Se esperaba que la visita del Papa Juan Pablo II a Bosnia-Herzegovina, el 12 – 13 de abril de 1997, terminaría con la venida de éste a Medjugorje, puesto que había expresado tal deseo en numerosas ocasiones.

Lamentablemente, eso no sucedió. Sin embargo, el Papa no olvidó Medjugorje.
Fuente: Information Centre “Mir” Medjugorje ( www.medjugorje.hr)

El Papa estuvo en Sarajevo y no fue a Medjugorje a pesar de su evidente benevolencia hacia los eventos en la parroquia de Medjugorje. Recordemos que también el Presidente croata Franjo Tudjman, inmediatamente antes de la llegada del Papa a Sarajevo, había declarado ante un grupo de políticos y sacerdotes que, Su Santidad Juan Pablo II, con motivo de su último encuentro, le había dicho que con ocasión de su próxima visita a Sarajevo le habría gustado visitar también Medjugorje. A este testimonio estuvo presente también el obispo local Ratko Peric, el cual no dijo una sola palabra.

Se desconoce y presumiblemente se continuará no sabiendo lo que el Papa habló a los altos prelados reunidos en Sarajevo. Se sabe, eso sí, que preguntó quién era el provincial franciscano de la provincia de Herzegovina, región donde se halla la parroquia de Medjugorje. Se sabe también que mencionó con una sonrisa el nombre de Medjugorje a su llegada a Sarajevo, con motivo de la cena en el Seminario Conciliar Católico y de su partida de Sarajevo. Sin embargo, no se ha levantado mucho polvo con respecto a todo esto.

Los ánimos se exaltaron sólo después de la audiencia habitual general del Papa, del miércoles inmediatamente después de la visita a Sarajevo. Como revelan los despachos de agencia, el Papa, en aquella ocasión, declaró entre otras cosas lo siguiente: “Durante la guerra los peregrinajes de los creyentes a los santuarios marianos no se vieron detenidos, ni en Bosnia-Herzegovina, ni en otras partes del mundo, en modo particular en Loreto, para pedir a la Madre de los Pueblos y a la Reina de la Paz que interviniera en esta región martirizada”. Estas palabras del Papa fueron interpretadas por muchos como un directo reconocimiento de los eventos de Medjugorje.

Es difícil decir como actuará la Iglesia a breve y a largo plazo con respecto a los acontecimientos de Medjugorje. Con la disolución de la Conferencia Episcopal de Yugoslavia ya no existe más una comisión que, junto con ella, se ocupe de seguir los eventos en la parroquia de Medjugorje. La Iglesia tendrá que hacer algo al respecto. Entretanto, Medjugorje continuará su propio curso y se realizará la afirmación de la Sagrada Escritura según la cual el árbol se conoce por sus frutos.

 

EL PAPA, MEDJUGORJE Y EL PROVINCIAL DE HERZEGOVINA

En el aeropuerto de Sarajevo, el 12 de abril, fue acogido, en primera instancia, por tres obispos y dos provinciales de Bosnia-Herzegovina. Cuando el provincial de Bosnia-srebrna, Fr. Petar Andelovic, en su cargo de principal de los provinciales, se acercó al Papa para saludarlo, el Papa le preguntó: “Medjugorje?”. El, entonces, indicó en dirección del dr. Fr. Tomislav Pervan, provincial de Herzegovina, quien dijo: “Yo soy de Mostar y Medjugorje”. El Papa hizo un ademán con la cabeza y repitió dos veces: “Medjugorje, Medjugorje”. Lo vieron todos los televidentes que estaban siguiendo la transmisión de la llegada del Papa.

Mientras rezaba con los reunidos en la catedral de Sarajevo, el Papa, en dos ocasiones, oró a la Reina de la Paz para Bosnia-Herzegovina. Muchos de los presentes lo interpretaron como un dirigirse a la Reina de la Paz de Medjugorje.

Después de la cena en el Seminario Conciliar Católico de Sarajevo, Fr. Tomislav aprovechó la ocasión para entregar personalmente al Papa, la última monografía fotográfica sobre Medjugorje que le enviaron los franciscanos que trabajan en la parroquia de Medjugorje. En esta ocasión, intercambió con él, durante poco tiempo, algunas palabras sobre Medjugorje. El Papa permaneció en silencio, pero se vio, por la expresión de su rostro, que había acogido ambas cosas con interés y satisfacción.

Con motivo de la partida del Papa del aeropuerto de Sarajevo, Fr. Tomislav Pervan, al despedirse del Papa, le dijo: “Santo Padre, lo esperamos en Medjugorje”. El Papa, con una sonrisa, como se pudo apreciar en la pantalla de televisión, respondió: “Medjugorje, Medjugorje”.

 

EL PRESIDENTE CROATA, MEDJUGORJE Y EL PAPA

Según el acuerdo de Dayton, la República de Croacia y la Federación de Bosnia-Herzegovina, algún día, tendrían que afiliarse en una relación confederada. Uno de los medios más importantes para conseguir ese objetivo es la cooperación económica. Por tanto, el presidente croata dr. Franjo Tudjman, el 15 de marzo de 1997, participó en Mostar en la inauguración de una fábrica de aluminio local.

Después de esta celebración en Mostar, por un deseo suyo explicito, el presidente croata vino a visitar el Santuario de la Reina de la Paz en Medjugorje. Lo acogieron en el rol de anfitriones el provincial de la provincia franciscana de Herzegovina el dr. Fr. Tomislav Pervan y el párroco de la parroquia de Medjugorje Fr. Ivan Landeka. Conmovido por el encuentro con el santuario y por el júbilo de la multitud reunida de más de 30.000 personas de todas las regiones de Bosnia-Herzegovina que vinieron a saludarlo, el señor presidente conversó durante un cierto tiempo con los sacerdotes ahí reunidos. Estaban presentes no sólo los sacerdotes que trabajan en Medjugorje sino también los sacerdotes de las parroquias adyacentes. Al mismo tiempo estaban presentes, tal como en Mostar, el obispo local dr. Ratko Peric y 15 altos funcionarios de la República de Croacia y de la Federación de Bosnia-Herzegovina.

Entre otras cosas, el dr. Franjo Tudjman expresó lo siguiente: “Reitero nuevamente que con ocasión de mi ultima conversación con el papa Juan Pablo II, él me dijo que le gustaría venir a Medjugorje en el marco de su visita a Bosnia-Herzegovina.”

Las últimas noticias sin embargo nos anuncian que el papa no podrá visitar Medjugorje el 13 de abril. Pero es bueno saber que él desea hacerlo.

 

DECLARACIONES DEL PAPA JUAN PABLO II SOBRE MEDJUGORJE

Estas declaraciones no están verificadas por la rúbrica y el sello del Papa, pero nos han sido dadas por personas en quienes podemos confiar. Por ello las hemos colocado bajo el título de “Documentación”.

1. En una conversación privada con la vidente Mirjana Soldo, el Papa dijo: “Si no fuera el Papa, estaría ya en Medjugorje confesando.” (1987).

2. Mons. Maurillo Kreiger, obispo emérito de Florianópolis (Brasil), visitó Medjugorje en cuatro ocasiones. Su primera visita fué en 1986. Escribió lo siguiente: “En 1988, estaba con ocho otros obispos y trenta y tres sacerdotes en unos ejercicios espirituales en el Vaticano. El Santo Padre supo que muchos de nosotros íbamos a Medjugorje posteriormente. Después de una Misa privada con el Papa, antes de dejar Roma, nos dijo, sin haberle pedido nada: “Rezad por mí en Medjugorje”. En otra ocasión, le dije al Pa
pa: “Voy a Medjugorje por cuarta vez”. Se concentró en sus pensamientos y dijo: Medjugorje, Medjugorje es el corazón espiritual del mundo”. En ese mismo día, estuve hablando con otros obispos brasileños y el Papa a la hora de comer y le pedí: “Su Santidad, puedo decir a los videntes que les da su bendición “. Respondió: “Sí, sí, naturalmente”, y me abrazó.

3. A un grupo de doctores, que trabajan para la defensa y protección de la vida de los niños en gestación, el Papa dijo el primer día de 1989: “Sí, hoy el mundo ha perdido el sentido de lo sobrenatural. En Medjugorje, muchos buscan y re-encuentran este sentido al rezar, ayunar y confesarse.”

4. El semanario católico coreano (“Diario católico”) publicó el 11 de noviembre de 1990, el siguiente artículo, escrito por el presidente de la comisión episcopal Mons. Angelo Kim: “Casi al término del último Sínodo episcopal en Roma, los obispos coreanos fueron invitados a un convite con el Papa. Mons. Kim se dirigió en esa ocasión al Papa con las siguientes palabras: “Gracias a Ud., Polonia fue liberada del comunismo.” El Papa ante eso replicó: “No he sido yo. Es obra de la Virgen María, tal como Ella lo reveló en Fátima y Medjugorje.” Posteriormente el arzobispo de Kwanyju dijo: “En Corea, en la ciudad de Nadja, existe una Virgen que llora.” El Papa agregó: “… Hay obispos, como en Yugoslavia, que están en contra … pero hay que considerar a tanta gente que garantiza eso, las numerosas conversiones … todo está en la línea del Evangelio; todos estos factores deben ser seriamente analizados.”

El semanario mencionado emite al respecto la siguiente consideración: “Esto no es una decisión de la Iglesia. Es una indicación, en nombre del Padre de todos nosotros. No exagerando en eso, eso no se debe desdeñar …”
(Extraído de la revista “L’ homme nouveau”, 3 de febrero de 1991)
(“Nuestro hogar”, XXI, 3, Tomislavgrad, año 1991, pág. 11)

5. El Arzobispo Kwangiu dijo al Papa: “En Corea, en el pueblo de Nadju, la Virgen llora …” El Papa contestó: “Hay obispos, como en Yugoslavia, por ejemplo, que están en contra de ello …, pero es importante fijarse en la gran cantidad de gente que está respondiendo a su invitación, la cantidad de conversiones … todo esto está subrayado en el Evangelio, y estos hechos han de ser investigados seriamente.” (L’Homme Nouveau, 3 de febrero de 1991).

6. El Papa dijo a Fray Jozo Zovko, el 20 de julio de 1992: “Ocúpese de Medjugorje, encárguese de Medjugorje, no se canse de ello. Persevere, sea fuerte, estoy con usted. Véle, siga Medjugorje.”

7. El Arzobispo de Paraguay, Mons. Felipe Santiago Bentez, en noviembre de 1994 le pregunto al Santo Padre, el Papa, si hacía bien dando su aprobación a los fieles reunidos en el espiritu de Medjugorje, especialmente con los sacerdotes de Medjugorje. El Santo Padre le respondió: “Apruebe cuanto se relacione con Medjugorje”.

8. En la parte oficiosa del encuentro del Papa Juan Pablo II con la delegación croata de la Iglesia y del Estado, que tuvo lugar en Roma el 7 de abril de 1995, el Santo Padre, entre otras cosas dijo que había alguna posibilidad de repetir su visita a Croacia. Junto con esto, mencionó la posibilidad de ir hasta Split, y de allí hasta el Santuario de “Marija Bistrica” y a Medjugorje. (“Slobodna Dalmacija”, 8 de abril de 1995, pág. 3.)

 

LA VIRGEN ACERCA DE JUAN PABLO II

1. De acuerdo con el testimonio de los videntes, el 13 de mayo de 1982, en la ocasión del intento de asesinato del Papa, la Virgen dijo: “Sus enemigos han intentado matarle, pero le he protegido”.

2. A través de los videntes, el 26 de junio de 1982, la Virgen envía su mensaje al Papa: “Dejadle ser considerado como el padre de todos los pueblos, y no sólo de los cristianos, dejadle anunciar, sin cansancio y con coraje, el mensaje de paz y amor entre los hombres”.

3. A través de Jelena Vasilj que tuvo una locución interna el 16 de septiembre de 1982, dijo la Virgen del Papa: “Dios le ha dado permiso para derrotar a Satanás”.

Ella solicita de todos, y especialmente del Papa, “que difundan el mensaje que he recibido de mi Hijo. Deseo confiar al Papa la palabra con la que he venido aquí a Medjugorje: Paz; ha de difundirla a todas las partes del mundo….debería unir los cristianos a través de su palabra y de su oración. Dejadle difundir, especialmente entre los jóvenes, los mensajes que ha recibido del Padre en la oración. Entonces, Dios le inspira.”

Tomando en consideración las dificultades de la parroquia respecto del obispo y de la comisión de investigación de los acontecimientos en la parroquia de Medjugorje, la Virgen dijo: “La autoridad de la Iglesia se debe seguir … sin embargo, antes de que pronuncie su decisión, es necesario progresar espiritualmente. No dará su juicio precipitadamente. Pasa como con un nacimiento, que se continúa con el bautismo y la confirmación. La Iglesia confirmará aquello que ha nacido de Dios. Debemos ir progresando en la vida espiritual impulsados por estos mensajes.”

4. Con ocasión de la visita papal a Croacia, la Virgen dijo:
Mensaje, 25 de agosto de 1994 – –
“¡Queridos hijos! Hoy estoy unida a ustedes en la oración de un modo especial, orando por el don de la presencia de mi hijo amado en su país. Oren, hijitos por la salud de mi hijo más querido, que sufre y a quien yo he escogido para estos tiempos. Yo oro e intercedo ante mi Hijo Jesús, para que se realice el sueño que tuvieron sus padres. Oren, hijitos, de manera especial porque Satanás es fuerte y desea destruir la esperanza en sus corazones. Gracias por haber respondido a mi llamado! ”
(Nuestra Señora se refiere al Santo Padre Juan Pablo II cuando dice “mi hijo más amado, que sufre y a quien yo he escogido para estos tiempos…” En ese tiempo el Santo Padre tenía planeado visitar Sarajevo el 8 de septiembre y Zagreb el 10 y el 11 de septiembre.
)

 
 

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis: