2 ENERO 2019

Queridos hijos, lamentablemente entre ustedes, mis hijos, hay mucha lucha, odio…

25 DICIEMBRE 2018

Queridos hijos, en este día de gracia los invito al amor…

  

Mensaje del 2 de enero 2019

“Queridos hijos, lamentablemente entre ustedes, mis hijos, hay mucha lucha, odio, intereses personales y egoísmo.

Hijos míos, ¡cuán fácilmente olvidan a mi Hijo, sus palabras, su amor!

La fe se extingue en muchas almas y los corazones están siendo atrapados por las cosas materiales del mundo.

Pero mi Corazón maternal sabe que aún hay quienes creen y aman, que intentan acercarse lo más posible a mi Hijo, que incansablemente buscan a mi Hijo y, de esta manera, me buscan a mí.

Son los humildes y los mansos que sobre llevan sus dolores y sufrimientos en silencio, con sus esperanzas y sobre todo con su fe.

Son los apóstoles de mi amor.

Hijos míos, apóstoles de mi amor, les enseño que mi Hijo no solo pide oraciones continuas, sino también obras y sentimientos; pide que crean, que oren, que con sus oraciones personales crezcan en la fe, crezcan en el amor.

Amarse unos a otros es lo que Él pide: este es el camino a la vida eterna.

Hijos míos, no olviden que mi Hijo trajo la luz a este mundo y la trajo a quienes quisieron verla y recibirla.

Sean ustedes de esos; porque es la luz de la verdad, de la paz y del amor.

Losconduzco maternalmente a adorar a mi Hijo, a amar conmigo a mi Hijo; a que sus pensamientos, palabras y obras se orienten hacia Mi Hijo y que estos sean en Su nombre.

Solo entonces mi Corazón estará colmado.

¡Les doy las gracias!”

  

Mensaje del 25 de diciembre 2018

“Queridos hijos, les traigo a mi Hijo Jesús que es el Rey de la Paz.

Él les da la paz y que esta paz no sea solo para ustedes, hijitos, sino llévenla a los demás en alegría y humildad. 

Yo estoy con ustedes y oro por ustedes en este tiempo de gracia que Dios desea darles.

Mi presencia aquí es un signo de amor, mientras estoy con ustedes, para protegerlos y guiarlos a la eternidad.

¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”

  

Fuente: Centro María Reina de la Paz Montevideo-Uruguay

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: