Santa María de la Victoria de Málaga, España ( 8 de septiembre)

Los reyes católicos llevaban intentando conquistar la ciudad desde hacia tres meses y no lo conseguían. Don Fernando tuvo sueño en que un anciano intercedía ante la Virgen de su oratorio para que diese la victoria a las tropas cristianas. Ese mismo día llegaron a las estancias reales unos religiosos que traían un mensaje esperanzador: “Que no tratasen de levantar el cerco de Málaga porque dentro de tres días de su llegada había de ser Dios servido de les entregase la ciudad en sus manos, dándoles victoria ala iguala de sus deseos”. Así sucedió en el s. XV.

…VER VIDEOS…

Durante el asedio de Málaga, en el campamento cristiano, don Fernando el Católico veneraba la imagen que sería más tarde Patrona de la Ciudad. Se trataba de una bella talla que había recibido del Emperador Maximiliano I, padre del futuro rey de España, Felipe el Hermoso, enviada como regalo desde Flandes. La imagen es efectivamente del siglo XV. Ante ésta se oró, sin duda, por el triunfo. A Ella se atribuye el éxito de la empresa. Por eso, al pié de la escultura se grabó la inscripción que todavía puede leerse “Santa María de la Victoria”.

La Salve ante Ella se canta todos los sábados después del rezo del Rosario, históricamente hace referencia a la reconquista de la Ciudad. La costumbre fue establecida por el Obispo de Málaga Don Luis García de Haro (desde 1587 a 1797), porque tanto al comienzo del asedio (7 de mayo de 1487) como la rendición (18 de agosto de 1487) había tenido lugar en sábado, el día semanal dedicado a la memoria de María.

En 1654 hizo juramento la Ciudad, ante el Obispo, Cardenal Don Alonso de la Cueva y Carrillo “de creer, enseñar y defender en público y en secreto el Misterio de la Inmaculada Concepción”, siendo entonces Corregidor Don Diego Fernández de Córdoba y Ponce de León.

Oficialmente declarada Patrona Principal de toda la Diócesis de Málaga, por Breve de SS Pío IX, fechado en 12 de diciembre de 1867. Coronada canónicamente por el Núncio de SS, Don Cayetano Cicognani, el 8 de febrero de 1943, siendo Obispo de Málaga Don Balbino Santos y Olivera. En abril de 2007 fue concedido por el Papa Benedicto XVI el título de Basílica Menor al templo donde se encuentra Santa maría de la Victoria.

 

LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN

Los reyes católicos llevaban intentando conquistar la ciudad desde hacia tres meses y no lo conseguían. El cansancio y la desconfianza eran mayores, no sabían si levantar el cerco o continuar hasta la rendición de los mahometanos malagueños.

El rey poseía en su oratorio una imagen de la Virgen, regalada por el emperador Maximiliano de Austria. Estaba descansando Don Fernando y se quedó dormido, en su sueño, un anciano intercedía ante la Virgen de su oratorio para que diese la victoria a las tropas cristianas.

Ese mismo día llegaron a las estancias reales unos religiosos enviados por San Francisco de Paula, para pedir el permiso de fundar en España la Orden de los frailes Mínimos (orden de mendicantes, principios de caridad).

Además de eso, los frailes traían un mensaje esperanzador: “Que no tratasen de levantar el cerco de Málaga porque dentro de tres días de su llegada había de ser Dios servido de les entregase la ciudad en sus manos, dándoles victoria ala iguala de sus deseos”. Así sucedió.

De esta forma, tras una ofensiva desesperada de los musulmanes, los católicos consiguieron conquistar la ciudad el 18 de agosto de 1487, quedando unidas para siempre la historia de la ciudad con la imagen de la Virgen, llamándose desde aquel día: Victoria.

Desde aquel 19 de Agosto, la virgen que tenía Fernando en su oratorio, fue bautizada como la virgen de la Victoria, título que mandó grabar a sus pies: “Santa María de la Victoria”, como aún hoy en día podemos leer.

Los Reyes mandaron construir una ermita en el lugar donde tuvo su tienda el rey Fernando, donde fue depositada la imagen siendo encargado de su custodia el ermitaño Bartolomé Coloma.

 

LA IMAGEN

La escultura de la Virgen de la Victoria, está realizada en madera de álamo policromada, sentada sobre roca y con niño sobre el regazo. Su autoría es una incógnita, si bien se barajan hipótesis entorno a Pedro Millán y Juan de Figueroa (siglo XV). Destaca su frontalidad de gran empaque mayestático, rostro oval de serena expresión realista, pliegues angulosos de los vestidos y a los pies la inscripción gotizante de finales del siglo XV (SANTAMDLAVICTORIA).

La virgen lleva corona, cetro en la mano derecha y un pajarillo en la mano izquierda. En otras épocas la virgen iba cubierta de sayas y mantos bordados, durante el siglo XX comenzaron a no utilizarse estas prendas.

El niño, sentado sobre la virgen, se encuentra en actitud de bendecir. En épocas pasadas se situaba sentado a los pies de la Virgen.

Tras los procesos de restauración a los que se vio sometida la imagen en 1996, se descubrió que en su origen se encontraba hueca y rebajada en su reverso.

La policromía que podemos observar en la obra tal y como la hemos conocido los contemporáneos, son fruto de una restauración sufrida en el siglo XVIII, si bien es cierto que aún conserva restos de su policromía original.

En los estudios previos a la restauración, se aprecia que la alteración más significativa que presentaba en el soporte era la incidencia de dos tipos de ataques de insectos xilófagos. Además la policromía presentaba suciedad superficial, estucos superpuestos, levantamientos, lagunas y desgastes.

Santa María de la Victoria cuenta con un gran número de enseres y joyas que ha ido recibiendo de manos de sus hijos a través de donaciones y demás. Podemos señalar algunos de ellos con un listado de enseres:
• Un manto, donación de los Reyes Católicos
• Un bastón que se cree que perteneció a Francisco de Paula
• Un manto, regalo de Anita Delgado, Maharaní de Kapurtala
• Un manto, regalo del marqués de la Foronda
• Un manto, regalo de Isabel II
• Un juego de coronas de oro, impuestas en la Coronación Canónica
• Un dosel, de las monjas de San Carlos
• Guión de la hermandad, bordado por Juan Rosén, realizado con motivo del cincuentenario de la Coronación (1993)
• Ropa de cultos de María Domenech
• Diversos enseres de orfebrería Brihuega y Martos
• Destacado lugar merecen las Medallas de la Ciudad y de la Agrupación de Cofradías.

 

BASÍLICA Y REAL SANTUARIO DE SANTA MARÍA DE LA VICTORIA

El Real Santuario es levantado en 1487 en la Huerta de Acíbar. Junto al Cerro del humilladero (actualmente Monte Calvario).

La Basílica y Real Santuario de Santa María de la Victoria de Málaga se encuentra en el lugar donde el rey Fernando el Católico tenía su campamento durante el asedio y toma de la ciudad en 1487.

Hasta entonces puerto clave del reino nazarí de Granada. Se construyó para
albergar la imagen de Santa María de la Victoria.

Asimismo es una iglesia con gran fervor cofrade debido a ser o haber sido sede de diversas hermandades de la Semana Santa en Málaga.

Entregada a la ciudad la imagen de la Virgen del oratorio del rey como Patrona (a la imagen se le atribuía una intervención tan milagrosa como decisiva), se edificó en el mismo lugar del campamento una ermita custodiada por el ermitaño Bartolomé de Coloma. En 1493, la capilla pasa a manos de los Mínimos, quienes edifican junto a la misma un convento y una iglesia, de la que sólo quedan algunos restos en la actualidad. La iglesia fue bendecida el viernes 22 de abril de 1518.

La primitiva iglesia se construyó a principios del XVI y el estado en que se encontraba a fines del siglo XVII no soportaría la construcción de nuevos añadidos y ampliaciones, lo que aconsejó que se derribara y en su lugar se levantara otra de nueva planta, durando las obras desde 1693 hasta 1700, fecha en que se inaugura la nueva iglesia.

Desde el punto de vista arquitectónico, lo más destacado del conjunto es la torre camarín, uno de los primeros en construirse en España a semejanza del de Guadalupe o el de la Virgen de los Desamparados en Valencia.

Entre las obras escultóricas destacan la propia talla de Santa maría de la Victoria, obra de Jorge Fernández Alemán; el retablo de San Francisco de Paula, de Luis Ortiz de Vargas; la Virgen en Belén, de Jerónimo Gómez de Hermosilla, de la segunda mitad del siglo XVII; la Virgen de las Ánimas, de Niño de Guevara; y sobre todas las citadas, una Dolorosa de Pedro de Mena.

El 2 de noviembre de 1691, comenzó la construcción del camarín a Santa María de la Victoria siendo sufragadas las obras por Don José Guerrero, Conde de Buenavista y ante el mal estado en el que se encontraba el templo, a pesar de sus continuas reformas, se decantaron por demoler el edificio y reconstruirlo.

La iglesia actual fue sufragada por el Conde de Buenavista. En su exterior destaca la arquería exterior y la espadaña campanario. En 1700, la excelsa Patrona era trasladada a su camarín. El camarín posee unas vistosas yeserías que fueron realizadas entre 1694/5 y están atribuidas a Felipe de Unzurrúnzaga. Entre otras cosas, el Conde mecenas, también rascó su bolsillo para pagar dos panteones: (que se encuentran bajo el camarín) uno para él y su familia y otro para la comunidad. Son unos de los más tétricos de Andalucía a consecuencia de su decoración de fondo negro sobre el que sobresalen esqueletos y figuras de la muerte en escayola blanca. Recuerda el conjunto a las danzas de la muerte medievales. Debe interpretarse como exposición del discurso barroco sobre la muerte.

Tras sufrir desamortizaciones, expolios y demás en la postguerra, se llevo a cabo una gran restauración, afectando esta en mayor medida al Camarín y concluyendo en 1942. En 1994 el santuario en su conjunto es declarado Bien de Interés Cultural. El 25 de abril del año 2007, la ciudad de Málaga conocía la noticia de la concesión por parte del Vaticano del título de Basílica para el Real Santuario.

El retablo es del siglo XVII y esta compuesto por escenas de la vida de San Francisco de Paula, en su centro se abre un arco que da paso al camarín de Santa María de la Victoria.

 

LOS CULTOS

Podemos comenzar hablando de la Romería que organiza todos los años la Federación malagueña de Peñas el primer día de la feria para hacer una ofrenda floral a la Patrona, tras una misa culminada con bailes por malagueñas en el interior del templo.

Ya no hay culto hasta el último sábado del mes de Agosto, que se realiza tras una misa en su honor, la bajada de la Sagrada imagen desde su Camarín hasta un pequeño trono de traslado en que al día siguiente será bajada en rosario de la aurora hasta la Catedral donde tendrá lugar la solemne novena, la cual cada año es predicada por un sacerdote distinto.

Cada día de novena hay una serie de invitados, siendo el día que más llama la atención, el que se dan cita los miembros de las diferentes peñas, ya que realizan una ofrenda floral a la virgen que se encuentra expuesta en el altar mayor de la catedral , de manos de las reinas de las casetas de cada una de las diferentes peñas, que van ataviadas con sus bandas y coronas.

Otro culto no menos significativo, es el que se lleva a cabo en el mes de mayo. Son las peregrinaciones. Consisten en visitas de diferentes representaciones de entidades que por diferentes motivos pueden estar vinculadas a la cuidad de málaga y a su Patrona.

El culto más importante es sin duda alguna la procesión que realiza el día 8 de septiembre, día de la Natividad de Nuestra Señora, desde la Santa Iglesia Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Encarnación hasta su Real Santuario.

En su vuelta a casa la Patrona no va sola. La acompañan representaciones de todas las hermandades de la ciudad, así como de diferentes entidades malacitanas, destacando entre ellas los representantes del pueblo malagueño,(equipo de gobierno de la ciudad) bajo mazas.

VIDEO

Virgen de la Victoria 2007

SANTA MARÍA DE LA VICTORIA MÁLAGA 2007

Victoria – Málaga A Su Virgen De La Victoria


Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: