¿Existe la intención que mueran más personas que las que nacen en occidente?

¿Y para que su población envejezca?

¿Quién la está operando?

¿Y qué es lo que pretende?

¿Qué papel está jugando la Iglesia Católica en este diseño del colapso demográfico?

¿Y está jugando ese papel porque no tiene más remedio o tiene algún interés para que sea así?

Todas estas interrogantes las veremos en este artículo.

 

EL CONTROL DEL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

Cuando se habla del Nuevo Orden Mundial algunos desprecian el concepto considerándolo una teoría de la conspiración.

Pero debemos ser conscientes que la estigmatización de ese término ha sido una operación, para que la elite económica mundial encubra el rediseño de la sociedad mundial.

Esto comenzó con la globalización.

Y a partir de ahí han usado las guerras, las depresiones y recesiones económicas y el control de la población, para avanzar en el nuevo orden.

Las políticas de población llevadas adelante por los organismos internacionales, con el auxilio de los grandes medios de comunicación, son una parte de un todo más grande, que incluye la desestimulación de los nacimientos, la anticoncepción y los abortos.

En este paquete debemos incluir también el alarmismo sobre el cambio climático y la promoción de las migraciones internacionales, especialmente la islámica hacia Europa.

El mayor oponente a esta estrategia ha sido la Iglesia Católica, por su defensa de la vida por nacer y de las identidades nacionales.

Por lo tanto la estrategia de los operadores del Nuevo Orden Mundial ha sido torcerle el brazo a la Iglesia.

Y en los últimos años la Iglesia ha dado señales confusas sobre qué tanto le han torcido el brazo.

 

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL DENUNCIADO POR EL PADRE MICHEL SCHOOYANS

En la década de 1990 el sacerdote y teólogo católico belga Michel Schooyans fue enviado por el papa Juan Pablo II a investigar qué sucedía dentro de las Naciones Unidas.

Y encontró cosas terribles, especialmente el rediseño de la sociedad mundial en los hechos.

O sea, sin que las naciones hayan sido consultadas sobre esta estrategia. Esto puede leerse en el artículo El Oscuro Gobierno Mundial Paralelo que Descubrió un Enviado del Papa en la ONU.

El padre Schooyans escribió un libro y varios artículos sobre sus hallazgos.

Uno de ellos fue referido a la seguridad demográfica, que publicó en 1993.

Él denunció que estaba en marcha una estrategia para que hacer creer que la anticoncepción y el aborto constituían un nuevo derecho humano, especialmente en los países más pobres.

Y que ellos son el objetivo más primordial de la ideología de seguridad demográfica.

Schooyans denominó a esta estrategia como neomalthusiana, que esconde detrás la política de limitar el crecimiento de la población más pobre del planeta.

¿Y por qué quieren controlar la población más pobre del planeta?

Porque ellos piensan que hay demasiado pobres y constituyen una amenaza para sus intereses.

El vio que los organismos internacionales están involucrados en este proceso de contener el crecimiento de las poblaciones pobres.

Esto parte de un estudio de la seguridad nacional que se llama Informe Kissinger, que se realizó en 1974, pero se rebeló públicamente en 1989.

Y que advertía sobre los riesgos del crecimiento de la población mundial para la seguridad de los Estados Unidos.

En él que establecen prioridades para el control de la población en determinados países.

Y recomienda que estas se tramiten a través de diversos organismos de las Naciones Unidas.

Las Naciones Unidas entonces estuvieron involucradas en interferir el proceso natural de los nacimientos por lo menos a partir del último cuarto del siglo XX.

Y lo hizo mediante una selección que intenta reducir los nacimientos en los sectores más pobres.

En los países más pobres de África y Asia comenzó con la esterilización de grandes masas de mujeres, hasta que se consolidó la ideología de la anticoncepción.

Y fundaciones como Gates, Ford, Rockefeller, financiaron diversos proyectos de promoción de la anticoncepción.

En occidente además implicó la promoción del aborto, que nació como una política eugenésica, para limitar los nacimientos entre las poblaciones más riesgosas, como eran los negros, y diversas nacionalidades.

Las abortistas de hoy creen que están batallando por su derecho a hacer uso de su cuerpo como quieran, y eso es lo que la propaganda les ha inculcado.

Pero se trata de un engaño producido por la comunicación para reducir los nacimientos en los sectores más riesgosos para la elite mundial, los que temen que pudieran sublevarse en cualquier momento.

 

EL NUEVO PARADIGMA DE DESARROLLO SOSTENIBLE

En el último cuarto del siglo XX se acuñó el término desarrollo sostenible para operar la estrategia, que había comenzado a usarse unos años antes en la industria pesquera.

Y en el año 1972, en la conferencia de Estocolmo sobre el Medio Humano, el Club de Roma presentó un informe llamado Los límites del desarrollo, que incluía la explosión demográfica como uno de los cuatro peligros mortales para la humanidad.

Los otros tres eran la escasez de alimentos y de recursos, y la crisis energética.

A partir de ahí se consolidó la idea que el crecimiento de la población es responsable del subdesarrollo y del deterioro del medio ambiente.

En los próximos años la estrategia del desarrollo sostenible sería el hilo conductor de diversas conferencias convocadas por la ONU.

Y se lo vinculó con los derechos humanos y los derechos de la mujer.

Operacionalizándose después en los conceptos propagandísticos de salud reproductiva y derechos reproductivos.

Lo que implicó el desarrollo de un conjunto de nuevos valores universales, que llegó incluso a solicitar la colaboración de las distintas religiones.

Esta visión del desarrollo sostenible es opuesta a la visión de la Iglesia.

Porque supone un control de la natalidad en los países pobres y en los sectores más pobres dentro de los países ricos.

Y a su vez enlentecer el crecimiento económico en los países ricos por el freno a los nacimientos.

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, editado en el 2005 por el Consejo Papal para la Justicia y la Paz, confirma que el crecimiento demográfico es totalmente compatible con un desarrollo integral y compartido.

¿Y qué es lo que ocurrió en occidente con toda esta promoción del desarrollo sostenible y la salud reproductiva?

Se produjo un colapso demográfico que occidente no puede revertir por más que está tratando de hacerlo.

Hoy mueren más personas en occidente de las que nacen.

Lo cual está achicando las poblaciones y generando por lo tanto problemas de escasez de mano de obra, crisis en los sistemas jubilatorios y en los sistemas de salud.

 

UN COLAPSO DEMOGRÁFICO DE DISEÑO

A principios de julio del 2018 el ex director del Banco Vaticano, el economista Ettore Gotti Tedeschi, ha dicho que el colapso demográfico de occidente en las últimas décadas fue la condición necesaria para el desarrollo del Nuevo Orden Mundial.

Esto lo dijo en la Primera Conferencia Nacional de la Academia Juan Pablo II para la Vida y la Familia.

Y estableció que ésto puso marcha una serie de catástrofes políticas y sociales predecibles para instaurar un sistema que elimine la soberanía nacional, e instituya lo que llama el “ambientalismo gnóstico” como su religión universal.

Gotti Tedeschi opina que este colapso demográfico se planificó, porque es impensable que quienes tomen las decisiones en los centros de poder del mundo no supieran las consecuencias de cortar el crecimiento poblacional.

Como economista dijo que si la población tiene en promedio dos hijos por pareja, esto equivale a cero crecimiento económico, o que se mantiene la cantidad de población en forma estable lo mismo que la riqueza general.

Pero hoy los países occidentales están por debajo de la línea de reposición de su población.

Eso implica que el PBI deja de crecer, y por eso los gobiernos occidentales aumentaron el consumismo y subcontratan la producción principalmente en Asia.

Sin embargo el envejecimiento progresivo de la población hace necesario que los gobiernos aumenten los impuestos los para poder solventar a los jubilados y los sistemas de salud.

Esto sí que no se puede solucionar y él lo llama “el gran farol inventado en los últimos 30”.

Gotti Tedeschi advierte que esto que ha sucedido no ha sido casualidad, sino que era necesario para producir una crisis en la economía global y facilitar la imposición del Nuevo Orden Mundial.

Es entonces cuando surge un segundo movimiento que es la importación de mano de obra desde el exterior.

En el caso concreto de Europa esto significa dejar entrar a millones de musulmanes, lo cual tiene un efecto positivo para la lógica de la elite mundial.

Porque por un lado desvanece las culturas nacionales.

Y por otro lado introduce una nueva religión, que deteriora la posición hegemónica de la Iglesia Católica, que era su principal opositor.

A esto además hay que agregarle el ingreso de la ideología de la eutanasia, para achicar los costos adicionales del sistema de salud y del sistema jubilatorio.

Y también hay que agregarle el alarmismo sobre el cambio climático.

Que cumple la función de legitimar un poder supranacional para tomar medidas que necesariamente recaerán sobre cada sociedad.

 

¿Y QUE ESTÁ SUCEDIENDO CON LA IGLESIA CATÓLICA?

Ante este movimiento masivo y poderoso de la élite mundial para crear un Nuevo Orden Mundial la Iglesia tenía tres opciones, tomar un curso de colisión, quedar aislada o ser un engranaje, por lo menos parcial, de este proceso.

No es sencillo saber cuál es la política a largo plazo que ha adoptado la jerarquía vaticana, porque la diplomacia vaticana es muy eficaz para producir señuelos.

Pero en los últimos tiempos la Academia con Pontificia de las Ciencias ha recibido en más de una oportunidad a voceros importantes de ese Nuevo Orden Mundial, como Paul R. Ehrlich, Jeffrey Sachs y el ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Hay que detenerse especialmente en el economista Jeffrey Sachs, que es un gurú del desarrollo sostenible.

A su vez tienen una fuerte relación con el obispo  Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales.

Y con el magnate George Soros, que recorre el mundo con sus millones financiando la reingeniería moral anti cristiana.

Ha sido el moderador de una conferencia del Vaticano sobre el cambio climático en abril de 2015 y de otra en noviembre del mismo año.

Él ha declarado que el aborto es una opción de menor riesgo y menor costo que tener hijos.

Ha elogiado la anticoncepción moderna y el empoderamiento de las mujeres al respecto.

Y también ha celebrado el trabajo del Fondo Nacional de las Naciones Unidas para la Población, que ha trabajado mucho en la anticoncepción y el aborto.

Ellos manejan la lógica de eliminar la pobreza mediante la eliminación de los pobres.

Hoy es una persona muy influyente en el Vaticano y evidentemente está de alguna manera infiltrado dentro de la Iglesia.

Es más, puede ser considerado una figura clave del para comprender los cambios que aparentemente han sucedido en enfoque sobre los temas de población desarrollo y medio ambiente en la Santa Sede.

Porque en los últimos tiempos el Vaticano ha sido un fuerte propulsor para el combate contra el calentamiento global y para promocionar las migraciones, ambos puntales del Nuevo Orden Mundial.

No podemos saber qué tan comprometida está la jerarquía del Vaticano con algunas de las herramientas del Nuevo Orden Mundial.

Porque como dijimos la diplomacia vaticana utiliza históricamente muy bien el gatopardismo.

Esto seguramente se irá develando en los próximos años.

Pero hay que tener en cuenta que la Iglesia Católica es poliforma, y así como hay algunos que hablan a favor de algunas herramientas que utiliza el Nuevo Orden Mundial, hay otros que hablan en contra.

Fuentes:

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: