Lituania estuvo muy cerca de perder su fe católica.

Pero sucedió algo en 1608, cuando dominaba en la nación el protestantismo.

Un milagro ocurrió en la pequeña aldea de Siluva que restauró la fe de la nación a la Iglesia Católica.

ns de siluva

Doscientos cincuenta años antes de Lourdes y de Fátima la Virgen Maria apareció en la aldea de Siluva, Lituania a dos pastorcitos.
.
Llorando porque el pueblo ya no adoraba a su hijo Jesús.

El milagro fue reconocido a través de un decreto papal publicado por Pío VI el 17 de agosto de 1775.
.
Siluva se ha convertido desde entonces en el santuario mariano más importante de Lituania.

La historia de nuestra señora de Siluva comenzó realmente en 1457, cuando Peter Giedgaudas, diplomático para Vytautas el grande, construyó la primera iglesia en el área y dio la tierra a la iglesia católica.

En uno de sus muchos recorridos fue a Roma y obtuvo un pintura magnífica de la Virgen Maria que sostenía al niño Jesús.

Trajo la pintura a Lituania y la puso en el santuario de la nueva iglesia en Siluva.

Por varias generaciones los fieles adoraron a Dios y honraron a la madre María en su pequeña iglesia.

 

EN MANOS DEL PROTESTANTISMO

En 1251 Lituania se convirtió en la última nación europea en aceptar el cristianismo y entrar en la Iglesia católica.

Cuando el norte de Europa fue cayendo en el protestantismo, ni siquiera la pequeña aldea escapó el impacto.

En 1532, el gobernador local se hizo calvinista al igual que mucha de la nobleza y los intelectuales.

Los católicos de Siluva estaban desamparados.

Las autoridades querían confiscar las tierras de la iglesia y dárselas a los calvinistas.

El Padre Juan Holubka, sacerdote de la parroquia de la iglesia de Siluva, escuchando lo que sucedía, construyó una caja.
.
Envolvió cuidadosamente la pintura de la Virgen Maria, las vestiduras litúrgicas y los documentos que probaron que Vytautas el grande había dado la tierra a la iglesia católica y los puso en la caja.
.
Después selló la caja y la enterró cerca de una roca grande.
.
Su acción fue de verdad inspirada porque un corto tiempo después las autoridades tomaron la iglesia.
.
Parecía como si la fe católica hubiera acabado en la aldea de Siluva.

roca piedra que piso la virgen en siluva

Piedra que pisó la Virgen en Siluva

 

LA INTERVENCIÓN DIVINA

La Reforma empezó a decaer en Lituania desde el inicio del s. XVII.

De un lado, los calvinistas comenzaron a negar la divinidad de Jesucristo, un extremo inaceptable para muchos nobles.

Al mismo tiempo, los jesuitas empezaron a llegar a la región, con fuego en el alma y la claridad doctrinal del Concilio de Trento.

Y los católicos empezaron a luchar para recuperar iglesias.

Pero hay todavía otro factor que reforzó decisivamente este cambio de rumbo de vuelta hacia el catolicismo.

Una intervención de la Madre de Cristo, una llamada muy maternal a volver a la verdadera adoración de su Hijo divino.

Pasados ochenta años Dios, los fieles católicos, sin pastor y sin guía habían desapareciendo gradualmente.

Solamente algunos de los más viejos recordaban que había habido una iglesia católica en su aldea.

Los niños crecieron en el credo del calvinista.

En el verano de 1608, unos pastorcitos, mientras tendían sus ovejas cerca de la aldea de Siluva, ven a una mujer hermosa.
.
Jugaban cerca de una gran roca, cerca de una zona forestada.
.
Repentinamente uno después del otro quedaron quietos, mirando fijamente en la dirección de la roca.
.
En el silencio, podían oír un llanto fuerte.
.
Entonces los niños vieron una mujer joven hermosa que estaba parada en la roca y que sostenía a un bebé en los brazos.
.
Ella lloraba amargamente. Su pena abrumadora era evidente.
.
Ella no habló, pero les miró con gran tristeza, como si su corazón se rompiese.
.
Tan profusas eran las lágrimas que rodaban por sus mejillas y salpicaban sobre la roca.
.
La mujer vestía un traje azul y blanco, diferente de cualquier vestido conocido por los niños.
.
Su pelo largo, marrón claro caía suavemente sobre sus hombros.
.
Una luz extraña rodeaba a la mujer y al niño.

Tan asombrados estaban los niños que no podrían hablar. Permanecían parados mirado fijamente.

El asombro pronto dio paso al miedo cuando desapareció la mujer con su bebé tan misteriosamente como había aparecido.

Entonces todos comenzaron a hablar excitados sobre lo que habían visto.

estatua aparicion de siluva fondo

Uno de los muchachos fue a la aldea para decirle al pastor del calvinista.

Le dijeron que parase de hacer un cuento tan fantástico y que se fuera de nuevo a los campos.

Enterado de que la muchedumbre había ido al lugar de las apariciones, el pastor se alarmó de la ingenuidad de su gente al creer lo que el consideraba una “superstición romana”.

El advirtió que éste era el trabajo de Satanás para llevarse a la gente.

Mientras que el pastor calvinista se detuvo brevemente para recuperar su respiración, un sonido desgarrador de llanto fue oído.
.
Todos los ojos dieron vuelta a la roca, y allí, parada en su medio, estaba la señora que lloraba con el bebé en brazos, tal como los niños la habían descrito.
.
La gente estaba estupefacta. El pastor no podía sino también mirar fijamente.
.
La cara de la mujer reflejaba un dolor profundo y sus mejillas estaban llenas de lágrimas.

Finalmente el pastor recuperó su calma y le preguntó,

“¿por qué llora usted?”

En una voz llena de dolor, ella contestó,

“Había una época en que mi amado hijo era adorado por mi pueblo en este mismo lugar.
.
Pero ahora han dado este suelo sagrado al arado, a la siembra y a los animales de pasto”.

Sin otra palabra, ella desapareció.

interior de la basilica de siluva

 

EL REGRESO A LA FE CATÓLICA

La creencia que la madre del Dios había aparecido en persona para regañarlos por su negligencia hacia la fe católica creció rápidamente entre la gente.

La mayoría de ella prestó atención a su mensaje y comenzó a volver a la iglesia verdadera fundada por su hijo divino, Jesucristo.
.
Tan completo fue este retorno que una década más tarde, en la fiesta de la Natividad de la Virgen Maria, más de 11.000 personas recibieron el comunión durante una misa ofrecida en el lugar de las apariciones.

Grande fue el milagro de la madre del Dios en la aldea de Siluva, donde no había habido iglesia, ni sacerdote, ni misa, por casi ochenta años.

El obispo designó al sacerdote Juan Kazakevicius para investigar el fenómeno y cuestionar a todos los testigos a los acontecimientos.

Como en muchas apariciones de la madre de Dios, en Siluva también hubo una imagen asociada con el milagro.

Un hombre ciego, con mas de 100 años de edad, vivía en una aldea cercana.

Supo de las apariciones y recordó que, unos ochenta años atrás, él había ayudado al padre Holubka a enterrar un cofre con los tesoros de la iglesia junto a una gran roca.

Los aldeanos lo condujeron al campo de las apariciones a ver si él podría ayudar a localizar el lugar en donde los tesoros fueron enterrados.

Tan pronto llegó al lugar su vista fue restaurada milagrosamente.

Cayendo de rodillas con alegría y gratitud, él señaló el punto exacto donde el cofre había sido enterrado.

El cofre fue sacado de la tierra y dentro encontraron, preservada perfectamente, una pintura grande de la Madonna con el niño, varios cálices del oro, vestiduras, títulos de la iglesia, y otros documentos.

La pintura fue puesta permanentemente en la Basílica de la Natividad de la Virgen Maria donde sigue siendo venerada como la imagen milagrosa de Siluva.

A través de los años, se han registrado muchos milagros y la capilla ha experimentado cambios numerosos.

Iglesias más grandes tuvieron que ser construidas para acomodar a los peregrinos. La devoción a nuestra señora de Siluva crecía hasta que la Segunda Guerra Mundial acabó con la libertad en Lituania.

El Papa Juan Pablo II rezó en Siluva en 1993, dos años después del restablecimiento de la independencia lituania.

En 2006, Benedicto XVI bendijo dos nuevas coronas de oro para la imagen milagrosa de María y Jesús que adorna el santuario.

BZN_Zemaiciu_Kalvarija_church_inside_centre_altar_paveikslas

 

LA IMAGEN

La pintura de María y el Niño Jesús que preside el altar mayor del santuario era considerada, hasta muy recientemente, una reliquia de la iglesia del s. XV que había sido escondida en el baúl y redescubierta con los documentos en el sitio de la aparición de 1608.

Pero investigaciones científicas recientes han mostrado que seguramente es obra de un pintor local de la primera mitad del s. XVII.

Probablemente fue pintada después de la aparición, para la nueva iglesia de Siluva.

Se trata de una copia del icono Salus Populi Romani venerado en la basílica de Santa María Mayor en Roma, la más antigua iglesia occidental dedicada al honor de la Virgen María.

El icono muestra a la Madre de Dios, con gran dignidad, atrayendo a la gente con sus ojos a mirar a su Hijo.

El Niño, sentado en sus brazos, mira a su Madre y bendice al pueblo con la mano derecha.

La imagen de Siluva, pintada en óleo sobre lienzo, sigue en todas sus líneas a la Salus Populi Romani.

La imagen está cubierta por un vestido de plata y oro exceptuando los rostros y las manos de María y Jesús.

El vestido fue confeccionado en 1674 a partir de los ex votos, objetos que peregrinos a menudo dejaban en el santuario como muestra de agradecimiento por las gracias recibidas.

Desde el s. XVII, los informes de los obispos locales a la Santa Sede han subrayado tanto la gran devoción de la gente hacia esta imagen, como los numerosos dones celestiales que junto a ella se obtienen.

En 1775, la Santa Sede concedió permiso para coronar solemnemente a Maria y a Jesús en la imagen milagrosa de Siluva.

Pero antes de hacerlo, el recién instalado obispo Steponas Giedriatis quiso investigar a fondo los supuestos milagros.

Convocó una comisión que bajo juramento entrevistó a gran numero de gente, examinó los ex votos y el registro de milagros.

Finalmente, en 1786 el obispo fijó la fecha para la coronación: el 8 de septiembre, la fiesta titular del santuario.

Anunció la decisión con una carta circular que lee así:

“Hemos hecho una investigación detenida, según las indicaciones y normas de la Iglesia, con objetividad, dando fe no a la imaginación sino a declaraciones de testimonios oculares y de gente seria: teólogos, doctores y todos los que tenían competencia en esta materia.

Al final, basándose en la opinión de consejeros cultos y sabios, llegamos gradualmente a la convicción de que desde 1622 el Dios eterno y omnipotente, por medio de gracias claramente concedidas, ha querido de verdad ser milagroso en aquel cuadro de la nobilísima Virgen María de Siluva.”

La imagen fue adornada con dos coronas de oro maciso durante una celebración de tres días.

Unos 30.000 fieles acudieron a la solemnidad. Junto con mucha gente sencilla, había también oficiales de estado de alto rango de Lituania y de Polonia, nobles destacados y una docena de obispos.

No era ni el primero ni el último acto de culto multitudinario en Siluva.

En 1886, asistieron 40.000 personas al centenario de la coronación a pesar de los esfuerzos del imperio ruso de impedir el acceso al santuario.

Rusia se había anexado Lituania al final del s. XVIII.

En el primer período de independencia lituana del s. XX, entre las dos guerras mundiales, solían acudir entre 100.000 y 150.000 peregrinos a Siluva cada año para la octava del Nacimiento de María.

Un reportaje sobre la fiesta titular del santuario de 1933 describió los caminos de alrededor llenos de autobuses y coches, y de peregrinos andando y cantando.

basilica de la virgen maria fondo

 

EL SANTUARIO

La fundación de la iglesia en Siluva fue iniciativa del noble Petras Gedgaudas, quien había trabajado en el servicio de Vytautas.

Gedgaudas en 1457 destinó un terreno y medios para construir un templo en honor de la Virgen.

La nueva iglesia no tardó mucho en ganarse fama de santuario mariano.

Un pastor luterano, a mitad del s. XVI, se quejó de que no había manera de disuadir a sus fieles de viajar 100 km o más a Siluva para asistir a la fiesta del Nacimiento de María.

De hecho, la Reforma protestante llegó con fuerza y rapidez a Lituania, empezando por la nobleza.

Ya en 1532 el entonces propietario de la iglesia de Siluva se hizo luterano.

En las décadas siguientes, muchas iglesias católicas fueron confiscadas y cerradas.

En aquellos años un párroco de Siluva escondió bajo tierra una caja de hierro con los documentos referentes a la fundación del santuario católico y diversos objetos sagrados.

Los calvinistas suplantaron a los luteranos como fuerza dominante en Siluva alrededor de 1555.

Pronto hicieron cerrar el templo católico y desterrar a su clero.

La iglesia, aunque sin uso, quedó en pie algunos años hasta que fue derrumbada.

Era una época de confusión religiosa.

Muchos poderosos pasaron por diversas denominaciones protestantes en pocos años.

Las personas más sencillas en gran parte conservaban convicciones católicas, pero encontraban obstáculos para practicar aquella fe.

La noticia sobre la aparición de la Virgen se difundió con rapidez.

El obispo católico mandó a un canónigo para investigar lo ocurrido.

Intentó localizar el sitio exacto de la antigua iglesia y los documentos acerca de su fundación, como recurso para poder recuperar la propiedad.

Llevaron al campo al único que sabía donde estaba enterado el baúl, un anciano ciego.

Al llegar a la piedra de la aparición, recuperó la vista y pudo indicar el lugar exacto del baúl.

Al final, se logró la devolución a la Iglesia católica el terreno en Siluva.
.
Pronto se construyó una capilla sobre la piedra de la aparición, y se levantó una iglesia a unos 200 metros de distancia, en el lugar del santuario original del s. XV.

Contra toda expectativa en una región mayoritariamente calvinista, la nueva iglesia resultó pequeña.

Documentos de la época narran su fama como lugar de gracias especiales y milagros, donde la gente crece en vida cristiana. Al cabo de unos años, la iglesia tuvo que ser ampliada.

Una muestra de la impresionante viveza del santuario mariano es el dato histórico de que en 1677 había 12 sacerdotes residentes en Siluva para atender espiritualmente a los peregrinos.

Desde entonces, la actividad pastoral nunca más se ha interrumpido.

La actual iglesia de Siluva fue construida a mitad del s. XVIII.

De estilo barroco tardío, tiene muros externos de ladrillo rojo y una iconografía interior que entremezcla los temas principales de la Madre de Dios, Cristo y la Iglesia.

El Papa Pablo VI la elevó a basílica menor.

La actual capilla de la Virgen, Salud de los Enfermos, se levanta sobre la piedra de la aparición en forma de una torre blanca.

Fue construida a principios del s. XX para conmemorar el tercer centenario de la aparición. La decoración, obstaculizada durante décadas por la persecución religiosa del gobierno soviético, llegó a termino sólo en 1999.

Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: