Dos niñas orando, vieron iluminarse el clavo que atravesaba los pies de Cristo, en un fresco del Crucificado y su madre.

Después apareció María con Jesucristo en sus brazos.

Una segunda visión fue una guirnalda de estrellas en la frente de Cristo.

A lo largo del mes de junio, julio y parte de agosto de 1607 sobre el fresco se notaron fenómenos sobrenaturales y también curaciones inexplicables.

En el santuario se conservan 19 declaraciones juradas de testigos.

Ardesio_Madonna_delle_Grazie

La aparición fue interpretada como una defensa de la integridad católica de la Fe, amenazada por las tendencias heréticas protestantes que llegaron desde el norte.

Ardesio es una comuna de la Provinvia de Bergamo, en la Lombardía, está inserta en el alto valle Seriana Superior. Está a 38 km de la ciudad de Bergamo.

Se extiende sobre una alta meseta a 593 m. sobre el nivel del mar en la orilla izquierda del río Serio, rodeado de colinas que se elevan entre los pastizales y bosques, hasta picos de buena altura (Monte Arera 2512m. sobre el nivel del mar, el monte Secco, Monte Timogno) de los Pre Alpes Orobiche.

Con el territorio del valle, en 1206 estas tierras pasaron a propiedad del obispo de Bérgamo Ambroggio II y luego a sus sucesores.

En Ardesio había un palacio residencia del Obispo o de sus representantes.

La vida cristiana comienza a Ardesio aproximadamente en 1176 con una primitiva Iglesia, que fue reemplazada por una más amplia en el estilo románico alrededor del 1450 para dar lugar a la imponente parroquia actual entre los años 1737-1747.

A partir de ese momento, los cuatro siglos de historia Ardesio se articulan en torno al Santuario de Nuestra Señora de Gracia.

Nuestra Señora de la Gracia es una de las más populares y concurridas de las devociones marianas de toda la diócesis de de toda la Lombardía.

 

EL CONTEXTO HISTÓRICO

La herejía de los protestante, se había generalizado en varios países como Alemania y Suiza en el siglo XVI y se ampliaba cada vez más; del cantón de Grisones penetraba en la Valtellina.

Incluso en el territorio Bergamasco un tal Girolamo Zanchi de Alzano había trabajado para la propagación de la misma.

Pero el buen sentido de la población y el celo del clero se opusieron a Zanchi y tuvo que huir a Ginebra y luego al Palatinado, donde murió en 1590.

El peligro, sin embargo, no fue detenido, debido a que muchos habitantes de la región iban a Suiza por motivos de trabajo y comercio, especialmente de tela y los protestantes trataban que se adhieran a sus creencias.

Por otra parte, el Gobierno de la Serenísima era contrario al Papa, por lo que en lugar de prevenir la propagación de la herejía, la favorecía detrás de la aparente justificación de la libertad de conciencia.

Esto también era evidente por el hecho de que los Magistrados Venecia condenaron el edicto del Arzobispo Cardenal Federico Borromeo de Milán que prohibía la difusión de falsas doctrinas e impedia la intercomunicación entre Suiza y Bergamo.

La aparición en Ardesio, por lo tanto, fue vista como una defensa de la integridad católica de la Fe, de cara a las tendencias heréticas protestantes, que llegaron desde el norte.

Otra razón de la predilección de la Virgen SS por Ardesio fue la fe profunda expresada, entre otras cosas, por los Sacerdotes que ya en 1449 hicieron frescos en una sala de imágenes sagradas consagrando así la casa de Dios.

Además de los testimonios de la devoción a María son las numerosas iglesias y capillas dedicadas a ella en la región.

apparizione-madonna-ardesio

 

LA HISTORIA DE LA APARICIÓN

En el día mencionado 23 de junio de 1607, una tormenta estába amenazando la región.

Las dos hijas de Marcos y Maddalena Salera, María y Catalina de 11 y 7 años, fueron enviadas por su madre a rezar en la sala de imágenes sagradas para evitar la inminente tormenta.

Mientras las dos niñas estaban arrodilladas orando, vieron la imagen del Crucificado y su madre, que estaban en frescos de la pared de la sala, iluminarse con una luz vivísima, que emanaba del flagelo del clavo que atravesaba los pies de Cristo.

Inmediatamente después apareció María, sentada en una silla de color oro, con Jesucristo en sus brazos.
.
Inmediatamente, se calmò la tormenta y volvió la serenidad.

Ante este espectáculo las dos niñas corrieron gritando a su familia.

Ellos, acompañados por algunos vecinos, entraron en la habitación y unos vieron toda y algunos sólo parte de la visión milagrosa.

Por muchos días sobre el fresco se notaron inexplicables fenómenos: puntos y las rayas de luz que irradiaban la habitación.

Magdalena tuvo una segunda visión de tres días más tarde, mientras que una guirnalda de estrellas estaba en la frente de Cristo.

La Santísima Virgen se mostró una sola vez al pie del cuadro en la habitación de los santos, y siguieron en lugar fenómenos inexplicables a lo largo del mes de junio, julio y parte de agosto de 1607.

La noticia se propagó en un instante y fue una avalancha de personas al lugar que decían “Nuestra Señora apareció en casa de los Salera en Ardesio, vamos a ver”.

Propagándose cada vez más la fama de la milagrosa aparición, el sacerdote de Ardesio, el Padre Giacomo Gaffuri, estimó su deber informar a la Curia de Bérgamo y para este fin envió a dos personas con una carta al Vicario General de la diócesis Mons. Giacomo Carrara. Este dio la orden de cerrar la habitación y negar la entrada.

Mientras tanto, los hechos prodigiosos continuaban, el párroco instó en una carta al Mons. Vicario, porque quería decidir qué hacer. Mons. Carrara delegó por carta de fecha 25 de agosto de 1607 al Dean de Clusone, Don Decio Berlendis, que se reportase en el lugar para tener toda la información e instruyese un proceso legal del caso ocurrido.

El Dean fue inmediatamente a Ardesio y con el párroco entró en la casa de Marco Salera y examinaron todo.

En el mismo ambiente fue constituido el tribunal canonico integrado además de los dos sacerdotes, por un Notario Público Marco Maria Gaffuri y otras grandes personas como jurados.

Fueron interrogados 19 testigos con declaraciones juradas sobre la autenticidad de la aparición. (Testimonios conservados en el Santuario).

En Ardesio se seguían experimentando curaciones inexplicables. De estos hechos hay dieciocho testimonios en el pueblo y cinco de Songavazzo.

La lectura de estos hechos convenció a Mons. Carrara hacer una visita personal a Ardesio.

Llegó en noviembre 11 y constatada la realidad de los hechos, la continua afluencia de peregrinos y el ardiente deseo de la población, permitió que se construyese un santuario con el título de Nuestra Señora de Gracia.

 

EL SANTUARIO

El Santuario de Nuestra Señora de Gracia, situado en el centro de Ardesio se remonta al siglo XVII.
.
Fue construido en el lugar donde la tradición dice que se produjo, el 23 de junio de 1607, la aparición mariana.

Conseguida por los habitantes de Ardesio la deseada licencia para levantar una iglesia en el sitio en la memoria de la gloriosa aparición, el municipio, en su “Consejo” del 13 de enero de 1608, decidió la suma de 4.300 liras para pagar la casa de Marcos Salera y otras adyacentes que fueron demolidas, con excepción de la habitación de “de los santos” que se mantuvo intacta para formar la Capilla Mayor de la Iglesia.

Las obras de construcción se hicieron con diligencia. La ciudad comenzó a prestar sus bosques y otras sumas para pagar por el trabajo de los trabajadores.

La población prestó su colaboración ofreciendo alternativamente un día al trabajo.

La fábrica se aceleró de manera que el 5 de agosto de 1608, fue terminada la capilla del altar mayor, la primera Misa se celebra con solemnidad y, a continuación, una segunda del Dean Clusone.

Este evento fue la mayor solemnidad del Santuario hasta 1691, cuando en acto público para celebrar la fecha del 23 de junio de cada año, aniversario de la aparición, se terminaron los trabajos de construcción.

El 24 de junio de 1608, en solemne procesión, con el párroco Don Gaffuri, se colocó la primera piedra. Incorporada a ella, una losa de plomo Latina tenía esta inscripción:

“El día 24 de junio de 1608, siendo el Papa Pablo V, y Dogo en Venecia Leonardo Donati, el obispo de Bérgamo Giovanni Bautista Milani, la primera piedra de esta Iglesia es puesta por las manos del sacerdote Andrea Gaffuri, párroco”.

El Papa Pablo V con un Breve del 27 de enero de 1609 concedió indulgencia plenaria a aquellos que visitaran el santuario el día de la Anunciación de la Virgen María (aún no se había fijado la celebración de Junio 23) y oró por la armonía de los principios cristianos, la extinción de las herejías y la exaltación de la Santa Madre Iglesia.

campanas de ardesio

Con otro Breve, 29 de julio de 1617 el mismo Papa Pablo V ordenó que la Iglesia del milagro tuviera su propia administración autónoma, que no fuera obligada a encomienda o a cualquier beneficio eclesiástico.

Que la administración de todos los bienes de cualquier naturaleza se mantuviera siempre en manos del pueblo de esa tierra.

Sólo ellos son responsables ante el Obispo ordinario cada año; los originales de los dos se breves mantienen son conservados en el archivo del Santuario.

Estos documentos muestran no sólo la intervención solícita de los eclesiásticos, sino que también son la prueba de la veracidad histórica de los hechos narrados.

En 1645 comenzó la construcción de la torre del campanario que terminó casi dos décadas después con el costo de veinte escudos. Se usó siempre mármol de la cantera local.

Se llegó a la altura de 68 metros, con una elegante línea de arquitectura que lo convierte en uno de los más admirados de la diócesis.

La construcción de la obra fue confiada al arquitecto Bettera de Gandino que también fue el autor del plan aprobado por unanimidad.

Se asegura que el Card. Carrara a la vista del campanario , afirmó en presencia del Obispo de Bérgamo Mons. Paul Dolfin: “No he visto algo más sólido ni más elegante fuera de las puertas de Roma”.

Las ocho campanas en Re-Bemol mayor clásico saludan a los peregrinos.

El interior de la iglesia se compone de tres naves divididas en cuatro secciones de tres columnas.

A través de cuatro escalones se accede al presbiterio, donde está el fresco de la “habitación de los santos”, una obra de Giacomo Busca que representa a Jesús en la cruz junto a la Virgen María y otros santos.

Sobre la bóveda del presbiterio hay una pintura de Domenico Carpinoni que representa a la Inmaculada con un coro de ángeles.

El altar mayor es obra de Fantoni, es principalmente de mármol y en ella se representa el episodio de la aparición.

En la iglesia, una reflexión debe hacerse a la labor del púlpito Fantoni y al suntuoso órgano de Rogantino de Morbegno recientemente restaurado, su caja es del renacimiento y está integrada por cinco campanas y presenta numerosas tallas.

El cuerpo se compone de 1345 cañas de las cuales 1255 son de metal y 90 de madera.

La fiesta se celebra en el santuario el 23 de junio, es precedida por plegarias y por una solemne procesión con la estatua de Nuestra Señora.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: