El gran santuario dedicado a Nuestra Señora del Carmen se encuentra lógicamente en el Monte Carmelo, en Haifa (Israel).

 

 

Haifa es la tercera población en habitantes del Estado de Israel, después de Tel-Aviv y Jerusalén, con casi 300.000 habitantes y en donde se encuentra el puerto actual más importante del Estado, construido artificialmente durante el Mandato Británico.

 

Ciudad de Haifa

 

Haifa ha llegado a convertirse en el primer centro industrial y laborioso del país. De ahí el refrán israelí: «En Jerusalén se ora, en Tel-Aviv se divierte, en Haifa se trabaja».

 

EL MONTE CARMELO

El Monte Carmelo (en hebreo Har ha’Karmel; en árabe Yabal al-Karmil) es una cordillera en Israel sobre el Mar Mediterráneo.

El monte Carmelo tiene forma triangular, mide unos 26 km de largo y alrededor de 7 kilómetros de ancho y su altura máxima de de unos 550 m.

La ciudad de Haifa está parcialmente situada sobre el Monte Carmelo, como también otras pequeñas ciudades como Nesher, Tirat Karmel. Sus coordenadas son: 32º 50′ de latitud Norte y 35º de longitud Este.

 

Ubicacion de Haifa en Israel

 

Su nombre viene a decir jardín (“Karmel” en arabe) o viñedos de Dios (“Karem El” en idioma hebreo). En la antigüedad estaba cubierta por viñedos y fue siempre famosa por su fertilidad.

Un filósofo sirio del siglo IV a. C., llamado Jámblico, escribió que el Monte Carmelo era “el más santo de todos los montes”.

Aparte de ser un rincón de singular belleza. Se puede contemplar desde la carretera, los «jardines persas» en torno al panteón de cúpula dorada del templo Bahai.

 

Jardines del templo Bahai en el Monte Carmelo en Haifa

 

Para los cristianos, el Monte Carmelo tiene resonancias bíblicas y marianas, y lo hacemos en lo alto del Monte, donde se encuentra el convento carmelitano de Stella Maris = Estrella del Mar.

 

Vista de Haifa desde el Monte Carmelo

 

Aquí se encuentra el santuario más célebre de la Virgen del Carmen, desde donde se propagó su devoción por obra de san Simón Stock.

 

Santuario y Monasterio de Stella Maris

 

La tradición-devoción tiene resonancias ya desde el Antiguo Testamento con el profeta Elías, pues:

a) Aquí se refugió huyendo de Ajab y Jezabel. Lo recuerda la gruta al pie del altar mayor con una imagen del profeta Elías.

b) Y desde aquí (magnífico balcón para contemplar toda la bahía y la ciudad de Haifa, que se extiende a los pies del monte) el criado de Elías (según la narración del Libro 1º de los Reyes, 18, 44-45) vio la «Nubecilla» que nacía del mar, imagen de la Virgen María. Nubecilla, inicio de abundante lluvia.
María, que fecundaría el mundo con la lluvia copiosa de la gracia, que es su Hijo Jesús.

 

EL MURAKA (EL SACRIFICIO DE ELÍAS)

También en la cumbre del Carmelo se puede recordar otro pasaje de Elías. La lucha encarnizada del Profeta del Dios único y verdadero, (era su causa) contra los profetas del dios-ídolo-Baal. (I Reg 19,8-13).

Esto se recuerda en otro lugar de este monte, a 30 km de Haifa, en donde hay otro monasterio carmelitano, llamado Muraká, conocido como el «Sacrificio de Elías».

 

Monasterio Muraka

 

Allí es donde se recuerda el reto del sacrificio de Elías, antes mencionado, contra los 400 sacerdotes del dios Baal, que la reina Jezabel había traído de su tierra, Tiro.

– Los 400 sacerdotes invocaban a Baal y Baal no respondió. La forma de la respuesta debía ser que el dios mandase fuego que consumiera el carnero del sacrificio.
.
– Elías invocó, incluso con la «ironía» de empapar de agua la víctima del sacrificio para hacer más difícil «la cosa» y la «cosa» resultó. Bajó fuego del cielo y secó el agua y redujo a cenizas el animal.
.
– Resultado: que Elías mató a los 400 sacerdotes de Baal, cuyos cadáveres son arrojados al cercano torrente Cisón, y la causa del Dios único-Yahveísta, quedó restablecida.

 

Interior del Santuario Stella Maris

 

EL MONASTERIO Y EL SANTUARIO

A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente -algunos creen que venían de Italia-, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María.

Allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. Desde su monasterio no quisieron crear una nueva forma de culto mariano, ni tampoco, el título de la advocación, respondía a una imagen en especial.

 

Imagen de la Virgen del Carmen tallada en madera de cedro del Líbano

 

Quisieron vivir bajo los aspectos marianos que salían reflejados en los textos evangélicos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

El monasterio actual se construyó en 1827. La Basílica está dentro del Monasterio, pues no le permitieron que su fachada diera al exterior. Es de cruz griega y estilo neoclásico italiano.

 

Fresco de Santos Carmelitas

 

El centro de atención es la Imagen de la Virgen del Carmen, que aquí no está vestida con el hábito del Carmen, como ordinariamente la vemos en nuestras Iglesias. Es obra de Caraventa de Génova (1820), y coronada en el Vaticano en presencia de Pío VII. Después de su restauración (1933) fue bendecida por el Papa Pío XI.

En las pinturas de la cúpula, pintadas por un Hermano Carmelita, se representan algunas escenas alusivas a la vida del Profeta Elías; la Sagrada Familia que según tradición pasó por aquí, en algunos de sus viajes de Nazaret a Jerusalén; Profetas y Evangelistas y Santos de la Orden.

 

Fresco de San Simon Stock

 

El los laterales hay unas placas de mármol que representan:
1º Castillo interior de las Moradas de Santa Teresa;
2º Subida al Monte Carmelo de san Juan de la Cruz;
3º La Rosa de Galilea de una santa carmelita de Belén;
4º La estrella de David entre alambradas, que representa a una santa carmelita judía: Edith Stein, víctima de los Nazis.

 

Altar del santuario Stella Maris con la cueva de Elías en un nivel inferior

 

Debajo del altar está la gruta que recuerda al profeta Elías, pues según una tradición moró en ella durante un tiempo. Elías el gran defensor de la pureza de la Religión Yahveísta, de cuyo espíritu los Carmelitas se sienten herederos.

Cueva del Profeta Elias con su estatua

 

– Y en la plaza hay un monumento a la Virgen del Carmen, levantado por la devoción del pueblo Chileno a su Patrona, el año 1894.

Bajo la pirámide de enfrente del monasterio reposan los soldados franceses, víctimas de los Turcos. En respuesta a Napoleón, que en su campaña para conquistar Acre, utilizó el Monasterio como hospital, los turcos destruyeron el monasterio y masacraron a la comunidad de Carmelitas.

 

Monumento a los soldados de Napoleon

 

Se puede contemplar desde el Mirador la magnífica vista de HAIFA, su puerto, etc. En los días claros se llega a ver hasta Acre.

Ver:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: