La Virgen del Martirio, es denominada así desde hace ya más de cuatrocientos años.

Era una imagen de la Virgen del Rosario en la época de la rebelión de los moriscos.

Fue echada a fuego, maltratada con un hacha, arrastrada por el suelo atada a un caballo, utilizada como puente para cruzar una acequia.

Y finalmente arrojada a un pozo en la que años después fue hallada.

El pozo se iluminó mientras lo limpiaban y se oyó decir “Martirio es mi nombre”.
.
Lleva en su rostro las marcas que la vinculan de manera muy estrecha a la memoria de los mártires de la Alpujarra.

 

LA ALPUJARRA

Ugíjar está situada en la parte central de la Alpujarra, la comarca de la zona oriental de Andalucia enclavada entre las provincias de Granada y Almeria, a una altitud de 560 m. sobre el nivel del mar, en un amplio valle del rio Grande o de Adra, a unos 30 Km. tierra adentro.

A Ugíjar se la refiere en el siglo I antes de Cristo como la ciudad de Ulyssea fundada por Ulises, en la cual se edificó un templo dedicado a la diosa Atenea y en cuyos muros el mítico Ulises habría dejado escudos y espolones de sus naves.

Parece ser que en aquellos tiempos las arenas del río eran muy ricas en oro. Habiendo alcanzado esplendor durante la época nazarí, Ugíjar formó parte del feudo que conservó Boabdil tras su capitulación ante los Reyes Católicos.

En esta localidad se encuentra la Iglesia de estilo mudéjar de la Virgen del Martirio, Patrona de Las Alpujarras.
.
Iglesia que previamente se encontró dedicada a la anterior Patrona de la comarca, la Virgen del Rosario.

El motivo del cambio de la advocación de la Virgen nos lo explica el acta municipal que se reproduce a continuación:

“En la villa de Ujíjar de la Alpuxarra en quince días del mes de septiembre de 1606 (…).

En este cabildo se trató como en esta villa se tiene devoción con una Ymagen de Nuestra Señora del Martirio que está en la Iglesia mayor de ella la qual estando en esta Santa Iglesia antes del rebelión de este reyno en el.

Los moros la quitaron del sitio, y lugar donde estava, y con una soga de esparto a la garganta la trajeron arrastrando por las calles, y la echaron en el fuego para quemarla (…).

Los moros prosiguiendo en su mal intento la echaron en un pozo donde estuvo quinze, o diez y seis años hasta que en efecto del dicho pozo se sacó sin estar corrupta ni maltratada la madera de la Bendita Ymagen la qual esta villa ha tenido, y tiene por Patrona, y Abogada.

Y por de mas desta a hecho otros milagros para continuación de la mucha debozion que esta villa y sus vecinos tienen y deseo de benerarla, y pareciendo que aviendola colocado, y puestola en el Altar mayor desta Santa Yglesia y échole todos los años una fiesta con la mayor solemnidad que a sido posible.

Por que tan loable costumbre, y cosa tan acepta a los ojos de Dios Nuestro Señor que se honre, y sirva a su Bendita Madre no se pierda.

Acordaron por si, y en nombre de toda esta villa a los del Concejo que la dicha fiesta se vote para que se cumpla (…)

Y prometieron a Dios Nuestro Señor y a su Bendita Madre que en cada año para agora, é para siempre jamás (…) se ha de hazer la fiesta de Nuestra Señora el primer lunes de octubre de cada año sin que se difiera ni deje pasar por ninguna causa.”

La leyenda añade que cuando se limpiaba el pozo, este se iluminó y se oyó una voz decir “Martirio es mi nombre”.

virgen del martirio

 

LOS MARTIRIOS DE LOS FIELES

Luis de Mármol Carvajal, contemporáneo a los acontecimientos, en su “Historia del rebelión y castigo de los moriscos del Reino de Granada”, nos ofrece una sobrecogedora descripción de las matanzas perpetradas por los sublevados nada más estallar el conflicto, crueldad que contagiaría a las fuerzas gubernamentales. En palabras del escritor Pedro Antonio de Alarcón, nacido en Guadix (1833 – 1891),

“cuando estalló la rebelión de los Moriscos, había en Ugíjar una Alcaldía Mayor con jurisdicción en toda la tierra alpujarreña.

Era entonces Alcalde el licenciado León y Abad mayor el Maestro D. Diego Pérez. Fueron monfies capitaneados aquella vez por Aben-Aboo, que tenía agravios que vengar de las autoridades civil y eclesiástica.

Aben-Humeya que lo supo, y como gran amigo del abad y de otros cristianos de Ugíjar, viendo el peligro en que se hallaban montó a caballo en Válor y corrió aceleradamente a su defensa…

Pero cuando llegó todo era tarde, el Abad, seis Canónigos, el Alcalde Mayor y doscientos treinta y dos cristianos más habían muerto degollados (…) Aben – Humeya lloraba piadosamente”.

Aquellos cristianos que sufrieron el odio de los sublevados, no sólo en Ugíjar, y que Francisco Zapata Pimentel (siglo XVII), citado por el padre Francisco Hitos en su libro de 1934 “Mártires de La Alpujarra”, cifra en más de 3.000, fueron llamados “Mártires de la rebelión” o “Mártires de la Alpujarra”, por lo que la Virgen del Martirio, con su nombre, les recuerda.

En el pueblo aun se conserva una pequeña ermita llamada el Pozo de la Virgen en cuyo interior se encuentra el pozo en el que se recuperó la talla de la Virgen.
.
Atribuyéndole la piedad popular propiedades milagrosas a su agua, ha de recordarse a Tertuliano cuando dice “sanguis martyrum, semen christianorum!”, es decir, ¡la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos!
.

 

EL INICIO DE LA VENERACIÓN

La Virgen del Martirio, patrona de La Alpujarra, fue venerada como la Virgen del Rosario hasta 1606 cuando, al ser rescatada del pozo, según la tradición pronunció las palabras, “Martirio es mi nombre, Martirio me llamo”.

¿Cuando llegó la imagen de la Virgen a Ugíjar? Trataremos de fijar la fecha de acuerdo con los datos de que se dispone.

En el período de 114 años existente entre la toma de Granada el 2 de Enero de 1492 – en virtud de las Capitulaciones de Santa Fé, se atribuía al Rey Chico, Boabdil, la Comarca de La Alpujarra -.

Y el encuentro o aparición de la Virgen en el Pozo en 1606, es un tiempo característico y determinante en La Alpujarra, por la coexistencia, que no convivencia, entre las comunidades morisca, dominante en virtud de los convenios de 1492, y los castellanos viejos.

En esta etapa, los cristianos no realizarían actos religiosos notorios, ni celebraciones significativas, que pudieran tenerse como provocadoras por los moriscos, y se contentarían con mantener su fe en aquellas circunstancias y entornos difíciles.

Consiguientemente, es probable que la Virgen del Rosario no llegase a Ugíjar después de 1492 y tampoco durante el medio siglo anterior al año del Descubrimiento.

Y ello, porque ese ciclo se dedicó intensa y exclusivamente a la lucha contra el moro y a la reconquista de Plazas próximas a Granada, alguna de ellas alpujarreñas y de especial relevancia, como la de Lanjarón y Orgiva.

El Rosario, como rezo de la Iglesia Católica, en que se conmemoran los misterios de la vida de Jesús y de la Virgen, se inicia en el siglo XII en los Monasterios Cistercienses, alcanzando en la devoción a la Virgen en el siglo siguiente una gran expansión e incremento por influencia de las Ordenes mendicantes, y en éstas, en especial por los Predicadores Dominicos con su fórmula de repetición de Ave Marías en número variable. Fue el gran apóstol de esta devoción Santo Domingo de Guzmán (Burgos 1170- Bolonia 1221).

Todo en tiempo de los Papas Inocencio III y Honorio III, siendo determinante en la vida del santo la Aparición de la Virgen del Rosario – milagro que tan maravillosamente quedó recogido por Tintoretto- pues, a partir de la misma se entregó por entero con su recién fundada Orden, a la propagación y difusión por todo lugar de esta nueva advocación de la Virgen y del rezo del Santo Rosario.

En su virtud, la imagen a Ugíjar hubo de llegar necesariamente entre la vida y obra de Santo Domingo de Guzmán.
.
Con seguridad a fínales del XIII o, como mucho, a principios del XIV, entre otras razones porque fue en esos años cuando el fervor religioso alcanzó mayor intensidad.

.
Y como consta en los orígenes de la Orden Dominicana, cuando se producen esencialmente la expansión de la devoción de la Virgen bajo esta advocación del Rosario y su rezo.

virgen del martirio fondo

 

LA TALLA

Constituyen sus imágenes uno de los más importantes capítulos del arte cristiano.
.
Habida cuenta de que la nuestra es la de una VIRGEN CON NIÑO, de pie sosteniéndolo, con gesto grave, y de color moreno – lo cual, si bien la descarta de las Vírgenes negras de las que es ejemplo fundamental la de Guadalupe.
.
Bien es cierto que este su tono viene dado en semejanza, y, también, seguramente, por el efecto de su frustrada quema, aunque conste su restauración.

Con el dato exacto de que en las imágenes del siglo XIV aparece una sensibilidad más sonriente, y se acentúa el movimiento de la cadera bajo el peso del Niño.

Tallada en madera, con rasgos muy parecidos a Nuestra Señora de las maravillas, a la del Buen Suceso, incluso a la Virgen del Mar…

Todos estos elementos, circunstancias y detalles, hacen pensar que la imagen de Nuestra Señora del Rosario se asentara en Ugíjar en el Medievo, coincidiendo con el origen nuevo de la Ciudad, en el que nuestro pueblo tenía los barrios de haratalhadid o del Herrero, Barbal, Alguacil, La Plaza, El Zoco, Rambla de Hizan, Baños, Ugíjar de Albacete, de acuerdo con los libros de Habices de 1530.

En resumen, unidos los datos históricos que se poseen, con las cualidades escultóricas inherentes a la talla de la Virgen, así como con el origen y expansión de Nuestra Señora del Rosario y su rezo, no parece difícil estimar que la imagen de nuestra Señora date con toda probabilidad de finales del siglo XIII o principios del XIV.

 

LAS FIESTAS

Infinidad de tratadistas y autores señalan permanentemente la feria de Ugíjar como la más esencial y característica de La Alpujarra.

Gerald Brennan en su ya clásico libro “Al Sur de Granada” le dedica todo un capítulo en el que, además de recordar su indiscutible importancia y utilizada en todos los órdenes, describe que la procesión de la Virgen de los Martirios era algo impresionante:

“La imagen salía de la Iglesia entre el arrebatado repicar de las campanas y el estruendo de cohetes y salvas”
.
“Treinta hombres sostenían la plataforma. ” “cada aldea del Partido de Ugíjar tenía derecho a llevar el paso”.
.
“El cortejo era largo y sólo cuando aparecían las primeras estrellas, la procesión completaba su recorrido”.

Tampoco puede olvidarse el hecho que la Virgen de Ugíjar, la del Martirio, era y aún sigue siendo, objeto de culto para los pescadores de la Costa, casi tanto como en el interior de La Alpujarra.

En las tormentas invocaban su nombre tan frecuentemente como el de la Virgen del Mar en Almería, Adra, y alrededores.

iglesia de la virgen del martirio

 

CORONACIÓN Y AÑO JUBILAR

El Papa, Benedicto XVI, ha concedido al Santuario de la Virgen del Martirio de Ugíjar un Año Jubilar con motivo del IV Centenario del hallazgo en el pozo de la imagen de la Santísima Virgen.

Se inauguraró dicho año por el Rvmo. Sr Arzobispo de Granada, D. Francisco Javier Martínez, el día de la Virgen del Martirio, 14 de octubre de 2006, en una solemne eucaristía, y se clausuraró de igual forma el 14 de octubre de 2007.

Asimismo se ha concedido la coronación canónica de la imagen de la Virgen, esto es , que la Iglesia Universal asume como algo propio la devoción a la Virgen del Martirio y reconoce que esa devoción, manifestada a lo largo de los siglos con muy diversas formas de cariño y entrega de los habitantes de la zona, ha sido un medio para conocer y amar más a nuestro Señor Jesucristo, y todo ello lo expresa con esa coronación, que como gesto concreto tuvo lugar en una celebración solemne en agosto de 2007.

El año jubilar es una gracia extraordinaria que concede el Papa en ocasiones especiales.

Durante ese periodo jubilar, aquéllos que visiten el Santuario de obtienen la gracia jubilar de la indulgencia plenaria que concede el Papa.

Durante el año se lleva a cabo un programa de actividades encaminadas a profundizar y vivir la fe que celebramos de la mano de la Virgen del Martirio.

Pocos santuarios han tenido la dicha de vivir un Año Jubilar, y es ésta fue una ocasión única para la ciudad de Ugíjar, que se benefició con ello de la visita de miles de peregrinos a lo largo de todo el año.

Fuentes:


Equipo de Colaboradores de Foros de la Virgen María

¿Te gustó este artículo? Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis: