El 21 de junio de 1623 un joven sordomudo recibe la visita de Nuestra Señora que le habla y le sonríe, y él la escucha.

Le dice que vaya con su tío en peregrinación al santuario de Oropa.

Cosa que él hace y recobra inmediatamente su habla.

madonna de ozegna

Al regresar cuenta lo sucedido en el pueblo y éste piadosamente en dos años levanta el santuario.

En las llanuras fértiles del Alto Canavese, entre el Orco y la Malesina, se encuentra la ciudad de Ozegna, rodeada por los centros importantes de Castellamonte, Rivarolo, Agliè y San Giorgio.

Ozegna es una municipalidad de la Provincia de Turín, en la región del Piamonte, localizada a 30 kms al norte de la ciudad de Turín.

La historia de su origen se pierde en la oscuridad de los primeros siglos después de Cristo.

Su nombre Augenia, después Useina y luego Ozegna, deriva de la transformación del legendario Eugenio que la habría fundado alrededor de 392 dC.

Una característica de Ozegna es la veneración particular a San Besso.

No existe, en otras zonas de esta región de las llanuras y valles cercanos, con la excepción de Val Soana, cualquier referencia a este santo de la Legión Tebea del Emperador Diocleciano (284-305 dC).

Que para escapar de la persecución, con otros compañeros, es en estas tierras, donde empezó a predicar el Evangelio y donde sufrió el martirio, siendo precipitado desde un promontorio rocoso del alto valle.

altar de la iglesia de madonna de ozegna

Después de varios acontecimientos históricos, Ozegna tiene de nuevo el honor de la crónica, en 1623 por algunos hechos extraordinarios.

El 21 de junio de ese año, mientras que está en pleno trabajo sobre la heno, un joven sordo y mudo, Giovanni Guglielmo Petro, recupera el uso de la palabra a raíz de una visión.
.
Él está con su tío de nombre Besso en un prado, al lado del río Orco, que está lleno de arbustos y matorrales.
.
Su trabajo es extender con una vara la hierba que le da su tío.

De repente Giovanni escucha una suave voz que le llama por su nombre.
.
Se da vuelta y ve a una espléndida señora, hermosa y radiante, mirándolo con una expresión dulce.
.
Y con sus labios moviéndose para llamarlo una vez más por su nombre, al igual que los labios de la madre cuando lo llama.

La Señora está vestida de blanco y parece estar apoyada por dos graciosos pajes.

¡Giovanni queda extasiado!.

La bella Dama le habla maternalmente.

¡Giovanni tiene la percepción de un nudo en la garganta!.

Ahora él también habla y es como si él siempre hubiera hablado en su vida.

Los movimientos que observaba en los labios de los demás, ahora los puede modular su boca sin dificultad; él habla y oye.

La Dama le ordena que le muestre lo que sucedió a su tío Besso y que no se olvide de llevar a cabo el voto hecho de ir en peregrinación a el Santuario de Oropa.
.
Entonces la Señora desaparece Giovanni y queda mudo de nuevo.

El tío Besso es el primer testigo del acontecimiento.

Deseaba tanto también haber visto a la Virgen, la curación de su sobrino era la gracia que muchas veces le pidió a San Besso, y por la que la participaba anualmente en la procesión en su honor, entre las montañas de Val Soana, subiendo laboriosamente el acantilado desde el que se precipitó el Santo.

Pero igualmente queda satisfecho de que su sobrino Giovanni la haya visto y recuperado transitoriamente el oído y el habla.

Tras el asombro inicial, tío y sobrino marchan al santuario de Oropa en piadosa peregrinación a orar donde la Virgen.

Hablan con el Rector del Santuario, y luego regresan a Ozegna donde Giovanni recupera definitivamente la palabra.

Delante de un notario Giovanni deja declaración escrita de hechos que concluye con las palabras:
.
“Yo certificado por escrito haber oído a la Santa Virgen del Bosque Ozegna”
. Gio Guglielmo Petro di Ozegna.

santuario madonna del bosco ozegna

 

EL SANTUARIO

En una asamblea del pueblo, convocada el 2 de julio, la Fiesta de la Visitación de la Santísima Virgen a Santa Isabel, se decide inmediatamente construir una Iglesia en honor de Nuestra Señora, para recordar el acontecimiento milagroso.

En poco tiempo se compró la tierra, el proyecto se aprueba y se nombra a dieciocho personas responsables de distintos turnos de trabajo; no lejos del lugar se construye un horno para proporcionar tejas y ladrillos.

Se decide también construir junto a la iglesia un convento para ser confiado al cuidado y la supervisión de una comunidad religiosa.

El mismo Obispo Mons. Giuseppe Ceva, con decreto del 9 de agosto de 1623, delega en la D. Cesare Braida, de la Parroquia de Ozegna, para bendecir en su lugar la primera piedra.

El fervor de la gente no se desvanece, en tan sólo dos años la Iglesia se construye, realmente grande y solemne, sobria y de refinadas líneas arquitectónicas.

Y es ratificado “el acto de donación por el Consejo Ordinario de Ozegna, presidido por Bernardino Pollono y del Consejero de Estado, Antonio Brayda, a los Padres Franciscanos de el edificio en fase de construcción y terrenos contiguos, con sujeción al patrocinio de la municipalidad de Ozegna”.

De parte la Autoridad Eclesiástica no faltan investigaciones, comparaciones, evaluaciones a fondo de los hechos y testimonios.

Entre otras cosas, Juan Francisco Rho deberá certificar que ha conocido el Petro antes y después que la curación se produjo.

Finalmente el 4 de agosto de 1662 el Santuario es solemnemente consagrado por Giovanni Battista di Sanmartino, obispo de Lausana.

Y el 29 de agosto de 1880 Mons. Davide Riccardi de Netro, obispo de Ivrea, después de pasar una semana de ejercicios espirituales en el cercano Santuario de Nuestra Señora de Gracia de Piova, solemnemente corona la imagen del cuadro.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

Leave a Reply