Nuestra Señora de Valvanera, La Rioja, España ( 8 de septiembre)

En la Rioja, ya desde el siglo IX, la Virgen se hizo roble, panal y fuente.
…VER VIDEOS…

Nuño Oñez, ladrón que supo dar marcha atrás en sus pasos y en su vida delincuente, se acercó hasta el monte de Valvanera donde en un frondoso y hueco roble descubrió la imagen mariana envuelta en un gran enjambre de abejas y refrescada a sus pies por un cristalino manantial.

Esta imagen, Patrona de la Rioja, es una de las más antiguas de España con ciertos rasgos del bizantino/visigótico.

Hoy, esta devoción, cuenta con el respaldo de la belleza del canto solemne de la Abadía de Benedictinos que secundan y acogen las numerosas peregrinaciones que hasta este monte, de casi 1000 metros de altura, ascienden. Allá, por el mes de septiembre, en la ciudad de Logroño ofrecen a la Virgen de Valvanera el primer mosto prensado de la vendimia. Su festividad es el 8 de septiembre

Extracto de la publicación: “Compuesta, y Ordenada de las memorias, que se conservan en el Archivo de dicho Santuario. La dá a luz el dicho Monasterio. CON LICENCIA: En Logroño: Por Josef Delgado, Impresor de la Ciudad, y del Santo Tribunal de la Inquisicion. Año de 1798.”

 

LOS MONTES DISTERCIOS

Tiene su asiento este Valle en el centro de los montes Distercios, en lo mas escabroso, y escarpado de sus senos. El sitio de Valvanera es tan aspero, tan quebrado, y de tan pocas conveniencias, que aun haciendo tantos siglos, que se habita, y le frecuentan los Fieles en numerosos concursos, siempre se mira intratable, y escabroso.

De la de Valvanera que fué aparecida en el Roble, y en el sitio donde hoy tiene su culto; mas donde se fabricó nadie hasta ahora lo ha sabido, si bien nuestra Historia antigua dá á entender vino del Cielo; pues dice fueron los Angeles los que la colocaron en el Roble.

Yepes dice, que no solo en tiempo de los Godos, sino en el de los Romanos, hubo en los Montes Distercios una Imagen de Maria, venerada. Y aun cuando Leovigildo vino á Cantabria, y ganó la Ciudad, que habia de este nombre, visitó su Santuario : como tambien mucho antes le visitó S. Atanasio. Por los años de 535 consta, que habia yá Convento de Valvanera, habitado por personas Religiosas.

El celebre, y Santisimo Monasterio de Valvanera, tiene origen, y principio de un famoso Ladron llamado Munio, á quien la Virgen Santisima se le apareció, y le dixo buscase una Imagen suya, que estaba oculta en un Roble, y colocada en su hueco por manos Angelicales”.

 

EL LADRÓN NUÑO

Este fué Nuño, natural de la villa de Montenegro en la Sierra, que dista cuatro leguas de nuestro Monasterio. Era escandalo, y terror detoda la republica, y aborrecido de ella, la dexó para serlo de toda la omarca. Diose á ladron Vandolero, y salteador de Caminos :nadie vivia seguro de su insolencia: y audacia.

Estando un dia engolfado en estas, y otras maldades, advirtió que un Labrador iba por un camino con dos Bueyes á sembrar una eredad. Notó sus pasos zeloso, y secretamente fué siguiendo sus pisadas con intencion de quitarle los dos bueyes, el trigo que llevaba, y la vida, si hallaba resistencia.

Llegó este a su eredad, y antes de comenzar los surcos, y entregar á la tierra el grano que llevaba, sepuso de rodillas con devocion y ternura, y mirando al Cielo, hizo la señal de la Cruz, expresando sus deseos á la piedad Divina de esta forma:

“En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espiritu Santo, Omnipotente Dios Criador del Cielo y Tierra, que todo lo producisteis de la nada: ser servido que los granos de trigo que en esta eredad reparta, de tal manera produzcan, fructifiquen, y se aumenten, que con su cosecha pueda lograr yo sustentar mi familia, los Ministros de la Iglesia, y los Pobres, y con la bendicion de vuestra misericordia no falte á nadie el sustento; para que de esta suerte vuestro nombre sea alabado, y bendito de todos, ahora, y siempre. Amen Jesus.”

Esta devota Oracion del Labrador inocente embuelta en poderosos y divinos impulsos de la gracia, fué para nuestro Nuño acerado eslabon, que hiriendo en el pedernal de su alma endurecida, levantó tantos fuegos del Divino amor, que no caviendo yá en su pecho enternecido, llegandose á los pies humilde, y afectuoso. Manifestóle su intento contra su via, y hacienda, y le pidió perdon con las mas cariñosas expresiones, que le dictó su pena, dolor, y arrepentimiento. Escuchóle compasivo el Labrador, y le perdonó la ofensa, exortandole al dolor de sus pecados, verdadera penitencia, y enmienda de su vida.

 

LA CONVERSIÓN DE NUÑO

Andando Nuño en estos suspiros penitentes, dicurria entre los Montes, y asperezas del sitio el mas acomodado para ocultar al mundo, y exercitarse en llorar sus culpas. Yà sea por acaso, ó providencia Divina, encontró con el mejor que le pareció à proposito para sus santos designios, y fué una Cueva, que aun oy se conserva con el nombre de Trombalos, media legua distante de la villa de Anguiano en la Rivera del Rio Naxerilla.

Entró en su concavidad, y registró sus senos muy horribles, admirolos y animoso, determinó pasar en ellos lo restante de su vida. Aqui vivió algunos dias solitario, sin tener mas sustento, que las yerbas del campo, y el pan del dolor, y lagrimas de su vida pasada; y acordandose tenia un niño de seis à siete años, que dexaba en su lugar de Montenegro, expuesto á dar en los vicios, que él habia tenido, determinó salir de la Cueva, é ir à buscarle con la cautela, y silencio que le dictó su prudencia. Traxoselo consigo, y enseñandole el camino de la vida christiana con palabras, y exemplos de sus crueles penitencias lo intruyó en todo á su gusto en el camino del Cielo.

 

LA DESGRACIA DEL HIJO DE NUÑO

Serviale el Niño de compañia, y alivio; pues salia á los Lugares comarcanos á pedir sustento para si, y para su Padre, lo que hacia con presteza, y mucha gracia, trayendo sus limosnas; mas la Magestad Divina, queriendo recrearse en Nuño como en Abrahan, dispuso un dia, que el Niño al subir por la escala, que era aspera, y penosa, se deslizó en sus pasos, y dió con su Cuerpecito á rodar la peña abaxo y no paró hasta el Rio, al que llegó hecho pedazos de los golpes.

Notó Nuño la falta de su hijo, procurando buscarle, salió de su retiro. Baxó al Rio, y en su orilla, vió señales de su muerte. Asustóse, y buscando su cadaver, le halló al pie de la peña. Pusose de rodillas compasivo, y hechos sus ojos dos fuentes de lagrimas: dixo mirando al Cielo:
“Ay Dios, y Jesus mio ! Bien veo, que soy la causa, de que me envieis este, y otros muchos castigos, y es justo, que yo pague la pena de lo mucho que os tengo ofendido; y pues disponeis piadoso la muerte de esta inocente Criatura, para que yo en ella tenga el dolor, que como Padre es natural; disponed, que sea victima sacrificada en las aras de vuestra misericordia para satisfaccion de mis pecados, y perdonad Clementisimo si excedo en el sentimiento.”

Con esto reprimió las lagrimas, y dispuso el cadaver, dandole sepultura conforme á su devocion, y christiandad, y recogiendo su espiritu á la Oracion, y exercicios penitentes, dió á Dios las gracias rendido a su alta Providencia, siempre ordenada al bien de nuestras almas. Pero Dios compasivo de su rigor, y aspereza, dispuso consolarle, haciendo que un Sacerdote, Domingo, natural y vecino de la Villa de Brieba, le buscase, no solo para verle, sino para vivir en su santa compañia.

 

LA IMAGEN DE LA VIRGEN MARÍA

Dispusieron sus santos execicios, de modo, que uno á otro se ayudasen y dispuso la Providencia Divina dàr á Nuño la comision, y el encargo de descubrir el tesoro de la Imagen de MARIA, que ocultaban los Montes, y Valle de Valvanera, y fué en la forma siguiente.

Y acaeciendo, que un dia estuviese solo Nuño en Oracion en su Cueva, la ilustró una luz del Cielo, en la que se le anunció la invencion de nuestra Reyna. Hablóle interiormente un Angel, y le dixo:
“Dexa estos riscos, sal de esta estrechura, y sube por lo aspero, y oculto de estos Montes Rio arriba, hasta llegar al Valle, que llaman de la Venas. En él cerca de un Peñasco, al Mediodia, hallarás un Roble, que en la corpulencia de su tronco, y ramas excede a todos. De su raiz, verás que nace una Fuente cristalina, y el hueco de su tronco hace enjambre un exercito de Avejas, que con su labor ostentan mil panales de dulzura. Sobre él admirarás un hermoso simulacro de la Reyna de los Cielos, tan parecido á su Original, tan prodigioso, y bello, que juzgues ser el mismo: tan portentoso, y tan afable, hermoso, y resplandeciente, que con solo él se ilustran estas Sierra, y exceden en riquezas á todo el mundo. La Divina Providencia, quiere que se descubra este Tesoro escondido, para refugio, y socorro de esta tierra. No te detengas, parte á gozar de esta dicha, y dar un feliz dia á tus Paysanos. Despues se te dirá lo que resta hasta que veas logrados todos los fines que Dios tiene en hacer tan singular favor á esta Comarca”.

Escuchó Nuño atento estas voces en el oido interior de su alma, y obedeciente á su impulso, sin poner algun reparo se fue del sitio donde oraba, se puso de rodillas y encomendó al Señor dirigiese sus pasos. Llegó al fin, á donde llaman el Prado del Arvejal, de donde aun con dificultad, se divisba el Peñasco, y el Roble, que le dieron por señales del hallazgo. El Peñasco erizado, horrendo, y ostentoso, y alegre en el verdor de sus hojas.

No pudo contener el impetuoso mar de su ternura, y devocion de su espiritu al vér aquella planta tan hermosa, tan ufana, y tan alegre; y puesto de rodillas con lagrimas en sus ojos exclamó:
“O Arbol de la vida, que este debe ser tu nombre, pues tienes en tus entrañas la Madre de la Gracia! O Planta felicisima, que tal fruto produces! O Gloria mia, y centro de mis dichas! Facilitad Dios mio, los medios, para que yo goce de tan dulce sombra.”

Previnose Devoto, y poniendose en pie, empezó á trepar las Cuesta, que hay desde el Arvejal hasta donde estaba el Roble.

Ocurrió Dios, disponiendo por su alta Providencia, que el Sacerdote Domingo dió con la huella, y señales, que dexó Nuño, al subir valle arriba. Siguió sus pasos, y llegó hasta el sitio en que pudo vér tambien el Roble hermoso y su amigo Nuño le dió entera noticia del favor que le habia hecho el Cielo en la revelacion del hallazgo de la Imagen de Maria. Subiendo sobre el tronco del Arbol advirtieron que impedia el sacar la Imagen el Enjambre de Avejas, y la obra de sus panales; los quitaron, y registrando el hueco, salió un resplandor de luz, que los bañó en dulzuras, y deseos encendidos de llegar á sacar la Santa Imagen.

Detuvieronse un poco en oracion, suplicando humildes á la Reyna del Cielo, se dignase permitirles sacar su sagrado Vulto de aquel hueco. Emprendieron su obra, y Nuño suplicó á Domingo, que él por ser Sacerdote, llegase á tocar la Imagen, y sacarla de aquel encerramiento. Executólo Domingo, y sin afan, ni trabajo, asiendo el sagrado Vulto, le sacó sin molestia, para que conociese no era peso material, sino peso de Gloria el de la Santa Imagen.

Baxaronla del Roble y pasaron aquella noche en oracion, y asistencia de la Imagen, y en ella reveló un Angel á Nuño, que al otro dia volviese a registrar el Roble, pues aun guardaba en sus senos otras preciosidades. Executólo asi, y hallo en él una Urna, que ocultaba muy preciososas Reliquias. No se atrevió él á abrirla sino que reverente se la llevó á Domingo para que la registrase, y el halló un pedazo de la Cruz, en que Christo redimió la linage humano. Un trozo de la Mesa en que Christo instituyó el augusto Sacramento del Altar, y cenó con sus Discipulos. Cabellos de la Cabeza de Maria Santisima: y leche virginal de sus sagrados pechos, Reliquias todas, que hoy se conservan en este Santuario.

Oficiosos y Devotos fabricaron trono, y Altar á la Imagen, es tan estrecho, que pudieron extender poco su alvergue: pero en lo dilatado de los senos de su amor le dispusieron magnifico.

 

LA HERMANA DE NUÑO

La primera que vino fué Coloma hermana de nuestro Nuño, que sabiendo la maerced, que Dios le habia hecho, llegó exalada por vér la Imagen, y su hermano. Pero tuvo el acaso de que llegando á vista del Santuario, ocupada de las sombras de la noche, sintió un grave dolor de ojos, y conoció ciertamente haber quedado ciega dando lastimosos gemidos.

Pero Dios providenció que al tiempo, que ella se lamentaba, estuvise Domingo fuera del Oratorio de la Virgen, oyese sus lamentos llegó hasta la orilla del arroyo. Revistióse del valor de fé, y confianza en Dios; y le conjuró diciendo: “De parte de Dios te mando, que me digas quien eres; y en el nombre de Jesus, digas: qué buscas en esta soledad?”

Entraron en el Oratorio, y puestos todos tres en presencia de la Imagen, le rogaron consolase á aquella pobre enferma : Coloma mas fervorosa como mas necesitada, empezó en esta forma á implorar el amparo de Maria:
“Benignisima Señora, y piadosisima Madre, consuelo, y amparo sois de todos los Pecadores: medicina , y alivio de todos los afligidos. Aqui teneis, Señora, esta ciega afligida. Compadeceos de mi, y dad vista a mis ojos; y ellos sean los primeros en que empeceis á mostrar vuestras misericordias. Merezca yo, Señora, mirar vuestra hermosura, para que con su vista os alabe Bendita, os reconozca Benigna por mi siempre Bienhechora, mi amparo, mi consuelo y medicina.”

Aun no huvo bien acabado con esta Oracion Coloma, quando Nuño, y Domingo advirtieron se desprendia del rostro de la Imagen un resplandor lucidisimo, que llegó hasta los ojos de la ciega; y al instante se sintió restituida á su vista perdida con la perfeccion que antes. Empezó alborozada á dar voces de placer, y de alabanza por la merced recibida.

Poco tiempo gozó Coloma de la salud dé la vista; porque le sobrevino muy en breve aquella misma noche un ardiente calentura, con que ella fatigada, y Nuño cuydadoso quedaron desconsolados. Con este susto Nuño se volvió al Oratorio, y postrado a los pies de la Reyna del Cielo, invocó su proteccion y alivio en la enfermedad de Coloma, y recogido en espiritu, le habló Dios, manifestandole era su disposicion que su Hermana, no saliese de aquel sitio y que dentro de tres dias moriria.

Este fué el fin de Coloma, con que quiso Dios premiar sus trabajos de esta vida; y la Reyna del Cielo pagarle su devocion en venir á visitar la en su Soberana Imagen. Exercitando á Nuño en paciencia y sufrimiento, para que asi mas, y mas se encendiese su Espiritu en el amor Divino. Y fué asi; porque al vér, que la Cueva de Trombalos le quitó Dios el hijo, y en Valvanera la hermana, espanta las penitencias, y continua oracion, á que se dió abrasado en amor de las cosas celestiales, como se dirá despues, qando se retiró á la Cueva de los Alambres. Sepultaron el cuerpo de Coloma á los pies del Altar, en que la Reyna del Cielo presidia, y alli yace esperando la Resurreccion futura, como tambien su Hermano.

 

SE DIFUNDE EL MILAGRO

El notable suceso de Coloma, inmediato á la Invencion de la Soberana Imagen, llenó toda la Comarca de grande admiracion y devocion; tanto que de todas partes comenzaron á venir Gentes devotas á visitar la Imagen; pero con el suceso temeroso no se atrevian á entrar las mugeres en el santo Oratorio, sino que se quedaban á distancia de él de donde podian verle, y de allí hacian su oracion, y sus súplicas á la Soberana Imagen: por lo que aun hoy se conservan señalados los sitios con sus Cruces, desde donde se registra el Monasterio.

Admitieron algunos, que juzgaron á proposito, y con vocacion perfecta : y en breve tiempo llegó á estar poblado el Valle de mas de cien Hermitaños, que en vida solitaria, metidos en sus Cuevas, y Tugurios eran admiracion á toda la Comarca, y agradable á Dios su vida penitente. Viviendo á la inclemencia de los tiempos, y si otro sustento, que un pedazo de pan, y las yerbas del campo, concurriendo al Oratorio, solo los dias festivos á oir Misa, y aprender de los exortos, y platicas Espirituales que Nuño, y Domingo les hacian.

Con el retiro de estos á hacer vida solitaria muchos trageron Devotos los haberes, que tenian: y como allá en tiempo de los Apostoles los ofrecian gustosos. Con ellos y su trabajo empezaron a adornar el Oratorio, aliñar la Santa Imagen, y fabricar y ampliar el hueco de la Peña, de suerte que formaron una mediana Hermita, en la que Nuño y Domingo asistian de continuo, y los demás en la quiebras de los riscos y las peñas, que habia en el Desierto.

En este tiempo dispuso la Divina Providencia, viniese San Atanasio á nuestra España, como yá queda dicho, de resulta del Concilio Sardicense. Noticioso Atanasio de una y otra maravilla, é informado de la vida solitaria, que en Valvanera se hacia, acordandose del tiempo en que él practicò esta vida, Discipulo de S. Antonio en los Desiertos de Egipto; se resolvió a subir á Valvanera á visitar la Imagen de Maria, y los Monges solitarios, para sosegar su fatigado espiritu, y practicar con ellos las virtudes que habia aprendido en la Tebayda.

No por eso se excusó San Atanasio de exercer su magisterio, como ni el de cuidar del temporal edificio del Templo y abitacion para ellos: Ideó, que la Iglesia se fabricase en el sitio, en que se halló la Imagen, y dispuso, que el Oratorio en que antes estaba colocada debaxo de la Peña, se destinase á Hermita, para un santo Crucifixo, que él dispuso fabricar de las ramas del Roble, que es el que hoy persevera.

Hizo fabricar la Capilla para la Santa Imagen, encañando la fuente por medio de la Iglesia y saliese á desahogar sus cristales por debaxo la puerta al Mediodia. Dispuso tambien la fabrica de una decente vivienda, aunque pobre, y reducida, en la que para si, y los Peregrinos se hizo la Cocina, que hasta hoy se conserva con el nombre de San Atanasio, y en ella se vé el Milagro de no aumentarse la Ceniza, por meritos del Santo, como se dirá despues.

 

EL MONASTERIO

El monasterio ha permanecido habitado de forma constante hasta nuestros días, excepto por la Exclaustración de Mendizábal (1853-1883). Toribio Minguella tiene un lugar destacado en la restauración. Inicia, con los frailes del Monasterio de San Millán de Yuso, una campaña de predicaciones por toda La Rioja promoviendo la vuelta de la imagen y avivando la devoción a la advocación de la Virgen de Valvanera. Tiburcio Lanas animado por sus palabras inicia la reconstrucción de las ruinas del edificio, tarea en la que es ayudado más tarde por otros voluntarios. Al final de sus días escribió el libro “Historia de Valvanera”.

Los edificios más antiguos conservados hoy en día, son la torre románica y la iglesia.

La primera iglesia visigótica se construiría en el siglo X con la llegada de los primeros ermitaños, esta sería sucedida por otra pre-románica consagrada en el 1073 por el Obispo Fortunio, siendo rey Sancho Garcés IV de Navarra. Tras esta se construyó una iglesia románica consagrada por Rodrigo, Obispo de Calahorra el 16 de septiembre de 1183.

La actual es del gótico tardío y en ella se venera a la Virgen de Valvanera, patrona de la Rioja.

VIDEO

Virgen de Valvanera patrona de La Rioja.

Nuestra Señora de Valvanera

Valvanera La Rioja España


Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: