOY

El mal atrae al mal, de la misma manera en que el bien atrae el bien.

Estamos en una época que parece el mundo del revés.

Ha habido una poderosa y cuidadosamente planeada reingeniería mental, que ha ido cambiando las bases de una civilización profundamente asentada en los valores del Evangelio.

No en vano, las leyes de las naciones prohíben lo que prohibían las Tablas de la Ley.

El Espíritu Santo había inspirado esas leyes, que cuidaban la vida y la integridad de los seres humanos, así como sus bienes y su libertad.

La justicia, trabajosamente alcanzada, si bien aún con grandes carencias, brindaba a las sociedades la tranquilidad y la seguridad de sentirse defendidas.

La maternidad era apoyada y defendida como algo fundamental y querido para la familia y la humanidad: la promesa de un nuevo ser y por lo tanto, la perpetuación de la especie humana.

Pero, imperceptiblemente, todo eso se ha ido borrando de la faz de la tierra.

Con manejos subliminales muy sutiles, disfrazados de rescate de derechos humanos, se ha introducido en la mentalidad del hombre y de la mujer contemporáneos, una cierta cantidad de ideas absolutamente contrarias a la Ley de Dios.

Es más, se han ido arrinconando las creencias, la Fe en un Dios Creador, ridiculizando y denostando a aquellos que se mantienen creyentes con firmeza.

Apoyándose en una pseudo ciencia que olvida los muchos errores cometidos, se ha logrado realizar un viraje tenebroso en la cultura de la humanidad.

Y como en el Génesis, Eva vuelve a equivocarse.

Como consecuencia de esos errores, el vientre materno se ha convertido en el lugar más peligroso para un bebé que se anuncia.

Y esos actos aberrantes, derramamientos de sangre inocente, además de clamar venganza al Cielo, son los que alimentan y hacen crecer al demonio.

El feminismo, que en su origen luchó por conseguir reivindicaciones femeninas lógicas, logró que el universo masculino se fijara en la dureza de las labores domésticas y creó máquinas, con el fin de aligerar esas tareas, al mismo tiempo que ganar dinero.

Así, brotaron las aspiradoras, las lavarropas, lavavajillas, modernas cocinas, etc., creando nuevos e insospechados mercados.

Pero las feministas no se conformaron con eso y la lucha continuó ya con otros fines no tan nobles.

Actualmente, estamos asistiendo a un ataque sin tregua contra la masculinidad, como si fuera culpable de todos los males en la tierra.

Somos testigos del odio furioso de muchas mujeres hacia el hombre.

Parece estar buscándose una feminización de la civilización, sustituyendo la mitad masculina por el reino de mujeres que rechazan la femineidad-

Paralelamente a esto, los lobbies homosexuales con el apoyo y el dinero de organismos internacionales, han introducido en el mundo una absurda ideología de género que no tiene ninguna base biológica.

Al grito de “todos podemos ser todo”, se intenta, con un poderoso lavado de cerebro, convencer a la masa humana de que el ser varón o mujer es simplemente una construcción cultural.

Esa peligrosa tontería, lo único que trae es desorden, caos y degradación de la especie.

Los creyentes de hoy, no podemos dejar de notar que, evidentemente, hay un ser maligno que ha cubierto al mundo de tinieblas.

Su tenebroso reinado ya se ha instalado sin que las pocas voces que se animan a luchar contra esa oscuridad que utiliza vocablos agradables, como “progreso, libertad y fin de las discriminaciones” sean escuchadas.

Esta es, sin duda, una lucha del Altísimo contra su principal enemigo.

Pero somos nosotros, los que mantenemos firme la fe y la oración, los que podemos invocarlo rogando Su intervención a nuestro favor.

No decaigamos, pues, y sigamos firmes nuestro camino, sabiendo que nos esperan momentos difíciles.

Nuestra Madre nos cubre con su manto y el Señor, bendito sea Su Santo Nombre, contestará nuestras súplicas haciendo que todas estas plagas del espíritu, no manchen nuestras almas y podamos, como decía San Pablo, llegar a nuestra meta. La victoria es de nuestro Dios.

Fuentes:



María de los Ángeles Pizzorno de Uruguay, Escritora, Catequista, Ex Secretaria retirada

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: