En 1496 un vecino del Monte Altino estaba con sus hijos en el bosque casi muertos de sed.

Oró con confianza a la Virgen María y ésta le indicó que golpeara en una roca.

De donde salió un manantial de agua fresca que perdura hasta hoy.

madonna_altino

La población inmediatamente construyó una capilla que se fue ampliando hasta el presente.
.
En 1919, al terminar la guerra, se produjo la coronación de la La Virgen de Altino.
.
Y en el año 2006 la población de Vall’Alta celebró los 500 años de la aparición.

 

LA HISTORIA

El origen del Santuario de Monte Altino se debe a un prodigioso ocurrió en un día caluroso de verano, el 23 de julio de 1496.
.
Un habitante de Vall’Alta, de nombre Quinto Foglia, se encontraba en compañía de sus dos hijos en las laderas del Monte Altino (de ahí el santuario lleva su nombre) con el deseo de trabajar en el bosque.
.
El día era bochornoso, la tierra seca por la prolongada sequía de ese año, frustrado por la fatiga y el calor, Quinto Foglia y sus dos hijos fueron presa de una gran sed.

No sabiendo qué hacer con los niños que podrían morir de sed en los bosques, Quinto Foglia se dirige con una gran confianza a la Madre del Cielo para que lo socorra en esa dificultad.

La oración fue respondida, la Virgen apareció y dice a Quinto Foglia que golpee con la hoz la roca que estaba en frente.
.
Milagrosamente brota un chorro de agua de manantial.

El hecho prodigioso llamó a los fieles de los alrededores y luego gradualmente se extendió a todos sus vecinos hasta los confines de la diócesis de Bérgamo.

Después del milagro la gente Vall’Alta comenzó a construir una pequeña capilla que, gradualmente a lo largo de los años y como resultado de la afluencia de devotos, fue ampliada y modificada.

Ochenta años después la capilla ya había sido incorporada a un nuevo edificio, y así se mantuvo hasta el 1800.

A lo largo de los siglos, el Santuario de Altino fue visitado por los Obispos de Bérgamo, y fue también objeto de la visita de los delegados del cardenal Carlo Borromeo.

 

LA CORONACIÓN

La estatua de Nuestra Señora fue coronada el 23 de julio de 1919 por Mons. Luigi Merelli.

El santuario fue consagrado por el Obispo Adriano Bernareggi el 27 de abril de 1935.

Las numerosas obras de mejora y embellecimiento de la ermita a principios del 1900 hicieron digna la celebración de la coronación de María Santísima.

La guerra empero parecía aplazar la realización de este proyecto.

Un impulso decisivo vino del propio Obispo mons. Luigi María Marelli en el verano de 1916.

Él ascendió al Santuario el 22 de julio, la víspera de la fiesta de la aparición, y quedó profundamente impresionado por el espectáculo de los fieles viniendo de lejos y por el ardor de su fe.

Su profunda emoción se manifiesta en el discurso pronunciado durante la Misa pontifical.

Maravillosamente inspirado en las lágrimas de la audiencia, proclamó que apenas cesara la guerra devastadora, la Virgen de Altino sería solemnemente coronada.

Estas palabras encuentran un eco profundo en los corazones de todos los presentes: suenan como un feliz augurio, un seguro de garantía de la paz, una buena protección, incluso más allá de las fronteras de la diócesis de Bérgamo.

Mientras, con renovada fe renovó la confianza y se elevaron de todas partes oraciones, que iniciaron la práctica para prepararse para el acontecimiento auspicioso.

Inmediatamente se transmitió la petición a Roma, acompañada de una carta del obispo de Bérgamo, y en el mismo año, el 16 de diciembre, salió el decreto papal de la la coronación de la Santísima Virgen de Altino.

La guerra aún hacía estragos en toda Europa, pero los habitantes de Vall’alta sentían cerca su especial protección.
.
Y de inmediato comenzaron los preparativos para la fiesta que se celebró apenas terminada la guerra como un signo de alabanza y agradecimiento.

En los anales y registros parroquiales, el solemne acto fue descrito con gran profusión de detalles: las listas de ofrendas, informes de la Comisión, libros de ingresos y gastos, súplicas y peticiones, instrumentos papales.

En primer lugar fueron las ofrendas presentadas por la población de Vall’Alta, lista para cualquier sacrificio en el santuario.

Pero no fueron menos importantes las ofrendas de los países vecinos y más allá, de hecho, don Luigi Cavagna de Serina llegó a la determinación de hacer que en el propio testamento dejara la mitad de su fortuna a la Virgen de Altino.

Esto significó en favor del Santuario de Altino un total £ 7.000.

Las celebraciones explotaron con el sello de la alegría, como para olvidar los días pasados de miedo y angustia.

Una novena preparó el ánimo de los Vallaltesi.

La estatua de Nuestra Señora de Altino fue transportada a la parroquia.

La iglesia siempre se llenaba.

La solemne procesión de la vigilia difícilmente tuvo lugar en las calles del país por la enorme afluencia de personas.

Es fácil imaginar los himnos, flores y canciones.

Las crónicas de aquellos días, describen las escenas típicas: conciertos de campanas, bandas musicales, fuego artificiales en las laderas de la montaña.

El ansiado día fue la coronación. En Vall’Alta hubo un extraordinario movimiento.

Los peregrinos, procedentes de países cercanos y lejanos, afluían como un mar humano, fue un momento indescriptible cuando de la hermosa iglesia parroquial, toda engalanada, fue levantada la imagen de la Virgen para ser llevada a su Santuario; llantos, sonrrisas, algarabía.

Precedidos por muchas cofradías y asociaciones con banderas detrás de la estatua fueron los obispos de Cremona, Lodi y Bérgamo a caballo, y el resto de los prelados con sus uniformes.

Cuando la procesión llegó a la montaña, al arco de entrada, una multitud increíble ya ocupaba por horas los bosques y prados cercanos.

La ceremonia se celebró bajo un pabellón en la parte delantera del santuario.

Después de la Misa, el momento más esperado. El Obispo Merelli recorre las escaleras para imponer la corona a la Virgen María.

interior templo altino

Profundo silencio, es la culminación de los deseos cinco veces seculares, y ahora sobre la cabeza de María, la tiara de oro brillante como el sol. Explota un poderoso grito: “Viva María”.

El rector del Santuario, con un solemne juramento y declara públicamente la promesa a sí mismo y sucesores, que conservará siempre la preciosa corona en la cabeza de la imagen de la Santísima Virgen de Monte Altino.

Intérprete seguro de los deseos de los devotos fieles que con sus oblaciones hicieron posible el acontecimiento.

 

LAS OBRAS DEL V CENTENARIO

El Santuario, que ahora aparece a nuestros ojos no puede compararse con la humilde capilla que, según una extendida tradición, comenzó a ser construida el 5 de septiembre de 1496, justo un mes y medio después del hecho milagroso.

Sin embargo, el edificio actual trae los testimonios de varias épocas, estilos y la superposición de elementos de la arquitectura de una expresión de devoción secular.

Tras las obras realizadas desde finales de los años 70, las principales se han realizado para el cinquecentesimo aniversario y son, la Penitenciaría, arreglos en el presbiterio, en las dos sacristías, el mejoramiento de las habitaciones.

Pero lo más importante es el redescubrimiento de la fuente milagrosa.

La Penitenciaría, obra desafiante e innovadora diseñada por el arquitecto Sonzogni, es una habitación a la que se accede directamente desde la nave derecha de la iglesia ascendiendo cuatro escalones.

Cubre un área en el lado derecho y un pequeño compartimento que debe servir como un confesionario, un nicho en el frente, un lucernario en el centro del techo, con un mosaico de vidrio que representa el descenso del Espíritu Santo en la pared sur.

Fue concebido como un lugar de acogida, de recogimiento, de arrepentimiento, en la que el peregrino es aislado del ruido exterior.
.
Para meditar, reflexionar y para establecer un coloquio personal con Nuestra Señora, confiar sus preocupaciones y pedir asesoramiento y ayuda.
.
Es el lugar por excelencia de silencio y de la oración del corazón.

El presbiterio ha sido objeto de transformaciones.

El grupo de estatuas, que desde 1982 se había colocado a la izquierda del pasillo de la iglesia, está de vuelta en su nicho en el fondo del presbiterio.

Los bancos de madera que cubren las dos paredes fueron retirados, lo que permitió el descubrimiento de hermosos frescos.

El altar que estaba en contra de la pared del fondo y que ya no se utilizaba debido a la disposición Conciliar, fue colocado al comienzo del presbiterio, en línea con los dos altares laterales.

Es un hermoso altar de mármol negro del 1600 que fue recuperado del altar de la nave izquierda.

Fueron pintadas las dos sacristías, en una de las cuales, la del noreste, fue instalado el museo del Santuario, donde se encuentran los ex-votos, pinturas, muebles, objetos preciosos.

El trabajo más interesante y sugestiva se hace detrás del presbiterio, donde se creó una gran habitación con dos entradas desde el presbiterio y desde el museo.

Desde esta sala se puede ver directamente el agua que brota de la roca que la tradición dice que fue golpeada por Quinto Foglia.

Un apertura de un metro por 70 cm, creada en el lado este en la parte inferior derecha y cubierta con un cristal, finalmente permite a los fieles ver la fuente de milagro.

Además de estas obras se reconstruyó el sistema eléctrico, de acuerdo con la normativa vigente, se realizó la pintura de los locales afectados por las obras y se han rehecho los pisos de las habitaciones.

Estas y otras refacciones significan una resurrección del santuario al final de este siglo XX, para dejar a la posteridad un signo tangible de su devoción a la Virgen de Altino.

Muy conmovedora fue la reunión con el pontífice el 12 de junio de 1996, durante la audiencia general del miércoles.

El gran grupo de Vallaltesi ocupaba la primera parte de la nave del aula Pablo VI.

Finalmente viene el Papa, una fuerte ovación de aplausos lo recibe. Comenzó su catequesis sobre la Immaculada Concepción de María.

El papa Juan Pablo II, descendió las escaleras, encendió la antorcha y dio los mejores deseos para el medio milenio de la aparición

Trasladado a ver la estatua de la Virgen María, la bendijo.

Estatua que se encuentra en el Museo de Altino. Con la antorcha encendida por el Papa, se abrió oficialmente las celebraciones del quinto centenario 1496-1996.

Fuentes:

 

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: