Dios ha producido la Iluminación de la Conciencia de muchas personas a través de la historia.

A algunas en situaciones límites en la forma de Experiencia Cercana a la Muerte, quizás el más famoso sea el de San Pablo.

Pero se siguen produciendo entre contemporáneos.

Y quizás sean el correlato individual de la iluminación de conciencia colectiva que se producirá cuando Dios dé el Aviso a la humanidad.

El que ha sido profetizado por numerosos santos, místicos y videntes.

persona-en-tunel-y-angeles

Cuando estas personas “iluminadas” vuelven a la vida, muchas de ellas, quizás la mayoría, regresan con otra perspectiva.
.
Su vida adquiere otro sentido. Les importan menos las cosas materiales que antes dominaban su existencia.

Se vuelven más comprensivas y amorosas con las personas y descubren al Dios del amor.

Gloria Polo adquirió un fuerte sentido del pecado de su vida y volvió con la misión de contarlo.

Eben Alexander, un científico de renombre, descubrió que hay un Dios y que Él es todo amor, y su misión es hablarle a los científicos, universitarios y refractarios.

El Dr. Rajiv Parti fue rescatado por los arcángeles Miguel y Rafael, pidió a Dios una segunda oportunidad y volvió para cambiar su vida.

Anita Moorjani, encontró su verdadero propósito en la vida sólo después que los médicos le dijeron a su familia que final estaba cerca.

Hay decenas de estas experiencias y con el mismo resultado, regresan con la sensación de haber estado en un lugar de paz.

Vuelven sumamente cambiados, al punto de producir un giro en su vida.

Sienten que se les ha dado una segunda oportunidad para hacer las cosas de manera diferente a como las habían hecho antes.

No sólo cambian de carácter sino de estilo de vida y de enfoque de sus profesiones.

Veamos estas 4 experiencias.

También hay otro caso famoso, el de Marino Restrepo, que puedes leerlo aquí. 

Gloria Polo foto

  

LA ILUMINACIÓN DE CONCIENCIA DE GLORIA POLO

La Dra. Gloria Polo, Odontóloga, fue alcanzada por un rayo en 1995 junto a su sobrino, que murió de inmediato.

Gloria reacciona a la resucitación médica, pero queda en un estado tal que los médicos la dan por perdida. Sus órganos carbonizados, piernas, hígado, riñones.

Ella estuvo en coma profundo durante tres días, viviendo sólo por los aparatos que le conectaron y la sostenían artificialmente.

Gloria vive allí una profunda experiencia mística.

Mientras esto ocurría, enfrentada al camino que atraviesa la vida terrenal hacia la vida eterna, ella se encuentra con la realidad desesperante de tomar conciencia de haberse condenado.

No había dolor más grande para ella, que podía ver allí la tristeza de sus padres ya fallecidos, viéndola en esa situación.

Sin embargo, Jesús en Su infinita Misericordia da a Gloria la posibilidad de leer en el Libro de la Vida sobre su vida, su camino por este mundo.

Uno a uno fueron revelados los pecados que llevaron a Gloria a esa situación, y así ella comprendió su inmensa traición al Amor de Dios.

Sin embargo, la Misericordia de Dios da a Gloria una nueva oportunidad, para que ella de testimonio de lo vivido a la gente, a mucha gente. Y esto es lo que ella hace, anda por el mundo dando testimonio.

El relato de Gloria, deslizándose al pozo de la eterna condenación y siendo sostenida de sus piernas por San Miguel Arcángel, conmueve al alma.

Es un testimonio que nos invita a honrar el Amor de Dios mientras estamos aquí. Gloria volvió de su experiencia enamorada de Dios, enamorada de la Iglesia, de la Eucaristía.

Llena de la sabiduría del Espíritu Santo, a través de sus palabras podemos vivir la paz y el amor de Dios por todos nosotros.

El Señor dio a la Dra. Polo una misión que cumplir y ella obedeciendo a esa misión, ha estado visitando diversos países, ciudades, lugares donde es invitada para dar su testimonio del amor y misericordia tan grande del Señor nuestro Dios.

El primer video es mas largo y completo, pero tiene peor calidad de definición y el segundo es de menos minutos pero esta filmado con mayor calidad.

  

UN NEUROCIRUJANO ESCÉPTICO DICE QUE “EL CIELO ES REAL”

¿Es el cielo real? Esta vieja pregunta ha sido debatida durante siglos. 

En los últimos tiempos, el tema de los círculos teológicos y últimamente ha sido ampliamente cubierto por los medios de comunicación de la corriente principal. 

Muchos de los que han tenido experiencias cercanas a la muerte regularmente describen imágenes que vieron después de supuestamente cruzar a la otra vida.

¿Quién puede olvidar la historia de Colton Burpo?, el joven que afirma haber ascendido al cielo durante una experiencia cercana a la muerte en 2003. Su historia, inevitablemente, se abrió camino en un popular libro llamado, “El cielo es real”.

Pero Burpo no es el único.

Ha habido experiencias similares dicho en los medios de comunicación populares.

dr-eben-alexander

Una viene del Dr. Eben Alexander, un neurocirujano que, irónicamente, nunca creyó realmente en las experiencias cercanas a la muerte antes de caer en coma.

En la revista Newsweek, sin embargo, Alexander detalla su pretendido ascenso al cielo y su posterior cambio de corazón.

Con una firme comprensión del cerebro humano, Alexander había desestimado previamente supuestos viajes fuera de la esfera terrenal como un subproducto de lo que ocurre con los seres humanos en medio de un trauma.

Sin embargo, eso cambió una vez que se encontró con el cielo. El neurocirujano explica:

¨En el otoño de 2008… después de siete días en estado de coma en el que quedó inactiva la parte humana de mi cerebro, el neocórtex, experimenté algo tan profundo que me dio una razón científica para creer en la conciencia después de la muerte. […]¨

¨Muy temprano por la mañana, hace cuatro años, me desperté con un dolor de cabeza muy intenso.

En cuestión de horas, mi cortex -toda la parte del cerebro que controla el pensamiento y la emoción, y que en esencia nos hace humanos- se había cerrado.

Los médicos del Hospital General de Lynchburg en Virginia, un hospital donde trabajé como neurocirujano, determinó que había contraído alguna manera de meningitis bacteriana muy poco frecuente que ataca sobre todo a los recién nacidos.

La bacteria E.coli había penetrado en mi líquido cefalorraquídeo y estaban comiendo mi cerebro.

Cuando entré en la sala de emergencia esa mañana, mis posibilidades de supervivencia de algo más que un estado vegetativo ya eran bajas.

Durante siete días, yo estuve en un coma profundo, mi cuerpo no respondía, mis órdenes al cerebro superior funcionaban totalmente fuera de línea.

Luego, en la mañana de mi séptimo día en el hospital, cuando mis médicos evaluaban si suspender el tratamiento, mis ojos se abrieron de golpe.

Si bien ese es el resumen de lo que estaba pasando con el cuerpo de Alexander exteriormente, lo que ocurría en el interior, según él, era sobrenatural.

En lugar de poner fin a la conciencia una vez terrenal, el neurocirujano dijo que descubrió que “la conciencia existe más allá del cuerpo”. En el artículo de Newsweek, describe su viaje en detalle.

En primer lugar, vio nubes blanco-rosadas sobre un fondo azul-negro (supuestamente el cielo).

Por encima de las nubes, dice haber observado “bandadas de seres transparentes y brillantes arquedas en el cielo”.

Mientras él no es capaz de definir exactamente lo que observó, los llamó avanzados, formas superiores de ser.

Las criaturas estaban muy contentas y llenas de alegría, Alexander recuerda, que creaban un “canto glorioso” cuando se movían.

También hizo hincapié en la interconexión de todo lo observado, escribiendo,

“Todo era distinto, pero todo era también una parte de todo lo demás, al igual que los diseños ricos y entremezclados en una alfombra persa… o las alas de una mariposa”.

En este viaje, Alexander dijo que una mujer estaba con él y que ella le entregó mensajes muy puntuales.

Aunque ella no hablaba en el sentido tradicional, Alexander era capaz de entender cada palabra.

Los mensajes generales fueron: “Ustedes son amados y apreciados, queridos, para siempre” “No tienes nada que temer” y “No hay nada que puedas hacer mal”.

La mujer también le dijo que ella (y  otros) le enseñaría muchas cosas en este mundo nuevo, pero que inevitablemente volvería a la tierra.

Estos son sólo algunos de los elementos que el describió. Tan sorprendente como lo que observó es el cambio de corazón que Alexander ha tenido como resultado de la experiencia:

¨Yo sé muy bien lo extraordinario y francamente increíble que todo esto suena. Hubo alguien -incluso un médico-, que me dijo una historia como ésta en los viejos tiempos, yo había estado bastante seguro de que estuvo bajo el hechizo de algún engaño.¨

eben-alexander-en-harvard-medical-school

¨Pero lo que me pasó fue, lejos de ser delirante, muy real o más real que cualquier otro acontecimiento en mi vida. Eso incluye el día de mi boda y el nacimiento de mis dos hijos. […]

Antes de mi experiencia, estas ideas eran abstracciones. Hoy en día son realidades.

No sólo el universo es definido por la unidad, sino que  también -ahora sé – es definido por el amor.

El universo como lo experimenté en mi estado de coma es –lo he venido a ver con sorpresa y alegría- el mismo que tanto Einstein como Jesús estaban hablando de en sus (muy) diferentes maneras.

He pasado décadas como neurocirujano en algunas de las instituciones médicas más prestigiosas de nuestro país.

Sé que muchos de mis compañeros sostienen -al igual que yo- la teoría de que el cerebro, y en particular el cortex, genera la conciencia y de que vivimos en un universo desprovisto de cualquier tipo de emoción, y mucho menos de amor incondicional, que ahora conozco que Dios y el universo tienen para nosotros.

Pero esa creencia, esa teoría, ahora está rota a nuestros pies.

Lo que me pasó la destruyó, y tengo la intención de pasar el resto de mi vida investigando la verdadera naturaleza de la conciencia y hacer conocer de que somos más, mucho más, que nuestro cerebro físico, lo más claro que pueda, tanto a mis colegas científicos como al pueblo en general.

A diferencia de otros científicos y escépticos, él no cree que las “verdades vivientes espirituales de la religión” hayan perdido su poder.¨

La Iglesia, para Alexander, ahora tiene un significado totalmente diferente, al igual que la idea de que hay un Dios que tiene un amor intenso y abrumador para la humanidad.

A pesar de que todavía se considera a sí mismo como un hombre de ciencia y un médico, él está en contacto con el mundo espiritual y cree que su punto de vista nunca será el mismo. El concluye que “el cielo es real.”

Puede leer el artículo de Alejander de Newsweek aquí.

  

UNA MUJER ENCONTRÓ SUS PROPÓSITO EN LA VIDA

Anita Moorjani y su esposo

Este es el caso de Anita Moorjani, que encontró su verdadero propósito en la vida sólo después que los médicos le dijeron a su familia que final estaba cerca.

La muerte es el destino inevitable que nos espera a todos.

Es un tema que muchos temen y evitan discutir o pensar, hasta que se está llamando a su puerta o la de un ser querido.

Para Anita Moorjani, la muerte no es tan terrible. En todo caso, es liberadora.

Ella estaba al borde de la muerte, pero regresó y volvió a nacer, en más de una forma.

“La gente viene y me pregunta, ¿cómo era? ¿Qué fue? Y yo les digo, fue maravilloso, dice la señora Moorjani, de 50 años.

No hubo ningún efecto túnel blanco en mi caso”, dice la señora Moorjani, una ciudadana británica de origen indio que se crió y vive en Hong Kong.

“Me dijeron que el efecto túnel pasa cuando uno muere de repente, como en un accidente de coche, donde su alma se ve absorbida.

Morí poco a poco, así que mi experiencia fue diferente”.

La Sra. Moorjani es ahora una celebridad: su libro “Dying to Be Me” se convirtió en un bestseller del New York Times, a pocas semanas de su publicación en marzo.

Su historia fue descubierta por el Dr. Wayne Dyer, él mismo autor de best sellers de autoayuda y orador motivacional, que pidió a la editorial Hay House ayudara para escribir la historia.

Antes de su libro, la señora Moorjani era una sensación en Internet después de compartir su historia en el sitio web de la Near Death Experience Research Foundation.

Que es una organización en los Estados Unidos que tiene miles de archivos de ECM de todo el mundo.

Y está dirigida por el Dr. Jeffrey Long, oncólogo que tuvo una experiencia de “muerte” y una notable recuperación posterior.

Ha sido invitada a programas de entrevistas y a instituciones de sanación de todo el mundo.

Su última parada fue en el Instituto Holístico en Dubai, donde pasó una semana de reuniones con los fans de su libro y las personas que luchan con problemas dolorosos de su vida, como la muerte de un ser querido.

Usando un collar con un colgante de ojo azul, comprado en Dubai, dijo para alejar el mal de ojo, la señora Moorjani estuvo llena de sonrisas cuando se encontró con los expatriados y emiratíes.

La gente de todas las clases sociales y de todas las religiones, le preguntaba acerca del cielo, el infierno, lo doloroso que fue, si la muerte es de temer o debe ser abrazada.

Muchos de los que buscaban su consejo eran mujeres casadas infelices con sus vidas y buscaban maneras de encontrar significado y propósito.

“Mi mensaje es dejar el miedo.

Y recordar que la magnificencia y que el poder está dentro de ti, dice la señora Moorjani.

“Sé que es cierto, yo soy ejemplo viviente de dejar ir el miedo y de lo que la energía negativa puede hacer.”

  

LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE

La historia de la Sra. Moorjani comienza cuando los médicos le diagnosticaron linfoma de Hodgkin, un cáncer de los ganglios linfáticos en el sistema inmune, en el 2002.

Hasta entonces, la vida de la señora Moorjani había transcurrido en un estresante marketing corporativo.

Ella siempre estaba preocupada por el futuro y el miedo de enfermar, comía sólo alimentos orgánicos y cuidaba de su salud.

Fue este temor y la ansiedad que siento lo que dio lugar al nacimiento del cáncer, dice ella.

Por los próximos cuatro años la señora Moorjani soportó todo tipo de tratamiento para tratar de vencer a la enfermedad.

A la larga, sin embargo, parecía que la batalla estaba perdida, tenía tumores con tamaño de un huevo todo alrededor de su cuello y su respiración dependía de una máscara de oxígeno.

En la mañana del 2 de febrero de 2006, la Sra. Moorjani no se despertó. Ella entró en coma.

Yo podía oír todo lo que se estaba diciendo a mi alrededor.

Escuché al doctor decirle a mi familia que lo más probable que mis órganos ya no funcionarían, dice.

“Podía sentir las manos de mi marido agarrándome”

Luego, poco a poco, la señora Moorjani pudo ver su cuerpo tendido en la cama del hospital. 

Ella podía ver fuera de la habitación, podía ver a su hermano a bordo de un avión en otro país, cuando se dirigía hacia ella.

“Es difícil de describir.

Pero fue cuando salí de mi cuerpo que mi conciencia se expandió, y yo estaba en todas partes, en un estado semejante a Dios, donde pude ver a mis seres queridos y sentir la presencia de otras almas”.

Oyó las conversaciones entre su marido y los médicos que tenían lugar fuera de su habitación, a unos 12 metros por un pasillo.

Más tarde verificó lo que se había discutido con su sorprendido esposo.

Cuando entré en esta otra dimensión, sentí una abrumadora sensación de amor y paz.

No sentí ningún dolor.

Descubrí mi propósito en la vida y lo que debo hacer.

Me di cuenta de que la solución a mi cáncer estaba siempre dentro de mí, dice.

  

VOLVIÓ MUY CAMBIADA

Al principio la señora Moorjani no quería volver a la vida en un cuerpo devastado por el cáncer.

Con el tiempo cambió de idea, y se despertó con gran dificultad, con el único objetivo de recuperar su vida.

En cuatro días, el 70 por ciento de su cáncer se había despejado.

Dentro de cinco semanas, ella estaba libre de la enfermedad.

Especialistas en el hospital declararon su caso un milagro. 

A continuación, el Dr. Peter Ko, un oncólogo de los EE.UU., se interesó en su caso, y voló a Hong Kong para reunirse con ella.

Hizo una copia de toda la información relevante en su historia clínica y la estudió con gran detalle.

“Entonces me dijo:

‘¡De cualquier manera yo lo que veo, es que usted debe estar muerta’”, le dijo a Moorjani.

“Por supuesto, hay muchos escépticos, y muchos me preguntan por qué soy tan afortunada de volver y sanar.

Y yo les digo, no soy nada especial.

Todos tenemos esta fuerza interior, y yo estoy aquí sólo para recordarles de ello.

Depende de usted tomar lo que necesita de mi experiencia.

Los milagros son posibles“.

En cuanto a su marido, Danny, a lo largo de toda la prueba nunca perdió la fe.

“Yo sabía dentro de mí que no iba a morir”, dice, bromeando que él es ahora el asistente personal de su esposa.

Ella es una persona muy diferente desde que volvió a la vida.

Ella es más infantil, donde si hay algo que ella quiere hacer, ella sólo lo hace sin estresarse ni preocuparse.

Creo que ese es el secreto de una vida feliz. Ser feliz con uno mismo“.

  

UN MÉDICO HINDÚ ASEGURA QUE DIOS LE DIO UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Un anestesista hindú exitoso, dice que murió, vio el infierno, fue rescatado por los arcángeles Miguel y Rafael, encontró a sus parientes, pidió a Dios una segunda oportunidad y volvió para cambiar su vida.

A lo largo de su carrera de 25 años como un anestesiólogo, el Dr. Rajiv Parti ha escuchado muchas historias de pacientes que afirmaron haber sufrido experiencias cercanas a la muerte (ECM) y visto la famosa “luz al final del túnel”.

Para él, tales delirios eran causados por la anestesia o sueños.

Como trucos que el cerebro hacían mientras los médicos luchaban para sacar a estos pacientes del estado de muerte clínica.

En un artículo de The Daily Mail, dijo:

“Siempre he creído que estas historias eran terribles”.

Como médico, su trabajo se limitó a mantener a sus pacientes inconscientes durante las operaciones, por lo que nunca se tomó en serio estas historias.

Pero todo cambió en 2010 cuando fue ingresado de urgencia a un hospital para recibir tratamiento para el cáncer de próstata.

El narra,

“En el 2008, a la edad de 51 años, descubrí que tenía cáncer de próstata. Estaba furioso con Dios: ¿que había hecho para merecer esto?

Así que reservé una operación con uno de los mejores cirujanos de próstata en el país y por supuesto que todo estaría bien.

‘Casi puedo garantizar que no habrá ninguna complicación’, el cirujano me dijo.

Pero algo salió mal drásticamente, y me quedé con el tejido de la cicatriz muy doloroso y otros efectos secundarios debilitantes.

Tuve cinco operaciones más en los próximos dos años para intentar reparar el daño, pero ninguna de ellas realmente funcionó.

Entonces, una tarde, sólo dos semanas después de mi quinta operación, de repente me sentía débil. Mi temperatura subió a 41 grados.

Inmediatamente supe lo que estaba pasando: a pesar de dos cursos de antibióticos fuertes, una infección se propaga rápidamente en el abdomen.

Y si no encontraba ayuda rápida, pronto estaría muerto por un shock séptico.

Mi esposa, las lágrimas que corrían por su rostro, me llevó en su BMW al hospital.

Recuerdo ver a un cirujano que asomaba por encima de mí.

Tenía las manos como una mantis religiosa, una señal de que estaban fregados para la cirugía y lista para ser enguantada.”

El Dr. Parti dijo que se sintió como un ‘zoom hacia arriba’ tan pronto como él fue puesto a dormir antes de su operación.

Lo que ocurrió durante la operación cambió su vida para siempre.

Dr. Rajiv Parti

  

CAMINO AL INFIERNO

De repente, dice que el estado de su conciencia fue cambiado.

“Me sentía como que iba hacia arriba, como en un ascensor.

Era la misma sensación que se tiene en la boca del estómago cuando uno se eleva hasta el piso 20 de un rascacielos”, dijo Parti.

Recuerda ver todo en detalle: los médicos en la sala de operaciones contando chistes, su abdomen abierto, e incluso su madre y su hermana a miles de kilómetros del hospital, en la casa donde pasó su infancia.

“La escena era vívida y detallada. Mi hermana llevaba pantalones vaqueros y un suéter rojo y mi madre un sari verde y un suéter verde.”

El anestesista jura que tuvo “una visión del infierno”

Dice que empezó a escuchar “gritos de dolor y sufrimiento” y se sintió arrastrado hasta el borde de un “cañón de fuego” del que salía una gran cantidad de humo y un “olor nauseabundo de la carne quemada”.

En su testimonio, publicado en el diario, confiesa:

“Yo sabía que estaba en el borde del infierno”.

Entonces oyó claramente una voz en su cabeza, diciéndole que tenía “una vida materialista y egoísta”

Parti es hindú aunque no se consideraba una persona muy religiosa.

Sin embargo, explica que comenzó a replantearse todas las posesiones que había acumulado durante su vida y sintió un vacío.

  

LA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Y comenzó a llorar, pidiendo a Dios una segunda oportunidad.

Casi en ese instante, yo tuve mi segunda oportunidad – en la forma de la última persona a la que esperaba ver.

Fue mi padre. Lo reconocí de inmediato, a pesar de que parecía tener al menos 30 años menos que cuando él murió.

Tomó mi mano y me llevó lejos del borde del infierno, como si todavía fuera un niño pequeño.

Entonces, poniendo su brazo alrededor de mí, mi padre trató de consolarme, y fue la primera vez que lo recordaba tocarme con afecto.

Para ser honesto, casi me encogí. Incluso a la edad de 53 años, todavía tenía miedo de que mi padre fuera a golpearme, como lo había hecho tantas veces en mi infancia.

Pero, en ese momento, tuve un flashback del día que se dio cuenta de que había faltado a la escuela y me dio una salvaje golpiza con un bate de cricket.

De repente, yo estaba viendo todo desde su punto de vista.

Sus propios sueños de mejorar habían quedado en nada, no podía soportar verme perder mi vida.

Lo que había descubierto en la mente de mi padre no era odio, sino miedo. Había estado asustado que no iba a tomar ventaja de mis posibilidades e ir a la universidad.

Su tiranía, finalmente entendí, había nacido del amor.

Y ahora esto. Mi padre, mi padre cruel y despótico, me estaba rescatando del infierno.

Lo miré a los ojos y mi duro corazón se derritió de amor.

No salían palabras de su boca, pero por primera vez entendí que su propio padre había abusado de él, del mismo modo que él me había abusado.

‘La ira de un padre’ se me dijo, ‘no es por lo general un evento. Se transmite de padres a hijos. Si sabes de eso, puedes detenerlo. Puedes elegir no estar enojado. El amor simple es lo más importante en el universo’.

Me preguntaba, ¿he de volver a la tierra de los vivos? Si lo hiciera, tendría que centrarme en el amor.

Tendría que romper el ciclo de ira en mi familia.

El paisaje fue cambiando: ahora me di cuenta de que habíamos entrado directamente en un túnel.

Increíblemente, pronto se llenó de gente que conocía, eran mis antepasados, que me daban la bienvenida.

Reconocí mi abuelo, que me dio una mirada de pura alegría.

‘El amor es lo más importante que existe’, me dijo.

A continuación, tanto él como mi padre simplemente se desvanecieron.

Ahora estaba a mitad de camino a través del túnel.

Y es entonces cuando tuve una revisión de mi vida.

En la que he re-experimentado en detalle todas las cosas buenas y malas que habían ocurrido en mi infancia.

Una vez más, un mensaje telepático salió de la nada:

‘Los momentos simples son los más importantes. Todos los momentos son memoria y lecciones. Todos ellos construyen la persona que eres’”.

Estaba llegando al final del túnel ahora, donde una luz brillaba más que mil soles.

  

APARECEN SAN MIGUEL Y SAN RAFAEL

Antes de que pudiera llegar a la luz, sin embargo, surgieron dos formas angelicales en el túnel.

Hay que aclarar que el Dr. Rajiv Parti es hinduista.

En su artículo , escribió que luego fue rodeado por dos ángeles, que se identifican como Miguel y Rafael, que lo llevaron a un lugar de una luz cegadora.

Exudaban energía poderosa, ya que revoloteaban por encima de él

“Se presentaron como mis guardianes, los arcángeles Miguel y Rafael.

Soy un hindú. Así que fue más tarde cuando supe que San Rafael es el ángel de los curadores, y San Miguel es el protector de la gente y el ángel que abre las puertas.

Ambos arcángeles tenían una forma humana, pero que brillaba con la luz y tenía una translucidez y espesor.

Miguel tenía un tono azul y el pelo largo; Rafael era verdosa y llevaba una gorra.

En un momento, fui elevado por ellos y me guiaron hacia la luz resplandeciente.

Cuando nos acercamos, me encontré muy por encima de un prado verde, salpicado de rosales.

Sólo el olor dulce de la hierba y de las rosas casi me estremece de placer.

Almas ardientes estaban gritando a mí alrededor

Viajamos a un plano más alto y luego a uno más alto todavía, hasta que estaba rodeado de un paisaje de luz clara.

Rafael me explicó que el más alto nivel, que está rodeado de una energía poderosa, consiste en el amor y la pura inteligencia; el tejido subyacente de todo en el universo.

‘La iluminación viene’, añadió Miguel, ‘cuando una persona se da cuenta que el amor está en todas partes y es lo único que importa.

Sin embargo, la mayoría de las personas no se dan cuenta de esto hasta que salen de la tierra’.

Luego de eso, me tomaron de los brazos y se movieron rápidamente hacia arriba, hacia un ser de luz, una forma azul plateada que no mostraba signos de ser hombre o mujer.

Cuando me envolvió con su luz azul, me sentí como si estuviera siendo envuelto en un manto de amor puro.

Soy uno con el universo, pensé.

El ser comenzó a comunicarse telepáticamente.

‘Tienes que mirar tu vida una vez más’ dijo. ‘Es importante reflexionar sobre los cambios que necesitas hacer’.

Llegó a decirme que yo estaba destinado a convertirme en un sanador de almas.

A ayudar a las personas con problemas como la adicción, la depresión y el dolor crónico.

Yo ya no era un anestesista; en cambio me había convertido en un profesional de la medicina espiritual, de la curación basada en la conciencia.

Entonces supe que podría regresar a la Tierra, pero debería reflexionar sobre los cambios que tenían que hacer.

No sé cuánto tiempo me quedé con el ser.

Pero mi salida, cuando sucedió, fue repentina y rápida cayendo en una niebla blanca.

Por primera vez, mis ojos empezaron a doler, así que les cerraron.

Y cuando los abrí. . . Yo estaba en la sala de recuperación. Mi corazón latía con fuerza y mis pulmones bombear el doble de tiempo”.

Curiosamente, cuando llegó a la sala de operaciones, se dio cuenta que la operación había terminado.

Cuando trató de decir lo que sucedió, los médicos no creyeron su cuento.

Tuvieron con él la misma actitud que él tuvo con sus pacientes que tenían historias similares que contar.

Totalmente recuperado, Parti vendió todos los coches caros de su propiedad y vendió su mansión, para vivir en una casa de la mitad de tamaño.

Dejó su trabajo como jefe de anestesistas del Hospital Bakersfield del Corazón en California.

Dedicó su tiempo a su familia. Dijo que su mayor deseo es ayudar a la gente a reconsiderar la forma en que están viviendo.

También lanzó el libro ‘Dying to wake up’ [‘Muriendo para despertar’], que relata los detalles de su experiencia cercana a la muerte.

Algunas de las cosas que dice el Dr. Parti son típicamente de la New Age, pero en el fondo subyace la impronta cristiana del cielo y la vida eterna, que luego tomó la ‘New Age’ y le cambió detalles.

Quienes no tienen una formación cristiana dan a las cosas que ven una interpretación según sus conocimientos, pero vemos que algunas cosas no tienen otra interpretación, como la presencia de san Miguel y San Rafael.

Fuentes:

¿Te gusto este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

One Comment

  • Fernando David Perdomo Cotes dice:

    BENDICIONES TOTALESS.. para todos, la Doctora Gloria Polo le hizo honor a su nombre al que DIOS mismo le dio “GLORIA” porque es esa la misión que hace; hablar de la GLORIA DE DIOS, de sus maravillas y su inmenso e infinito amor por todos nosotros, gracias por tan lindo mensaje mujer y como compatriota suyo que soy me siento orgulloso de que haya aceptado por decisión propia el llamado que el Señor le hizo cuando usted pensaba que ya todo acababa, así son todas las cosas de DIOS cuando pensamos que acaban apenas comienzan, siga con esta maravillosa obra porque usted esta alimentada por la sangre del cordero y el Patrono siendo la Gloria que El mismo quiere que sea y no la que usted o el mundo quieren ver de usted… ALELUYAAA

Leave a Reply